El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La religión y la contracara de la evolución

Todos los comentarios ofensivos, o que no aporten nada al conocimiento serán eliminados. Aquel que realmente le interese porfavor siga leyendo!


“A veces, el antropólogo con su hueso se vuelve tan peligroso como un perro con el suyo”
         -G.K.Chesterton

Hasta el siglo XIX, la creencia de que el hombre venía del mono era totalmente impensada. Si nos adentráramos en las culturas antiguas encontraríamos allí infinidad de mitos y tradiciones orales que nos hablan de una creación realizada a partir de un Ser Supremo y al hombre hecho en cierto “estado de perfección”.
Hubo que esperar hasta el siglo XIX para que, por razones ideológicas, se comenzase a divulgar la hipótesis acerca del origen simiesco de la humanidad. A partir de la noción de “progreso” indefinido heredero del iluminismo francés y de la revolución industrial, el hombre también debía “progresar”; si lo hacían las máquinas: “¿por qué no podría haberlo también el hombre?”, se preguntaban.
Y así, a fuerza de repetición, se ha venido grabando esta supuesta verdad de que “el hombre viene del mono”. Tanto se ha repetido que terminó por convertirse en uno de los “dogmas” de la “ciencia moderna”.
Vamos a intentar ahora y de modo muy escueto, resumir los supuestos “descubrimientos” en los cuales se basa la “antropología moderna”; de este modo trataremos de ver si nos convence la idea de que nuestros antepasados se alimentaban a fuerza de comer… bananas.
Pero antes una aclaración. Ha sido sin duda Charles Darwin quien planteó por primera vez en su obra “El origen del Hombre” que el ser humano provenía de los simios y, más concretamente, de los del viejo mundo; con el tiempo, decía que el simio habría ido evolucionando hasta llegar a un estadio pre-humano y post-simiesco, estadio que se vería reflejado en la figura de varios medio-hombres que sería el “eslabón” entre lo previo y lo actual que somos. Eslabón que, paradójicamente se “ha perdido”.
Es necesario destacar que cualquier hipótesis sobre el origen del hombre es necesariamente extra-científica o para-cientifica. Es decir, que por la naturaleza misma del caso, escapa por completo al método riguroso que supone observación y reproducción experimental de los fenómenos bajo estudio. Esto no significa, por cierto, que no podamos abordar el tema con ayuda de datos y razonamientos de orden científico; pero sí es importante que se comprenda que cualquier hipótesis (pues no se ha demostrado aún; sus defensores, se desviven por llamar “teoría de la evolución, como si ya estuviera comprobada) sobre el origen del hombre y de la vida en general, no puede ser otra cosa que un postulado que sirva como modelo para explicar una serie de datos.
Hecha esta aclaración recordemos ahora que todos los esfuerzos de los investigadores creyentes en el origen simiesco del hombre, se han dirigido en los últimos cien años a buscar el famoso “eslabón perdido” entre el mono y el hombre. La conclusión es sencilla, para ellos: al encontrar restos fósiles con caracteres intermedios entre el mono y el hombre quedaría “probado” que este desciende de aquel.


Cómo es imposible aquí analizar gran parte de los hallazgos fósiles, hemos seleccionado sólo los más importantes que resumen en gran medida, la historia del tema.

EL HOMBRE DE NEANDERTHAL

La religión y la contracara de la evolución






El primero de los fósiles “humanos” descubierto fue el famoso “Hombre de Neanderthal” el cual, si bien ha perdido hoy en dia bastante de su antiguo interés, sigue siendo el “característico hombre de las cavernas”

Pero…¿Cómo fue su historia?

Aun cuando el primero de los “neanderthales” se descubrió en Gibraltar en el año 1848, el hallazgo que lo bautizó fue el realizado en el fondo de una cueva en el valle del río Neander, cerca de Düsseldorf, Alemania, en el año 1856. Los restos encontrados que incluían una bóveda craneal, huesos de los miembros y partes de las cinturas torácica y abdominal, debido a ciertas deformidades y tosquedades del esqueleto, fueron interpretados por muchos autores como los de un bruto “pre-sapiens”, de andar semi-encorvado (parecido a los simios) e incapaz de cualquier actividad cultural o religiosa.
No obstante su capacidad craneal, incuestionablemente humana hizo que muchos antropólogos le atribuyeran instantáneamente las características arriba mencionadas.
Loren Eiseley, antropólogo de la Universidad de Pennsylvania decía:
“Su espaciosa cavidad craneal, no fue obstáculo para que lo rotulara como un bruto y sus características fueron de tal manera alteradas, que sin el más mínimo fundamento, fue descrito como poseyendo enormes y salientes caninos y una apariencia horrible y feroz en el más alto grado”. Pasado el tiempo, este descubrimiento hizo que hasta se introdujese su nombre en nuestro lenguaje corriente, empleándose la palabra “neanderthal” como sinónimo de bruto, bárbaro o salvaje.

Fuente : Neanderthal Man and the Dawn of Human Paleontology”, 
The Quarterly Review of Biology, Vol. 32 Nº4, 1957,  p.328.

Aun en la actualidad es posible observar en museos, series televisivas y publicaciones de distinto tipo (y especialmente en manuales escolares), modelos de “hombres de neanderthal”. Se los representa a la entrada de su caverna, en actitud semi-encorvada, con los cabellos desgreñados, una expresión feroz y estúpida en la mirada, el torso peludo y -cuando tuvo suerte- a una mona hembra tirándola por los pelos e introduciendola en su amorosa caverna nupcial.


Los sesudos estudios de algunos curiosos dieron resultados distintos a los del “establishment” antropológico: David Pilbeam, por ejemplo, antropólogo de la Universidad de Yale, dijo en relación a este tema:
“Durante algún tiempo se creyó que estos neanderthales eran criaturas brutales y sub-humanas, apenas capaces de caminar en posición erecta. De hecho, nada pudiera estar más alejado de la verdad. Fabricaban utensilios de piedra muy complejos, cazaban grandes mamíferos, enterraban a sus muertos con ceremonias y colonizaron Europa Occidental en el agudo frío de la última glaciación”.

Fuente: El ascenso del hombre, Ed.Diana, México, 1981, p.210

Aún más categórico en su juicio es el conocido antropólogo Ashley Montagu, quien expresa:
“Debido a la falta de los más elementales conocimientos de anatomía, algunas de estas “autoridades” ocupadas en la “construcción” del Hombre de Neanderthal, lo han representado con rasgos grotescos y caminando encorvado. También se ha aseverado a menudo que el Hombre de Neanderthal debía haber sido de poca inteligencia… Todas estas difamaciones son insostenibles: caminaba tan erecto como cualquier hombre moderno y a decir verdad tenemos muy buenas razones para pensar que era absolutamente tan inteligente como nosotros.”


Fuente: Man:His First Million Years, Sgnet Science Library, 1962, p.58

Pero… ¿qué sucede?¿De dónde viene tanta contradicción entre los antropólogos?
Los estudios posteriores al hallazgo y realizados con menos apasionamiento determinaron que la columna vertebral semi-encorvada del pobre hombre llamado “de Neanderthal” eran sólo el producto de una enfermedad osteoarticular. Dicha enfermedad no escapó, en su momento, al análisis del ilustre patólogo y antropólogo alemán Rudolf Virchow, quien ya en esa época había cuestionado el atribuir la postura semi-encorvada del H. de N. a una supuesta proximidad genealógica  con los simios, señalando precisamente que esta postura era debida al hecho de haber padecido el organismo en cuestión, raquitismo en su niñez, seguido por artritis en la vejez.
Uno de los principales responsables de esta “monización” en vistas de hacer del pobre raquítico al “eslabón perdido”, fue el famoso antropólogo francés Marcelline Boule quien “guiado por sus ideas preconcebidas (...) se dedicó a destacar todo lo que era primitivo, bruto y simiesco del esqueleto. Incluso ni siquiera se dio cuenta de que en este caso concreto, el viejo (H.de N.) había padecido sin duda alguna artritis severa”, como observaba agudamente su colega, Richard Leakey.


Fuente: Cfr.Richard Leakey, La formación de la humanidad, Ed.del Serbal, 1981, p.148.

Además, podríamos preguntarnos también por qué otros “hombres neanderthales” cuya datación es anterior al primero que se halló de los dos, tenían rasgos aún más “humanos” que aquel, como los encontrados en Ehringsdorf, Sacco Pastores, Monte Carmelo, por citar solo algunos; estos son cronológicamente más antiguos que los neanderthales clásicos y más “humanizados” que aquel.
Pero siguiendo con el fósil que nos ocupa, el doctor Arthur Custance señaló respecto de la mandíbula hallada, que habría tenido un esfuerzo masticatorio excesivo, lo que le habría ocasionado el agrandamiento de la mandíbula y el aplanamiento de la frente. Además, la adaptación al clima frío, en ausencia de vestimenta o vivienda adecuadas, podría también explicar los cuerpos bajos pero fuertes y las piernas relativamente cortas del Hombre de Neanderthal (con solo dar un ejemplo podríamos observar a los esquimales y compararlos con los africanos para pensar que estamos frente a seres de diversas especies).


Fuente: “The Influence of Environmental Pressures on the Human Skull”, Doorway Papers Nº9, Ottawa, 1957 p.11 y 14.

Como vemos, un caso que se tomó a la ligera (¿intencionalmente?) pero que ha quedado en el “inconsciente colectivo” como una “verdad científica” .


EL PITHECANTHROPUS ERECTUS (“Hombre de Java”)


evolucion


Otro de los grandes “hallazgos” que marcó un hito en la historia de la antropología, fue el del conocido Pithecanthropus Erectus. Su historia comienza allá por 1890 cuando un notable personaje, el joven Eugene Dubois dejaba una sólida y segura perspectiva de práctica médica en Holanda para acoplarse como médico del ejército colonial holandés que iría en búsqueda del eslabón intermedio en la lejana Isla de Java, Oceanía.
Dubois, según nos informa el antropólogo Donald Johanson “apenas sabía nada de fósiles” y “nunca había visto de cerca un fósil homínido”. Al llegar allí, encontró en poco tiempo lo que sigue: tres muelas y un trozo de cráneo; veinte metros más allá un fémur; y sin ninguna otra razón dio por sentado que eran del mismo individuo a quien bautizó con el nombre de su “Pithecanthropus Erectus”. La mayoría de los antropólogos de la época y de la primera mitad del siglo, consideró que el fémur en cuestión era muy similar al humano pero que tanto la bóveda craneal como las muelas eran claramente simiescas. Dubois, sin embargo, se empecinó en asociar a toda costa los tres hallazgos.
Las celebridades de la antropología comenzaron a dudar de dicha asociación, como fue el caso de Alfred Romer, para quien “el hallazgo original consistía meramente de una bóveda craneal con la que estaban más o menos dudosamente asociados un fémur y varios dientes. Si el fémur está correctamente asociado, el Pithecanthropus Erectus había ya logrado una postura erecta.”
Aún más explícito respecto a esta asociación entre el fémur y el resto de los fósiles, fue el conocido antropólogo francés Camille Arambourg: “ los seis fémures recogidos por Dubois son en efecto desde todo punto de vista idénticos a los de los hombres actuales y sus dimensiones corresponden a individuos de talla relativamente elevada (1,60-1,70m), lo que no guarda relación la pequeñez constante de los cráneos de Pitecantropo y sus caracteres arcaicos… es posible que dichos huesos provengan de depósitos más recientes… y por el momento es aconsejable no tomarlos en cuenta”.


Fuente: La Génesis de la Humanidad, Eudeba, 1977, p.121. Camille Arambourg.

Pero hay dos cosas que no se dijeron: la primera es que Dubois, el gran descubridor del Pitecantropo, encontró también en las cercanías del lugar del hallazgo, en Wadjak y en la misma capa geológica, dos cráneos enteros, perfectamente humanos que ocultó cuidadosamente durante treinta años que recién reveló en 1922 cuando un hallazgo semejante estaba a punto de ser anunciado. ¿Por qué?: porque nunca podría un antepasado coexistir con su descendiente. Además ¿qué razón valedera habría entonces para atribuir el fémur- que es humano- al Pitecántropo y no a estos verdaderos hombres?.
La segunda y aún más importante es que a partir de 1935 y hasta su muerte acaecida en 1940, el mismo Dubois, ya acorralado por sus críticos, se vio obligado a confesar que la mayoría de los restos fósiles encontrados por él y que llevaban el nombre de “Hombre de Java” ¡no eran sino restos de un simio de gran tamaño!, abandonando así la posición anterior de que se trataba de un semi-hombre o semi-simio. En fin: un intervalo lúcido o un arrepentimiento tardío que los científicos se cuidaron de no hacerlo circular.
La historia del Hombre de Java, sin embargo, se siguió repitiendo hasta el cansancio y hasta el dia, continuamos pensando que se trataba de un fósil serio. Basta con investigar un poco en internet para que nos salgan miles de páginas con la referencia al supuesto “hallazgo” del eslabón perdido, cuando hasta el mismo “descubridor” tuvo que confesar su falsedad.

SINANTHROPUS PEKINENSIS (“Hombre de Pekín”)


darwin


En los últimos 150 años, numerosos han sido los restos fósiles aspirantes al sublime título de “eslabón perdido”, aunque ninguno ha cumplido satisfactoriamente con los requisitos. Excepto uno, el Hombre de Pekín que efectivamente se ha perdido.¿Cómo?
Sucede que todo el material fósil sobre el que se basa la existencia de este homínido, encontrado durante la década del ‘30 en Chukutien a unos 50 km de Pekín, ha desaparecido por completo y nadie tiene la menor idea de donde pueda estar. Efectivamente a pesar de la importancia del hecho, parece no haber demasiado interés por parte de las autoridades en la materia en hacer que el público tome acabada conciencia de esta realidad. Algunos autores por ejemplo, al escribir sobre el tema, ¡ni siquiera mencionan que los restos del Hombre de Pekín han desaparecido!
Como dijimos, encontrado en la década del 30’ en China, la versión más o menos oficial sobre el destino de los restos del denominado “Hombre de Pekín”, es que los japoneses lo hicieron desaparecer durante la Segunda Guerra Mundial. De todas maneras, sea quien hubiere sido el responsable, el hecho es que cualquiera que desee hoy estudiar este homínido, depende en forma exclusiva de modelos y descripciones de los hallazgos realizados por investigadores que, desde luego, estaban buscando el “eslabón intermedio”. Es decir no se cuenta con el original, por lo que todas las fotos o reconstrucciones que encontramos en las enciclopedias o en internet acerca de los “cráneos del Hombre de Pekín”, no son en absoluto los cráneos originales solo los modelos en pasta hechos por el antropólogo a cargo del caso: Franz Weidenreich.
Lo primero que habría que decir es que al comparar las descripciones originales del cráneo del Sinántropo- hechas por ejemplo por M.Boule, E.Smith y H.Breuil- con el modelo de Weidenreich se nota una sorprendente discordancia. Así  por ejemplo, mientras todos los autores arriba mencionados coinciden en destacar el aspecto claramente simiesco del cráneo del Sinántropo y su pequeña capacidad craneal, en el modelo de Weidenreich, el aspecto del Sinántropo es francamente humano, con una capacidad craneal de 1000 a 1200cc. De aquí que el conocido antropólogo holandés y uno de los pocos que conoció tanto el original como el modelo, Von Koenigswald, afirmara que “nuestro conocimiento real del Hombre de Peñin no asciende a mucho. El cráneo es el elemento mejor conocido y Weidenreich lo aprovechó para hacer una reconstrucción algo excesivamente idealizada que se dio en llamar Nelly”.
Sin embargo, Weidenreich no tomó en cuenta un pequeño dato y es que, como luego se comprobó, en Chukutien llegaron a encontrarse un buen grupo de restos fósiles humanos (bien humanos) y una avanzada industria paleolítica, solo 3 años después, en 1933, lo que daba cuenta de la “actividad inteligente”.

Fuentes: Marcelinne Boule, “L’Anthropologie”. Vol.47, 1937, p.21.
              G.Von Koenigswald, “meeting Prehistoric Man”, Harper and Brothers, 
N.Y,1956, p.51.



LOS AUSTRALOPITHECUS Y LA MONA LUCY


religion
La historia de estos hallazgos se inicia en 1924 cuando Raymond Dart, entonces joven profesor de anatomía en la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo, Sudáfrica, anunció el descubrimiento, en la vecina localidad de Taung, de un cráneo infantil que mostraba -según pensó- una mezcla de rasgos simiescos y humanos.
La antigüedad que se atribuye a estos hallazgos abarcaría desde el fin del plioceno hasta el comienzo del pleistoceno, o sea aproximadamente entre 1 y 3 millones de años.
Analizando el fósil, la candidatura a homínidos de los australopitecos se basaba en tres tipos de argumentos:

semejanzas morfológicas cráneo-faciales con el hombre
postura supuesta erecta y andar bípedo
evidencia de actividad inteligente (utensilios,fuego,etc)

Acerca del primer argumento, ha dicho el famoso anatomista general, Zuckerman, que “el cráneo de los australopitecos es tan abrumadoramente simiesco en contraposición al humano, que sostener lo contrario podría ser equiparado a aseverar que lo blanco es negro”. Respecto del segundo, se ha comprobado que en este caso se trataba de fósiles de simios y no de Homo Sapiens y en cuanto al tercero, se hallaron fósiles de hombres como nosotros, datados incluso en tiempos anteriores al Australopitecos.
Lucy es el nombre “artístico” del último eslabón “perdido” que se ha descubierto hasta la fecha.
Este hallazgo se produjo en 1974 y su descubridor Donald Johanson nos aseguraba que se trataba de “un fósil extraordinario” y “asombroso”; pero… luego del entusiasmo inicial que Johansson suscita y después de la lectura de los descubrimientos, uno quedaría un poco desilusionado si se enterase de que simplemente era uno más de los Australopithecus afarensis pero Lucy no era un australopiteco cualquiera, dado que -en cuanto fósil- poseía rasgos distintivos que, tenían el mérito de hacerla aún más primitiva (o sea más mona) que los australopitecos clásicos - si es que esto es posible. Sería algo así como el “antepasado de los australopitecos”.
Se preguntarán quién era Lucy; bien, eran solo 4 o 5 trocitos de cráneo que permitieron “determinar” que “los de su raza” (así decían sus descubridores) habían tenido “un cerebro muy pequeño de un tamaño comparable al de un chimpancé”, según Johansson. Los estudios posteriores intrigaron -sin embargo- a la comunidad científica que comenzó a decir que dichos fragmentos del cráneo y algunos huesos más que se habrían encontrado indicarían simplemente que se trataba de un mono con poco más de metro de altura.
Aunque el análisis de este fósil podría terminar acá, veamos un poco más de la fundamentación que hace Johansson sobre el carácter “bípedo” de Lucy. (¡si era bípeda entonces era semi-humana!)
El primer informe científico sobre Lucy aparece en la prestigiosa revista británica Nature, en marzo de 1976.
En este artículo, Johansson no revelo que el esqueleto de Lucy mostrara alguna evidencia de andar bípedo. Lo que si hacia sugerir, es que los restos de una rodilla encontrada en 1973 serían de la misma especie que Lucy, en vista de ciertas semejanzas de ese miembro con parte de lo que “sería” la rodilla de Lucy (con la tibia solamente, ya que el extremo distal del fémur de Lucy estaba totalmente aplastado).
Como por otra parte los restos de la rodilla de 1973 indicarían- según Johansson- un andar bípedo, el autor concluye que Lucy era bípeda (!). Como si fuera poco, conviene recordar que los restos de esa rodilla se encontraron 80 metros más abajo del nivel de Lucy, y solo Dios sabe a cuántos km de distancia entre ambos… Como naturalmente sabemos, si un fósil se encuentra a mayor profundidad que otro indicaría que es más antiguo y no contemporaneo.

Fuentes: William Gregory “Hesperopithecus Apparently Not an Ape non a Man”, Science Vol.66, Nº1720m 1927, p.242
Donald Johansson y M.Taieb, “Plio-Pleistocene hominid discoveries in Hadar. Ethiopia”, Nature, Vol.260, 1976, p.293


EL HOMBRE DE PILTDOWN


creacion


Como premio a tantos desvelos y a tantas búsquedas, se descubrió finalmente en 1912 en Piltdown, Inglaterra, un fósil que muestra caracteres verdaderamente intermedios entre el mono y el hombre; esto es: un cráneo de tipo humano junto con una mandíbula simiesca.
Este fósil descubierto por un aficionado, Charles Dawson, con la colaboración de Sir Arthur Smith Woodward y Teilhard de Chardin, fue bautizado como Eoanthropus Dawsoni - en honor a su descubridor- e hizo su entrada triunfal en los museos, enciclopedias, libros de antropología y publicaciones de distinto tipo con gran rimbombancia. Y no era para menos; al parecer el tan ansiado eslabón intermedio ¡había aparecido al fin!
Hasta se sugirió por la forma vagamente reminiscente a un bate de béisbol que tenía un hueso cercano al fósil- que este ya habría jugado al cricket.
Es cierto que algunos antropólogos sugerían tímidamente que el fósil era demasiado “intermedio” para ser real y no terminaban de convencerse acerca de la validez de este hallazgo. Pero el “consenso” de la comunidad científica hizo caso omiso a tales advertencias. ¿Acaso este fósil no estaba apadrinado por Sir.A.Smith Woodward, uno de los más eminentes paleontólogos de la época y respaldado nada menos que por Sir.A.Keith, el más célebre de los antropólogos británicos? ¿No contaba además con el aval del mismísimo Museo Británico-el recinto más solemne de la ciencia inglesa- que le había dedicado un inmenso mural en su salón de entrada donde se reproduciría, para la posteridad, la trascendente escena de la presentación del Hombre de Piltdown?
Ningún fósil en la historia de la paleo-antropología había tenido mayor respaldo científico y periodístico.
Debido a la importancia trascendental del hallazgo y con el objeto- sin duda- de evitar cualquier accidente que pudiera dañarlo, el fósil quedó instalado en una caja fuerte- dice D.Johansson- y si alguien quería mirarlo, podía hacerlo, pero no estaba permitido tocarlo ni someterlo a prueba alguna… Mirar para admirar, si pero mirar para examinar críticamente, no, eso era dudar de la “ciencia”..., como le dijeron seguramente a Louis Leakey, uno de los pocos que intentó hacerlo, Richard Leakey (hijo de Louis) decía que su padre “pidió autorización para estudiar los ejemplares originales en 1933. Al igual que muchas otras peticiones como ésta,  la de Louis fue rechazada. Solo pudo echarle un vistazo, el material se guardó de nuevo y a él le dejaron únicamente modelos.”

Fuentes: Richar Leakey, “La formación de la humanidad”, Ed.del Serbal, 1981, p.56.

Varios años después, en 1953 tres científicos de la Universidad de Oxford, J.Weiner, K.Oakley y W.Le gros Clark, consiguieron finalmente examinar los originales y descubrieron que todo había sido un gran fraude: el cráneo -de un hombre moderno- había sido tratado con sustancias químicas para simular una gran antigüedad y “plantado” en el sitio del hallazgo junto con la mandíbula de un orangután, con los dientes limados, para simular un desgaste tipo humano.

El problema de la Antropología, es que en su orientación esta constituida por la hipótesis evolucionista-darwinista que la informa, la cual al ser aceptado prácticamente como un dogma de fe, ha creado un fuerte prejuicio respecto al origen del hombre que deforma la interpretación de la evidencia y hace arribar a conclusiones erróneas. Este dogma evolucionista del origen del hombre, que plantea como única alternativa racional su procedencia a partir del mono, pareciere haber suprimido toda actitud crítica en muchos científicos, en especial entre los antropólogos y en lugar de ser una simple hipótesis de trabajo, se ha transformado en una venda sobre los ojos que les impide la visión.

LA CONTRACARA DEL DARWINISMO: EL DISEÑO INTELIGENTE

Hay especialmente en la actualidad un grupo de científicos que se han animado a pensar por su propia cuenta con todo lo que ello implica. Se trata de científicos de primer nivel y de distinto pelaje y color (los hay judíos, cristianos ,ateos, etc) que no creyendo en el dogma evolucionista, comenzaron a analizar la postura darwinista para desenmascararla en su totalidad.
El “diseño inteligente” se refiere a un programa de investigación científica que incluye tanto a filósofos, biólogos y estudiosos de diversas ramas del saber que buscan en la naturaleza alguna evidencia de su diseño primordial. Sostienen que ciertas características del universo y de los seres vivos se explican mejor por una causa inteligente y no por un proceso azaroso de selección natural (darwinismo). A través de un estudio y análisis de los componentes de un sistema -según dicen- es posible determinar si diferentes estructuras naturales son el producto del acaso o bien de un plan inteligentemente trazado. La corriente del Diseño Inteligente, ha sido altamente criticada, especialmente por los propulsores del darwinismo; hasta se la ha llevado a juicio en el año 2006 en EE.UU y “condenada” a no ser enseñada como alternativa científica a la hipótesis de Darwin. Con todo, no deja de ser una hipótesis interesante al punto tal que ha cautivado, por momentos la atención de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, quien-este último- llegó a afirmar en su sermón inaugural que el hombre no es “producto accidental, sin significado, de la evolución”.

LOS FÓSILES INCORRECTOS


Aunque nos cueste creer, varios restos fósiles que han sido silenciados por “políticamente incorrectos”, es decir, por ir contra la corriente “evolucionista” que pretende nuestra descendencia del planeta de los simios. Se trata de restos de “Homo Sapiens” encontrados en depósitos geológicos más antiguos que todos los otros fósiles analizados en el curso de este resumen.
Tengamos presente que de acuerdo a la hipótesis evolucionista-darwinista, cuanto más antiguo es un fósil “humano”, tanto más parecido debería ser al mono ancestral. Lógicamente primero estaría el mono luego el “mono-hombre” (australopiteco) más tarde el “hombre-mono” (pitecántropos) y finalmente el Homo Sapiens. O sea que para ser antepasado del hombre, un fósil debe ser parecido al mono porque de ser parecido al hombre no podría ser antepasado del hombre.
Veamos una breve reseña de algunos hallazgos “diferentes”.

EL CRÁNEO DE CASTENEDOLO


En 1860 se descubrió en Castenedolo, Italia, y en depósitos del Plioceno, un cráneo de Homo sapiens. Sergio Sergi, profesor de Antropología en la Universidad de Roma, confirmó su antigüedad y validez del hallazgo, pero este fue desechado por la comunidad antropológica por claros prejuicios evolucionistas; “no podía ser”, decía…
Al parecer las “creencias aceptadas” del establishment antropológico eran más fuertes que el “sentido de la verdad”. Prácticamente ningún antropólogo en la actualidad menciona este hallazgo.

LA MANDÍBULA DE ABBEVILLE

Fue encontrada en 1863 por el famosos Boucher de Perthes en depósitos del pleistoceno temprano, en Francia. Se trata de una mandíbula perfectamente humana. Sin embargo, como en la época del hallazgo esta vigente la leyenda del “Hombre de Neanderthal”, el fósil fue rechazado por “históricamente incorrecto”; no podía aceptarse que fuese más antigua que el “eslabón intermedio”.

LA MANDÍBULA DE FOXHALL

Esta otra mandíbula humana -Homo Sapiens- se descubrió también en 1863 en Foxhall, Inglaterra, en depósitos del Plioceno.
Loren Eiseley de la Universidad de Pennsylvania afirmaba: “el interés (sobre la mandíbula) declinó en gran medida porque era de aspecto moderno (...) Como no había nada respecto de ella que los anatomistas pudiesen considerar como primitivo, el interés rápidamente desapareció. Solo el tiempo dirá cuantos otros restos humanos antiguos han sido desechados simplemente porque no encajaban en el esquema evolucionista preconcebido”.

EL CRÁNEO DE BALD HILL

En 1866 se descubrió en Bald Hill, California, también en un depósito de pliocenico, otro cráneo de Homo Sapiens. El profesor Whitney, geólogo del estado de California examinó escrupulosamente el hallazgo y confirmó su autenticidad. Sin embargo “la comunidad científica”, creyente en la evolución, terminó por rechazarlo diciendo que este cráneo podría ser antiguo porque  era muy parecido a los de los indios modernos, probablemente de esa zona de EE.UU (Demasiado Homo-Sapiens para ser Homo-Sapiens).

Fuentes: Arthur Keith, “The Antiquity of Man”, 1925, p.274
Loren Eiseley, “The Immense Journey”, Random House, 1957, p.18
Elliot Smith, “Quarterly Journal of the Geological Society of London”, Vol.89, p.147.

EL ESQUELETO DE GALLEY HILL

Este esqueleto de Homo Sapiens fue encontrado en Galley Hill, Inglaterra, en 1888, en depósitos del Pleistoceno temprano. John Weiner de la Universidad de Oxford dijo lo siguiente: “ Este y otros hallazgos fueron entonces inaceptables, en gran medido por que la opinión general en esa época no admitía la aparición del Homo Sapiens más tempranamente que el Hombre de Neanderthal”

Fuente: John Weiner, “Man’s Ancestry”, New Biology, nº5, 1948, p.87.


En realidad, no existe ningún argumento científico que pueda “probar”, “demostrar”, “comprobar” esta hipótesis del origen evolutivo del hombre. Dicha postura, como se decía al principio esta fuera del alcance del método específico de la ciencia. Si bien hay expertos que están “convencidos” de aquello que profesan y tratan de probar, no debemos olvidar que existen factores extra-científicos o bien ideológicos, que acrecientan el afán de convencimiento. Sin ir más lejos, en el siglo XIX, cuando comenzaron a pulular las ideas evolucionistas hubo quienes sostuvieron la superioridad de ciertas razas humanas por sobre otras, basándose justamente en la evolución de las especies, así por ejemplo se llegó a sostener la licitud de la esclavitud al afirmar que el mono había evolucionado en el africano, este en el indio, luego en el español y finalmente en el tipo superior que es el anglosajón-

¿La ciencia al servicio de una ideología? Es probable, pero también -no puede obviarse- la búsqueda por explicar el origen del hombre fuera de Quien lo creó a Su imagen y semejanza.
Hay que tener cuidado con los que nos quieren hacer venir del mono. Al parecer, lo que buscan es tratarnos como tales.

“Que no te la cuenten Parte I” P. Javier Olivera Ravasi.


¿Creado o Evolucionado? 
La Biblia enseña que Dios creó el universo y todo lo que en él hay. La teoría de la evolución enseña que el hombre es producto del desarrollo de formas simples de vida a formas más complejas, por azar. Tal como una máquina que se construye a sí misma. La teoría de la evolución descarta la necesidad de un Creador inteligente o un Diseñador Maestro.
Puede parecer una teoría atractiva el que las formas simples se desarrollen en formas de vida más complejas pero no tiene ningún sustento. A continuación se presentan algunos de los grandes defectos en la teoría de la evolución:
1. La creencia en la evolución es una violación de la Primera Ley de la Termodinámica, la ley de la conservación de la energía. Ésta dice: La materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Nada de lo que está en la actual economía de la ley natural puede dar cuenta de sus propios orígenes. La energía requerida para una evolución innovadora, por ejemplo, un pescado desarrollando piernas para arrastrarse fuera de una laguna, viola la inviolable ley de la física. La estructura actual del universo es una de conservación. El modelo creacionista está de acuerdo con la perspectiva bíblica del mundo de que Dios creó el universo. Motivado a que Dios ha cesado su obra creadora (Gn.2:3), la energía ya no es creada. La liberación de energía en una fisión de reacción atómica no es creación de energía sino un cambio de materia a energía.
2. La creencia en la evolución viola la Segunda Ley de la Termodinámica, la ley de la disipación de la energía. La energía disponible para trabajo útil en un sistema funcional tiende a disiparse, aunque el total de la energía permanezca constante. Los sistemas estructurados progresan de una forma más ordenada, de un estado más complejo, a uno menos ordenado, desorganizado y aleatorio. Este proceso se conoce como “entropía”. Teóricamente en una situación extraña, limitada y temporal pudiera resultar un estado más ordenado. Pero según esta ley, la tendencia de todos lo sistemas es hacia el deterioro. La evolución viola directamente la Segunda Ley de la Termodinámica. Los evolucionistas están al tanto de esto y por ende se requiere de billones de años de constantes violaciones de la Segunda Ley de la Termodinámica. Estadísticamente la evolución no solo es altamente improbable sino virtualmente imposible.
3. La evolución viola la Ley de la Bio-Génesis donde la vida viene solamente de una vida preexistente y solamente se perpetúa en su propio tipo. La creencia en la evolución es esencialmente una creencia en la “generación espontánea” donde en uno de los escenarios, la vida aparece cuando un rayo golpea primero en algo denso y de alguna manera se forma una célula viva. Pasteur (1860), Spallanzani (1780), y Redi (1688) refutaron que los gusanos pueden venir de la carne descompuesta, que las moscas pueden venir de las cáscaras de bananas, que las abejas pueden venir del ganado muerto, etc., etc. Cuando la materia deteriorada se sellaba y se pre esterilizaba, no salió vida ni hubo contaminación biológica.
4. No hay evidencia en el registro fósil que sustancie la evolución. De acuerdo a la teoría general de la evolución, la progresión básica de la vida culminando en el hombre era: materia inerte, a protozoarios, a invertebrados metazoarios, a peces vertebrados, a anfibios, reptiles, aves, cuadrúpedos con piel, simios, y hombre. Si la teoría de la evolución fuera precisa esperaríamos encontrar una vasta cantidad de formas preservadas objetivamente en el registro fósil. Las formas de transición están totalmente ausentes del registro fósil. En una oportunidad se creyó que el Archaeopteryx era una forma transitoria pero desde entonces ha sido reconocido por los paleontólogos como un ave verdadera. Los evolucionistas a sabiendas de este error en su sistema de creencias, ahora argumentan que no hay fósiles presentes porque fueron breves “explosiones evolutivas” durante billones de años, y que debido a su brevedad y rapidez no dejaron ninguna huella en el tiempo. Sin embargo, la creencia en “explosiones evolutivas” todavía no tiene soporte ni de la Primera ni Segunda Ley de la Termodinámica, ni de la Ley de Biogénesis.
5. El registro fósil ha fallado en documentar un solo “eslabón perdido” que sea verificable entre el mono y el hombre. Abundan las compilaciones sobre evidencias superficiales e imprecisas, construcciones altamente especulativas e interpretaciones de artistas; pero no existe una evidencia científica documentando el “eslabón perdido”. Los “hallazgos positivos” de un “eslabón perdido” son anunciados periódicamente y subsecuentemente se ven embrollados en controversia, son revisados, o denegados. El hombre de Nebraska fue construido en base a un descubrimiento de un simple diente en 1922 que resultó ser el diente de una especie extinta de cerdo.
6. La evolución falla en explicar la existencia de tan siquiera una “célula simple”. El organismo unicelular más simple posee en sus genes y cromosomas tanta data como hay cartas en las bibliotecas más grandes del mundo, un trillón de cartas. Hay cientos de miles de genes en cada célula. La mayoría de las formas de vida tienen tales células complejas en perfecto orden. No hay manera de que un proceso al azar pueda organizar tanta data masiva. La posibilidad matemática de que un cuerpo humano sea formado accidentalmente es la misma que la de una explosión en una imprenta pueda formar un diccionario.
Los hombres harán lo imposible para racionalizar que no existe un Diseñador personal del universo que inteligentemente formó toda vida. La evolución es un sistema de creencias que mira al feto que no ha nacido como un embrión animal que no tiene el derecho a la vida y no lo mira como la creación de Dios. Tal como escribió David en el Salmo 139:13:
“Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Tus obras son maravillosas, Y esto lo sé muy bien!"


LA TIERRA FUE CREADA POR UN MAESTRO DISEÑADOR INTELIGENTE PARA SUSTENTAR LA VIDA 

1. La tierra está posicionada en la correcta distancia del sol para recibir exactamente la cantidad apropiada de calor que sustenta la vida. Los otros planetas de nuestro sistema solar están o muy cerca del sol (muy caliente) o muy lejos (muy frío) para sustentar la vida.
2. Cualquier cambio apreciable en el ritmo de rotación de la tierra haría imposible la vida. Por ejemplo, si la tierra rotara a un décimo de su rotación actual, toda la vida vegetal se achicharraría del calor durante el día o se congelaría de noche.
3. Las variaciones de temperatura son mantenidas dentro de los límites razonables debido a la órbita casi circular de la tierra alrededor del sol.
4. Las temperaturas extremas están adicionalmente moderadas por el vapor de agua y el dióxido de carbono en la atmósfera que producen el efecto invernadero.
5. La Luna gira alrededor de la tierra a una distancia de 384.000 kilómetros ocasionando las mareas sobre la tierra. Si la luna estuviera alejada a un quinto de su ubicación, los continentes estarían sumergidos totalmente dos veces al día.
6. El grosor de la capa terrestre y la profundidad de los océanos parecen estar cuidadosamente diseñados. El aumento en el grosor o la profundidad unos cuantos centímetros alteraría tan drásticamente la absorción del oxígeno libre y del dióxido de carbono que la vida vegetal y animal no pudieran existir.
7. El eje de la tierra está inscrito a 23,5 grados de la perpendicular al plano de su órbita. Esta inclinación combinada con las revoluciones de la tierra alrededor del sol ocasiona las estaciones del año que son absolutamente esenciales para cultivar las provisiones de alimento.
8. La atmósfera de la tierra (capa de ozono) actúa como un escudo protector de la radiación letal de los rayos ultravioleta evitando la destrucción de toda vida.
9. La atmósfera de la tierra también sirve para proteger la tierra de aproximadamente unos veinte millones de meteoritos que entran a diario a velocidades cercanas a 48 kilómetros por segundo. Sin esta protección el peligro a la vida sería inmenso.
10. La tierra tiene el tamaño físico exacto y la masa exacta para sustentar la vida, permitiendo un cuidadoso balance entre las fuerzas gravitacionales (esenciales para sostener el agua y la atmósfera) y la presión atmosférica.
11. Los dos elementos principales de la atmósfera terrestre son el nitrógeno (78 por ciento) y el oxígeno (20 por ciento). Esta delicada y crítica distribución es esencial para todas las formas de vida.
12. El campo magnético de la tierra proporciona una importante protección de la dañina radiación cósmica.
13. La tierra ha sido particularmente bendecida con una abundante provisión de agua, sustancia clave de vida por sus propiedades físicas extraordinarias y esenciales.

“Tales combinaciones numerosas, perfectas y complejas de condiciones interrelacionadas y factores esenciales para las delicadas formas de vida, inequívocamente apuntan hacia un diseño inteligente con propósito. El creer que tal sistema complicado de soporte de vida, cuidadosamente planificado y balanceado es el resultado de un mero cambio, es realmente absurdo. Seguramente el observador honesto y objetivo no tiene otro recurso sino el de concluir que el sistema tierra-sol ha sido cuidadosamente e inteligentemente diseñado por Dios para el hombre.”

(Huse, Scott M., El Colapso de la Evolución, “The Collapse of Evolution”).





Recuerden lo siguiente:




Vivimos en un mundo de fantasía donde tratan de mentirnos para manipularnos.

Comentarios Destacados

ffvv88 +5
En 10 años este post va a ser leido con la misma cara que ponemos al leer post de propagandas de los años 50 (saben de lo q hablo).
Dos cositas y no intervengo mas
-La vida se acomoda (evoluciona) a su medioambiente no a la inversa (ej. primero esta el ambiente blanco y luego sobrevive en èl el oso polar)
-El origen del hombre dejo de ser una teoria, analisis de ADN Mitocondrial en el año 2000 lo dejaron claro.
NO ES UNA TEORIA NI UNA CREENCIA, ES UNA REALIDAD
Cerrar los ojos a esto es sinonimo a decir que el trueno es consecuencia del enojo de algun dios
johnnyboots
@FallacyWorld Así que por lo menos leé los artículos que te puse, en los que consta que el hombre no desciende del mono.
eMa_Superotaku
@johnnyboots El pibe padece una psicosis, no lo jodas.
Ace_Ventura10
@FallacyWorld Todo es azar tú naciste en una familia que te da techo mientras que otros nacen en lugares donde ni comida tienen. Eso es azar.

¿Entiendes? La tierra es así como está ahora por planetas como marte o venus que fracasaron en ser algo parecido.

7 comentarios - La religión y la contracara de la evolución

asm8080 +4
Prefiero la versión del History Channel
La religión y la contracara de la evolución
eMa_Superotaku +3
Es verdad. Esto de la evolución es pura bazofia inventada por los científicos para confundir a la humanidad, influidos por sus amos los iluminatis. Ciertamente la tierra apareció hace 6000 años como dice la Biblia con todo lo que hay en ella. Ahora que hablen de pruebas de carbono 14 y millones de años (ja qué ridículo) es producto de su satanismo es ignorancia.

Ojalá San Hitler estuviera vivo para frenar tanto feminazismo, ateísmo y ciencia que atenta contra nuestra fe...
FallacyWorld
Con todo el respeto, en cierta parte me alegra que creas en Dios pero por otra, la Tierra quizá existe hace cientos millones, nadie lo sabe . Que yo sepa la Biblia no habla de una fecha de creación, si no un momento (7 dias). Para nosotros los hombres el tiempo es determinado, pero vaya a saber para Dios. Lo que si compartimos es que Dios nos creo a su Imagen y Semejanza. Ahora como cristiano te recomiendo que trates de no desearles el mal a aquellos que no ven, o no creen.
FallacyWorld +1
Guialos en el camino de la Fe, mostrando tu moral y amor al prójimo. El mundo puede estar podrido, pero solo con la ayuda de Dios puede cambiar. Quizá estemos destinados a un final paupérrimo de nuestra humanidad, pero si realmente seguis los mandamientos de Dios, no es de gran problema para vos! Muchas gracias por el comentario y saludos!
johnnyboots +1
@FallacyWorld Creo que el comentario que respondiste es un sarcasmo.
ffvv88 +5
En 10 años este post va a ser leido con la misma cara que ponemos al leer post de propagandas de los años 50 (saben de lo q hablo).
Dos cositas y no intervengo mas
-La vida se acomoda (evoluciona) a su medioambiente no a la inversa (ej. primero esta el ambiente blanco y luego sobrevive en èl el oso polar)
-El origen del hombre dejo de ser una teoria, analisis de ADN Mitocondrial en el año 2000 lo dejaron claro.
NO ES UNA TEORIA NI UNA CREENCIA, ES UNA REALIDAD
Cerrar los ojos a esto es sinonimo a decir que el trueno es consecuencia del enojo de algun dios
johnnyboots
@FallacyWorld Así que por lo menos leé los artículos que te puse, en los que consta que el hombre no desciende del mono.
eMa_Superotaku
@johnnyboots El pibe padece una psicosis, no lo jodas.
Ace_Ventura10
@FallacyWorld Todo es azar tú naciste en una familia que te da techo mientras que otros nacen en lugares donde ni comida tienen. Eso es azar.

¿Entiendes? La tierra es así como está ahora por planetas como marte o venus que fracasaron en ser algo parecido.
johnnyboots
Algo más. Tampoco es cierto que la evolución violaría la primera ley de la termodinámica, pues no requiere de la creación de energía. No olvides que los seres vivos reciben del Sol la energía que necesitan (en su gran mayoría).
FallacyWorld
@johnnyboots Podemos hablar de fotosintesis, y de como los fotones de la luz (que tambien se comporta como onda o.O) hacen que se forme ATP y todo lo que quieras! Pero bueno, la información está en el post, muchas gracias por los comentarios y tu tiempo!
johnnyboots
@FallacyWorld Pues esto es argumento suficiente para demostrar que la vida y la evolución no violan las leyes de la termodinámica.
Ace_Ventura10 +2
@FallacyWorld

Claro que violan todas las leyes, lo único que no viola leyes y demás es el barbudo que creó todo y vive en el cielo
johnnyboots +1
"1. La tierra está posicionada en la correcta distancia del sol para recibir exactamente la cantidad apropiada de calor que sustenta la vida. Los otros planetas de nuestro sistema solar están o muy cerca del sol (muy caliente) o muy lejos (muy frío) para sustentar la vida.
Error: No es que la Tierra se haya adaptado a la vida, sino que la vida se adaptó a ella.
"2. Cualquier cambio apreciable en el ritmo de rotación de la tierra haría imposible la vida. Por ejemplo, si la tierra rotara a un décimo de su rotación actual, toda la vida vegetal se achicharraría del calor durante el día o se congelaría de noche. "
Esto también es falso: la velocidad de rotación de la Tierra no ha sido siempre la misma. En la era de los dinosaurios duraba dos horas menos, y continúa ralentizándose.

"5. La Luna gira alrededor de la tierra a una distancia de 384.000 kilómetros ocasionando las mareas sobre la tierra. Si la luna estuviera alejada a un quinto de su ubicación, los continentes estarían sumergidos totalmente dos veces al día. "
Otro error: la Luna ha estado en el pasado mucho más cerca de la Tierra, y continúa alejándose.

"11. Los dos elementos principales de la atmósfera terrestre son el nitrógeno (78 por ciento) y el oxígeno (20 por ciento). Esta delicada y crítica distribución es esencial para todas las formas de vida. " También esto es un error: durante la historia de la vida en la Tierra, la proporción de oxígeno de la atmósfera ha variado grandemente. Durante la era de los dinosaurios era mucho mayor que la actual.
FallacyWorld +1
@johnnyboots Arriba estebamos hablando del origen del Universo, y seguí con eso. Ya esta maquinola, espera al próximo post que tu amigo Darwin tiene algo que confesar. Nos vemos!
johnnyboots
@FallacyWorld No, en este hilo estábamos debatiendo sobre las condiciones para la vida.
johnnyboots +2
@FallacyWorld Además, la teoría de la evolución ha "evolucionado" mucho desde darwin. No desconozcas este hecho.
Rikrd3
Primero que nada respeto las opiniones de todos, pero hay fallos grandes en tu planteamiento, la mayoria de tus referencias son del siglo pasado (antes del 2000), en los ultimos años la ciencia a avanzado mucho,por ejemplo hace unas semanas se publico un estudios donde se demuestra que los neanderthales de hecho convivieron con los humanos y que una gran parte de la poblacion europea y asiatica hasta comparte algunos de sus genes y asi muchos estudios nuevos donde hechan por tierra lo que tu afirmas en el post.
A veces por nuestra educacion y el ambiente donde hemos crecido nos predisponen a creer y a inclinarnos a los que nos parece mas logico, la verdadera ciencia no se trata sobre lo que creamos o no, hay muchas teorias, pero por algo se le llaman "teorias" osea hipotesis que con pruebas se sustentan.
Tienes derecho de expresar tu opinion, pero debo decir que tus puntos son contradictorios con la ciencia actual.