El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El consumo: ¿Y vos qué haces con tu dinero?

Anuncios

El consumo: ¿Y vos qué haces con tu dinero?

El consumo como problematica

Consumir es una operacion cotidiada e imprescindible. Es un acto normal ligado al desarrollo vital y
es el objetivo de ese intercambio incesante al que llamamos trabajo.

Si es una actividad tan imprescindible entonces, pero ¿ Por que muchos critican sobre la moralidad del consumo?
La pregunta debe responderse antes de iniciar una reflexion critica sobre el consumo.

Esta actividad de expansion del individuo no se debe reducirse a interpretarla solo como deseo (osea
un impulso) y clasificar ese deseo como patologia o desviacion. Si se realiza esa corta conclusion
entonces no se comprenden las dinamicas sociales del consumo en su compleja relacion con el capitalismo
globalizado.

La critica del consumo como deseo consiste basicamente en la
revaloracion de otros deseos desplazados por la instalacion del consumo.
¿Por que se prefiere actualizar el armario, el celular o la PC cuando se puede usar ese dinero en algo productivo
y/o solidario?

La mujer que renueva sus zapatos cada mes debe hacerse una critica interna y darse cuenta de como ese deseo agobia,
esclaviza o fragmenta a su persona.


link: https://www.youtube.com/watch?v=TxYNRSexC-E


Una larga tradición analítica, inspirada por
los principios de la moral cristiana de la
sobriedad, ha considerado al consumo solamente
desde el punto de vista de la necesidad.
ha considerado que la actividad de consumir
solamente se justifica moralmente cuando es necesidad y se considera despilfarro cuando es goce.
Se trata de una moral inspirada en dos
grandes reglas: el autocontrol y la solidaridad.
El autocontrol consiste en renunciar a los placeres mundanos esperando el "Goce" celestial y la solidaridad
aparece leida no solo como un gesto hacia un hermano, sino sujeto hacia su propia salvacion.
Weber mostro la vinculacion de la doctrina puritana del creyente con la aparicion del capitalismo.

La transformacion del consumo en placer, si bien realiza una necesidad del sistema, tambien realiza una
necesidad de los individuos: poder vivir una vida confortable no es el asusto principal aunque sea
importante. Lo importante del consumo como placer es cuando pasa de ser solo un deseo a instalarse como
"sentido de la vida", como aquel discurso que da unidad y proyeccion a una existencia.

consumo


Como estas sociedades capitalistas necesitan de consumidores avidos, ellas buscan instalar el consumo
como una necesidad interior. Cuando el consumo es el motivo central de un proyecto existencial, puede
decirse que este se instala como "sentido de la vida". Eso constituye
una hipertrofia del consumo, significa su
transformación en un motivo esencial, cuya
privación haría desmoronarse el proyecto vital.


En las sociedades modernas podemos encontrar tres figuras etico-culturales arquetipicas: la del asceta,
la del hedonista y la del estoico. Reflexionar sobre ellas nos permite analizar la problematica del
consumo.


consumismo

Para el asceta el "sentido de la vida" o la direccion de su proyecto existencial es realizar objetivos
trascendentales, a travez de una negacion de si mismo en la
medida que el objetivo final lo exija. El asceta busca la salvacion, lo cual puede tomar una forma
intra-mundana, concretada en la lucha politica por la emancipacion.
El asceta puede encarnarse en un militante revolucionario, como el Che, o en un filántropo extremo, como
el Doctor Schweitzer


La modalidad del asceta nos ha fascinado durante mucho tiempo. El héroe, que es la figura superior, forma
parte de cierto imaginario religioso y político también, muy seductor, porque realiza el absoluto.
Se trata de heroes radicales que incluso carecen de auxilio de la esperanza de la vida eterna, que actuan
por motivos puramente humanos, entregandose sin la promesa del cielo.
Se trata de personas dispuestas a dar su vida, pero que exigen el máximo rigor moral, la máxima
coherencia entre discurso y acción. Se la imponen a sí mismos y la exigen de los otros.

Algunos llegan a tener la fibra de los fanáticos, que consideran mundanos todos los placeres, porque
están entregados en cuerpo y alma a una Causa devoradora. Para el asceta, los placeres y goces están
subordinados a las finalidades trascendentes que dan sentido a la existencia.


Valores

En el extremo contrario se encuentra el hedonista. Este solo responde al llamado de los placeres. Para
esta figura, el deseo no constituye en si mismo un goce, por lo que solo encuentra sentido en la consumacion
de su voracidad, en satisfacer su deseo de consumir, poseer o dominar. Todo limite le parece una negacion,
cualquier control, interno o externo, una represion. El deseo lo inquieta, necesita acabarlo como si fuera una
necesidad de hambre que roe las entrañas. Debe consumar lo más rápidamente posible el deseo, llegar al
goce y reempezar.El hedonista abomina del deseo, puesto que está totalmente volcado al goce, a la
saciedad. Es un ser sin interior, totalmente poseido por los objetos (bienes o personas) en quienes
encuentra su satisfaccion.


Entre medio de esas dos figuras opuestas se ubica la que nos interesa reivindicar. Es la figura
del estoico. Su filosofía se basa en el rechazo a los bienes materiales y la necesidad de alcanzar
la felicidad en una vida virtuosa, serena, alejada de las pasiones y con autodominio del sufrimiento
y el dolor. El arte de vivir consiste en la administracion del deseo y su realizacion a traves del
vinculo social, es una persona que trata de preservar su entorno intimo del asedio vertiginoso de
esta sociedad consumatoria, en la que el
mercado trata de devorarnos y el alud de
información impedirnos pensar.

capitalismo

El asceta practica la anulación del yo en
función del nosotros y el hedonista practica el
narcisismo, esto es la anulación del nosotros. El
estoico representa la figura moral donde el deseo
se hace compatible con la solidaridad,
donde deja de ser voraz y consumatorio, de
modo de hacer factible el vínculo social.


¿Qué forma del deseo se puede encontrar
en el impulso de consumir, más allá de la
necesidad?


Seres que creen que la Idea,
la única Idea posible es la posesión.
Los objetos no son poseídos porque carecen de
interior. Sólo se puede poseer aquello que lo
tiene. No hay en los objetos ninguna voluntad
que se resista, que sea necesario domesticar. La
posesión tiene que ver con el control del alma,
del interior.

Neoliberalismo

El deseo que motiva el consumo se
trata de la adquisición.
Con los objetos se pueden
establecer por lo menos tres clases de
vínculos distintos: la relación
instrumental, que es la de utilidad y
uso; la relación simbólica, en la cual
los objetos están representando relaciones
afectivas o la memoria de ellas;
y la relación estética, en la cual los
objetos son amados por su belleza.


La instalación de la tendencia
adquisitiva es una operación cultural,
necesaria para realizar la acumulación
en las sociedades capitalistas con gran
capacidad productiva, a nivel interno o
a nivel del sistema

La atmósfera cultural, los valores
inculcados desde la familia y la
escuela, tanto como la propaganda y
las estrategias de comercialización,
alientan ese espíritu adquisitivo.

El traspaso del impulso interior a la externalización del deseo, su traslado
desde las profundidades, donde
habitualmente se le coloca, hacia la
superficie donde se le instala, se lo ubica.
La deseabilidad del
consumo es alimentada por el circuito
motivador del hedonismo.

Tanto la propaganda
como el discurso ideológico de la
modernidad invitan a consumir. La
propaganda seduce, glorifica los
productos, ensalza las oportunidades.
La ideología explica la moralidad del
consumir y lo presenta como el acto
pleno de la modernidad ya que
constituye el acceso a la felicidad de la
época, confort y entretención.

dinero

La propaganda crea y
reproduce en escala ampliada el deseo
de la adquisición vertiginosa. Esparce
ante nuestros ojos el deleite de los
objetos o de los servicios, todo lo
escenifica en medio de la belleza y el
confort.
Los bebedores de cerveza son
rubios y hermosos, los portadores de
blue-jeans son seductores, apuestos.
Pero los compradores de automóviles
los superan a todos, reúnen las
máximas cualidades. En sus cuerpos
se refleja la máxima potencia. No sólo
están bien vestidos sino que también son
elegantes, más hermosos aun que los otros.


link: https://www.youtube.com/watch?v=tDvBwPzJ7dY

Este capitalismo dotado de una
gigantesca capacidad productiva,
necesita instalar en las subjetividades
el consumo como deseo. Pero como
abomina de la posible lentitud de
este deseo también busca instalar,
en el interior de cada uno, los
impulsos voraces hacia el consumo.
Produce una cultura del
consumismo, del consumo rapido.

Para ello ha instalado las
instituciones que permiten realizar
esos impulsos internalizados: los
mall, las grandes tiendas, los
sistemas crediticios.
Los shopping es un lugar de olvido, donde
por un instante uno sueña que es rico.

asceta

La construccion de nuestras sociedades hedonistas lo realiza constantemente la
ideologia neoliberal
Para promociónar la
cultura hedonista nos dicen, primero, que ya
hemos realizado los esfuerzos
necesarios para poder compensar el
ascetismo del trabajo con los placeres
del consumo. Segundo, que en esta
sociedad moderna, la pobreza no es
nuestra responsabilidad sino la de los
pobres que no han sabido aprovechar
las oportunidades. La modernidad nos
permite consumir sin remordimiento y
sin peligro, lo que es más importante.



La propaganda repite, en otro
código, el mismo discurso de la modernidad.
En la televisión, las telenovelas vehiculan
el mismo mensaje a través de la
sentimentalización de la vida, la estetización de la
pobreza, la presentación de un mundo colmado
de seres ricos y hermosos. Un mundo de
mansiones, donde casi nadie vive del agobio del
trabajo. Un mundo idílico y romántico donde
el principal sufrimiento son las penas de amor.
En este consumo de imágenes placenteras
y de historias con final feliz, los televidentes
olvidan el agobio
del trabajo duro. A través de la identificación con
los héroes, participan en la vida romántica y
gozosa, viven como suyos los sufrimientos de
los protagonistas.
Este tipo de discurso televisivo permite
una resignacion a lo cotidiano, con su
pesada carga de disciplinas y deberes.
Se trata del goce de un placer que se consigue
por el involucramiento.
Se trata de una
actividad que, aun siendo pasiva, es conectiva.

El consumo: ¿Y vos qué haces con tu dinero?

Al convertirse el consumo en un aspecto
decisivo de los proyectos vitales, se tiene que
producir simultáneamente una transformación
del concepto de trabajo.Debe
desligarse del placer, de los aspectos
vocacionales o de realización, para pasar a ser
vivido como proveedor de dinero.

Para que el
consumo se instale masivamente de esta forma se
hace necesaria la muerte de las motivaciones
trascendentales o altruistas, sean ellas la revolución o la
emancipación humana o la fe religiosa que dicta
códigos de vida. Estos cambios que ha tenido America Latina
fue por la instalación del
neoliberalismo, sea este por un proceso dictatorial o
políticamente "pacífico".




El sistema necesita de una constante
expansión del consumo. Analizaremos dos
de sus múltiples lógicas: la del desgaste y la
de la innovación.
-Los bienes en general tienen un ciclo de vida, luego de ésta deja de ser funcional.
Pero los objetos del confort no sólo son
vulnerables a la pérdida absoluta de su valor
de uso. Aun sin ser víctimas del desgaste, pueden
ser superados por nuevas tecnologías o
diseños o pueden ser olvidados por la moda.

Los automóviles, los equipos y programas
computacionales, los televisores y, en general,
los electrodomésticos son el blanco preferido
de la innovación tecnológica; mientras
que el vestuario, el calzado, la joyas, las
obras de arte son acechadas por la innovación
del gusto.

consumo

La mantención del confort requiere de una
constante renovación. Se alimenta de la
novedad. No se espera que el objeto se desgaste
y pierda cantidades apreciables de utilidad. Se
hace necesario cambiarlo antes: hay una
voracidad frente a los objetos, una suerte de
bulimia, ligada al refinamiento que se les exige.

Es el signo de una economía del despilfarro, de
una economía cuyo objetivo es la producción de
consumidores hedonistas.


La fetichización del dinero

En la estructuración de estas culturas que con
el neoliberalismo han alcanzado su plenitud
burguesa, el dinero adquiere un posicionamiento
simbólico, el cual supera con largueza
su condición de medio de intercambio.

Puede decirse que el dinero se hace poder,
identidad, felicidad.


Poder: en una cultura en que predomina la
matriz individualista-hedonista el dinero se ha
convertido en un medio que dona la capacidad
de ser, porque proporciona la máxima potencia.
El dinero se fetichiza como potencia pues permite
realizar los sueños: la casa propia, el viaje
pensado como imposible, el automóvil nuevo, la
cabaña sobre las rocas, lo que sea.

Identidad: en una cultura donde el ser se
ha convertido en tributario del tener, el dinero
define a las personas, mucho más que sus
conocimientos intelectuales o sus virtudes
morales. En estas sociedades, el mérito se mide
crecientemente por el dinero, el prestigio se
organiza en tomo a él, la autoestima se vincula
a esa potencia. El altruismo aparece, en el
marco de una competitividad generalizada,
como un gasto irracional del tiempo, como un
despilfarro.

Felicidad: el "aburguesamiento" de la
cultura ha producido un empobrecimiento de la
idea de felicidad. Esta es definida como simple
ensanchamiento material, como crecimiento de
oportunidades que es posible conseguir. Algo
que se compra, adquirible y que se concreta
en el confort o en la entretención. La felicidad
no es ya el producto de la realización
trascendental en la fe, en el amor, en la pasión, en
la lucha por causas, en el saber o en la bondad.

consumismo

La idea externa de la felicidad que promueve
la cultura neoliberal no conserva ningún
vestigio del drama humano en cualquiera de sus
formas; en ella no aparece ni por asomo la
condición trágica de la vida. Se trata de un
empobrecimiento, porque en esa matriz
cultural no se asumen los misterios de la
existencia, los del amor y la muerte, los de la
búsqueda de un absoluto (no necesariamente
religioso, muchas veces radicalmente laico)
como forma de intentar trascender la finitud de la
vida. El absoluto laico se orienta a lo terrenal, a
colaborar de alguna manera en la acumulación
histórica de la especie. Como reflexionaba un
personaje de La esperanza de André Malraux, ya
que el hombre ha de morir no debe ahorrarse en
la lucha por dejar sus huellas.


Hay otra hebra del consumo que no se
relaciona con el deseo pero sí con las estrategias
de presentación del yo en la vida cotidiana.
El consumo, especialmente el consumo de
ciertos objetos emblemáticos, cumple la
función de localizar a los portadores de ellos en la
cadena de la estratificación, puesto que operan
como signos visibles del dinero que se posee.
En ese aspecto los principales indicadores son
la casa, la cual forma un todo con el barrio en el
que está situada, y el o los automóviles.
Estamos hablando del consumo como
simbolización del status, generador de una
fachada, de una apariencia. La búsqueda del
prestigio social a través del consumo puede
tomar las formas conductuales del exhibicionismo
y del arribismo.
El exhibicionismo es una conducta de
consumo característica de los sectores de más
altos ingresos, cuyo objetivo es escenificar la
abundancia de la riqueza poseída, sin
avergonzarse lo mas mínimo por el despilfarro.
El exhibicionismo se conecta con el lujo
y la ostentación y muchas veces se combina con
la vulgaridad del gusto, con la ausencia de arte.


link: https://www.youtube.com/watch?v=B8KvfMpXZ0k


La existencia del exhibicionismo como
conducta masiva requiere una desculpabilización
del lujo y de la abundancia. Este
proceso tiene lugar en las sociedades donde la
solidaridad ha perdido vigencia como
imperativo ético, aunque pueda seguir significando
algo como requisito funcional del
orden. Cuando esto ocurre los juicios de valor
sobre el lujo y la ostentación son reemplazados
por juicios de hechos sobre eventuales efectos
desintegradores.
Esta desculpabilización ha ocurrido en las
sociedades donde los cambios neo-liberales han
penetrado más fuerte en la cultura.

El arribismo es una forma plebeya del
exhibicionismo, la cual combina la ostentación
con la imitación de los patrones y estilos del
"gran consumo".
En este tipo de conducta se copian en forma
degradada ciertos hábitos de los sectores ricos.
Existe una industria especializada en la imitación
del alto consumo, en producir ropa que se parece
a la de marca sin serlo, zapatillas que se parecen a
las Nike, objetos bañados en oro que no tienen un
ápice de ese metal, figuras que parecen de
porcelana sin serlo, etc.

Valores

Cumplen el papel de vestir
al joven de la población a la manera de la
televisión, en la forma de sus ídolos.
Este arribismo produce situaciones patéticas.
La transformación del uso de los teléfonos
celulares en un símbolo de status o en un
medidor de la importancia de la persona, ha
llevado a algunos a usar imitaciones de
celulares. Se trata de aparecer usando los bienes
consagrados a los cuales no se tiene acceso,
imitando ante los otros un personaje que no se es.
Existe otra función del consumo, como
creador de identidad. La que puede surgir del
consumo, de la posesión de objetos, es una
identidad que reposa en el tener. Se trata de una
constitución de la identidad por la apariencia.
Aquí los objetos aparecen como constituyentes
del yo. El predominio del tener sobre el ser se
materializa cuando una persona se siente forzada
a tener ciertos bienes en función de los otros, del
que dirán. Por ejemplo, cuando se tiene auto no
porque se puede o se necesita sino por la presión
social. Cuando se va de vacaciones
endeudándose más allá de las posibilidades
familiares para evitar pasar vergüenza en el
barrio o cuando a los niños les pregunten en el
colegio.



Lo que debe criticarse es el consumo
hedonista, el que se conecta con el síndrome
del individualismo. Ese tipo de consumo se
encuentra también en los sectores populares
sociedades con grandes desigualdades sociales,
muestran que la ética individualista se ha
impuesto y que esas formas suntuosas del
consumo se ven como un derecho. Eso revela un
debilitamiento de la influencia de ciertas
temáticas colocadas por las ideologías
religiosas o políticas progresistas, entre ellos los
temas de la solidaridad o de la justicia social.

El consumo deviene en esclavitud cuando el
afán compulsivo de consumir se convierte no
en un deseo sino en el deseo, de idolatria a lo material
De un tipo de práctica que
aleja al individuo del centro de la existencia. O
sea estaríamos hablando de una situación donde
el privilegio otorgado a los objetos o placeres
del consumo interfiere en Las relaciones con los
otros.
También el consumo deviene en problema
cuando se apodera del interior del individuo (lo
que podría denominarse su espíritu), vaciándolo
de sus valores o anulando sus prácticas.


link: https://www.youtube.com/watch?v=OYxu9ng8mIc


Vender el alma por el placer de usar
camisas con colleras: ésa es la expresión
máxima del efecto esclavizador del consumo.



Una crítica al consumo no puede limitarse
a constatar que ella es funcional a las
necesidades del modelo de acumulación.
Tiene que mostrar además que ella ejerce
una enorme seducción sobre los individuos, no
sólo por la creación de un imaginario feliz a
través de la propaganda. También porque
realiza sus aspiraciones y deseos, porque se ha
convertido en una zona de realización de placer
dentro de una vida cotidiana empobrecida.
La instalación del consumo como deseo
principal, como eje de un proyecto existencial,
implica un vaciamiento de otros sentidos
que orientan la acción humana hacia proyectos
artísticos, religiosos, intelectuales, políticos o
emancipatorios, que tiendan a realizar lo que
llamamos una contribución al acumulado histórico
de la especie o de la humanidad.


capitalismo

Anuncios

14 comentarios - El consumo: ¿Y vos qué haces con tu dinero?

Magnum985 +3
Es simple, es claro... lejos del pueblo y la justicia social

NEOLIBERALISMO=MUERTE

Neoliberalismo
xxxaccion1
vos decis por los K no?
sebaisma
Totalmente deacuerdo a escepcion de lo ultimo que dice sobre la iglesia.
sweetdreams1 +1
aguante el consumo papa... ;-)
ADroguettH
en tu caso, el consumo de chele
sweetdreams1
@ADroguettH jajaja que corto de mente xD
ArgentoCJS
Enserio? aplaudís el consumo?, ese mismo que deja a millones de personas sin alimento en total situación de desamparo?, ese cada ves más rico a una minoría y mas pobres a la mayoría?, entiendo que lo aceptes, pero que lo celebres me parece una ignorancia total, es reírte de las personas pobres y desamparadas
sweetdreams1 -2
por que cuando alguien ve un negativo pone automaticamente un negativo?? sin siqueira ver que dice el post o a que refiere el comebtario...efecto cascada.el uso de la razon del otro como espejo de intenciones impuestas ;-)...
Edgar-TheKing
es el efecto rebaño
sweetdreams1
@Edgar-TheKing me gusto cascada ´por que te caen todos juntos...
AsusCD +3
Cualquier persona puede darse el gusto de comprar hasta donde le alcance sus ingresos, todo debe tener control y equilibrio, si quieres darte un gusto tecnológico de mediana potencia, o un pc para entrar a taringa, o un helado, o cualquier cosa que te de un instante de gratificación. estas viendo desde un solo extremo la situación, no todo es negro o blanco, también hay matices de los cuales disfrutar.
VULCANFENIX
lei solo el principio y te doy 10 despues leo el resto
Tencars
Con un BMW, un Iphone y una casa en Miami me conformo
Tencars
¿Quien era? Rockefeller
Viejo troll
ArgentoCJS
El capitalismo es el peor invento de la historia, nos empujan a que aceptemos toda la mierda mientras ellos, lo que nos gobiernan y los que gobiernan a los que gobiernan, siguen riéndose de como día a día el pueblo ignorante y asustado los aplaude y los vota.
Quien goza el capitalismo siendo parte de una clase media es un ignorante, si abren los ojos se darán cuenta de que el capitalismo es el mismo circo y pan de la era romana
Prophetic
q triste y vacia era nos tocó vivir, buen post!