El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

2ª entrevista al Escriba - 3ª Pregunta (Pt. 1)

Anuncios

2ª ENTREVISTA A “EL ESCRIBA” - TERCERA PREGUNTA Y RESPUESTA

(Parte 1 de 2)




Alfredo:

Tu razonable respuesta sobre la Iglesia y la Ciencia poniendo a un lado la Fe Religiosa y al otro la Razón Científica, ha enriquecido mi entendimiento sobre la Realidad que es este Mundo.

Antes de estudiar tus obras yo aceptaba los Dogmas Religiosos y Científicos como verdades indiscutibles fuera del alcance de mi comprensión.

Ahora, después de razonar por mi mismo tus respuestas, tengo certeza de que la Razón-Lógica propia del Ser Humano está capacitada para entender los mayores misterios del Universo, la Verdad de todas las cosas.

A la vez que has ido dando Luz a mi entendimiento para comprender de modo razonable las Verdades que la Iglesia no supo explicarme con suficiente lucidez, me han entrado serias dudas sobre el grado de Verdad que hay en los Axiomas Científicos, que hoy por hoy, sustituyen a los Dogmas de Fe que la Iglesia nos hacía memorizar en la Escuela.


Mi pregunta es la siguiente:

¿Hasta qué punto son verdaderos los Principios Fundamentales de la Ciencia?

Me refiero a estas dos Leyes Físicas que la Ciencia considera Principios Fundamentales.

El Primer Principio:

“La Energía ni se crea ni se destruye. Únicamente se transforma”

El Segundo Principio:

La fórmula de conversión de Albert Einstein:

“La Energía es igual a la Masa por el cuadrado de la velocidad de la Luz”.

E= m.c²



Estas dos cuestiones me traen de cabeza porque si intento debatir sobre el Origen del Universo con amigos científicos me presentan estos dos pilares de la Ciencia como un muro infranqueable. Dogmas de Fe inquebrantables.

Tanto es así que el 99% de los científicos se empeñan en defender La Teoría del Big- Bang para explicar el Origen del Universo.

Están empecinados en que toda la Energía y toda la Materia del Universo, estaban concentradas en un punto singular que explosionó en todas direcciones dando origen al Espacio y al Tiempo.

Tienen tanta Fe en sus Principios Científicos que no quieren pararse a considerar tu razonable afirmación de que el Universo no está creciendo sobre la Nada, sino dentro de un Espacio Mayor que lo contiene y del que recibe la Energía necesaria para alimentar su desarrollo. “La Cuarta Dimensión”

¿Puedes arrojar un poco de Luz sobre estos dos Principios a los que la Ciencia da más importancia que a Dios?



Respuesta de “El Escriba”:

También la Ciencia avanza mirando hacia atrás, hacia sus Principios Fundamentales, rígidos, inamovibles como Dogmas de Fe.

La Ciencia va camino de chocar con la Realidad que es el Tiempo, sin haberlo presentido siquiera, sin sospechar su papel primordial en el Orden Universal.

Ojalá que tengan tiempo para reaccionar y bajarse de los Altares, los que se hayan subido buscando adoración.


Si la Ciencia enseña que la Energía que hay en el Universo es siempre la misma.
La Ciencia se equivoca y tal enseñanza es falsa.



Las pruebas que presente para avalar tal afirmación serán refutables por la Lógica.

Ninguna Lógica puede razonar que sea posible volver a meter el Universo en su supuesto punto de origen, por muy singular que pudiera ser este punto “tan singular”.

Tal creencia es una fantasía de la Razón, una irrealidad.

Como sería una irrealidad afirmar que se puede meter un pino de cien años en la semilla que le dio origen o que se puede volver a encerrar un feto humano, a punto de nacer, dentro de su embrión original. Con sólo dar al Tiempo marcha atrás.


¡Qué tontería de Teoría!



Ni el Tiempo tiene marcha atrás, porque es una Dimensión Lineal con dirección única hacia delante

Ni el Universo se puede volver a encerrar en su punto de origen (Big-Crunch) porque el Espacio no se origina en una explosión. Ya sabemos que no es el Espacio quien se origina en una “Explosión de Luz” sino el Tiempo.

Todos podemos observar que cualquier semilla de la Naturaleza guarda en su interior “los planos de su construcción”, el Orden de Memoria de su desarrollo, pero no guarda la Energía necesaria para materializarlo.

Para materializar su espacio propio la semilla debe tomar la Energía necesaria del exterior.

De este modo podemos comprender que es el espermatozoide quien guarda el Orden de Tiempo, el Orden de Memoria que materializa el feto humano, pero la Energía necesaria para materializarse, la recibe del exterior, de la madre gestante.

En el Universo en que vivimos, todo cuerpo en periodo de crecimiento necesita recibir Energía del exterior, de fuera de sí mismo, para alimentar su propio desarrollo


ESTA ES LA LÓGICA CONSTRUCTIVA DEL UNIVERSO
No tiene sentido que el propio Universo la ignore.



¿Por qué dice la Ciencia que el Universo se desarrolla a la Velocidad de la Luz, sin recibir Energía de fuera de sí mismo?

Tendremos que averiguar cuáles son sus razones.

Pero antes, quiero llamar tu Atención sobre asuntos no menos importantes que requieren la Atención de todos.

La Humanidad debe ser informada de que va a vivir un Tiempo Extraordinario y no se está preparando para afrontarlo.

Algo inimaginable por la propia Humanidad se nos acerca por el Tiempo.

Para resumirlo, no estamos ante una crisis económica mundial con efectos pasajeros. Esto es un sueño, un deseo que no se corresponde con la Realidad.

El hecho de que la Ciencia todavía no conozca la naturaleza del Tiempo, la Realidad que es el Tiempo, La Cuarta Dimensión, hará que todo resulte más difícil.

La Humanidad no debe gastar sus últimas energías para intentar recuperar la fantasía política del Estado de Bienestar.

Tal cosa no será posible, lo iremos perdiendo todo cada vez a mayor velocidad.

Intentar recuperarlo será inútil y nos dejará sin fuerzas para enfrentarnos al verdadero problema.


¡SOBREVIVIR COMO HUMANIDAD!



La cuestión a reflexionar es que la Razón Humana no podrá sobrevivir si no se pone detrás de la Voluntad. El porqué de esta cuestión ya está razonado anteriormente y sólo falta estudiarlo.

Quienes no lo han hecho aún que se apresuren. Pero que conste que no he dicho leer, he dicho estudiar.

Para entender los sucesos que llegan por el Tiempo hay que entender antes la Realidad que es el Universo y esto también resulta necesario para entender la Realidad que somos nosotros mismos y la Realidad de todas las cosas.

Estad atentos:

La energía que aún guarda el Planeta la necesita para sus propios procesos vitales.

La riqueza que aún conserva La Tierra, su riqueza Natural, Eléctrica, Viva, no es para la Humanidad.


La fuerza que la Humanidad ha tomado hasta ahora de la Naturaleza, de la Madre Terrenal, tendrá que aprender a sacarla de su Voluntad.

No de la Voluntad de la Madre Terrenal sino de la Voluntad de la Humanidad.

Los que ya tienen cierta idea de lo que es el Tiempo son los únicos que comprenderán el alcance de lo que escribo:

El Tiempo de la siembra se ha terminado. La Humanidad ya no puede seguir huyendo hacia delante, ya no queda Espacio para huir.

La Humanidad ya no se verá libre para continuar con su derroche Electromagnético, su derroche de Tiempo.

El Tiempo que nos queda, de futuro, ya no es Tiempo de siembra libre, sino de cosecha obligatoria.

Vivimos Tiempos de Ruina y Desorden que nos serán familiares porque los ha causado la propia Humanidad y nosotros mismos.

Si entendemos la Ley de Causa y Efecto, entenderemos que hay un Tiempo para la Causa y otro para el Efecto.

Como hay un tiempo para la siembra y otro para la cosecha.

Para no estar del todo desprevenidos, la Humanidad debe saber que la Expansión del Universo se está acelerando a la velocidad que se van a ir acelerando las dificultades para la Humanidad.

También será necesario advertir para prevenir del peligro de una mayor división en la Humanidad, entre la Razón y la Voluntad, esto es, entre los que quieren seguir disfrutando privilegios y los que ya no puede soportar mayor carga.

Si no entendemos lo que sucede, por qué y para qué sucede, no sabremos cómo reaccionar.

El Tiempo dado, está sobrepasado y la Humanidad no tiene suficiente orden Eléctrico. No tiene suficiente Amor ni suficiente Sabiduría, pero lo que más le falta ahora es Sabiduría.

Si la Humanidad no toma Conciencia de su Unidad, se romperá en mil pedazos antes de nacer.

Comprended los más adelantados que como un niño no puede nacer a este mundo con todos sus órganos separados, enfrentados. Tampoco puede nacer la Humanidad, la Especie Humana, si no llega como una sola Unidad, un Solo Cuerpo, a la Cuarta Dimensión.

Vamos por tanto a ejercitarnos para mayor entendimiento, vamos a reflexionar sobre los Principios que la Ciencia enseña como Universales y que tanto condicionan su respuesta ante la Realidad que es el Universo. La Realidad que representan el Tiempo y el Espacio.

Un poco de Luz no hará daño a la Ciencia y la puede desatar de ciertos prejuicios que tienen amarrado su entendimiento.


Para entender la Realidad a la que VAMOS,

“LA CUARTA DIMENSIÓN”

Tenemos que entender la realidad en la que ESTAMOS,

“LA TERCERA DIMENSIÓN”



¿Quién se ha parado a reflexionar para darse una idea aproximada de la Velocidad a la que el Universo está creciendo en todas direcciones y de la Energía que necesita para materializar cada día?


¿Quién se ha parado a reflexionar sobre la Realidad en que vivimos?



Si como nos dice parte de la Ciencia, el Universo se expande a la velocidad de la Luz en todas direcciones, a trescientos mil Kilómetros por segundo.

Intentemos visualizarlo, intentemos ver con la imaginación que los Límites del Universo SE ALEJAN A RAZÓN DE DIECIOCHO MILLONES DE KILÓMETROS EN TODAS DIRECCIONES, CADA MINUTO.

O lo que es lo mismo, el Universo está creciendo en sus tres dimensiones, a lo largo, ancho y alto, MIL OCHENTA MILLONES DE KILÓMETROS CADA HORA.

Cada día, nuestro Universo, el Hogar propio de la Humanidad, crece veinticinco Billones “con B”, novecientos mil millones de Kilómetros en todas direcciones.


La Ciencia debe reflexionar de nuevo sobre el Origen de la Energía que materializa el Universo.

Este volumen inconmensurable de Energía y Materia que ordena cada día el Universo para sí mismo, ocupando más y más Espacio propio, recreando su Perfección, como un feto dentro del vientre materno, no puede tener su origen en un punto de tamaño ínfimo y densidad infinita como afirma la Teoría del Big-Bang con el beneplácito del 99% de los científicos.

No existe nada parecido en el Universo, ni puede existir tal cosa como un punto ínfimo de densidad infinita.

Ninguna densidad puede ser infinita si hablamos de densidad de Materia tridimensional.

Es una imposibilidad física que el Universo pueda salir de un punto ínfimo material. Como también es imposible reducir la Materia que lo forma para devolverla al “supuesto” punto de origen.

Si alguien intentara comprimir la Materia que forma el Universo, sólo conseguiría desordenarla. Toda la Materia volvería a su estado original en forma de partículas subatómicas que son materiales y en consecuencia, ocupan espacio.

La Materia tiene la densidad que tiene y no puede tener otra sin perder su forma, pero en cualquier forma, la Materia es tridimensional y necesita ocupar espacio tridimensional.

Bien diferente sería si en lugar de hablar del Espacio Universal de la Materia que forma el Universo tridimensional, estuviéramos tratando del Tiempo del Universo.

La Luz no ocupa espacio, ella si puede ordenarse en un punto ínfimo de densidad infinita.

El Tiempo es la Luz, intangible, invisible y no está sujeto a la Lógica del Espacio, la Materia.

Quien piense que toda la energía que necesita el Universo para materializarse en un solo día, puede salir de una partícula material de tamaño ínfimo, ha pensado poco lo que dice o ha pensado demasiado y su razón se ha distorsionado.

Pero si además añadimos, como afirma la Ciencia que el Universo no ha crecido en un solo día, ni en un año ni en dos, sino que empezó a crecer hace trece mil setecientos millones de años y aún hoy sigue creciendo y sigue acelerando su crecimiento...

Resulta obvio que alguien tendrá que dirigirse a la Ciencia para que empiece a preguntarse de nuevo ¿Cómo se origina el universo?


La Teoría Oficial no resiste el más pequeño análisis extraoficial.



Debe haber otra explicación más razonable, porque la Teoría Oficial es del todo irracional como puede entenderse:

La Materia no puede integrarse, no puede formarse por causa de una Explosión a la velocidad de la Luz.

Tal cosa no es posible.


La Materia no se integra, no se forma a la velocidad de la Luz.

No es la Velocidad de la Luz quien forma la Materia.



Por una razón muy sencilla:


A LA VELOCIDAD DE LA LUZ, LA MATERIA SE DESINTEGRA.



Hasta la Ciencia confirmará que si queremos hacer viajar Materia a la velocidad de la Luz, la Materia se desintegra en sus partículas constituyentes.

En consecuencia la Teoría Oficial sobre el Origen del Universo resulta que es una fantasía científica y las pruebas que presenta la Ciencia para confirmarla son tan sólo falsas interpretaciones de la Realidad.

Mientras la Ciencia reflexiona más a fondo sobre ella, damos por enterrada esta teoría del Big-Bang. ¡Descanse en paz!

Si la “Teoría enterrada” no sirve para explicar el Origen del Universo, son muchas las preguntas que la Ciencia tiene que hacerse de nuevo.

La cuestión a plantearse ahora es:

Si la Materia que forma el Universo no se origina en una explosión de Luz y calor.

¿Cómo se origina?

Comprender esto requiere mayor conocimiento de lo expuesto hasta el momento. Hay que limpiar de prejuicios al entendimiento y paso a paso iremos encontrando las respuestas, si todos estamos dispuestos a poner la mayor Atención y aprendemos a reflexionar con Lógica Razonable.

Hasta el momento ya podemos comprender que el Universo, el Espacio, no nace sobre la Nada, como cree la Ciencia, sino que nace sobre una Realidad anterior que es el Tiempo.

También podemos comprender ya que el Tiempo del Universo es una directriz Eléctrica, invisible, intangible, que sigue el Espacio para materializarse.

Una vez entendido esto, cabe preguntarse si el Tiempo del Universo tiene su Origen en la Nada o si existe otra Realidad anterior más vieja que el propio Tiempo.

La respuesta es que “sí”. Hay una realidad anterior al Tiempo, más vieja, donde nace o mejor dicho, se proyecta, el Tiempo del Universo.

Esta Realidad, que ya existe antes que el Tiempo, es una Realidad muy “sofisticada”, como veremos si tenemos tiempo para ello.

También cabe preguntarse:

Si la Fuerza Expansiva que hace crecer el Universo en todas direcciones a la velocidad de la Luz no tiene su origen en el Big-Bang, la Gran Explosión,

¿Dónde nace, dónde está el origen de esta fuerza expansiva que afecta a todo el Universo?

Hay tal confusión de teorías que ni siquiera los propios científicos saben cuál se acerca más a la Realidad.

Algunos científicos, más clarividentes que la mayoría, apuntan y aciertan al afirmar que la Fuerza Expansiva del Universo surge de lo más profundo del Espacio. Estos científicos se acercan más a la Verdad.

LA FUERZA QUE EXPANDE EL UNIVERSO, SEPARANDO LAS GALAXIAS A LA VELOCIDAD DE LA LUZ, NACE DE LO MÁS PROFUNDO DEL ESPACIO.

Le cabe preguntarse al científico y a nosotros mismos...


¿Qué hay en lo más profundo del Espacio, de la Materia?



Los que están atentos y estudian ya han comprendido que el Espacio se materializa sobre una Realidad anterior de naturaleza Eléctrica, invisible, que es el Tiempo.

De modo que la Fuerza que Expande el Universo que surge del Fondo del Espacio, no se origina en lo más profundo del Espacio sino a mayor profundidad aún.


Se origina en la Realidad Anterior
La Realidad que está en el Origen del Tiempo.



Esta realidad que hemos llamado “sofisticada” y que resulta ser más vieja que el propio Tiempo, no podemos explicarla todavía si antes no preparamos el entendimiento para diferenciar las dimensiones que conforman la Realidad en que vivimos.


Para entender la causa primera que da lugar al Tiempo hay que comprender antes que el Tiempo es la causa segunda que da lugar al Espacio.

Poco a poco iremos acercándonos a esta Realidad que es anterior al Espacio y es incluso más vieja que el Tiempo.

Por ahora es suficiente si podemos entender que la Fuerza que expande el Universo que surge del espacio profundo, no procede, sin embargo, del Espacio ni del Tiempo sino de una Realidad que ya existía antes que el Tiempo.

Esta Realidad “sofisticada” anterior al propio Tiempo la llamaremos por ahora:


El Primer Plano del Universo. --------- “El sustento Director del Tiempo”.




Esta Realidad Primera que sustenta el Tiempo del Universo, presenta el aspecto de un inmenso mar de energía altamente organizada que no parece tener límites. Un mar de energía perfectamente ordenada. Tal orden, de naturaleza más Eléctrica que Magnética, es el responsable de una Fuerza Repulsiva, una Fuerza Expansiva que empuja en todas direcciones. Una Fuerza de Origen Eléctrico con efecto sobre el Tiempo y, en consecuencia, también sobre el Espacio.

Esta Fuerza Expansiva que se origina en el Primer Plano de la Realidad, es capaz de mover las Galaxias a la velocidad de la Luz y va en aumento progresivo.

Puesto que esta Fuerza no es de origen Magnético, sino Eléctrico, no podemos llamarla Fuerza, sino el Poder responsable de ordenar todos los cuerpos en su sitio dentro del Universo.

Cada cuerpo se mantendrá en su sitio, en su lugar propio en el Universo, gracias a su propio Magnetismo y su propia Electricidad.

Recordemos que hemos dicho que las Galaxias se mueven, se separan, a la velocidad de la Luz. No hemos dicho que se “materializan” a la velocidad de la Luz porque esta es otra cuestión y tiene otra respuesta.


REFLEXIONEMOS LO ANTERIOR ANTES DE CONTINUAR.


Todo el Universo está interconectado, es un solo Organismo al que también nosotros estamos interconectados.

Somos partes constituyentes del Universo, somos cuerpos materiales con lugar propio en el Universo aunque nuestra función no está determinada todavía. Pero lo que ahora importa es entender que hay un lenguaje único en el Universo.

Todos los cuerpos materiales, desde la partícula más pequeña a la Galaxia mayor y también nuestros propios cuerpos, hablan un mismo lenguaje.

La utilidad de este lenguaje del Espacio se encuentra cuando se aprende a diferenciar entre los distintos movimientos que se pueden observar.

Nada está quieto en el Universo, todo está en Movimiento, el Movimiento es información.

Las partículas, las Galaxias, se expresan del mismo modo que nosotros, como iremos descubriendo.

Puesto que el Universo se construye con Magnetismo y Electricidad, tendremos que aprender el lenguaje del Magnetismo y la Electricidad para entender mejor la lengua en la que se expresa el Autor del Universo.

La comprensión de este lenguaje ofrece ventajas infinitas que llenan la vida del estudiante en la Cuarta Dimensión.

Por ahora, nos será útil comprender algo de este lenguaje, aunque sea a un nivel elemental, para entender, entre otras cosas, el mundo de las partículas subatómicas que es la asignatura pendiente de la Ciencia Oficial.

La Humanidad anda muy retrasada, sabe muy poco aparte de apretar botones que ponen en marcha servicios y máquinas que la mayoría no entienden. Hay mucho que aprender, hay mucho que enseñar y hay poco tiempo para ambas cosas.

Como no se puede tener una Visión Global de la Realidad sin entender primero las partes, iremos conociendo las partes.

Ya sabemos que no es el Espacio el que tiene su origen en una Gigantesca Explosión de Luz sino el Tiempo.

El Espacio se irá materializando después, sobre la directriz Eléctrica, invisible del Tiempo.


Ya tenemos claro que el Espacio no es la obra de una explosión de Energía y Materia que proyecta un orden casual, sino obra de materialización, obra de Tiempo con ayuda de una Fuerza Magnética y un Poder eléctrico.


¿Cómo podemos ver actuar al Tiempo si no podemos verlo, tocarlo ni medirlo?



La respuesta debe resultar obvia para los que están atentos y estudian.

No podemos ver el Tiempo cara a cara ni pesarlo ni medirlo, no podemos verlo directamente pero sí que podemos ver su efecto, el efecto que produce sobre el Espacio.

En sí mismo el Espacio, sin el Tiempo, es tan sólo Materia tridimensional, inerte, sin Luz ni calor, fría, Materia muerta.


El Tiempo es la Luz, la Energía que anima el Espacio que le da movimiento.



El Espacio, la Materia, sólo tiene tres dimensiones. La Cuarta Dimensión del Espacio es el movimiento. El movimiento es el Tiempo.


Sin Luz, sin Energía, sin Electricidad, sin Tiempo... no hay Movimiento.

El Tiempo es Energía y el Movimiento requiere Energía.



Es decir, todo cuerpo material, con Movimiento propio nos indica que tiene Tiempo propio, Luz propia, Electricidad, Voluntad, Alma.

De modo que en el Universo, el Movimiento es obra del Tiempo. Sin Tiempo no hay Movimiento Eléctrico, no hay Movimiento Voluntario.

Por otro lado ya entendemos que las palabras Espacio y Materia significan lo mismo si hablamos del Universo como una realidad de Espacio y Tiempo, es decir una realidad de Materia y Energía o Materia y Luz.

La palabra Tiempo, significa lo mismo que Luz, Electricidad, Campo Eléctrico, Voluntad Eléctrica, Alma inmortal, Cuarta Dimensión Propia... todo se refiere a lo mismo.

Si hemos comprendido lo escrito hasta ahora, ya podemos entender que el Universo se materializa en todas direcciones igual que un feto se materializa dentro del vientre materno.

Es decir:

En base a una directriz de Tiempo, representada en el espermatozoide, el feto materializa todos sus órganos siguiendo un orden de Tiempo, el orden de Memoria, contenido en el espermatozoide.

De modo semejante podemos entender el Universo como una construcción que se materializa, siguiendo un orden de Tiempo, una directriz Eléctrica.

Como consecuencia de este Orden, cada cuerpo material del Universo aparece en su momento, ni antes ni después.

Por ejemplo:

Si los Átomos están constituidos por partículas, no pueden aparecer en el Universo los átomos antes que las partículas.


No pueden aparecer los animales antes que las plantas.

Ni se pueden formar Planetas antes de formarse los Soles.

Ni se pueden formar Galaxias antes de formarse los Sistemas Solares.

No hay azar ni casualidad en la construcción del Universo.



El Universo se materializa siguiendo un orden de Tiempo, un orden de Memoria invisible, una directriz Eléctrica.

Este orden de Tiempo que se puede observar en la construcción del Universo, es el orden del Tiempo propio del Universo, es decir el Orden de su Perfección.

Todos los cuerpos materiales del Universo han nacido siguiendo un orden de Tiempo, todos han sido ordenados por el Tiempo, o mejor dicho, “están siendo ordenados” porque aun está creciendo el Universo, aun le queda Tiempo para terminar de ordenarse, para ordenar su Perfección.



Una vez entendido esto:



Hay que ver la diferencia entre el orden en que se materializan los órganos del feto y el orden propio de cada órgano.


Si hablamos del Universo diríamos:



Una cosa es el orden en que aparecen todos los cuerpos que forman el Universo. Otra cosa es el orden de construcción de cada cuerpo individual.

Como el Universo tiene su propio orden de perfección, su propio Tiempo. Cada cuerpo que hay dentro del Universo tiene también su propio orden de perfección, su Tiempo propio.


Todos los cuerpos con movimiento independiente, tienen Tiempo propio.



¿Pero qué representa el Tiempo en realidad?

- El Tiempo del Universo
- El Tiempo de las Especies que lo habitan
- EL Tiempo de cada uno de nosotros


Quienes creen que sólo el ser humano tiene Alma.
Ni saben lo que es el Alma ni saben lo que dicen.




Espacio y Tiempo son inseparables, como cuando decimos Magnetismo y Electricidad o Materia y Energía.



¡SÓLO LA MUERTE PUEDE SEPARARLOS!



Todos los cuerpos del Universo con Tiempo propio, con Movimiento independiente, tienen Alma o dicho de otro modo, tienen Voluntad Eléctrica o Campo Eléctrico, invisible, intangible.


El Tiempo es en Realidad el Alma del Espacio.



Es la Luz, la Electricidad que da Movimiento independiente, Movimiento Voluntario al cuerpo material.

De modo que cuando hablamos de todos los Espacios y todos los Tiempos dentro del Universo, nos referimos a todas las criaturas del Universo, de todas las Especies, desde la partícula más pequeña a la Galaxia más grande. Si tienen Tiempo Propio, entonces, tienen Campo Eléctrico, tienen Alma, colectiva o individual.

Nos referimos a todo, porque todo se construye igual, todo encierra tres verdades en una.


Sólo vemos el mundo de la Materia pero todo es en realidad:

MATERIA, LUZ Y VELOCIDAD.

Esto es decir que todos los cuerpos materiales con Movimiento Independiente, tienen
Alma y también tienen Atención, Libre Albedrío, Dirección Propia.

En todos, está representada la Trinidad de Dios.
Todos tenemos Razón, Voluntad y Atención.



Razón Magnética, Voluntad Eléctrica y Libre Albedrío
También las partículas subatómicas.


En el lenguaje de la Ciencia, diríamos:

Masa específica, Campo Eléctrico y SPIN Electromagnético.

Todos tenemos:

Espacio propio ----- Seguridad

Tiempo propio ----- Libertad

y

Libertad propia ----- Velocidad




PODEMOS RESUMIR PARA FIJAR CONCEPTOS:


La Cuarta Dimensión del Espacio es el Tiempo.



El Espacio – la Materia tiene largo, ancho y alto pero no tendrá movimiento propio, si no tiene Tiempo propio, Cuarta Dimensión propia.


La Cuarta Dimensión del Espacio es el Tiempo. La Dimensión Invisible.

Del Tiempo sólo podemos ver el efecto que produce sobre el Espacio es decir

“El Movimiento”.

EL TIEMPO ES EL ALMA DEL ESPACIO.

También podemos entender que el efecto de la Quinta Dimensión sobre el Espacio, es

“La Velocidad”.



Ya podemos comprender que cuando decimos que un cuerpo material del Universo tiene Tiempo Propio, es lo mismo que decir; tiene Movimiento Independiente o tiene Voluntad Eléctrica, Alma de Luz o Cuarta Dimensión propia.

Ahora hay que entender que el Tiempo de cada uno de nosotros está dentro del Tiempo del Universo y en consecuencia todos estamos supeditados al Tiempo Mayor del Universo.

Del mismo modo que nuestros órganos internos están supeditados al Tiempo Mayor que somos nosotros.


Sin nosotros, sin nuestro Aliento Eléctrico, nuestros órganos internos, morirían.



Igual se puede entender que el Tiempo Mayor del Universo da su Aliento Eléctrico, su Luz, a todos los Tiempos que tienen lugar y función en su interior.

Es una constante en el Universo que el Tiempo Mayor debe dar Aliento Eléctrico y Alimento Magnético al Tiempo Menor.



Como el Sol es responsable de Alentar y Alimentar la Tierra.

La Tierra es responsable de Alentarnos y Alimentarnos a nosotros sus criaturas

Y nosotros, siendo el Tiempo Mayor de nuestro cuerpo físico,
somos responsables de Alentarlo y Alimentarlo
Eléctricamente y Magnéticamente.



Como ya sabemos que nuestro Tiempo Propio es nuestra Voluntad Eléctrica, ya podemos entender que nuestra Voluntad individual está supeditada, aún sin saberlo, a la Voluntad Eléctrica Superior del Universo.


El Tiempo del Universo es nuestra Voluntad Superior, el Alma Universal.



El Tiempo de cada Especie, es la Voluntad Colectiva, el Alma Colectiva de cada Especie.

El Tiempo propio de uno mismo, es la Voluntad de uno mismo, el Alma individual propia.

Los cuerpos materiales del Universo son visibles, tangibles y medibles, sin embargo, los Tiempos que le dan movimiento, son invisibles, intangibles y no se pueden medir.


El Universo es una Realidad Visible en el Espacio e Invisible en el Tiempo.



¿Qué conclusión podemos sacar ahora sobre el Tiempo, al entender que cada uno tiene su Tiempo propio dentro del Tiempo Universal?

Ya sabemos que el Tiempo actúa sobre el Espacio, dándole Acción, Movimiento. También sabemos que el Tiempo es orden de Perfección y por ello todos los cuerpos dentro del Universo se van perfeccionando en cada generación, todas las Especies se perfeccionan con el Tiempo.


Es el Tiempo quien va ordenando la Memoria de cada especie.



El Tiempo de cada uno varía en función de la Electricidad que trae al nacer y de la Velocidad a la que la gasta.


Cada Especie tiene Tiempo propio y Velocidad propia.



Por ejemplo:

Un Fotón vive en la misma Realidad que nosotros, en el mismo Universo, pero él consume su Tiempo, su Electricidad, en un instante que dura su vida en el Espacio, porque se mueve por el Espacio a la velocidad de la Luz.

Qué hace el Fotón en el brevísimo instante que dura su vida en el Espacio, cómo se mueve, de dónde viene y a dónde va, cuando desaparece. Lo veremos con mayor entendimiento cuando sepamos qué es en Realidad “La Materia”.

Vamos a preguntarle a la Ciencia qué puede decirnos sobre la Realidad que representa la Materia y el origen de la Energía que la forma.

La mecánica Cuántica es la Ciencia experimental más avanzada en el estudio de la Realidad del mundo Atómico y Subatómico.

Su respuesta es que no sabe lo que es la Masa, la Materia, más allá de su peso, su medida y sus efectos inerciales o gravitatorios. También reconoce que ignora por completo el origen de la Materia.

La Ciencia no puede avanzar en el estudio de la Materia porque no interpreta bien lo que es capaz de ver con sus precisos instrumentos.

Lleva más de un siglo enredada en la misma pregunta:


Si la Luz ¿es onda o corpúsculo?

A la Ciencia le sobran teorías y le falta la Verdad.



Tú mismo podrás mostrársela, Alfredo, cuando te dé mayor entendimiento. Por ahora puedes entender que la Luz NO ES UNA ONDA.

LA LUZ ES UN CORPÚSCULO CUYO MOVIMIENTO DA LUGAR A UNA ONDA.

La partícula, el corpúsculo de Luz no se mueve por “el Vacío”, como nosotros tampoco podríamos movernos si no hay una Realidad, un “Medio” sobre el que apoyarnos.

Cuando se conoce este “Medio” se comprende por qué el corpúsculo tiene movimiento ondulatorio y por qué no puede tener otro.

Antes de ponernos a reflexionar sobre la Materia, vamos a familiarizarnos un poco sobre Magnetismo, porque Materia y Magnetismo son aún más inseparables que Magnetismo y Electricidad a los que sólo les separa la muerte. Ni siquiera la muerte puede separar la Materia del Magnetismo.

Al nacer a este mundo, la Voluntad llega cargada de Electricidad, de Tiempo y con ello damos movimiento al cuerpo que habitamos nada más nacer.

Sin Tiempo propio, el recién nacido no cobraría Movimiento al cortar el cordón umbilical que lo une a la madre, que es su enlace Magnético y Eléctrico. Sería el cuerpo del recién nacido una marioneta, un orden de Materia sin Electricidad, sin movimiento, sin Cuarta Dimensión.

De modo que cuando el cuerpo del recién nacido se mueve por sí mismo, entendemos que tiene Tiempo propio, Movimiento Eléctrico o dicho de otro modo que tiene Voluntad eléctrica, que tiene Alma, Cuarta Dimensión.

Al nacer a este mundo, llegamos del Tiempo cargados de Electricidad que nos permite movernos libres por el Espacio, jugar, estudiar, trabajar, materializar obras... y en todo ello, en tanto Movimiento, vamos gastando la Electricidad, el Tiempo.

De modo que al final de nuestra estancia en este mundo tenemos poca Electricidad para movernos, pero en cambio tenemos un cuerpo más pesado con mayor Magnetismo.

Es decir, de niños somos Eléctricos, ágiles, rápidos y veloces, pero nuestro cuerpo de niño es una Masa ligera, de poco peso, de menor volumen y densidad, es decir poco Magnetismo comparado con la madurez y la vejez, cuyo cuerpo es una masa más grande, más pesada, más densa y en consecuencia con mayor Magnetismo.

Hay que entender con esta observación que al llegar a este mundo somos más Eléctricos y menos Magnéticos y cuando vamos a dejar este mundo somos más Magnéticos y menos Eléctricos.

Esto hay que recordarlo porque afecta a todas las criaturas del Universo y está relacionado con la materialización del propio Universo, como iremos descubriendo.

Cuando un cuerpo nacido en el Universo pierde su Movimiento Eléctrico, su Movimiento Voluntario, tal cuerpo queda abandonado a su suerte para desintegrarse o integrarse en otros cuerpos.

Igual sucede con nuestro cuerpo físico cuando la Voluntad que lo conduce, lo abandona. Sin Voluntad, sin Electricidad, todos los cuerpos, desde las partículas a las Galaxias, pierden su Movimiento Eléctrico, su interacción Electromagnética, quedando abandonados al albur de los demás, como un cadáver servido.

Un cuerpo muerto, un cadáver, es Materia tridimensional sin movilidad propia. No tiene Voluntad Eléctrica, no tiene Tiempo propio, no tiene Cuarta Dimensión.

El cadáver es Materia ordenada, pero sin Tiempo propio, es Materia abandonada por el Tiempo, abandonada por la Voluntad que lo habitaba, lo alimentaba y le daba Movimiento Eléctrico.

¿Qué energía le queda a un cuerpo material cuando pierde su Electricidad, su Movimiento Eléctrico?


¿CÓMO PUEDE MOVERSE UN CUERPO SIN VOLUNTAD QUE LO ANIME?



(Continúa en la Parte 2)

Anuncios

1 comentario - 2ª entrevista al Escriba - 3ª Pregunta (Pt. 1)