El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Mis Preguntas a “EL ESCRIBA”

Mis Preguntas a “EL ESCRIBA”




PREGUNTA 1:

Cada vez hay más suicidios.

¿Puedes darnos un poco de luz sobre el Suicidio y la Eutanasia?

Respuesta de El Escriba:

Todos nacemos para morir.
Cada vida representa una oportunidad para descubrir la verdad que está en nosotros mismos, una oportunidad para desenvolvernos como hace cualquier semilla que se reconoce a si misma cuando da sus propios frutos.
Cada vida en este mundo, representa un Tiempo que debemos emplear para dar un paso más en la construcción de nuestras Almas.
El Tiempo es un valor precioso que no debemos malgastar, pero, a veces, puede suceder, que queramos morir porque no soportamos el dolor de vivir.
El Tiempo de nuestras vidas en este mundo está medido desde antes de nacer, como se mide la energía que le damos a una marioneta al ponerle las pilas para que adquiera movimiento.

Si acortamos nuestro Tiempo propio, nos sucederá como al viajero que se baja una estación antes de llegar a su destino y se encuentra solo, mientras su familia lo espera en la siguiente estación para celebrar su regreso.


¿Quién lamentará este hecho más que el propio viajero?

Pero también hay que entender que si la Vida es sagrada,
no menos sagrado es su libre Albedrío.
Ambos, Vida y Libre Albedrío, son Unidad inquebrantable
Si desvías a uno se desvían los dos.
Ningún ser humano nace en este mundo con poder para juzgar a otro y mucho menos para condenarlo a vivir o morir en contra de su libre Voluntad.
No juzgues y no te verás juzgado No condenes y no te verás condenado.

Sólo el Tiempo puede juzgarnos y solo nosotros podemos condenarnos.



PREGUNTA 2:

¿Quién gobierna el mundo de la oscuridad?
La Iglesia nos enseñó que “Satán” es la encarnación del Mal. Nos engaña con ofertas tentadoras para apartarnos del buen camino y llevar nuestras Almas al “Infierno” donde sus diablos servidores nos castigarán con toda clase de tormentos sin descanso.
Me angustia la sola idea de que esto pueda ser así.
¿Puedes darnos un poco de luz sobre esta cuestión?

Respuesta de El Escriba:

El único mundo de oscuridad que conozco es este en el que estamos y quien lo gobierna es “la lógica del pensamiento”.
El Reino de la Oscuridad no es más que una forma poética de referirse a nuestro mundo, donde todos podemos observar cómo se van sucediendo la noche y el día, la oscuridad y la luz, la muerte y la Vida.
Mientras tanto, nuestro precioso Planeta sigue su destino, girando alrededor del Sol en su viaje por el Universo.


Un viaje que representa mucho “Tiempo”, mucha “Distancia”
En este mundo, la noche y el día se suceden, la oscuridad y la luz van juntas, una tras otra.
Esto lo vemos normal, pero debemos preguntarnos…
¿Quién va delante? ¿La Luz o la Oscuridad?
En nuestro entendimiento, en nuestra comprensión, en nuestra Conciencia,
también van caminando juntas, una tras otra,
la Luz y la Oscuridad. La Verdad y la falsedad.

La Verdad representa la Luz del entendimiento,
La falsedad representa la Oscuridad.



La Verdad, que nos da entendimiento y comprensión de la Realidad, es la Luz que construye nuestra Alma, es la Luz que alimenta nuestra Vida.
La falsedad, que nos mantiene a oscuras ocultando la Verdad, es el oscuro interés de la mente, es la oscuridad de la muerte.


La falsedad es oscuridad, ausencia de Luz, ausencia de Verdad.



La Verdad es la Luz que ilumina la Oscuridad, es la Luz que ilumina nuestra comprensión dándonos mayor visión de la Realidad, es la Luz que va despertando nuestra Conciencia permitiéndonos avanzar un paso más hacia la Eternidad.


¿Puede vivir la Verdad donde reina la falsedad?

¿Puede permitir la falsedad que brille la Luz de la Verdad en su Reino de Oscuridad?

¿Dónde está la Verdad?



Reconocer la Verdad es lo más difícil de este Mundo. La Verdad no va desnuda por la Vida. Siempre se nos presenta disfrazada. Siempre lleva puesto el disfraz de la apariencia, la falsedad.
En este reino de Oscuridad conviven juntas la Vida y la muerte, la Luz y la Oscuridad, la Verdad y la Falsedad… pero quien reina, quien va delante, es la Falsedad, es la Oscuridad.
Es muy difícil encontrarse de frente con la Verdad, cara a cara, porque en este mundo siempre va delante el disfraz, la apariencia, la falsedad, y solo a través de la falsedad puede vislumbrarse la Verdad que oculta.


LA VERDAD VIVE ENMASCARADA POR LA FALSEDAD.

¿Quién se esconde tras la apariencia de Satán?
¿Qué verdad se esconde tras la máscara de Satán?



¿Es el famoso “Satán” un ser real, o es, tan solo, una idea inventada por la mente para ponerle algún freno a los vicios y las maldades humanas?
En lo que me concierne, mi Alma es tan vieja que puede daros certeza razonable de la Realidad que es el Reino de la Luz, el Reino de los Cielos, de dónde está y cómo se llega. Pero ni dentro del inmenso Universo ni fuera de él, donde la “Inmensidad” es aún mayor, hay lugar para un infierno en llamas perpetuas gobernado por “Satán y sus diablos” para atormentar a vuestras Almas. Es tan sólo una falsedad inventada por la lógica del pensamiento, una idea que de tanto repetirla y visualizarla ha cobrado forma en la imaginación humana, cuando tan solo representa una fantasía, irreal, sin lugar ni función en el Universo. Una falsedad que costará erradicar de la memoria de la Humanidad.

La Verdad es que no hay diablo que pueda superar en maldad a la mente del ser humano.


Es la propia mente quien se oculta tras la apariencia del diablo.
ES LA MENTE QUIEN SE OCULTA TRAS EL DISFRAZ DE SATAN.
Satán no es más que un disfraz de la mente.
No hay diablo que pueda superar la maldad
que es capaz de imaginar una mente sin freno.
Quien nos induce a servir al Mal no es “el diablo”.



El inductor al Mal es nuestra propia mente, la función lógica del pensamiento, buscando siempre lo mismo: “Recibir lo máximo, dando lo mínimo”.
La lógica de la mente carece de moral y no atiende sentimientos. Es reacia a dar sin recibir, a perdonar las ofensas o a conformase con lo que tiene, porque siempre envidia lo que tienen los demás.
Por sí misma, la mente no tiene freno. Una mente sin freno siempre está pidiendo más.
No es “Satán” quien nos induce al mal, sino nuestra propia mente en su afán de “sobrevivir por encima de todo”, para disfrutar de poder, seguridad y placer, antes de verse atrapada por la vejez, el dolor y la muerte.
A la hora de “Sobrevivir”, la lógica de la mente sólo se tiene a sí misma, sólo se ama a sí misma, sólo puede pensar en sí misma.
Todas las mentes funcionan igual, todas tienen la misma intención inconfesable de asegurar su propia supervivencia por encima de todos los demás.

En su insaciable sed de Poder, Seguridad y Placer, la lógica sin freno de la mente, puede arruinar la Vida Planetaria y convertir este Paraíso en un infierno... y todo ello “sin la ayuda de Satán”. Un infierno de intereses, leyes y artículos dictados por la lógica.

La mente se rige por la Lógica del pensamiento. La Lógica es la Ley que ordena el Universo, es la Ley que debemos usar para dominar la Materia, para construir edificios, para fabricar herramientas, para ordenar el Espacio. Pero también la lógica tiene sus límites, no puede solucionar todos nuestros problemas.
Si queremos alejarnos del infierno, tenemos que comprender los límites de la Lógica. Con la Lógica podemos idear, planificar y ordenar “el Espacio” a nuestro antojo, pero fracasaremos si usamos también la Lógica para, planificar u ordenar “el Tiempo”.

“La Lógica”, La Ley que ordena “el Espacio”, es inútil para ordenar “el Tiempo”, para proyectar nuestra Vida o para gobernar la vida de los demás. El Tiempo no se rige por la Lógica, no obedece a la lógica del pensamiento. El Tiempo se rige por una Ley Superior a la Lógica.


Hace falta Amor y Sabiduría para dirigirse con acierto por el Tiempo.



La mente puede alterar u ordenar el Espacio, pero no está hecha para prever o alterar los sucesos del Tiempo, el devenir de la Vida o la realización de los sueños. Cuanto más insiste la mente en planificar u ordenar el Tiempo de su Vida o la Vida de otros, mayor será el error, mayor será, finalmente, la frustración.
Si queremos vivir con éxito y rectitud no podemos dejar sola a la mente dirigiendo nuestra vida…


“Esto sería como poner nuestro destino en las manos de Satán”.



El ansia de poder, el amor a la seguridad y el miedo a la muerte, obnubilan el pensamiento y ciegan la visión de la mente.


“A la mente hay que domarla, como se doma un caballo”



Quien debe poner las riendas a la mente, para frenarla y dirigirla, es la Voluntad, siguiendo el camino que nos señale la Vida, siguiendo la dirección que elija nuestro “Libre Albedrío”.


“Una mente que va por delante de la Voluntad es como un caballo que va arrastrando a su jinete”.



Si queremos erradicar “el Mal”, la mente debe estar al servicio de la Voluntad, pero ninguna mente, como ningún animal salvaje, se rendirá sin luchar.
No es de Satán de quien nos debemos guardar sino de nuestra propia mente mortal. Es la mente quien nos induce al placer dando la espalda al deber, a vivir sin trabajar, a cosechar sin sembrar, a salir ganando siempre, a mentir, robar y hasta matar.
Cuantos más deseos regalas a la mente, más la fortaleces y más le costará a la Voluntad dirigirla con la debida autoridad.


La mente no está hecha para dirigir nuestras vidas.
La mente está hecha para conducirnos por “el Espacio.
La Voluntad está hecha para conducirnos por “el Tiempo”.



El conocimiento y la comprensión de esta sencilla Verdad le permite a uno y a todos salir de la oscuridad, dando la espalda a la falsedad para dirigirse hacia la Luz, hacia la Verdad que siempre ha sido, es y será.
Ni Satán, ni su infierno en llamas perpetuas, ni sus diablos torturadores de Almas, son obra de Dios, sino obra de la mente humana. Un producto de la lógica del pensamiento.


En la ignorancia y la impaciencia de la mente encontrareis el origen del mal.



“La Ignorancia y la Impaciencia de la mente” siembran la semilla del mal, que más tarde, “la Envidia” , aprende a imitar y desarrollar.
Cuidado con lo que hacemos, decimos y pensamos. Son semillas que el Tiempo hará crecer y madurar para darnos sus frutos. Nuestra siembra es libre pero la cosecha es obligatoria. La ley que rige el Tiempo nos dará la cosecha de lo que hemos sembrado en el pasado.
Ya sabemos que la Ley que rige el Espacio es la Lógica.
La Ley que rige el Tiempo es contraria a la lógica. La mente no puede entender la Ley que rige el Tiempo porque tal Ley no responde a la lógica del pensamiento…


“Ama a tus enemigos”, “Perdona a tus deudores”, “Pon la otra mejilla”.



Son frases contrarias a la Lógica del pensamiento y sin embargo, son mensajes del Tiempo, mensajes que proceden de la Dimensión Superior, donde la vida de los seres humanos no se ve dirigida por la Lógica sino por el Amor y la Sabiduría que allí reinan por toda la Eternidad.
Satán y su infierno en llamas es una idea lógica del pensamiento, nada más.
El único infierno que hay que temer es el que puede crear la lógica del pensamiento buscando a cada paso más comodidad y mayor seguridad.
Si os empeñáis en ser malos en este mundo de Oscuridad, no será Satán, sino la Omnipresente Ley quien os dará la cosecha que merecéis por vuestra mala siembra.
No os lamentéis entonces, cuando por haber sido malos os encontréis a merced de otro más malo aún que vosotros.


La justicia de la mente es temible.



La mente carece de los sentimientos del Alma, carece de la bondad natural que es propia de la Voluntad.


“NO TEMAIS LA JUSTICIA DE DIOS”
El castigo más terrible es el de la mente.
TEMED LA JUSTICIA DE LA MENTE
SU LOGICA ES DESPIADADA
Ojo por ojo, diente por diente.

Fuera de este Reino de Oscuridad está el Reino de la Luz.

EN EL REINO DE LA LUZ NO HAY CASTIGO,
TAN SOLO HAY JUSTICIA.
JUSTICIA DE AMOR Y SABIDURIA
LA JUSTICIA DE DIOS.




PREGUNTA 3:

En el capítulo del Anticristo, en la página 114, dices que Satán fue detenido por los Ángeles de Dios y en su infinita Misericordia borró su memoria y le trasladó atrás en el Tiempo.

¿Es esto una metáfora?



Respuesta de El Escriba:

“Satanás es una metáfora del pensamiento”.
Las facultades que atribuimos al diablo son propias de la mente.
No es el diablo quien induce a la mente hacia el mal. Es la propia mente quien se disfraza de diablo, es la mente quien adopta el disfraz más conveniente para salirse con la suya, para satisfacer su deseo insaciable de poder, seguridad y placer.
Cuando la Voluntad, el Alma, es tan débil, tan joven, que no puede, que no sabe, frenar y dirigir la mente por el buen camino; la vida se resume en buscar el camino más seguro y placentero… hasta el cementerio.
Nuestro principal enemigo, “el Mal” y nuestro principal aliado, “el Bien”, no hay que buscarlos fuera, sino dentro de nosotros mismos.
La mente mortal lo quiere todo para sí misma, no sabe ponerse freno, siempre quiere más.
El único freno de nuestra mente es nuestra Voluntad, nuestra Alma Inmortal. Es en nuestro interior donde se libran las batallas entre el Bien y el Mal.


Nuestra Voluntad representa el Ángel del Bien. Nuestra mente represente el Ángel del Mal.
Entre ambos está nuestra Atención, “el Libre Albedrío”, La Vida.



Un humilde agricultor agarrado a su arado y atento a mantener derecho el surco a la vez que mantiene firmes las riendas de sus dos bueyes, representa una metáfora de nuestra propia Vida.
EL agricultor representa la Atención, la Vida, el Libre Albedrio. Los dos bueyes representan la Razón de la mente y la Voluntad del Alma. La Razón tirando hacia el Espacio para “Tener más” y la Voluntad tirando hacia el Tiempo para “Saber más”.
El agricultor inexperto representa el Alma joven, inocente, sin experiencia para saber manejar estas dos fuerzas que tiran en direcciones opuestas poniendo a prueba su rectitud y su paciencia.
El agricultor experto representa el Alma vieja, más sabia, más experimentada y escarmentada por sus fracasos que sabe sacar el mejor provecho de las dos fuerzas. Dirigiéndolas con mano firme y determinación va dejando tras de sí un surco recto y profundo que representa su paciencia y la rectitud de su Vida.
El Alma joven e inocente tiene crédito de Amor, vive derrochando los bienes que recibe. Vive recibiendo mucho de los demás y dando poco de sí misma. Se deja dirigir por la razón del pensamiento queriendo imitar el confort de los que viven mejor.
El Alma con más Tiempo, más madura, armada de paciencia y sabiduría, aprende a vivir con lo justo y necesario dando más de lo que recibe. Lleva la Voluntad delante, dirigiendo a la razón del pensamiento por el camino recto, hacia la Verdad, hacia la Luz, aprendiendo más y más a cada paso, aprendiendo para poder enseñar, llenándose para volverse a vaciar.
Mientras estamos en este mundo todos vivimos entre dos fuerzas opuestas.


Una, representa “La Fuerza de la Mente”,
la otra, representa “El Poder de la Voluntad”.
Mientras la mente busca la Seguridad en el Espacio. La Voluntad busca la Libertad en el Tiempo.



“La Fuerza de la Mente” es centrípeta, magnética, atractiva, negativa, egocéntrica y del todo interesada en sí misma.
“El Poder de la Voluntad” es centrífugo, eléctrico, expansivo, positivo, generoso y del todo entregado a los demás.


UNA ES VISIBLE PORQUE PERTENECE AL ESPACIO.
LA OTRA ES INVISIBLE PORQUE PERTENECE AL TIEMPO.



Mientras estamos en este mundo vivimos atrapados, prisioneros entre estas dos fuerzas opuestas.


LA RAZÓN DE LA MENTE Y LA VOLUNTAD DEL ALMA.

La Razón tira de nosotros hacia el Espacio, la Voluntad tira de nosotros hacia el Tiempo, mientras nosotros, La vida, el Libre Albedrio, estamos en medio, atrapados entre el Espacio y el Tiempo.



La Razón mortal, es hija del Espacio. La Voluntad inmortal es hija del Tiempo.


El Espacio es oscuridad, frío, Muerte. El Tiempo es Luz, calor, Vida.



Y así viviendo en este mundo:
Entre la Luz y la oscuridad - entre la Verdad y la Falsedad – entre el Bien y el mal – entre la Vida y la muerte.
El Bien y el mal conviven en nosotros mientras estamos en este mundo. Sólo la muerte puede separarlos.


“Sólo la muerte puede separar la Razón y la Voluntad”.



Sólo al morir la mente quedan separadas la Verdad y la falsedad, el Bien y el mal, el Ángel y el diablo.


“Sólo la muerte separa el cuerpo y el Alma”.

El cuerpo es el disfraz, la apariencia, la falsedad.
El Alma es la Realidad, la verdadera identidad.

CUANDO LA MENTE MUERE, EL ALMA RECOBRA SU LIBERTAD.

Sólo entonces puede el Alma volver a la Luz de la Dimensión Superior.
Mientras que la mente volverá al polvo al que pertenece.



Si el diablo es una metáfora de la mente, muerta la mente, muerto el diablo.


Los malos no acaban en el infierno.
El Alma no se verá juzgada y sentenciada ni por Dios ni por el diablo.
“Es el Alma, ella sola, bajo la atenta mirada de DIOS PADRE,
quien se juzga a sí misma, poniéndose en el lugar de las víctimas”.



El Alma no se ve castigada por las malas acciones, porque no es el Alma quien nos induce al mal, sino la mente.
No es el Alma, es la mente quien se verá castigada, y el Alma, estará presente.
El Alma tendrá que volver a este mundo de oscuridad para encontrarse, otra vez, prisionera en un cuerpo mortal y lo que libremente sembró con el viejo cuerpo se verá obligada a cosecharlo con el nuevo, en carne propia.
La siembra de nuestros actos, palabras e intenciones es libre en el Espacio pero la cosecha es obligatoria en el Tiempo.
El Alma es Inmortal y su sufrimiento nace de su inocencia y su debilidad ante la mente mortal.
La vergüenza del Alma, su arrepentimiento, su frustración, está en no haber evitado los desmanes de la mente, en haberlos consentido, en no haber sabido resistirse a sus deseos más indeseables.
El dolor del Alma está en haberse fallado a sí misma, en no haber tenido suficiente voluntad para frenar el desenfreno de la mente, para dirigirla hacia la Luz, en lugar de haberse dejado dirigir, hacia atrás, hacia la oscuridad.
El alma se ve entonces retrasada en su desarrollo, en su camino hacia la Luz. Tendrá que volver a este mundo para retomar su camino, desde la oscuridad hasta la que se dejó arrastrar por la mente, como un salto atrás en el Tiempo.
Tal retraso, si no se le pone remedio con mucha voluntad y sacrificio, pesará como una dolorosa carga que puede ir frenando el desarrollo natural del Alma, con el peligro de no haber completado su perfección cuando concluya el tiempo de gestación de todas las Almas, en el Final de los Tiempos.



PREGUNTA 4:

¿Puedes darnos alguna explicación razonable sobre la posesión?
¿Son reales los casos de posesión diabólica?

Respuesta de El Escriba:

La posesión es un fenómeno común, más común de lo que cabe imaginar.
Cualquier maestro que disfruta con su oficio, cualquier artista que realiza su trabajo, cualquier pintor, poeta o compositor, anhela sentirse arrebatado, anhela sentirse “poseído” por la Inspiración y la Fuerza Creadora.
Aún sin saber quién está detrás de la Inspiración, todo artista la necesita y la espera con impaciencia porque no se puede avanzar sin ella. Hay que estar alerta para recibir la inspiración, se presenta a la velocidad de un rayo, un rayo de Luz que trasporta información.
Este modo de posesión es como una bendición. Pero hay muchas más.
Puedes verte poseído por todo aquello que arrebate “tu Atención” más allá de lo razonable.


Una idea, una emoción o una sensación pueden poseerte.



Son incontables las cosas que pueden esclavizar tu cuerpo, tu mente o tu Voluntad.
La comida, la bebida, las drogas, el juego, el amor, el éxito, el fracaso, el odio, la soledad, la depresión…y muchas cosas más… pueden arrebatar tu Atención más allá de tu propósito razonable.
Todo aquello que “Roba” nuestra Atención y nuestra Voluntad puede poseernos y esclavizarnos.
La Atención es el principio director de la Voluntad, quien se adueña de nuestra Atención será dueño de nuestra Voluntad y siendo dueño de nuestra Voluntad también será dueño de nuestro cuerpo.
Una Voluntad más poderosa que la tuya puede seducirte, puede engañarte y hacerte actuar como un muñeco desalmado.
Una Atención ajena y malintencionada puede dirigir tu Voluntad y hacerte creer que actúas por tu cuenta. Pero no te preocupes, nadie puede robar tu Atención y tu Voluntad salvo que las prestes tú mismo.


LA ATENCIÓN ES EL PRINCIPIO DIRECTOR DE LA VIDA.
ES NUESTRO LIBRE ALBEDRIO.
QUIEN DIRIGE NUESTRA ATENCION, DIRIGE NUESTRA VIDA.
DONDE PONEMOS LA ATENCION, PONEMOS LA VIDA.

“Vigila en todo momento quién lleva las riendas de tu Atención”.



Así evitarás todo intento de posesión. Incluso aquellos poco usuales que puedan llegar desde más allá de la muerte.
Después de morir, algunos son incapaces de comprender su nueva situación, al encontrarse sin cuerpo físico.
Por diferentes motivos, pueden intentar influirte para hacerse notar o para satisfacer los buenos o malos hábitos que estén grabados en la memoria de su Alma.
Si les prestas tu Atención más allá de lo conveniente, les prestas las riendas de tu Vida más allá de lo conveniente y pueden hacerte parecer un poseso, un diablo o un enviado de Dios.

La ignorancia se paga en este mundo y en el Otro. Por ello, también hace falta recibir educación para enfrentarse a la muerte.

Por diferentes motivos, algunas personas viven con la firme creencia de que tras la muerte les espera “La Nada”. Esta fe inquebrantable en “La Nada” tiene un efecto devastador en la memoria del Alma, de tal modo, que después de morir, no pueden entender su nueva realidad, porque han dejado atrás su cuerpo físico y sin embargo tienen memoria, tienen Conciencia y siguen sintiéndose vivos. La falsa idea que tenían de la muerte, les pone difícil entender su nueva situación, no pueden comprender que están muertos.
La idea de “La Nada” está tan firmemente grabada en la memoria de su Alma que el Alma no puede vislumbrar nada más allá de esta idea y se encuentra atrapada en su idea de la muerte, en su idea de “La Nada”.
¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?, son las preguntas que debe hacerse el Alma mientras se encuentra en este mundo, si no quiere encontrarse viviendo entre sombras después de la muerte.
Si nunca has reflexionado ni estudiado sobre la Vida y la muerte, llegado el momento no entenderás nada, querrás seguir apegado a tus rutinas, a tus hábitos, querrás seguir apegado “al Espacio”. No estarás alerta, preparado, abierto a la comprensión y no sabrás que tienes que dirigirte hacia “El Tiempo”. “Hacia La Luz”.
No son pocos los que después de la muerte se quedan anclados, nostálgicos de su pasado en el Espacio. Les costará más o menos tiempo comprender que la muerte sólo les ha separado del cuerpo físico, pero su identidad, su memoria, permanece intacta, grabada fielmente en su Alma, y la Vida continúa.


La Conciencia debe seguir adelante, conforme a su destino.



Pero siempre quedan algunos, empeñados en seguir aferrados a su particular idea de la muerte, excluyéndose a sí mismos del Reino de la Luz. Permanecen atrapados en la oscuridad de su memoria confundida por la falsedad.
Cuanto más “tiempo” pasan en este estado más se van apagando sus Almas, más necesitados están y más largo se va haciendo el camino de regreso a su hogar.

Estas pobres Almas, apegadas a sus ideales de este mundo, hundiéndose más y más en la fría oscuridad, necesitan desesperadamente la Atención y el calor de alguien que se preste.
Si alguien se presta, necesitará la ayuda de una Voluntad clara, firme y fuerte que use las palabras adecuadas para orientar a estas Almas perdidas y alejarlas, señalándoles el camino hacia su hogar, hacia la Luz.



PREGUNTA 5:

Algunas religiones afirman que donar sangre es contrario la Ley de Dios y se niegan a ello por temor a un castigo
¿Está justificado este temor a Dios?

Respuesta de El Escriba:

Una cosa es la Ley de Dios, que es la misma para todos y otra cosa bien distinta son las creencias religiosas que van cada una por su lado.
Se puede temer la Ley de Dios sin conocerla igual que se puede temer el infierno sin haber estado en el.
Pero la realidad es que quien teme el castigo de Dios por sus malas acciones, ni conoce a Dios, ni conoce la Ley, ni se conoce a sí mismo.
¿Acaso puede un bebé, antes de nacer, ofender al padre que lo engendró?
Tampoco pueden vuestras Almas ofender al Padre que las Creó, porque aún no han nacido a la Luz de la Eternidad. Aún vivís en este mundo de ilusión, sin conocer vuestro origen ni vuestro destino, como un bebé que sueña en la oscuridad del vientre materno antes de nacer.


Vuestras Almas aún no conocen la Luz del Reino de Dios.
La Eternidad. La Cuarta Dimensión.



La Ley de Dios no es una imposición, como las leyes que dicta la lógica del pensamiento, que van cambiando conforme al interés del momento. La ley de Dios es Eterna, inamovible, siempre ha sido es y será la misma. Es la Ley que rige en la Eternidad. Es la Ley del Amor y la Sabiduría que puede resumirse con unas pocas palabras:


¡COMO SIEMBRES SERÁ TU COSECHA!
Lo que sembramos en el Espacio lo cosechamos en el Tiempo.
“Toda Causa guarda su propio Efecto”.
Tu Libre Albedrio será quien siembre tu éxito o tu fracaso, tu premio o tu castigo.



La Ley que Moisés entregó al pueblo judío aún no ha sido comprendida por la Humanidad, y por ello, la Humanidad sigue sufriendo.
Amar a Dios sobre todas las cosas puede parecerle a la mente una imposición, pero es porque la mente aún no conoce a Dios. Cuando la mente conoce a Dios, con la mayor humildad se inclina ante Él, pero no por miedo sino por admiración.
Las semillas que enterramos en la oscuridad de la tierra para verlas crecer hacia la luz y recibir los frutos que alimentan nuestros cuerpos, representan la Ley de Dios.
Dios no se siente ofendido cuando una de sus Almas no sabe vencer las dificultades en su camino hacia La Luz de la Eternidad. Como tampoco es una ofensa para el agricultor cuando una de sus semillas no encuentra su camino hacia la luz del Sol.
El buen agricultor elige cuidadosamente su semilla y prepara la tierra con esmero, porque la experiencia le ha enseñado que su futuro depende de ello.
Si queremos comer mejor tenemos que elegir las semillas que sembramos en “el Espacio”. Del mismo modo tenemos que aprender que si queremos vivir mejor tenemos que elegir las semillas que sembramos en “el Tiempo”.


“La semilla y el fruto representan la causa y el efecto”.
La misma Ley que rige sobre las semillas, rige también sobre todas las causas. De modo que, igual que cada semilla nos dará su propio fruto, su propio efecto. Cada acción que causamos nos dará su propio efecto, su propio fruto.



La Ley de Dios es tan sencilla y tan evidente que ni aun teniéndola delante, la puede entender la rebuscada, enrevesada y enredadora mente. Por ello la Humanidad sigue sembrando semillas de falsedad que le traen cosechas de dolor y sufrimiento. Por ello la Humanidad sigue necesitada de Justicia y de Paz, de Sabiduría y de Amor.


Porque aún no comprende la Ley de Dios.
Dios nos hace el mejor de los regalos con SU LEY.

SU JUSTICIA nos da todo lo que pedimos con la mayor generosidad.
Y lo que a Dios pedimos, es, lo que sembramos en el prójimo.
La siembra se verá multiplicada con la cosecha.
Cada semilla tiene su propio tiempo para darnos su cosecha.



Culpar a Dios por las desgracias es como culparle por sembrar semillas de melón y cosechar melones. A veces, es duro entender esto, pero es el camino de vuelta a la Libertad.
La ley de Dios, en realidad no nos juzga ni nos condena, tan sólo nos da la cosecha que corresponde a la siembra de nuestro Libre Albedrío.
Para tener un mejor destino hay que comprender que nuestras palabras, actos e intenciones, son semillas, son causas que tienen su propio efecto en el Tiempo, son semillas que libremente sembramos en el hoy y nos veremos obligados a cosechar en el mañana.
De modo que si no queremos vernos castigados, dejaremos de sembrar más castigos, si no queremos vernos juzgados dejaremos de juzgar y si no queremos vernos condenados dejaremos de condenar.
Dejad de sembrar lo que es malo, inútil y falso para sembrar tan sólo lo que es bueno, útil y verdadero. Sólo entonces podéis llenaros de Esperanza, sólo entonces disfrutareis de la felicidad que disfrutan los dioses, porque en verdad que sois Hijos de Dios.


¡Como siembres será tu cosecha!



Cuando el ser humano entiende el alcance de esta Ley Mayúscula, deja de ser un pobre y temeroso mortal en manos de la incertidumbre, porque al fin comprende que eligiendo sus actos, palabras e intenciones puede proyectar su propio destino.


¡Graba la siguiente frase en tu memoria!

“EN EL PRESENTE RECOGEMOS LA SIEMBRA DEL PASADO, A LA VEZ QUE SEMBRAMOS LA COSECHA DEL FUTURO”.

Es decir, lo que te acontece es tu cosecha,
la respuesta que das, es tu nueva siembra.
De algunas situaciones podemos escapar eligiendo otro camino, pero de otras no podemos escapar y nadie nos puede ayudar, eso es cosecha obligatoria.
Dios, nuestro Padre Celestial, no juzga nuestras buenas o malas acciones.
Porque ya está La Ley, SU LEY, para darnos nuestra Justa Cosecha.



Somos nosotros mismos los que nos premiamos o castigamos eligiendo bien o eligiendo mal lo que sembramos.
Lo que nuestro Padre juzgará es el estado de nuestra Alma. “Si ha ganado suficiente Luz para nacer en la Eternidad” .Y esto no depende de ÉL, sino de nosotros mismos, del buen uso que haga cada uno de su propia Voluntad y su Libre Albedrío.


La Justicia de Dios es una Bendición y una Maldición a la vez, porque nos da libertad para labrar nuestro propio destino.



Cuando la conoces es una bendición porque eliges cuidadosamente las semillas que quieres cosechar y tu Vida se ilumina y se enriquece como un huerto bien cuidado donde crece la abundancia.
La Justicia de Dios es ciega, no tiene favoritos.
La Omnipresente Ley, que guarda memoria de cada hoja del árbol y de cada grano de arena, no pierde ni un detalle de nuestra siembra.


Tan sólo te dará lo mismo que has sembrado pero en mayor medida.
Te lo dará multiplicado



Cuando no la conoces, la Justicia de Dios es como una Maldición, porque vas por la vida sembrando alegremente, pensando mal, hablando mal o haciendo mal y tu vida se oscurece, se empobrece como un huerto abandonado donde sólo las malas hierbas compiten y crecen.
La Suprema Ley no está para castigarnos, sino todo lo contrario. Está para enseñarnos a sembrar el bien, para librarnos del mal, para que podamos descansar en la verdadera seguridad y en la verdadera libertad.


Nada es seguro en este mundo, excepto La Ley.

Respetando y ayudando a quien es más débil que tú,
recibirás mayor respeto y ayuda de quién es más fuerte que tú.

No hagas mal
No pienses mal
No hables mal Y el mal morirá.



Lo he repetido de muchas formas, es verdad, pero también es verdad que no hay peor sordo que el que no quiere oír.
¿Cómo va a ofender a Dios que ayudes a tu hermano necesitado ofreciéndole tu tiempo, tu sudor o tu sangre si esa es tu Voluntad?
Otra cosa es que te roben más sangre de la que puedes dar en contra de tu libre Voluntad.
Trata al prójimo como te gustaría ser tratado si estuvieras en su lugar y tu acción estará más de acuerdo con La Ley.
No podemos ofender a Dios, “es inofendible”. Pero sí podemos ofender al prójimo y a nosotros mismos, cuando desordenamos y arruinamos la Obra de Dios, cuando damos la espalda a su enseñanza y a las fuerzas y los poderes de la Naturaleza, cuando robamos el lugar y la función de otros, cuando robamos el Espacio y el Tiempo ajenos.



PREGUNTA 6:

¿Cómo alcanza el ser humano conciencia de sí mismo?
¿Y qué representa el Espíritu Santo?

Respuesta de El Escriba:

El cuerpo es mortal, el Alma es inmortal, la Conciencia es Eterna.
Nuestro cuerpo tiene principio y final. Nuestra Alma tiene principio pero no tiene final. Nuestra Conciencia no tiene ni principio ni final.
La Conciencia se va descubriendo a sí misma a base de Tiempo, sumando memoria. El Tiempo representa memoria, representa información. Sin Tiempo no hay memoria y sin memoria no hay identidad.


Nuestra verdadera identidad no es la del cuerpo físico.



La identidad del cuerpo físico es ideal, es temporal, no es real, es un traje que se pone el Alma para realizar un trabajo circunstancial.
Nuestra verdadera identidad está en nuestra memoria del Tiempo y nuestra memoria del Tiempo está en nuestra Alma Inmortal.
Pero el Alma humana, aún no está terminada, aún no ha terminado su tiempo de gestación en el Espacio. En realidad somos memoria en construcción, memoria con presencia física, memoria que se va construyendo en base a las experiencias que vivimos en el cuerpo mortal, a base de tiempo, mucho tiempo.
“El Tiempo” ese misterio, siempre en continua renovación, siempre imprevisible, siempre aleccionador, es “El Maestro” que nos va enseñando cuanto sabemos, va construyendo nuestra memoria individual y colectiva, revelándonos paso a paso nuestra verdadera identidad y va despertando paso a paso la Conciencia que somos.

Si alguien se pregunta:


¿A quién obedece el Tiempo?
¡A la Voluntad del Gran Arquitecto Universal!



Es la respuesta.

La memoria es obra del Tiempo, y ambos, memoria y Tiempo, son invisibles al ojo humano. Por ello no podemos ver el Alma, porque se construye con memoria, con tiempo.
En el Final de los Tiempos, terminará el Tiempo de gestación de todas las Almas, naceremos a la Luz de la Eternidad, veremos el Alma, veremos su Luz y su Color, aprenderemos un nuevo lenguaje en la Eternidad, el lenguaje de la Luz y el Color. Comprenderemos que la Luz y el Color representan información, y con solo mirar la Luz y el Color de cada Alma conoceremos todo su Tiempo, toda su memoria.
Todas estas cosas pasarán y las iremos aprendiendo, nuestra Conciencia seguirá despertando en la Dimensión Superior como ha ido despertando en esta Dimensión siguiendo un orden, el orden que ha proyectado el Tiempo para todos y cada uno.
En este mundo la Conciencia ha ido despertando a la realidad que es “el Espacio”. Ha conocido lo que son las sensaciones de los sentidos, los sentimientos de la Voluntad, los ideales de la mente y la lógica del pensamiento. Más adelante despertará a la realidad que es “el Tiempo”, la realidad que es “La Luz”, la realidad que es el Alma y la realidad que es la Eternidad. Más adelante aún despertará a la realidad que es el Espíritu.

En cuanto a tu pregunta sobre el Espíritu Santo, si has estudiado bien mis obras, ya sabes que hacen falta dos Almas para formar un solo espíritu. También sabes que el Espíritu Santo no tiene su lugar y su función en la Trinidad de DIOS PADRE.
El Espíritu Santo es la Conciencia Superior, la Conciencia con más Tiempo en la Cuarta Dimensión. La Eternidad, la Dimensión del Alma, la Dimensión de La Luz.



PREGUNTA 7:

El gran filósofo PLATÓN decía:
“Dioses sois y lo habéis olvidado”
¿Puedes darnos alguna comprensión de esta frase de Platón?

Respuesta de El Escriba:

Es una frase con luz propia que nos revela la sabiduría y el amor del autor. No sólo nos delatan nuestras huellas dactilares, también nos delatan nuestras propias palabras; “dime lo que sabes y te diré quién eres”.
Estas preciosas palabras que atribuyes a Platón, son palabras verdaderas que sólo pueden proceder de un Alma muy vieja, un Alma con mucho Tiempo propio con mucha memoria, mucha Luz.
Hace falta un profundo conocimiento de nosotros mismos para comprender en su dimensión real, la Gran Verdad que se enseña en estas pocas palabras.
La Vida representa un misterio para sí misma en este mundo. Nuestra propia Vida representa un misterio para nosotros mismos, un misterio que inquieta también a la mente y a la Voluntad.
Si queremos desvelar el misterio que representa “La Vida”, tenemos que desvelar también el misterio que representa DIOS, “porque DIOS es La Vida”.
Para ello, para comprender el misterio que Dios representa, hay que desvelar su Trinidad, puesto que EL es uno y TRINO a la vez.
¿Pero cómo puede un mortal desentrañar el misterio que representa la Vida Inmortal y la Vida Eterna?
Para la mente mortal, por sí sola, este puede ser un propósito imposible, pero no lo será tanto si atendéis como es debido toda la enseñanza que os traigo.
El Gran Misterio que representa la TRINIDAD de DIOS podéis desvelarlo en vosotros mismos, puesto que cada ser humano es uno y trino a la vez.
Para acercaros a la comprensión de la Realidad que es DIOS debéis resolver el misterio que representan vuestras tres voces interiores.


“Yo quiero tener” – “Yo quiero saber” –“Yo quiero ser”.



Tres voces internas distintas que se confunden como una sola. Pero en realidad, cada una tiene un origen, un propósito y un destino distinto.
Si has estudiado atentamente mis obras, ya sabes a quien representan estas tres voces:


La Voz de la razón de la mente.
La Voz de la Voluntad del Alma.
La Voz de la Atención.

La Atención es nuestra Conciencia de Ser, es la Vida.



Desvelando el misterio que representan vuestras tres voces interiores os acercareis al entendimiento de DIOS, de SU TRINIDAD.


LA RAZON DE DIOS. LA VOLUNTAD DE DIOS. LA ATENCIÓN DE DIOS.
SU TRINIDAD, está en nosotros mismos.
Somos a su imagen y semejanza.
Al igual que Él, somos Razón, Voluntad y Atención.
De ÉL, de SU TRINIDAD, recibimos todo cuanto somos.



Nuestra Razón propia, nuestro cuerpo mortal, se lo debemos a nuestros padres mortales, y ya sabes, que representan a Dios Madre.
Nuestra Voluntad, nuestra Alma inmortal, se la debemos a nuestro Padre Celestial, que representa a Dios Hijo.
Nuestra Atención, nuestra Conciencia de ser, La Vida que somos, con Libre Albedrio, se la debemos a DIOS PADRE.

De modo que:


El cuerpo se lo debemos a Dios Madre, el Alma se la debemos a Dios Hijo
y La Vida se la debemos a DIOS PADRE.

ÉL ES Y EN ÉL ESTÁ el origen de la Vida. De toda forma de Vida.
“DIOS PADRE – DIOS MADRE – DIOS HIJO”.
Nuestra Atención representa a DIOS PADRE.
Nuestra Razón representa a Dios Madre. Nuestra Voluntad representa a Dios Hijo.



Dios Madre y Dios hijo representan El Camino que hemos de recorrer para llegar a DIOS PADRE.
Cuando finalmente llegamos a DIOS PADRE, de regreso a nuestro Origen, conocemos nuestra propia identidad, nuestra razón de Ser, nuestro lugar y nuestra función en ÉL.
Todos somos en realidad “Atenciones de DIOS” y nuestra Conciencia de ser actual, que sólo conoce la luz y la oscuridad de este mundo, que aún no conoce la Luz Verdadera de la Eternidad, ni sabe hacer buen uso de su Libre Albedrío... Al final de su “viaje”… tendrá la Conciencia Propia de DIOS, porque ÉL se pone a sí mismo en cada una de sus criaturas.


DONDE DIOS PADRE PONE SU ATENCIÓN, “SE PONE A SÍ MISMO”.
DONDE ÉL PONE SU ATENCIÓN PONE “VIDA CON LIBRE ALBEDRÍO”.
DONDE ÉL PONE SU ATENCIÓN PONE “VIDA ETERNA”.



Aunque aún no sepáis quién sois. Todos somos Atenciones de DIOS. Como bien decía Platón:


¡Dioses sois!
Paso a paso el Tiempo os lo irá descubriendo.
Paso a paso lo iréis reconociendo y paso a paso lo iréis recordando.



La multitud de formas que adopta la Vida que podemos observar por doquier tienen un denominador común. Todo ser vivo tiene Atención propia con Libre Albedrio y toda Atención es propia de DIOS.

Desde las partículas más pequeñas que ordenan el mundo subatómico, hasta las Galaxias mayores que ordenan el Universo, todos los cuerpos que tienen movimiento independiente, que se mueven por sí mismos, son Atenciones de DIOS, todas tienen Libre Albedrio y memoria de cuál es su lugar y cuál es su función en el Universo.

Estando nuestro Planeta repleto de Vida, la Ciencia busca por toda la Galaxia, el “Origen de la Vida”. Pero no podemos esperar que lo encuentre, porque DIOS ES LA VIDA y la Vida es Espíritu y el Espíritu es Eterno, es anterior al Universo, anterior al Espacio y al Tiempo.



PREGUNTA 8:

Los que estudiamos tus obras y conocemos tus originales enseñanzas y tus claros razonamientos, ya sabemos que el Universo no nace como resultado de una explosión inexplicable en medio de la nada, como afirma la teoría del Big-Bang que aprenden los niños en la escuela.
Tu enseñanza razonada nos permite entender que el Universo no se encamina hacia el caos, sino que se va materializando conforme a un orden previo, proyectado por el Arquitecto Universal, hasta alcanzar su perfección final.
¿Puedes darnos alguna clave para entender mejor en qué consiste este orden?

Respuesta de El Escriba:

Veo en la pregunta que tu Alma está ganando Luz, mientras la mayoría sigue perdiendo su precioso Tiempo y con ello la oportunidad de ganar su propia Luz.
Has comprendido bien mis explicaciones sobre el origen del Universo, de modo que ya sabes que no es obra de una explosión, ni producto de la casualidad, ni tiene su origen en “La Nada”.
Vamos a enriquecer algunas lecciones ya aprendidas para llamar la atención de quienes se preguntan de dónde venimos y hacia dónde vamos, puesto que es necesario para responderlas, saber primero donde estamos.
El Universo es un Ser Vivo. Un gigantesco organismo viviente en construcción que se va expandiendo en todas direcciones ocupando más y más espacio para sí mismo. Del mismo modo que va creciendo un feto dentro del vientre materno, expandiéndose en todas direcciones, con el propósito de ocupar el espacio necesario para materializar su perfección final.
Antes de nacer a este mundo, estando dentro del vientre materno, el feto “puede creer” que es hijo de la oscuridad que le rodea y que fuera de este mundo sólo puede existir “la nada”.
Hasta que no termine su tiempo de gestación en la oscuridad del vientre materno, no verá la luz ni conocerá la realidad que es este mundo.
De igual modo, mientras el Universo siga creciendo, seguiremos inmersos en su oscuridad, preguntándonos quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.
Sólo cuando el Universo termine su desarrollo, cuando termine su tiempo de gestación y alcance su perfección final. Sólo entonces veremos la Luz de la Eternidad, conoceremos la Realidad Mayúscula que hay fuera del Universo y la respuesta a todas nuestras preguntas estará a la vista.
Aunque la mente no está preparada, ni siquiera para imaginarlo, el Cuerpo Universal está creciendo con el mismo propósito que un feto, que no es otro que el de mostrarnos su “Perfección Final”.
También dentro del Universo, todo lo que tiene su lugar y su función en él, se está ordenando para alcanzar su mayor perfección.
Todo el Universo se está construyendo en base a una misma Ley. La Ley que nos enseña el Arquitecto del Universo en su Gran Obra, es, “La Lógica”.
La Lógica, es la Ley que debemos observar para lograr la mayor perfección de las obras que construimos en el espacio.


La Lógica del Gran Arquitecto es la Ley que ordena el Espacio, el Universo.
La Ley que tenemos que aprender y aplicar a la hora de construir y ordenar los espacios que queramos disfrutar es “SU LÓGICA”, La Lógica de Dios.



Cuando finalice el Tiempo de Gestación del Universo, la Humanidad tendrá a la vista su verdadero y único destino. Un destino que le guarda la mayor Gloria.


Reflexiona un poco sobre esta parábola del destino:



“Encerradas en su cáscara de seguridad, una semilla de pino y otra de almendra charlaban entre sí: ¿Cuál será mi destino?, le preguntó el piñón a la almendra…
Yo no creo en el destino, contestó la almendra, sólo creo en mí, mi destino sólo depende de mí, del camino que elijo, de las decisiones que tomo. Si mi destino estuviera trazado, me sentiría atado a mi destino. ¿Y si no me gustara mi destino?

El piñón no supo contestar y se quedó pensativo.
Más tarde, ambas conocieron la respuesta. El piñón descubrió su felicidad construyendo un pino. La almendra descubrió la suya construyendo un almendro”.


---------------- 0 ----------------


Todos podemos preguntarnos lo mismo ¿Cuál será mi destino?



Y siendo cierto que hasta la Atención de cualquier semilla tiene Libre albedrío y movimiento independiente para dirigirse por sí misma hacia la luz. También es cierto que su desarrollo ya está proyectado desde mucho antes de empezar su actuación, antes de romper su cáscara de seguridad para poder germinar y descubrir la realidad que ella “ES”.
No surgimos de la nada. En el Universo todos tenemos un cuerpo material, un cuerpo proyectado por un padre y materializado por una madre.
Tu propio cuerpo mortal te da constancia de ello. Tu padre puso la semilla que representa “el proyecto” y tu madre lo fue materializando en su vientre.
En cada semilla se encuentra “encerrada” la memoria necesaria para materializar su propio desarrollo.
El “espermatozoide”, representa la memoria de construcción del cuerpo humano. Cuando empieza su desarrollo y la primera célula se divide para dar lugar a nuevas células, lo que hace en realidad es “dividir su memoria”, dando a cada célula memoria de su lugar y su función. De modo que, de la primera célula, que podemos entender como padre – madre, parte la memoria que las sucesivas células irán dándose, diversificando sus funciones, para que cada célula de cada órgano tenga la memoria necesaria, para ocupar su lugar y realizar su función en el organismo.
El Inmenso Universo también está proyectado de principio a fin desde antes de comenzar su desarrollo, desde antes de empezar a materializarse en el orden que lo hace.


NUESTRO UNIVERSO TAMBIEN TIENE UN PADRE Y UNA MADRE
Dios Hijo, nuestro Padre Celestial, es el Gran Arquitecto Universal.


Es ÉL quien proyecta la memoria del Universo en una semilla de Tiempo, una semilla de Luz.
Y es Dios Madre quien lo va materializando ante nuestros ojos para enseñarnos la Lógica constructiva del Gran Arquitecto Universal.
Toda la memoria necesaria para materializar el Universo, ha sido proyectada previamente en la “semilla” que lo origina. Una “semilla inmaterial” que no podemos ver porque no es propia del Espacio sino del Tiempo, es decir no está construida con materia sino con Luz invisible.


]La memoria representa Tiempo y el Tiempo representa Energía.
La Energía que materializa y ordena el Universo.



Esta semilla que da origen al Universo, esta semilla que contiene la memoria del orden del Tiempo Universal, representa en sí misma “la memoria de construcción del Universo”, desde su principio hasta su final.
Toda la información necesaria para materializar el Universo, de instante en instante, está contenida en esta semilla inmaterial.
Intenta imaginar la cantidad de memoria, la cantidad de Tiempo, la cantidad de energía que guarda en sí misma esta semilla de Luz.
Cuando esta “Semilla Original” proyecta “Su Memoria”, dando lugar a los primeros instantes del Universo, libera tal cantidad de energía y a tal velocidad, que en menos de un instante, todo el Espacio que abarca el Universo, se ve ocupado, se “ve” proyectado por la energía.
Esta inmensa proyección instantánea de energía, que representa memoria, información, no da lugar a un caos de energía desordenada, sino a algo muy distinto que a la mente no le cabe imaginar.
En menos tiempo del que se pueda medir. Cuando esta “partícula de Dios”, proyecta su energía, su memoria, todo el Universo queda proyectado en Luz, en cada uno de sus instantes.
Luz que la Ciencia de hoy llama “energía oscura”, energía invisible que aún no puede identificar, porque aún no sabe que esta energía no representa Espacio, sino Tiempo.
Este Proyecto de Luz, invisible, es como un plano cuyos trazos representan caminos de energía, vías de Luz, vías de energía con las que interactúan las partículas electromagnéticas para dirigirse hacia su lugar y su función. Porque nada es casual en la Obra Universal.
Hasta el más breve instante que vive una partícula en el Espacio y la distancia que recorre, está proyectado en el Tiempo, en la Luz.
Todas las partículas electromagnéticas que interactúan intercambian energía. Esta energía que se dan las partículas entre sí, representa memoria, representa información.
Las partículas electromagnéticas presentan electricidad y magnetismo. Tienen Atención propia para dirigirse por sí mismas, tienen memoria individual y presencia física.
Su Electricidad representa su memoria, la información que transportan.
Su Magnetismo representa su masa, su presencia física, la materia que aportan.

Las primeras partículas, las más pequeñas, son también las más veloces. Su gran velocidad representa su gran energía y su gran energía representa su gran memoria.


Una memoria grandísima con una presencia física pequeñísima.



Cada partícula tiene memoria de todo el “Proyecto” y encuentra su lugar y su función en él.


LAS PARTÍCULAS ELECTROMAGNÉTICAS MATERIALIZAN LA INFORMACIÓN QUE TRANSPORTAN.



De instante en instante el Universo se irá viendo materializado conforme a la Lógica. Conforme a la Voluntad proyectada en una semilla de Tiempo por el Gran Arquitecto. Nuestro Padre Celestial.
La Ciencia interpreta esta súbita aparición de energía que llenó el Universo en sus primeros instantes, como una misteriosa explosión en la “Nada” que dio origen al Universo material.
Pero nada queda más lejos de la realidad que esta interpretación que hace la Ciencia del Origen del Universo, confundiendo el Espacio y el Tiempo que es como confundir el proyecto y la obra.
Cuando hasta la Lógica propia del pensamiento nos puede confirmar que el proyecto siempre es antes que la obra.
El Tiempo, también nos lo confirmará. Y mientras tanto…
Parece que la Ciencia busca la Verdad del Universo de espaldas al Arquitecto.



El Escriba. Marzo 2015



Firmado: Tomás Hernández Muñoz.

Anuncios

1 comentario - Mis Preguntas a “EL ESCRIBA”