El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Descubren nuevo ancestro de la especie humana

Anuncios

Descubren nuevo ancestro de la especie humana


ancestro



Descubierto en Etiopía un nuevo ancestro de la especie humana


nuevo

Parte de la mandíbula izquierda de Australopithecus deyiremeda encontrada en Etiopía. (Foto: Yohannes Haile-Selassie)


especie



Australopithecus deyiremeda es el nombre de la nueva especie de homínido fósil descubierto en el área de Woranso-Mille (Etiopía), por un equipo científico internacional que dirige el profesor Yohannes Haile-Selassie (Universidad de la Reserva Case Western, Estados Unidos) y en el que participa el geólogo Lluís Gibert, investigador Ramón y Cajal del Departamento de Geoquímica, Petrología y Prospección Geológica de la Facultad de Geología de la Universitat de Barcelona (España).

El descubrimiento del nuevo fósil de australopiteco, publicado por la revista científica Nature en la edición del 28 de mayo, abre nuevos horizontes al debate científico sobre el origen y la evolución de los primeros ancestros de la especie humana en el continente africano.

El equipo científico liderado por el profesor Haile-Selassie ha encontrado diversos restos fósiles (mandíbulas inferiores, superiores y una colección de dientes) en los yacimientos de Burtele y Waytaleyta, en Woranso-Mille, en la región central de Afar, ubicados a unos 50 kilómetros al norte de Hadar y 520 kilómetros al noreste de la capital de Etiopía, Adís Abeba. Estas evidencias fósiles, datadas entre hace 3,3 y 3,5 millones de años, han sido asignadas por los expertos a una nueva especie, el Australopithecus deyiremeda.

Hace más de 3 millones de años, la nueva especie Australopithecus deyiremeda —de dia-ihreme-dah, ‘pariente próximo’ en la cultura oral del pueblo afar— vivía en las extensas llanuras de la región de Afar en Etiopía, un territorio de África oriental que compartió con el Australopithecus afarensis, especie a la que pertenece la famosa Lucy descubierta por el equipo de Donald Johanson, Yves Coppens y Tim White en 1974 en el yacimiento de Hadar, y que existió en África entre 2,9 y 3,9 millones de años atrás.

Durante años, la comunidad científica ha debatido si el A. afarensis era el único homínido que vivió en la región hace entre 3 y 4 millones de años. Algunas de los descubrimientos de fósiles más recientes en paleontología —por ejemplo, el Australopithecus bahrelghazali en Chad y el Kenyanthropus platyops en Kenia— fueron la base para intentar desafiar este paradigma clásico en paleoantropología humana; lo que no fue completamente aceptado por la comunidad científica.

«El descubrimiento del A. deyiremeda en la región de Afar es la evidencia definitiva de que el A. afarensis coexistió con otras especies de homínidos, y muestra por primera vez que dos fósiles de homínidos diferentes compartían espacio y tiempo en el Plioceno medio», explica el investigador de la UB Lluís Gibert, miembro del equipo investigador en Woranso-Mille desde 2010 y responsable de la contextualización cronoestratigráfica y sedimentológica de los fósiles encontrados en los yacimientos de la zona.

Para el Dr. Yohannes Haile-Selassie, autor principal del estudio y director del proyecto paleontológico Woranso-Mille, el descubrimiento de esta especie «es una nueva confirmación de que el A. afarensis (Lucy) no era el único potencial ancestro de los orígenes humanos que vagaba durante el Plioceno medio por lo que hoy es la región de Afar, en Etiopía: las actuales evidencias fósiles del área de estudio de Woranso-Mille muestran claramente que, como mínimo, hay dos especies —si no tres— de ancestros humanos que vivieron en el mismo momento en un área de proximidad geográfica».

Esta posible tercera especie, que aún no tiene un taxón asignado, corresponde a los restos fósiles de un pie de homínido datado hace 3,4 millones de años, y descubierto en el área de Burtele por el equipo del profesor Haile-Selassie (Nature, 2012). «Aunque todavía no se ha podido asociar a ninguna especie en concreto —apunta Lluís Gibert—, este homínido fósil es un ejemplar de gran interés científico; ya que muestra otros patrones de adaptación a la locomoción de los homínidos hace más de 3 millones de años en esta región de África».

Según los expertos, la especie A. deyiremeda es claramente distinta de la A. afarensis en características de morfología facial, dental y mandibular. El grueso del esmalte dental, además, apuntaría a un patrón de dieta más rico y variado que en el caso de A. afarensis, y probablemente más similar al del género Homo.


Otro aspecto sorprendente es la similitud que muestra la nueva especie de Woranso-Mille con algunas características morfológicas en mandíbulas y dientes que generalmente se asocian con los géneros Paranthropus y Homo (por ejemplo, un cuerpo mandibular relativamente sólido y el espesor del esmalte dental), y que por primera vez aparecen en el registro fósil mucho antes de lo que se pensaba. «La cronología de los nuevos fósiles de Woranso-Mille está muy bien delimitada por la geología regional, la datación radiométrica y los datos paleomagnéticos», explica Beverly Saylor, experta de la Universidad de la Reserva Case Western.

A finales del Mioceno, la formación de la gran falla del Rift —una gigante cicatriz geológica que atraviesa cerca de 5.000 kilómetros en el este del continente africano— favoreció la creación de cuencas sedimentarias asociadas a lagos, la desaparición de bosques y la formación de grandes extensiones de espacios abiertos (sabana) con un microclima árido, transformaciones que han sido clave para la evolución de los ancestros humanos.

Alrededor de estos ambientes lacustres la fauna era abundante, y cuando moría en los márgenes de los lagos o ríos, sus esqueletos eran cubiertos rápidamente por sedimentos, lo que facilitaba que se fosilizasen. Este proceso ha permitido tener un registro fósil muy abundante en una amplia región decisiva para comprender el origen y evolución de los primeros homínidos. «En este contexto —explica Lluís Gibert— es fundamental estudiar los aspectos sedimentológicos y paleoclimáticos para comprender mejor la relación entre los cambios climáticos y la evolución de la fauna y de los homínidos en el continente africano».

especie humana

Dr. Lluís Gibert. (Foto: Universitat de Barcelona)


«Según diferentes indicadores paleoclimáticos —continúa el experto—, hacia los 2,8, 1,7 y 1 millones de años, respectivamente, se da un aumento importante de la aridez y expansión de la sabana en el este de África que coincide con la extinción y aparición de nuevas especies de fauna y homínidos. Estamos investigando si durante el plioceno medio también se dio un proceso similar que favoreciera la formación de nuevas especies. Por ahora, hemos podido constatar que los sedimentos que afloran en Woranso-Mille presentan un aumento progresivo en el contenido de celestina, un mineral evaporítico que se forma en ambientes áridos, cosa que sugiere un aumento gradual de la aridez durante este período de tiempo en la región de Afar».

La aparición del homínido Australopithecus deyiremeda tiene importantes implicaciones para la comprensión del linaje evolutivo de la especie humana. El hallazgo también plantea nuevas incógnitas sobre el uso del territorio común y los recursos disponibles para las diferentes especies de homínidos en Afar.

«Siempre que se encuentra un fósil importante, hay un gran debate científico —apunta Lluís Gibert—, y sin duda, este nuevo hallazgo generará nuevas discusiones sobre los orígenes humanos».

En opinión del profesor Haile-Selassie, «esta nueva especie de Etiopía obliga a reabrir el debate sobre la diversidad de los primeros homínidos a otra escala». «Algunos de nuestros colegas —prosigue— se mostrarán escépticos sobre esta nueva especie, lo que no es inusual. Sin embargo, pienso que es momento de analizar las fases más iniciales de nuestra evolución como especie con una mentalidad abierta, y examinar cuidadosamente la evidencia fósil que hay disponible hoy día en vez de rechazar los fósiles que no encajan con las hipótesis más clásicas».

El artículo científico publicado en la revista Nature también está firmado por los expertos Stephanie Melillo (Instituto Max Planck, Alemania); Timothy M. Ryan (Universidad Estatal de Pensilvania, Estados Unidos); Mulugeta Alene (Universidad de Adís Abeba, Etiopía); Alan Deino y Gary Scott (Centro de Geocronología de Berkeley, Estados Unidos), y Naomi E. Levin (Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos). El proyecto paleontológico Woranso-Mille, financiado por la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF, Estados Unidos), también tiene el apoyo del Museo de Historia Natural de Cleveland, la Autoridad para la Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural (ARCCH) del Ministerio de Cultura y Turismo de Etiopía, el Museo Nacional de Etiopía, el estado regional de Afar, la administración del distrito Mille y la población local afar de Waki y Waytaleyta.






hombres

australopithecus deyiremeda

evolucion

Anuncios

1 comentario - Descubren nuevo ancestro de la especie humana

@mariosalmon
Muy interesante, pero cómo pueden determinar que son humanos los restos encontrados? Habla de mandíbulas y dientes.
Van puntos!
@gregorklo
Yo imagino que tienen patrones y mediciones para eso. Yo lo ignoro pero debe existir algun metodo. Creo que mientras mas se encuentren diferentes especies antecesoras del ser humano mas grande es el misterio de nuestra evolución