El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Nepotismo patrio: “Unidos por el coño”

Cierta frase de Sarmiento constituye una acertada rarezaen nuestra historia, como quizás el mismo sanjuanino lo fue. En un mensajeescrito a poco de haber cumplido su mandato, le explicó a su nieto que “Al dejar la Presidencia, no voy a poderseguir mandándote dinero [mío: para tus estudios]. Acércate a lo de Hachette ytrata de conseguir algún empleo. Balcarce me dijo que te nombrará comoadscripto a la Embajada. Ignora el pobre hombre que el nepotismo es vicio dePapas. El nombramiento para un cargo rentado por la Nación en beneficio de sunieto jamás llevará la firma de Domingo Faustino Sarmiento".

Veamos ahora, desde el extremo opuesto, qué sucede en laArgentina contemporánea. 

Cristina Fernándezde Kirchner sucedió a su marido, Néstor, y heredó como ministra de Desarrollo Social a su cuñada, Alicia, que además ahora comparte la campaña electoralcon Máximo, el hijo presidencial. Antes de eso, Carlos Menem gobernó conuno de sus hermanos, Eduardo, como jefe de los senadores nacionales, y otrocomo embajador en Siria, mientras cumplía la agenda que le ordenaba su cuñada,Amira Yoma, que –además- había logrado colar a su marido, un sirio que nohablaba castellano en la Aduana del principal aeropuerto argentino. Menem le otorgó,incluso, un espacio a su hijo como asesor presidencial, al igual que susucesor, Fernando De la Rúa, que permitió que sus hijos operaran sutilmente enlos asuntos de su gobierno, sobre todo en temas de comunicación. Todos estosdirigentes tenían en el recuerdo la nominación de la tercera esposa de Perón alcargo de vicepresidente, que luego la convertiría en la mandataria másimprobable e ineficaz que se tenga memoria en Argentina. 

Nepotismo patrio: “Unidos por el coño”Juan DuarteEl nepotismo, esacostumbre de colocar a los parientes en cargos de gobierno, se replica en otrosniveles. En los sindicatos, Hugo Moyano no solo le heredó el cargo deSecretario General del gremio de camioneros a su hijo Pablo, sino que además lecreó un sindicato a su hijo Facundo para que armara su propia carrera política.Los barones del conurbano tienen una amplia experiencia en el rubro, comoel de la familia Mussi, que primero con Juan Carlos y luego con Patricio,dominan hace décadas en Berazategui, uno de los distritos más poblados y pobresde la provincia. O el caso de MarioIshii, el ex intendente del partido bonaerense de José C. Paz, que tuvo la idea dedejar a su madre en el poder por 17 días para darse una vuelta por Japón yvisitar la tierra de sus ancestros. Y en las provincias, hay más casos: Lasdinastías de los Rodríguez Saá en San Luis, el ahora caído en desgracia clanSaadi de Catamarca,  y los radicales"Transformers" K, los Zamora, que gobernaron primero Santiago del Estero conGerardo y luego a través de su esposa, Claudia Ledesma Abdala.

SarmientoEncarnación Ezcurra, esposa de Juan Manuel de RosasLos ejemplos son tan numerosos que es imposiblenombrarlos a todos sin escribir una obra tan larga como el “Ulises” de JamesJoyce. Sin embargo, no debe caerse en la tentación de pensar que el nepotismoes un signo de los tiempos que corren. Por el contrario, la historia argentinaestá plagada de casos en los que una familia llegó al gobierno y se dedicó a repartirselos cargos que le asegurasen su permanencia en el poder. 

Tradición,familia y poder

Desde que nuestro país se independizó de España, el“nepotismo patrio” estuvo presente. ManuelDorrego aparece como uno de los primeros exponente de esta desafortunadacostumbre. En julio de 1815 fue colocado a cargo del regimiento 8 -formadocasi exclusivamente por esclavos que al ingresar a las tropas se convertían enlibertos- y, desde allí, promovió elascenso de uno de sus sobrinos, Miguel Barrenechea. El joven figuró comocadete –aunque no lo era en realidad- y se lo ascendió a subteniente, sin tenerexperiencia alguna. Es improbable que elInstituto Dorrego promocionado por el actual gobierno le de un lugarpreferencial a esta anécdota en los panegíricos del prócer.

ArgentinaClara Funes, esposa de  RocaEn la década siguiente el mismo Dorrego convenció alcaudillo Ibarra de nombrarlo representante por Santiago del Estero para elCongreso convocado en 1824. Entonces fueron muchos los diputados que no eranoriundos ni residentes de las provincias que se encargaron de representar.Entre ellos Dalmacio Vélez Sarsfield, quien en carácter de cuñado delgobernador de San Luis, José Santos Ortiz, representó a los puntanos. Años mástarde Ortiz se convirtió en secretario de Facundo Quiroga y fue asesinado conéste en Barranca Yaco.

Rosas no nombró asu esposa en ningún cargo y sin embargo le dio el poder suficiente para dominarla provincia de Buenos Aires en 1833. Tras un breve primer gobierno, elRestaurador, emprendió una cruzada contra los indios, que lo alejó de la futuraCapital por un año. Pero Encarnación lo mantuvo vigente. Hizo gala de unaaguerrida fidelidad dando directivas a sus hombres más fieles y apelando a laviolencia. Regodeándose escribió a su marido: “No se hubiera ido Olazábal, Don Felix, si no hubiera yo buscado gentede mi confianza que le han baleado las ventanas de su casa, lo mismo que lasdel godo Iriarte y el facineroso Ugarteche, esa noche patrulló Viamonte y yo mereía del susto que se habrían llevado”. Claramente eran uno para el otro.

Así, durante todoun año el destino de la provincia estuvo realmente en manos de Ezcurra, quiéngeneró la mayor inestabilidad política y logró hacer renunciar a dosgobernadores, hasta que finalmente, la Sala de Representantes llamó a suesposo para ofrecerle nuevamente el mando. Puede especularse que traer deregreso al marido era preferible a seguir tolerando el ánimo conflictivo de la“gobernadora en las sombras”. Desde entonces el Restaurador parece haberolvidado que Buenos Aires no era una más de sus estancias y en muchas oportunidades confundió lopúblico con lo privado, sacando rédito de eso para él, sus amigos y parientes.A partir de 1835 facilitó que losAnchorena, Álzaga, Terreno, Trapani y Arana generaran inmensos latifundios a susombra. También benefició a familiares, como su hijo Juan.

neopostimoElisa Funes, esposa de Juárez CelmanEn 1883 Julio Rocavio en su cuñado Juárez Celman al “Presidente de Transición” que necesitabapara volver en el siguiente período. Seguro de su lealtad favoreció dichacandidatura y gracias al fraude electoral, el cordobés se impuso en loscomicios. Asumió el poder el 12 de octubre de aquel año. Sin embargo no actuócon la fidelidad esperada y terminaron distanciados. Como vemos, los “presidentes de transición” no son del todoobedientes. 

Era de esperar quea Sarmiento, molestara este vínculo (Roca y Juárez estaban casados con lashermanas Clara y Elisa Funes) y lo resaltó de forma despectiva. En 1884 yase había establecido el rumor de la candidatura de Juárez y el sanjuaninoescribió a su amigo Posse: “Creo que vamos río abajo y empujados denuevo hacia la barbarie. Con Juárez, hermano de Roca por el coño, tendremos larepública suprimida”. También a Posse escribió en otra oportunidad: “No está prohibido que un hermano delpresidente fuese ministro, pero la decencia lo impide”. Julio Roca y Juárez Celman tenían casi el mismovínculo familiar que tiene hoy Cristina y Alicia Kirchner. 

El nepotismo nodistingue entre siglos ni tendencias políticas. Una de las primeras medidas que tomó el general José Félix Uriburu fuela de colocar en el poder a una gran cantidad de parientes. Cuentan que el Príncipe de Gales, en suvisita al país, al ser presentado ante un miembro jerárquico de la policía,exclamó que finalmente encontraba entre los cargos de relevancia a alguien queno se apellidaba Uriburu. 

San Luis,capital nacional del nepotismo

Juan Saá era uncaudillo de San Luis al que encontramos inmerso en la política desde la décadade 1840. Enemigo de los federales, durante el rosismo fue perseguido y serefugió entre los aborígenes, convirtiéndose en jefe de una tribu. El apellidoRodríguez Saá surgió de la unión entre su sobrina Feliciana Saá y elcomerciante José Elías Rodríguez.

En 1860, nuevamente en la “civilización”, Juan Saá seconvirtió en gobernador de San Luis. Por entonces Argentina estaba dividida endos: el Estado de Buenos Aires y la Confederación Argentina. Y su nombre sonópor momentos como contrincante de Urquiza. 

por el conoJuan SaáTras la batalla dePavón y la unificación nacional, la presidencia quedó en manos de Mitre,enemigo de Saá, por lo cual nuestro personaje se exilió nuevamente. Seis años más tarde regresó cuando suhermano Felipe fue nombrado gobernador (cualquier similitud con la actualidad,no es coincidencia). Ambos se sublevaron ante el poder Nacional, perofueron derrotados en 1867.

Aunque Juan se retiró, su familia volvió al poder con eltiempo. Es lo que sucedió en 1893,cuando Teófilo Saá derrocó a su primo hermano, Joaquín Videla Poblet, quienpreviamente llenó la Legislatura de familiares para no hacer morir latradición. En total, el puesto degobernador puntano fue ocupado trece veces por distintos miembros de estafamilia: Juan Saá (1860), Felipe Saá (1867), Teófilo Saá (1893-1894), AdolfoRodríguez Saá "El Pampa" (1909-1913), Humberto Rodríguez Saá (1922),Ricardo Rodríguez Saá (1942), Adolfo Rodríguez Saá (1983 a 2001) y AlbertoRodríguez Saá (2003 a 2011).

Durante los intervalos el poder recayó en un par defamilias más, convirtiendo a San Luis en una de las provincias más nepótica delpaís. Los tres hermanos Toribio, Eriberto y Gerónimo Rafael Mendoza fuerongobernadores. Años más tarde Toribio Mendoza (hijo) ocuparía el mismo cargo enreiteradas oportunidades. Por su parte MauricioDaract fue gobernador dos veces, con posterioridad su hermano Justo Daractocupó el mismo puesto durante cuatro mandatos en las décadas de 1850 y 1860. Entre1913 y 1917 encontramos a un Juan Daract comandando San Luis.

Nepootismomoderno

La tentación de colocar a un familiar en un cargo públicosin importar su aptitud para ocuparlo, continuó a lo largo del siglo XX. Con elGolpe de 1930, el nepotismo llegó para quedarse.

Nepotismo patrio: “Unidos por el coño”Cámpora y PerónEste tipo de costumbre se dio incluso a la hora de tomarel poder de forma golpista. Es el casodel presidente de facto Pedro Pablo Ramírez, que ayudó a su hijo, el coronelAgustín Emilio Ramírez, a darle forma a la logia Grupo de Oficiales Unidos.Esta organización cumplió un rol crucial en el Golpe de Estado de junio de1943, que colocó en el poder a Pedro Pablo. Una vez allí, el general nombrócomo jefe de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires a su descendiente. Fue, por decirlo de una manera sencilla, unraro caso de nepotismo mutuo entre padre e hijo.

Tras la llegada del gobierno constitucional encabezadopor el general Juan Domingo Perón, sesiguió innovando en estas “artes” al darle a su cuñado, Juan Duarte, un poderinusitado que contrastaba con su poca preparación y su corruptísimo carácter.Además de ser secretario privado del presidente, Duarte se dedicaba con pasión a dos tareas simultáneas: Conquistarmujeres en largas salidas nocturnas y acumular una cuantiosa fortuna comoempresario cinematográfico. Usó para ello la influencia que le daba sucercanía al hombre fuerte del momento. Juancito-como se lo conocía- murió en confusas circunstancias el 9 de abril de 1953,cuando ya era una figura molesta para el peronismo. En esos días, se decía:“Todos sabemos que Juan Duarte sesuicidó. Lo que aún no sabemos, es quién lo hizo”.

Hubo otropersonaje que ligó a Perón con el nepotismo. Su hermano, Avelino Mario Perón,fue colocado en el puesto de directordel Zoológico de Buenos Aires y entrelas justificaciones para tal nombramiento estaban que “era un amante de lanaturaleza”, cualidad que seguramente cumplían también los numerosospostulantes que no llevaban el apellido Perón.
Perón, Isabelita y López Rega
En las siguientes presidencias, constitucionales o defacto, el nepotismo se tomó un descanso.

Pero volvió con toda su potencia con el regreso deljusticialismo al poder. Perón debía decidir en 1972 si se apoyaba en laizquierda revolucionaria de su partido o en la derecha sindical. Mientrasarreglaba ese asunto, designó a HéctorJosé Cámpora, un dentista leal que había logrado algún prestigio partidariodentro de las primeras presidencias justicialistas gracias a su estrechaamistad con Juan Duarte. La decisión de volcarse hacia la derecha vino conla designación de su tercera Esposa, MaríaEstela Martínez de Perón, como su compañera de fórmula.

Lastiri y su esposaSalvo por compartir la cama con el mismo Perón, y el agrado que despertaba en la derecha del partido, nohabía sabiduría o sentido común que justificara tal designación. Por elcontrario, su nivel educativo no estaba la altura de las circunstancias yademás poseía cierta dificultad paracomprender asuntos cotidianos de una cierta complejidad. Juan Domingoencendió las alarmas del mundo político con este inédito acto de nepotismo.Coincidentemente, agravando las preocupaciones, comenzaban a filtrarse datossobre la salud frágil del general Perón y todos sabían que más temprano quetarde “Isabelita” -como se la conocía desde sus épocas de bailarina- llegaría ala presidencia.

Cuando asumió Cámpora tras ganar las elecciones en 1973,debió aceptar a José López Rega comoMinistro de Obras Públicas. Elfuncionario era un ex policía, cuyo mérito para ocupar el cargo era haber sidomucamo de Perón durante su exilio madrileño. Cámpora, apoyado por laizquierda peronista, intentó llevar adelante la presidencia. Pero, por orden dePerón, López Rega ejecutó una maniobra que mezcló la ambición política yfamiliares dispuestos a ocupar cargos de gobierno.

Alfonsín junto a su hijo RicardoEl ministro colocóa José Lastiri, que estaba casado con su hija Norma Beatriz, en lapresidencia de la Cámara de Diputados. El presidente de la Cámara deSenadores y segundo en la línea de sucesión, Alejandro Díaz Bialet, emprendióun largo viaje por europa y dejó a Lastiri a cargo de la presidencia luego deque Cámpora y el vicepresidente Vicente Solano Lima recibieron la orden dePerón de presentar su renuncia. Elcuñado de López Rega hizo lo que se esperaba de él: Apenas asumió lapresidencia, llamó a elecciones y así abrió el camino para que la fórmula Perón- Perón arrasara en las siguientes elecciones.

Fue así que la pareja presidencial más nepotista de lahistoria argentina vio facilitada su llegada al poder por medio de un acto delealtad político familiar de parte de López Rega y el marido de su hija.

por el conoCumpleaños 90 de Antonio CafieroEl siguiente presidente constitucional, el radical Raúl Ricardo Alfonsín, tampoco pudoabstraerse de la influencia del nepotismo. Colocóa su hermano, Fernando, al frente del Plan Alimentario Nacional el 15 de mayode 1984. Este era un plan de asistencia social y actuó como núcleo de lasmedidas asistencialistas de su gobierno. LaUCR, tampoco quiso quedar fuera al darle años después un lugar de relevancia asu hijo, Ricardo Alfonsín. Este partido tuvo varias dinastías políticas entiempos recientes, que mantuvieron viva la llama del nepotismo dentro de susfilas. Es el caso de la familia Stubrin,clan fundado por el histórico dirigente Benjamín Stubrin y que tuvo en loshermanos Marcelo Juan y Adolfo Luis una presencia constante en las listaspartidarias y, más recientemente, en Lilia Puig de Stubrin, un lugar en laPresidencia de la Convención Radical.

Leopoldo Moreau,un radical devenido en leal seguidor del peronismo kirchnerista, intentócolocar a su hija Cecilia en las listas de diputados de la UCR, pero luego tuvoque contentarse con operar para que su actual ex yerno, Leandro Santoro, fueradesignado candidato a vicejefe de gobierno por el kirchnerismo acompañando aotro hijo, Mariano Recalde, actual presidente de la costosa AerolíneasArgentinas, que es vástago del histórico abogado laboralista y varias vecesdiputado, el peronista Héctor Recalde.

Nepotismo patrio: “Unidos por el coño”Mariano Recalde y Leandro Santoro: hijo y (ex) yerno de políticosEl peronismo tuvosu equivalente en el clan Cafiero. Antonio, el patriarca, comenzó su carrera enla embajada argentina en Washington en 1948. En 1972, apadrinado por elsindicalismo metalúrgico, fue nombrado Presidente de la Caja de Previsión y enmayo del año siguiente Ministro de Economía. Regresó a la primera liga políticael 11 de diciembre de 1987 como gobernador electo de la provincia de BuenosAires y luego fue diputado, senador y jefe de gabinete. El apellido tuvoinfluencia en la carrera de dos de sus hijos. Juan Pablo fue diputado por elperonismo en 1989 y luego se marchó a la oposición para integrarse en el FrenteGrande. Tras un breve paso por el gobierno del radical Fernando De la Rúa comoMinistro de Desarrollo Social, regresó al peronismo y en 2003 fue designadoMinistro de Justicia y Seguridad de la provincia de Buenos Aires por elgobernador Felipe Solá. Años más tarde, durante el Kirchnerismo, fue nombradoembajador argentino en el Vaticano. Mario Cafiero también inició en 1987 su carreradentro del peronismo pero en 1997 se pasó a la oposición y fue parte delpartido ARI, donde obtuvo una nominación exitosa como diputado nacional.Actualmente, uno de los nietos de Antonio aspira a ser Intendente de San Isidropor el FPV. 

SarmientoFernando De la Rúa y su hijo AntonioEl siguiente granacto del nepotismo llegó con el peronista Carlos Menem. Eduardo Adrián Menem,hermano del presidente y socio del estudio de abogados del mismo nombre, fuereelecto senador al tiempo que Carlos ganaba la presidencia. En eseinstante fue colocado al frente de la presidencia de la Cámara de Senadores.Quedó primero en la línea de sucesión con la renuncia de Eduardo Duhalde a lavicepresidencia en 1991 y ejerció la presidencia ante cada ausencia de suhermano del país. Además, acaudilló a los senadores y diputados peronistas entanto su hermano estuvo al frente del Poder Ejecutivo. Se le reconoce habersido como un delegado fiel y efectivo de sus políticas en el ámbitolegislativo. 

Munir Menem,hermano de Carlos y Eduardo, fue enviado a la embajada argentina en Siria,nombramiento que además tenía un sentido familiar por tratarse de la tierra deorigen de la familia.

ArgentinaEl nepotismomenemista se ampliaba a la familia Yoma de la que provenía Zulema Fátima, laprimera dama. Emir, el hermano de Zulema, realizó negocios bajo la sombrade sus parientes políticos y fue denunciado en numerosas ocasiones -incluso através de la embajada de EEUU- por invocar el nombre de su cuñado para hacersede extraordinarias ganancias. La familia Yoma recibió, gracias a sus lazosfamiliares con Carlos Menem, cargos, negocios y amparo político desde 1989 a1999. Es el caso de la Curtiembre Yoma, que además de facilidades para exportarsus productos, tuvieron un trato impositivo que luego dio origen a una causapor defraudación al fisco que involucra a las hermanos Emir, Omar, Alfredo,Guillermo, Karim y Zulema, todos ellos integrantes del directorio. Jorge Yoma,el único que no fue imputado en la causa, aún tiene una activa carrera políticadentro del peronismo. 

Zulema Yoma, laprimera dama hasta que fuera echada de la residencia presidencial el 12 dejunio de 1990, logró colocar a su hermana Amira en el cargo de Directora deAudiencias de la presidencia. Amira, a su vez, invocó la lealtad familiarde su cuñado para lograr que su ex marido, elagente sirio Ali Al Ibrahim, fuera designado asesor de la aduana del aeropuertode Ezeiza. Se trataba de un pedido curioso, ya que el sirio apenas lograbahilar algunas frases en castellano. Este nombramiento derivó en unaescandalosa maniobra de lavado de divisas del narcotráfico, que desalojó aAmira y su ex de sus cargos. 

El nombramientodel hijo presidencial Carlos Saúl Facundo Menem como asesor de la presidencia,fue un acto menor de la coreografía nepotica del menemismo. Sin que quedaraclaro qué tipo de tarea se le asignaba y menos aún si aquel cargo significabaalgún costo para el estado, Carlos Menem hijo decidió alejarse del puesto pocotiempo después, acusando haber presenciado maniobras que lo habían espantado.

Otros hijos presidenciales tuvieron luego la oportunidadde moverse a la sombra del poder. Si bien nunca tuvo un cargo rentado en elgobierno, por medio del denominado“Grupo Sushi”, Antonio De la Rua influyó en el curso del gobierno de su padreFernando, en su estrategia de comunicación y en el nombramiento de algunosfuncionarios. Su hermano, Fernando “Aito”, fue colocado al frente del entemixto Educ.ar. Otro de los parientes beneficiados por un cargo fue Jorge De La Rua, designado Ministro deJusticia y DD.HH. desde octubre de 2000 a diciembre de 2001.

Ahora bien, si hasta acá impresiona que el nepotismo sefuera extendiendo en la cúpula de la política, resta conocer el derrotero de lafamilia Kirchner, la familia que llevó la política de clanes a su máximaexpresión. 

Los kirchner,una familia unida

Desde que llegó a la gobernación de Santa Cruz endiciembre de 1991, Néstor Kirchnercomprendió las ventajas de mezclar la vida familiar y política. De inmediatocolocó a su hermana Alicia al frente de la Secretaría de Promoción encargada dela asistencia social. En tiempos en que era intendente de la ciudadsantacruceña de Río Gallegos, habíalogrado poner a su esposa Cristina Fernández en el tope de la lista dediputados provinciales de 1989, con lo que logró darle inicio a su carreraparlamentaria. La esposa del entonces gobernador, hoy presidente de laNación, no contaba hasta entonces con experiencia en cargos políticos,antecedentes que sí tenía su hermana por haber sido encargada de la asistenciaprovincial desde 1975 y a lo largo de la última Dictadura. En 1991, Cristina Kirchner fue designada Secretaria Legal y Técnicaprovincial, cargo que obtuvo por una firma de su marido.

por el conoLa familia KirchnerCristina Kirchner, encabezó la nómina de candidatos adiputados provinciales de 1997 en la misma lista que impulsaba a Néstor comogobernador. De este modo, logró llegar al parlamento nacional. Para entoncesambos eran un tándem político muy efectivo.

Cuando Néstor Kirchner prevaleció en las elecciones de2003 sobre su oponente, el también peronista Carlos Menem, comenzó a replicarla misma estructura nepotista que había desplegado como gobernador. Su hermanaasumió como Ministro de Desarrollo Social.

En las eleccionesde 2007, Néstor Kirchner presionó a las filas del peronismo para que senominara a su esposa, sin elecciones internas, como candidata del partido parael siguiente turno de gobierno. El presidente atravesaba un periodo de granpopularidad y su pedido fue atendido sin demasiadas resistencias. Cristinaganó las elecciones por un amplio margen y le dio continuidad al gobierno de sumarido al anunciar que mantendría el mismo gabinete de ministros. Pese a lasdesmentidas, nadie dudaba que el plandel matrimonio Kirchner era alternarse en el poder para evitar el impedimentode una segunda reelección. La muerte de Néstor el 27 de octubre de 2010truncó esa posibilidad. 

Máximo KirchnerTras el fallecimiento de Kirchner, la política nepotista tuvo una aceleración. Sin herederos políticos ala vista, muerto su mentor y compañero, Cristina Kirchner aprobó una estrategiapara impulsar la carrera política de su hijo Máximo. El “heredero”, paraese momento había extendido la influencia de su agrupación política, “LaCámpora” -creada en 2006- y colocado a decenas de jóvenes leales en puestosclave del gobierno.

La maniobra paraconvertir a Máximo Kirchner en una promesa de estadista fue un fracasoabsoluto. Primero se intentó presentarlo como heredero de una genéticapolítica privilegiada y se propuso, por medio de afiches, la fórmula “Máximo algobierno, Cristina al poder”. Luego, le organizaron una manifestación en elestadio porteño de Argentinos Juniors el 13 de septiembre de 2014. En los días siguientes, periodistas ymedios oficialistas se desangraron en una competencia por escalar en alabanzashacia Máximo. Lo describieron como una especie de líder carismático, con undiscurso vibrante e ideas preclaras. Cada palabra pronunciada por el delfín delos Kirchner, fue ornamentada y rescatada como si hubieran sido pronunciadaspor una reencarnación combinada de Néstor Kirchner, Winston Churchill y el CheGuevara. Pero las encuestas mostraron que el hijo presidencial nodespertaba entusiasmo salvo en algunos grupos leales, para los que el nepotismoevidente de la maniobra no representaba ningún motivo de vergüenza.

Descartada la idea de impulsarlo a la presidencia porfalta de quórum electoral, probaron suerte sondeando su candidatura aintendente de Río Gallegos, sitio donde inició su carrera política Néstor.Tampoco pudo ser, no había garantías de que pudiera evitar que una derrotamalograra su debut electoral. FinalmenteMáximo tuvo que conformarse con un puesto en una lista que debió competir enlas internas abiertas PASO y obtuvo menos apoyo que la alianza opositora,perdiendo –curiosamente- en su propia mesa de votación. Aun así, aunque elnepotismo kirchnerista recibió recientemente un golpe fuerte, se ha asegurado que laestrella naciente de su movimiento logre un trabajo comprobable en lalegislatura nacional en las próximas elecciones.

Los muchachosnepotistas

Uno puede caer en la tentación de creer que hoy en día elnepotismo es solo una cuestión de la familia Kirchner. Pero, en una mirada unpoco más profunda, es posible encontrar ejemplos en otros niveles y en otrasagrupaciones políticas. 

Delfina y Agustín RossiEl caso más recientefue el nombramiento de Delfina Rossi, la hija del ministro de defensa, comodirectora del Banco Nación. Aunque sus antecedentes como animadora de niños yun dudoso curso de economía en el exterior eran todo lo que tenía parajustificar su contratación, el oficialismo defendió su nombramiento hasta lasúltimas circunstancias.

Algo similar sucedió con los cuatro hijos del dirigentepiquetero y ultrakirchnerista Luis D´Elía, designados en el ANSES sin que cumplieran requisitosmínimos, como por ejemplo haber terminado el secundario. Menos conocido es el caso de Wado de Pedro, Secretario General de lapresidencia, quien habría nombrado a ocho familiares dentro del Estado. Entreestos a dos hermanos de crianza Gerónimo Ustarroz y Juan Ignacio Ustarroz, queaccedieron a cargos en la Subsecretaría de Coordinación del Ministerio deJusticia y en la ANSES. Allí también encontró trabajo su tía Silvia AliciaRevora. Sus primos beneficiados con puestos estatales son Gustavo JavierRevora, Juan Cruz España, Sofía Mirabel Revora y Eleonora Sampol.

El otro ladero de la presidente Kirchner, el SecretarioLegal y Técnico y candidato a vicepresidente Carlos Zannini, colocó a cuatro de sus hijos en cargos estatales y noprecisamente en puestos de bajos sueldos. Lo mismo hizo Héctor Timerman, cuyahija fue nombrada en un trámite especial porque, al tratarse de una extranjera,no reunía los requisitos para el cargo. Sin hijos extranjeros a la vista,el hombre de confianza de Zannini, Carlos Liuzzi, nombró a 22 personas entrefamiliares y amigos.

Aníbal Fernández Veamos otros ministerios. El viceministro de Justiciay DDHH, Julián Álvarez, le encontró trabajo a su esposa, Hilda Virginia Lynn,en la Procuración del Tesoro. Mientras tanto, Aníbal Fernández también reforzó losingresos familiares al designar a su pareja, Silvina Zabala, SubsecretariaGeneral de la presidencia. El ministro Carlos Tomada fue otro que le consiguióun empleo en su cartera a su mujer;  peroen el colmo del nepotismo mal hecho la tiene trabajando sin contrato fijo desdeentonces. Débora Giorgi, la ministro de Industria, contrató a su hijo de 23 años. El casamiento fastuoso que organizóel hijo de la ministro tras lograr el puesto, hace suponer que además consiguióun gran sueldo y el secreto de la multiplicación de los ahorros. El frustrado candidato y ministro FlorencioRandazzo colocó a dos de sus hermanos, Andrés y Pablo, en el gobierno.  Juliode Vido, ministro de Planificación, pidió lugar para su hermano Hugo en elConsejo Asesor del Sistema Argentino de Televisión Digital.

Y para no quedar fuera del listado, Cristina Kirchner hizo su aporte al designar en 2014 a su nuera, RocíoGarcia, en un cargo que antes era inexistente y que llevaba el muy pomposonombre de “Coordinador de Articulación Local de Políticas Socio Sanitarias delMinisterio de Salud de la Nación”. Por si fuera poco y demostrando que lassuegras también son personas, García tiene el beneficio de cumplir con sutrabajo desde Santa Cruz. Para ser justa con ambos hijos, se gestionó en marzode 2015 el cargo de “Director de Enlacede la Cámara de Diputados de la Nación con el Parlasur” para Camilo VacaNarvaja, el novio de Florencia y padre de su más reciente nieta, Victoria VacaKirchner. 

Carlos Menem, Zulemita, Zulema y Carlos Jr.En la carrera electoral, algunos candidatos no sumanpuntos en la pelea contra el nepotismo.El gobernador bonaerense y candidato presidencial del FPV,  Daniel Osvaldo Scioli, colocó a su cuñada AndreaRabollini como directora de Programas Culturales,  mientras que Sergio Massa, líder del FR, a suesposa Malena en la lista de candidatos de diputados nacionales.

Esta furia por ligar la actividad política con laparentela suele ser una fuente de conflictos y, eventualmente, de situacionesjudiciales. Para ello, nada mejor que profundizar el nepotismo.

Cuando elnepotismo es una defensa

El kirchnerismo demostró además que este tipo de políticano sólo es un modo de mantenerse en el poder, sino que además sirve parapreservarse de las causas judiciales en su contra.

Quizás porque el nepotismo es otra forma de corrupción -no de delito -, suele pasar que los que caen en esa debilidad también confundenlas finanzas personales con los dineros estatales que manejan. Eso es lo que investigala justicia respecto al prodigioso crecimiento de la fortuna de la familia deCristina Kirchner, en la causa Hotesur.

Antonio De la Rúa y ShakiraLa causa que inició el juez federal Carlos Bonadío,investiga el lavado de dinero presuntamente originado en la corrupción enempresas ligadas a la presidente Cristina Kirchner y su familia. Cuando lacausa comenzó a avanzar y se produjeron los primeros allanamientos, lapresidencia reaccionó pidiendo la intervención de uno de sus familiares.

En su afán de frenar las pesquisas, reclamaron que el juez Bonadío fuera sacado de la causa,pedido que fue concedido por la Cámara Federal, integrada por el juez EduardoFreiler, con un grado de parentesco de segundo grado con la familia Kirchner,dato que recientemente fue descubierto por el periodista Luis Gasulla. Quiénhizo el pedido de apartamiento fue Romina Mercado, hija del fallecido Armando “bombón”Mercado, ex marido de Alicia Kirchner. Como si las conexiones con el nepotismono fueran ya suficientes, hay que recordar que Romina es hermana de NataliaMercado, quien fue nombrada fiscal de Calafate en 2005. Pese a ser sobrina de la pareja presidencial, Natalia Mercado no seapartó una causa que investigaba la venta de terrenos fiscales en Calafate aprecio vil, un proceso que terminó con el sobreseimiento de los implicados,es decir, de sus tíos Néstor y Cristina Kirchner. Pero, además, la propiaNatalia había comprado parte de esos terrenos en Calafate, por lo que tambiénse benefició junto al resto de su familia.

Para terminar en donde comenzó el relato sobre elnepotismo, veamos qué sucedía a fines del siglo XIX cuando se instaló laprimera Corte Suprema.

En 1864 BartoloméMitre –por entonces Presidente de la Nación- organizó el poder judicial,terminando la labor de Urquiza. Para dotar de una base independiente a laCorte Suprema y afianzar su naciente institucionalidad, nombró una mayoría dejueces opositores. Entre ellos al ex vicepresidente de Urquiza, Salvador Maríadel Carril, gran enemigo político del mismo Mitre.

Nepotismo patrio: “Unidos por el coño”Débora GiorgiEsta Primera CorteSuprema –ubicada en un modesto inmueble de la calle Bolívar entre Moreno yBelgrano- fue sumamente austera y contó con un mínimo personal. Los cargospúblicos se ejercieron con prudencia y la responsabilidad de estar sentandobases republicanas para el país. Como señalan Ramiro Dos Santos Freire y DianaMaría Queirolo: “La Constitución eraapenas una hoja de papel, y era necesario que los jueces la transformaran en unarealidad viva, palpable”. Los autores mencionados rescatan asertivamente laobra de Arturo Pellet Lastra, para quien la Corte designada por Mitre fueindependiente y estuvo compuesta por "personalidades políticamenteautónomas, con una larga trayectoria y prestigio a nivel nacional” y nosubordinados al Presidente. La imparcialidad de la Corte Suprema se mantuvo hastael golpe de 1930. Los intentos del Kirchnerismo por controlar a la justiciaincluyendo -como se señaló- el nombramiento de parientes, hace aún másvalorable a los liberales románticos que forjaron nuestras bases.

El nepotismo, esta práctica tan poco republicana,pareciera haber prendido fuerte en nuestra cultura. Es difícil encontrarlatipificada como delito, pero sin dudas no resulta fuera de lugar calificarlacomo una inmoralidad que privilegia los lazos de sangre por la aptitud para elcargo. Y detrás de tanta inmoralidad, como pudimos ver, se esconde uno de lossecretos para explicar gran parte de la corrupción que hoy galopa desenfrenadasobre nuestra sociedad.

Citemos otra vez aSarmiento cuando, al observar los vínculos nepotistas de la familia Roca, dijoque los dos políticos estaban “unidos por el coño”. Aquella frase, esaplicable a lo que sucede hoy a mayor escala. El sanjuanino, aun con sulegendaria falta de tacto, sigue vigente para describir aquello tan propio delos políticos que insisten en ver a la función pública como un emprendimientofamiliar.

0 comentarios - Nepotismo patrio: “Unidos por el coño”