El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

idioma aleman

Anuncios

El alemán (Deutsch, en alemán) es una lengua indoeuropea perteneciente al grupo de las lenguas germánicas occidentales. Es también una de las lenguas más importantes del mundo y la que más hablantes nativos tiene en la Unión Europea. Los adjetivos utilizados en lengua castellana para referirse al habla alemana son germanoparlante, germanohablante o germanófon{o,a}, a pesar de no estar recogidos por la RAE.

Territorio

Se habla principalmente en Alemania, Austria, Liechtenstein, en dos tercios de Suiza, en dos tercios de la provincia del Tirol del Sur (en Italia), en dos pequeños cantones del este de Bélgica y en algunos pueblos fronterizos del condado de Jutlandia meridional (Nordschleswig) en Dinamarca.
En Luxemburgo, así como en las regiones francesas de Alsacia y Lorena, las poblaciones nativas hablan dialectos alemanes, y algunos incluso dominan el alemán estándar (especialmente en Luxemburgo), aunque en Alsacia y Lorena el francés ha reemplazado significativamente a los dialectos alemanes locales durante los últimos cuarenta años.
Aún sobreviven ciertas comunidades germanohablantes en zonas de Rumanía, la República Checa, Hungría y sobre todo Rusia, Kazajistán y Polonia, aunque los regresos masivos a Alemania en los años 1990 han hecho decrecer estas poblaciones de una manera significativa. Fuera de Europa, las mayores comunidades germanohablantes se encuentran en los Estados Unidos, Argentina, Brasil, México, Chile, Paraguay y Venezuela, países a donde millones de alemanes migraron durante los últimos 200 años; sin embargo, la gran mayoría de sus descendientes no habla alemán. Además, pueden encontrarse comunidades germanohablantes en la antigua colonia alemana de Namibia. La Organización Alexander von Humboldt de la Ciudad de México cuenta con la escuela de enseñanza de alemán más grande fuera de Alemania, así como en otros países objeto de emigración alemana como Canadá, Islandia, Tailandia, y Australia.
El alemán es uno de los idiomas oficiales de la Unión Europea por ser el idioma materno de alrededor de 100 millones de personas en 2004, lo que representa el 13,3 % de los europeos. Es, además, el idioma más hablado del continente, excluida Rusia, por encima del francés (66,5 millones de hablantes en Europa en 2004) y el inglés (64,2 millones de hablantes en Europa en 2004). Se le considera el tercer idioma más enseñado como lengua extranjera en todo el mundo,[cita requerida] el segundo en Europa y el tercero en Estados Unidos después del español y el francés. Con más de 150 millones de personas hablantes de alemán en 38 países del mundo, apenas sorprende que el uso del idioma varíe. Como el inglés, y el español, el alemán es un idioma pluricéntrico con tres centros principales: Alemania, Austria y Suiza.


Situación actual

El alemán pertenece a la rama occidental de las lenguas germánicas, dentro de la familia lingüística indoeuropea.

Lenguas vecinas

El alemán forma junto con el neerlandés, su pariente más próximo, una zona lingüística cohesionada y bien definida que se separa de sus vecinos por fronteras lingüísticas precisas. Estos vecinos son: en el norte el frisón y el danés; por el este el polaco, el sórabo, el checo y el húngaro; por el sur el esloveno, el italiano, el friulano, el ladino y el romanche; y por el oeste el francés. Excepto el frisón, ninguna de estas lenguas es germánica occidental, por ello son claramente distintas del alemán y el neerlandés. Mientras que el frisón es una lengua germánica, al igual que el alemán y el neerlandés, no se considera que sea mutuamente inteligible con ellos.
La situación es más compleja con respecto a la distinción entre alemán y neerlandés. Hasta hace poco ha existido un continuum dialectal a lo largo de toda el área germanohablante, sin fronteras lingüísticas. En ese continuum, los dialectos siempre son mutuamente inteligibles con sus vecinos, pero los dialectos que están alejados no suelen serlo. El continuum alemán-neerlandés se presta a una clasificación de los dialectos en alto alemán y bajo alemán basándose en la presencia de la segunda mutación consonántica. El neerlandés es parte del grupo bajo alemán. Sin embargo, debido a la separación política entre Alemania y los Países Bajos, los dialectos del bajo alemán de Alemania y de los Países Bajos están empezando a divergir a lo largo del siglo XX. Además, en ambos países muchos dialectos están al borde de la extinción al haber sido reemplazados por la lengua estándar. Por esto, la frontera lingüística entre el neerlandés y el alemán está comenzando a formarse.
Mientras que el alemán es gramaticalmente muy similar al neerlandés, es muy diferente en el diálogo. Un hablante de uno de los idiomas necesita algo de práctica para poder entender a un hablante del otro idioma. Compárese, por ejemplo:
De kleinste kameleon is volwassen 2 cm groot, de grootste kan wel 80 cm worden. (neerlandés)
Das kleinste Chamäleon ist ausgewachsen 2 cm groß, das größte kann gut 80 cm werden. (alemán)
(español: "El camaleón adulto más pequeño mide 2 cm, el más largo bien puede alcanzar 80 cm."
Los hablantes de neerlandés generalmente pueden leer alemán, y los hablantes de alemán que pueden hablar bajo alemán generalmente entienden el neerlandés leído, pero tienen problemas para entender el neerlandés hablado.


Oficialidad

Distribución geográfica del alemán

El idioma alemán en la Unión Europea.
El alemán es el idioma oficial único en Alemania, Austria y Liechtenstein. Comparte su estado de oficialidad en Bélgica (con el francés y el neerlandés), Luxemburgo (con el francés y el luxemburgués), Suiza (con el francés, el italiano y el rético), en la región italiana como el Alto Adigio (con el italiano), en el condado húngaro de Baranya con el magiar, en la región polaca de Opole con el polaco, en Namibia con el inglés, el afrikaans y otras lenguas.


Lengua estándar

Aunque utilizamos el término "alemán" para referirnos al idioma escrito, en el terreno hablado existe una amplia variedad de dialectos a lo largo y ancho del territorio germanohablante. El alemán estándar, conocido como Hochdeutsch, no se originó a partir de un dialecto concreto, sino que se creó a partir de los diversos dialectos (sobre todo los centrales y sureños) como lengua escrita. Ya desde el siglo XV, ésta permitía la comunicación entre los mismos, pero a la hora de hablar no existía un patrón unificado. La creación de una pronunciación estándar se hizo necesaria por el aumento en importancia del teatro en el siglo XIX que llevó a los responsables de las compañías a encontrar una forma de recitar única que fuera entendida en todo el territorio. Así se creó el "Bühnendeutsch" o "alemán de escenario", que al final se convirtió en la pronunciación ideal del idioma alemán, aunque alguno de sus preceptos como que "-ig" = /ç/; no obedecen a razones lingüísticas sino acústicas.
Hoy día, en la mayor parte de las regiones del Norte de Alemania, la gente ha abandonado sus dialectos y hablan coloquialmente alemán estándar, siendo los casos más extremos el valle del Ruhr (lugar a donde acudieron inmigrantes de toda Alemania a lo largo del siglo XIX) y el Sur del estado de Brandeburgo, en la llamada Sajonia prusiana, donde el dialecto prácticamente ha desaparecido. Esto no ocurre en el Sur de Alemania, Austria y sobre todo Suiza, donde el alemán estándar apenas se habla, sólo en ocasiones contadas, como a la hora de hablar con alguien que no entiende el dialecto suizo. En ciertas regiones alemanas, sobre todo en algunas grandes ciudades, una gran parte de la población sólo habla la lengua estándar.
La lengua estándar tiene diferencias regionales, especialmente en vocabulario, aunque también en pronunciación y gramática. Estas diferencias son mucho menores que las que existen entre los dialectos locales. Sin embargo, el alemán se considera una lengua pluricéntrica, pues las variedades de los tres mayores países germanohablantes son consideradas estándar de igual modo.


Dialectos

Junto a la lengua estándar coexisten innumerables variedades dialectales, formando un continuum que se extiende por toda la "Teutonia" (término con el que se hace referencia a aquellos territorios que tienen como lengua oficial al neerlandés, al alto alemán y el luxemburgués). Las variaciones entre los distintos dialectos son considerables pues los dialectos altoalemanes y los bajoalemanes no son mutuamente inteligibles, y así mismo los dialectos alemanes no suelen ser entendidos por alguien que sólo conoce el alemán estándar.
Podemos dividir los dialectos entre los dialectos del bajo alemán y los del alto alemán.
La separación entre ambas zonas viene dada por la llamada Línea de Benrath. Esta línea separa las zonas que sufrieron la segunda mutación consonántica germánica de las que no la sufrieron. Esta mutación se produjo alrededor del año 500 d.C. en los pueblos al sur de esta línea; los dialectos de estos pueblos han dado lugar al alto alemán actual. Los dialectos de los pueblos al norte de esta línea han dado lugar al inglés, neerlandés, frisón y los dialectos del bajo alemán.
Otra segunda línea destacable es la línea Speyer, marcada por el río Meno, al sur de la cual la segunda mutación se da totalmente (alemán alto u Oberdeutsch), y al norte sólo parcialmente (alemán medio o Mitteldeutsch, de los cuales se deriva el alemán estándar).



El grupo Alto/Medio Alemán se subdivide en los dialectos siguientes:


Bávaro (Bairisch) o Austrobávaro (Bairisch-Österreichisch), que se extiende por el territorio de la Baviera Antigua, la mayor parte de Austria con la excepción del Vorarlberg, así como la región italiana del Tirol Meridional (Südtirol/Alto Adigio). Se caracteriza, entre otros rasgos, por la asimilación del grupo ei (/ai/), dando como resultado el sonido /a:/ (Stein > Staan), así como por la presencia del pronombre personal enk (2ª persona del plural), que fue adoptado con posterioridad por el yidis. Pero entre los subdiálectos bávaros también se pueden encontrar grandes diferencias, por ejemplo con el erizo (alemán: Igel): existen casi todas las pronunciaciones entre Ü:gü e Igl.
bávaro del norte
bávaro central
bávaro del sur (Südbairisch)
Fráncico renano (Rheinfränkisch), considerado como un área de transición entre el Alto y el Bajo Alemán y donde existe una gran dispersión de isoglosas.
Nordhessisch
Mittelhessisch
Osthessisch
Fráncico ripuario
Fráncico del Mosela (Moselfränkisch), hablado en el Sur de Renania (Tréveris) y en Luxemburgo. Base de la lengua estándar luxemburguesa.
Francón oriental (Fränkisch), hablado en Franconia (zona septentrional de Baviera). Su dominio lingüístico comprende las ciudades de Würzburg, Núremberg y Bayreuth. Es la lengua que empleó Hans Sachs en su obra y en el siglo XVI era muy próxima lingüísticamente a los dialectos de la Alta Sajonia.
El Alto Sajón (Sächsisch), que se habla fundamentalmente en el estado de Sajonia, así como en el Sur de Brandeburgo. Aunque hoy está considerado como un dialecto cómico, en el siglo XVIII era considerado como el paradigma del alemán estándar. La lengua de la cancillería de Leipzig fue utilizada por Lutero en su traducción de la Biblia y es base del alemán normativo.
Nordobersächsisch
Thüringisch
Schlesisch
Hochpreußisch
El Alemán de Pensilvania es una variante del alemán, hablado por aproximadamente 225.000 personas en Norteamérica (más específicamente, en la provincia canadiense de Ontario y en los estados de Indiana, Ohio y Pensilvania).
El Alamánico (Allemanisch), hablado en casi todo Baden-Württemberg (con excepción de su franja septentrional), Alsacia, Suiza, la Suabia Bávara (con capital en Augsburgo), Liechtenstein y el Vorarlberg (el Estado federado más occidental de Austria). Se trata de la lengua empleada por Wolfram von Eschenbach, Walther von der Vogelweide y otros trovadores medievales alemanas, así como por autores posteriores como Sebastian Brant (autor de la Nave de los Locos). Durante siglos persistió en este dominio lingüístico una variedad estándar propia, que fue gradualmente sustituida por el alemán moderno en los siglos XVII y XVIII.
Idioma suabo
Niederalemannisch
Mittelalemannisch
Hochalemannisch
Höchstalemannisch
Por su parte, el grupo Bajo Alemán se articula en las siguientes modalidades lingüísticas:
Bajo Sajón (Niedersächsisch) o Bajo alemán (Plattdeutsch) propiamente dicho, que se habla en toda la zona septentrional de Alemania, así como en el Nordeste de Holanda.
Westfälisch
Ostfälisch
Nordniederdeutsch
Mecklenburgisch-Vorpommersch
Brandenburgisch
Ostpommersch
Mittelpommersch
Bajo prusiano
Bajo Fráncico (Niederfränkisch), cuyo dominio lingüístico se extiende por casi todos los Países Bajos, Flandes, así como aquellas comarcas renanas (Kleve, Emmerich) que lindan con dichos países. El dialecto de Holanda y Zelanda, el holandés, se convirtió en lengua estándar de estos territorios en el siglo XVII.




El alemán suizo

'El alemán suizo - Schwyzerdütsch
Artículo principal: Alemán de Suiza
Se da el caso curioso de los dialectos de alemán suizo. Existen diversas modalidades dependiendo de la región geográfica, por ejemplo el Züridütsch (alemán suizo de Zúrich), Bärndütsch (de Berna), Urnerdüütsch (de Uri), Luzärnerdütsch, (de Lucerna), Baseldiitsch (de Basilea), Sanggallerdüütsch (de Sankt Gallen), Wallisertiitsch (del Valais).
En todos estos casos se trata de dialectos hablados. Es decir, su habla es dialectal, pero normalmente escriben en alemán estándar. Aunque también existe una tendencia minoritaria que intenta reflejar el habla dialectal en ediciones escritas (email, sms). El principal problema que se encuentran en dicha empresa es la gran cantidad de variaciones dialectales, que en muchos casos difieren significativamente unas de las otras. Por ejemplo, los alemanes no entienden el alemán suizo con facilidad, pero los suizos, por el contrario, entienden a los alemanes sin problema.


Ejemplos de variaciones léxicas dialectales

Grüezi (en alemán suizo de Zürich züridütsch) > Hallo (en Hochdeutsch) > «hola» (si bien su origen es (ich) grüß(e) dich en alemán estándar que significa «yo te saludo»)
rüebli (en alemán suizo) > Karotte o Möhre (o Mohrrübe o Wurzel) > (en Hochdeutsch) Wuddel (en Niederdeutsch) > «zanahoria»
merci vill mal (en alemán suizo) > Danke schön (en Hochdeutsch) > «muchas gracias»
schnufe (en alemán suizo) > atmen (en Hochdeutsch) > «respirar»
nai (en alemán suizo) > nein (en Hochdeutsch) > «no»
chli (en alemán suizo) > klein (en alemán estándar) > glõa (en dialecto bávaro) > lütt (en Niederdeutsch) > «pequeño»
Brötli|Weggli/Weggä (en alemán suizo) > Semmel (en dialecto bávaro) > Brötchen (en Hochdeutsch) > «panecillo»
Sonnabend (en el norte de Alemania) > Samstag (en Hochdeutsch o alemán estándar) > «sábado»
Según la región, el otoño puede recibir los nombres Herbst, Spätjahr, Spätling, entre otros.
En algunos casos, los dialectos suizos difieren considerablemente los unos de los otros, tal y como se puede observar en el siguiente ejemplo:
es mödeli ankä (en alemán suizo de Berna Bärndütsch) >>
e stückli butter (en alemán suizo de Zürich züritüütsch) >>
ein Stück(chen) Butter (en Hochdeutsch) >>
«un trocito de mantequilla»


Ejemplos de variaciones morfológicas[

En alemán suizo emplean -li como sufijo diminutivo en lugar de -chen o -lein del alemán estándar.

Ejemplos de variaciones fonológicas

En alemán de Zúrich se pronuncia una vibrante, al igual que los hispanoparlantes, cuando realiza el fonema correspondiente con la letra «r».
La secuencia ei que se pronuncia /ai/ en alemán estándar, se pronuncia /i:/ en alemán suizo.


Gramática

El alemán es una lengua flexiva. La inflexión no sólo afecta al final de la palabra, sino también a su raíz, lo cual hace la declinación y la conjugación algo más compleja.
Quizá sea por la declinación (véase declinación alemana) por lo que el alemán tiene fama de idioma difícil. La realidad es que no es ni más ni menos complicado que otros idiomas.
Sus ventajas, a la hora del aprendizaje, son:
Tiene una estructura muy rígida, posicional. Por ejemplo, en una oración principal el verbo siempre va en segundo lugar dentro de la oración (y da igual que lo que vaya en primer lugar sea el sujeto, un complemento o una oración subordinada completa) y el sujeto si no ocupa la primera posición, antes del verbo, se coloca en tercera posición, después del verbo.
Se lee como se escribe, aunque sus sonidos o fonemas no sean exactamente iguales que los españoles. Una serie de reglas hacen que determinados grupos de letras tengan una pronunciación prefijada (como en español con "gue" y "güe". Por ejemplo, "eu" y "äu" se pronuncian /oi/.
Se consigue mediante la adición de palabras más simples. Por ejemplo, "Tisch" significa mesa, "Nacht" es noche y "Nachttisch" es mesita de noche. Al contrario que en español, no se necesitaría el uso de una preposición. La adición de palabras, por otra parte, no significa necesariamente la adición de significados.
Sus desventajas:
Es imprescindible aprender con cada palabra su género y su plural. No obstante, existen reglas que ayudan a saber determinar el género de muchas palabras o el número, si bien hay una gran cantidad de sufijos que determinan la afiliación a un género u otro, p. ej. "-keit", "-heit", "-ung" son femeninos, "-er", "-ig" son masculinos y "-chen", "-lein" son neutros.
El uso de la declinación es importante en alemán. En español queda sólo un residuo, como las diferentes formas de los pronombres personales según la función sintáctica que representen.


Flexión nominal

Los nombres alemanes se flexionan según:
Tres tipos de la declinación (fuerte, débil o mixta).
Tres géneros (masculino, femenino o neutro).
Dos números (singular o plural).
Cuatro casos (nominativo, genitivo, dativo o acusativo). El caso genitivo no se usa demasiado en la lengua coloquial.
En alemán todos los nombres sustantivos han de escribirse con mayúscula, independientemente de que sean comunes o propios.
En el alemán el género de una palabra es predecible casi siempre cuando ésta se refiere a personas. Ej: Der Vater (el padre), es masculino, y Die Mutter (la madre), es femenino. Hay muy pocas excepciones de sustantivos neutros referidos a personas. Ej: Das Kind (el niño o la niña) es siempre de género neutro, al igual que Das Mädchen (la muchacha). No suele ser predecible cuando se refiere a objetos, animales o partes del cuerpo. Ej: Der Bleistift (el lápiz), es masculino, Die Schere (la tijera), es femenino y Das Notizbuch (la libreta), es neutro. De lo anterior se deducen los tres artículos en alemán según el género: DER (masculino), DIE (femenino) y DAS (neutro), en el caso del singular. Para el plural se utiliza siempre DIE independientemente del género del sustantivo.
Otra notable (pero no exclusiva) característica del alemán es la habilidad para construir palabras compuestas de complejidad teóricamente ilimitada. Por ello, a muchos inventos se les da nombres compuestos de este tipo, en lugar de inventar palabras nuevas. Por ejemplo, "frigorífico" es Kühlschrank (congelador, literalmente, 'armario de enfriar'); televisor es Fernseher (literalmente, 'visor a distancia'); telescopio es Fernrohr (literalmente, 'tubo lejano'). Los objetos antiguos también siguen el mismo patrón, como Handschuh (guantes, literalmente 'zapatos de mano'). E incluso este patrón se aplica a la terminologíá médica y científica, por ejemplo Harnröhre (uretra, literalmente 'tubo de orina'), Harnstoff (urea, literalmente 'materia de orina') o Wasserstoff (hidrógeno, literalmente 'materia de agua'), Sauerstoff (oxígeno, literalmente 'materia ácida'). Esto hace a muchos pensar que el alemán es un idioma especialmente adecuado para la filosofía, por cuanto se pueden acuñar fácilmente nuevas palabras que pueden ser entendidas sin problema por el lector (alemán).


Flexión verbal

Los verbos alemanes se flexionan según:
El tipo de conjugación, débil, fuerte (con metafonía o supletismo), o mixta.
Tres personas, primera, segunda o tercera.
Dos números, singular o plural.
Dos voces, activa o pasiva, existiendo dos tipos de pasiva, la de acción (dinámica) y la de estado (estática).
Tres modos, indicativo, subjuntivo e imperativo.
Existe la distinción aspectual, pero no está sistematizada.
El infinitivo de los verbos alemanes siempre termina en -n, y casi siempre en -en, salvo algunos verbos como sein (ser/estar) y tun (hacer, en un sentido menos concreto, semejante al do del inglés).
El significado de los verbos puede ampliarse mediante diversos prefijos. El orden de la oración es ligeramente flexible, pero cuenta con algunos puntos fijos, como la posición inamovible del verbo conjugado dentro de la oración.
Ej: gehen = andar, vorgehen = proceder.
schreiben = escribir, ausschreiben = anunciar, unterschreiben = firmar.
La mayor parte del vocabulario alemán proviene del germánico, aunque existe un importante número de préstamos del francés, del inglés (más recientemente) y, sobre todo, del latín. De hecho, cualquier palabra procedente del latín puede ser convertida en palabra alemana siguiendo unas reglas definidas y el hablante que usa palabras construidas de esta forma partiendo del latín suele ser considerado culto por los alemanes.
Ej.:
reagieren (del neolatín reagere) = reaccionar
akzeptieren (del latín acceptāre) = aceptar
frequentieren (del latín frequentāre) = frecuentar
triumphieren (del latín triumphāre) = triunfar


Fonología

Véase Fonología alemana

Sistema de escritura

El alemán se escribe usando el alfabeto latino. Además de las veintiséis letras básicas, el alemán posee tres vocales con Umlaut (mutación vocálica), ä, ö y ü. Quizá el rasgo más característico de la escritura alemana sea la existencia del carácter ß, llamado Eszett o scharfes S (S picante o afilada), que representa el fonema fricativo alveolar sordo (AFI). Esta grafía, que no tiene ninguna relación con la beta griega, se introdujo en la época de la mecanografía, pero el carácter era en un principio una s (Es) larga y z (Zett) minúscula con lazo descendente, según las convenciones de la caligrafía de la época. En Suiza no se utiliza y es sustituido por "ss".
El alemán se caracteriza por transcribir, utilizando la letra k en palabras que originalmente escritas con c, generalmente préstamos del latín. Ej: continente = Kontinent, cultura = Kultur, contraste = Kontrast.
Esta forma de transcripción se aplica incluso a nombres de países. Ej: México = Mexiko, Colombia = Kolumbien, Cuba = Kuba, Canadá = Kanada.
La escritura manuscrita tradicional se denominaba Kurrent. A comienzos del siglo XX se estableció una forma de escribir denominada Sütterlin, obligatoria en las escuelas hasta 1941, hoy en día en desuso.
En 1996, su ortografía sufrió una sustancial y polémica reforma con motivo de disminuir el número de excepciones y hacer más lógicas las reglas.


Hablantes de alemán en el mundo

Alemania 82.300.000
Austria (idioma oficial) 8.300.000
Suiza (idioma cooficial) 5.000.000
Brasil 1.000.000
Estados Unidos 1.382.6131
Francia 1.200.000 (Alsacia y Lorena)
Italia 500.000
Rusia 900.000
Rumania 60.000
Kazajistán 300.000
Argentina 300.000
Chile 200.000,2 3 75.000 Suizo-alemanes.
Polonia 400.000
Australia 150.000
Paraguay 100.000 alemanes, 50.000 Mennonitas.
Bélgica 112.000 (Weltalmanach 2003)
Kirguistán 100.000
Hungría 150.000
República Checa 50.000
Sudáfrica 100.000
Uzbekistán 40.000
Liechtenstein (idioma oficial) 30.000
Namibia (idioma cooficial) 100.000
Uruguay 30.000
Dinamarca 25.000
Eslovenia 20.000
México 20.0004
República Dominicana 10.0005
Eslovaquia 10.000
Perú 10.000
Luxemburgo (idioma cooficial) 300.000
Moldavia 7.000
Puerto Rico 1.500
Emiratos Árabes Unidos 1.280
Colombia 1.250
Venezuela 1.210

Anuncios

6 comentarios - idioma aleman

@roh_one
+10 por que vengo de una familia alemana
@CHRISTIAN_DIOR
buena info, no creo que por ahora empiece pero le podria pedir a mi jefe que me explique porque es aleman