El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Fecha 16 Torneo Clausura. Asi va.

Colón 1 - 2 Argentinos Jrs.
El Bicho superó como visitante a Colón por 2-1 y quedó a dos puntos de Racing, el último que ingresaría al certamen continental. Los goles los hicieron Blandi (PT 20m) y Niell (ST 19m), mientras que para el Sabalero descontó Moreno y Fabianesi (ST 26m). Los de Troglio sufrieron la expulsión de Basualdo (ST 29m).
Argentinos superó como visitante a Colón por 2-1, en el partido que abrió la 16ª fecha del Torneo Clausura. El Bicho quedó a dos puntos de Racing, el último que ingresaría a la Copa Sudamericana, mientras que el Sabalero no puede revertir su andar irregular en lo que va del campeonato.

En el arranque, el conjunto que dirige Mario Sciaqua estuvo más cerca de abrir el marcador. La primera llegada fue con un desborde por izquierda de Esteban Fuertes que Santiago Gentieltti casi la mete en contra y luego avisó con una chance que desperdició de manera increíble Germán Lessman.

La reacción de los de Pedro Troglio se dio con un aviso de lo que vendría un rato más tarde: un error grosero de la defensa local dejó mano a mano con Diego Pozo a Franco Niell y Nicolás Blandi, pero el primero falló en el pase y el arquero del club santafesino se quedó con el grito de gol.

Uno de los atractivos era ver a Luis Ojeda, reemplazante de Nicolás Navarro (fue vendido a Turquía y el técnico quería darle rodaja al suplente). El guardametas estuvo atento e intervino para mandar al corner un centro cerrado de Carlos Luque y detener un remate de Damián Díaz.

A los 20 minutos, Argentinos volvió a aprovechar un grosero error de la defensa de Colón en una acción muy similar a la que había sucedido. La pelota le quedó a Niell y el delantero esta vez acertó al esperar la salida de Pozo para tocar hacia el costado y que Blandi sólo tuviera que empujarla.

Después de la apertura, el encuentro se hizo peleado y no hubo demasiadas llegadas más a los arcos. Tan sólo un intento de Gustavo Oberman que se desvió en Ronald Raldes y salió cerca, y una aparición de Iván Moreno y Fabianesi por detrás de todos que no pudo acertar.

En el complemento, el Sabalero realizó pruebas de media distancia: Damián Díaz, Moreno y Fabanesi e Ismael Quilez fueron los que intentaron con disparos que se fueron cerca. Para el Bicho, que retrocedió por la presión del rival, Blandi se llevó por delante la pelota y casi la mete.

Cuando parecía que podía llegar el empate, el equipo de Troglio extendió la diferencia en el marcador. La jugada nació en los pies de Germán Basualdo, quien avanzó por la derecha, construyó una gran pared con Blandi y con un centro preciso le dejó servida la conquista a Niell.

El descuento de los dirigidos por Sciaqua, que se dio a los 26, le dio algo más de dramatismo al encuentro. Un pelotazo alto fue bajado de cabeza por Fuertes y, al igual que en el cierre primer tiempo, Moreno y Fabianesi aprovechó la siesta de la defensa rival y definió por el segundo palo.

El local se fue con todo en busca del empate y dejó espacios atrás, más aún con la expulsión de Basualdo a los 29 minutos y por doble amonestación. En ese ida y vuelta lleno de vértigo, Pozo tuvo una doble intervención (primero ante Oberman y luego frente a Blandi).

En el cierre volvió a aparecer Ojeda para salvar a Argentinos con dos atajadas muy importantes: le ahogó otro grito a Moreno y Fabianesi y luego sacó al corner un tiro libre de Damián Díaz. La frutilla del postre casi la pone Niell, con una definición exquisita por arriba que pegó en el techo del arco.

El triunfo le permitió a Argentinos quedar a cinco puntos del líder, Vélez, con un partido más y lleno de ilusiones de alcanzar una plaza en la Copa Sudamericana. En Colón fue todo decepción por la sexta caída en su estadio en lo que va del Torneo Clausura y un presente que preocupa.



San Lorenzo 1 - 1 Arsenal
Migliore se hizo responsable del gol de tiro libre de Adrián González y un mal cierre de Damián Pérez le permitió a empatar a Salgueiro. El Ciclón lo tuvo en el segundo tiempo, pero Velázquez continúa sin encontrar el arco.
En el Nuevo Gasómetro, en un encuentro correspondiente a la decimosexta jornada del campeonato Clausura, San Lorenzo y Arsenal igualaron 1-1. El Ciclón logró reaccionar en el complemento después de un muy flojo primer tiempo, tuvo algunas chances para ganar pero no pudo quebrar a un equipo de Sarandí que se terminó conformando con el resultado.

Solo hubo contratiempos para San Lorenzo en la etapa inicial. Jugó muy mal, a los 19m se encontró en desventaja por un tiro libre de Adrián González (responsabilidad de Pablo Migliore) y se fue al descanso con dos modificaciones: Pablo Velázquez por Sebastián Luna (táctico) y Sebastián Rusculleda por el lesionado Diego Placente (¿habrá sido su último partido en el Ciclón?).

Arsenal ganaba con orden y efectividad, aunque mostró todos sus problemas para defender cuando el local se decidió a ir a buscar el empate con actitud. Y en un error de Damián Pérez, quien despejó hacia adentro un centro desde la izquierda, le permitió a Juan Manuel Salgueiro emparejar las acciones con un gran derechazo.

Iban tres minutos y, a partir de ahí, el único que lo quiso ganar fue San Lorenzo. ¿Por qué no lo consiguió? Porque Velázquez sigue torcido. A los siete, el paraguayo no pudo aprovechar (¿le hizo penal Hugo Nervo?) un rebote de Campestrini tras un tiro de Juan Carlos Menseguez; a los 15m, se lo perdió abajo del arco tras un centro de Salgueiro (de lo mejor junto a Leandro Romagnoli) y, a los 22m, encontró las manos del arquero cuando estaba completamente solo.

Los de Miguel Angel Tojo sufrieron por un error de Jonathan Ferrari y se beneficiaron del egoísmo de Gustavo Blanco Leschuk. Salgueiro estuvo cerca con otro muy buen remate, en el descuento lo tuvo de cabeza Lisandro López y el punto le cayó mejor a los de Gustavo Alfaro pensando en su lucha por no descender. San Lorenzo ganó solamente uno de los últimos 10: el clásico ante Huracán.



All Boys 1 - 0 Quilmes
El equipo de Romero se impuso por 1-0 como local gracias a un gol de Agustín Torassa (ST 43m), eludió definitivamente el descenso directo y sigue fuera de la Promoción. En tanto, el visitante mantuvo el peor promedio y está a punto de perder la categoría.
All Boys derrotó por 1-0 a Quilmes en Floresta, en uno de los duelos de la fecha 16 del Torneo Clausura, y dio un gran paso hacia la continuidad en Primera. Los dirigidos por Romero eludieron el descenso directo y quedaron a cuatro unidades de zafar definitivamente de la Promoción. En cambio, su rival sigue último en la tabla de promedios y su descenso es casi una realidad.

Los dos protagonistas se jugaban mucho y construyeron un primer tiempo tan aburrido como olvidable. La razón por la cual se vio poco fútbol fue que la presión de uno anuló la creatividad del otro y viceversa. Quilmes, con Cerro y Garnier a la cabeza, encimó constantemente al mediocampo del Albo, que tuvo a Sánchez y Barrientos para efectuar la misma función. Entonces, se impuso el roce y un juego dividido que ahuyentó emociones.

Como casi toda la energía se consumió en la presión, quedó muy poca nafta para pensar en atacar. El Albo asustó con un centro de Vella que Matos no pudo conectar bien. Y el Cervecero soñó con un tiro libre que Diego Torres casi transforma en golazo. Caneo y Ortega, las usinas creativas, estuvieron apagados. En tanto, a Ereros y Torres, encargados del desborde y el vértigo, les faltó continuidad en sus embates.

Cambió muy poco el mapa táctico del partido tras el descanso. En medio de la cerrada paridad, el Cervecero se arrimó un poco más a Cambiasso pero le faltó la contundencia de los anteriores duelos. A los 7, Cerro se animó desde fuera del área y forzó una gran respuesta del arquero, quien poco después volvió a lucirse con una tapada. Por su parte, el Albo prescindió del apagado Ortega y buscó variantes con Grazzini.

Las urgencias se potenciaron en los últimos 15 minutos y por fin aparecieron las chances de gol claras. Entre los 35 y los 36 del complemento, Trípodi evitó un festejo de Grazzini y Cerro derrochó un gran contragolpe. Podía ganar cualquiera y el que acertó fue el anfitrión. El ingresado Agustín Torassa conectó la pelota en el área tras un cabezazo de Matos y desató la algarabía del Albo, que se sacó de encima el fantasma del descenso directo y potenció su esperanza. A Quilmes se le acabaron los argumentos para soñar.



Racing 1 - 3 Banfield
El Taladro se impuso por 3-1 con goles de Facundo Ferreyra (PT 19m), Gustavo Toledo (PT 29m) y Maximiliano Bustos (ST 46m), este último cuando jugaba con diez por la roja a Víctor López (ST 12m). Mauro Dos Santos, en contra (ST 26m), hizo el descuento de La Academia, que no pudo sumar para su objetivo de meterse en la Sudamericana.
Racing recibió este sábado un nuevo golpe en este tramo final de un campeonato en que sólo le queda el objetivo de meterse en la Copa Sudamericana. Fue en Avellaneda, en donde como contracara Banfield sacó un 3-1 que le permitió dejar atrás una seguidilla de cuatro partidos sin alegrías. El Taladro fue más práctico en el primer tiempo y dominado en el segundo, aunque contundente para liquidarlo en el epílogo cuando ya jugaba con diez hombres.

La efectividad fue la mejor cualidad de los dirigidos por Sebastián Méndez. Los de Miguel Russo intentaron ser protagonistas en la ofensiva, con Patricio Toranzo empujando desde el medio, un Gabriel Hauche que bajaba para volver con el balón dominado y un Teófilo Gutiérrez que, aunque tibio, arrastraba las marcas y las preocupaciones visitantes. Sebastián Romero, el más destacado en los del Sur, avisó primero con un tiro desviado, y luego Pablo Lugüercio lo tuvo con un remate alto.

Pero a los 19 minutos Banfield logró lastimar en serio, cuando en un buen avance Facundo Ferreyra disparó desde la medialuna a la red. Enseguida, Hauche desperdició una chance con un intento sin puntería, y a los 29 Gustavo Toledo recibió por derecha un pase atrás, remató, la pelota rozó en un defensor y descolocó a Roberto Fernández para el segundo.

Recién entonces, en semejante y sorpresiva desventaja, se adelantó Racing, aprovechando los espacios que le dejaba un rival por el momento satisfecho. Pero le falló en la puntada final: un destacado Enrique Bologna anticipó a Teo cuando iba a cabecear y apareció ante un intento de Hauche, quien luego lo tuvo con un tiro desviado.

Las ganas de La Academia no modificaron su imagen en el inicio del complemento, en donde agrupó gente arriba y coqueteó con el gol más que lo que concretó. Teo remató un tiro libre por arriba, Gonzalo García se topó con Bologna, y el camino pareció allanarse a los 12 cuando Víctor López se ganó la roja por pegarle un cabezazo inentendible sin pelota a Gutiérrez. Después, Bologna volvió a ganarle a Hauche.

Hasta que, a los 26, se dio lo esperable. Hauche se fue por derecha, metió un centro que Bologna cortó hacia el medio y Mauro Dos Santos, apareado con Lugüercio, empujó la pelota contra su valla. Y después, a los 27, llegó la infaltable polémica: Teo anotó de cabeza un tanto lícito, pero que fue anulado por un inexistente offside. Mal por Carlos Maglio y su asistente, que se equivocaron en un momento clave.

Después, Racing siguió intentando, pero el reloj le jugó en contra y no volvió a encontrar claridad pese a la superioridad numérica. Y en tanto afán por empatar, dejó espacios que permitieron que, a los 46, Maximiliano Bustos quedara cara a cara con Fernández, amagara con clase y estirara diferencias hacia lo inalcanzable.

Racing perdía de nuevo: para la bronca de su gente otra vez, no había sido su noche. Del otro lado, Banfield sentía que el presente, por fin, volvía a sonreírle.



Estudiantes LP 0 - 2 Independiente
El Rojo se impuso por 2-0 sobre un devastado Pincha en Quilmes y le sacó ocho puntos de ventaja a River, el último que hoy jugaría la Promoción. Galeano (PT 46m) y Villafañez (ST 31m) marcaron los goles del elenco del Turco, que sumó su tercer triunfo al hilo. Los platenses hilvanaron su 12º encuentro sin ganar, entre el campeonato y la Libertadores.
Independiente venció por 2-0 a Estudiantes en Quilmes, en uno de los duelos de la fecha 16 del Clausura, y quedó a un paso de asegurarse la permanencia en Primera. El elenco de Avellaneda está ocho puntos por encima de River (hoy jugaría la última reválida) y se puso a cinco unidades del líder Vélez. En tanto, el Pincha hilvanó su 11° encuentro sin victorias, entre el torneo y la Copa, y la continuidad de Berizzo está en jaque.

En el arranque, el Pincha lució más agresivo y buscó tomar las riendas con la presión de su mediocampo y el talento de Enzo Pérez. A Independiente, que mantuvo su 3-4-2-1 pese a sus bajas, le costó generar juego en los primeros 15 minutos. Y durante esa leve supremacía local, Navarro fue héroe y casi villano. El correntino disipó un intento de Pereyra, pero luego casi pierde la pelota ante Pérez en una jugada digna de Carrizo.

Pero el Rojo comenzó a mejorar desde su activo tridente ofensivo: Gracián, Villafañez y Parra. El Tano se vistió de conductor y encontró como socios al movedizo ex CAI y al voluntarioso delantero. A los 28, Parra festejó la apertura el marcador, pero el línea insólitamente invalidó el gol por una nula posición adelantada. Enseguida, Gracián generó peligro con un tiro libre. A su vez, los carrileros Vélez y Mareque lucieron atentos en las bandas.

Si Estudiantes fue el mejor en la primera quincena, Independiente lució más preciso en el resto del periodo inicial. En el primer minuto de descuento, llegó el premio para el esfuerzo del visitante. Galeano se iluminó y clavó un golazo de zurda digno de un enganche lujoso. El zaguero combinó con Gracián, se perfiló para rematar y venció a Orión con un disparo lleno de comba.

Como un León herido, Estudiantes fue a la carga en el inicio del complemento y tuvo dos momentos ideales para igualar. A los 4, el mendocino Pérez derrochó tres chances en una sola jugada. Y a los 9, un cabezazo salvador de Parra sobre la línea evitó el gol de Desábato. Más tarde, Mohamed dispuso el ingreso de Battión por Gracián para reforzar la marca en el mediocampo.

Los roles de los protagonistas quedaron muy claros. El Pincha ostentó la iniciativa, pero desnudó su excesiva Pérez-dependencia y le costó demasiado generar peligro. Y en cada réplica del Rojo, Parra mostró el camino a pura guapeza. El partido se definió a los 31 minutos: el ex Chacarita comandó un avance y tocó para Villafañez, quien eludió el cruce de Desábato y no perdonó a Orión.

Con aplomo y solidez, Independiente prácticamente le dijo adiós a ese fantasma de la Promoción que amagó con complicarle el futuro. Sin el talento desequilibrante del Patito Rodríguez pero con el empuje de Parra, los dirigidos por Mohamed dieron otra gran muestra de madurez y disiparon las nubes grises de su firmamento. Precisamente, la tormenta arrecia en el cielo de Estudiantes, totalmente desorientado.



Boca 1 - 0 Newell's
El Xeneize se impuso con autoridad a los rosarinos por 1-0, gracias a un gol de Martín Palermo (ST 5m), y ya está a un punto de Racing en busca de la clasificación al certamen continental. Peratta le atajó un penal al goleador en el primer tiempo.
Boca venció con justicia a Newell´s por 1-0, en la Bombonera, y dio un gran paso rumbo a la clasificación para la próxima Copa Sudamericana. El Xeneize alcanzó los 50 puntos en la temporada y está sólo a uno de Racing, el último equipo que hoy está adentro.

El primer tiempo fue un monólogo del local, pero como en el fútbol no siempre festeja el que mejor hace las cosas, se fueron al descanso empatados. El equipo de Julio César Falcioni salió decidido a imponer condiciones, un poco porque lo obliga la necesidad de jugar la próxima copa, y otro tanto porque enfrente tenía a uno de los dos peores equipos del torneo –el triste título también lo comparte Huracán-.

Antes de los tres minutos, el Xeneize ya había gestado dos situaciones claras de gol, pero Martín Palermo tuvo floja puntería en sendos cabezazos. Con la premisa de abrir la cancha, con buenas participaciones de Mouche, Monzón y Clemente, el local cargó de centros el área de los rojinegros, que apostaban todas sus fichas a una corrida de Tonso o Falsone, ambos de flojo nivel y nula capacidad para aguantar el balón.

Tras unos minutos de respiro para los visitantes, Boca volvió a ir a fondo en el último cuarto de hora. Chávez remató al travesaño y en el ataque siguiente Schiavi se arrojó en el área con las manos extendidas, la pelota impactó en ellas y Abal sancionó penal.: Palermo remató al palo izquierdo, pero Peratta adivinó y detuvo con maestría. Luego sólo quedó tiempo para que el 9 se comiera un gol cantado, con el arco desguarnecido, tras una floja salida del arquero.

En el comienzo del segundo tiempo, Boca sacó la ventaja que merecía. A los cinco minutos, tras un centro desde la izquierda fallaron increíblemente los tres centrales de Newell´s, Palermo quedó solo en el punto penal y con un tiro alto, que antes de entrar pegó en el travesaño, venció a Peratta.

Con la ventaja cambió el ritmo de partido, porque el Xeneize no fue con la insistencia de antes –sólo descansaba cuando la pelota pasaba por Chávez- y porque Newell´s no lograba hacerle frente en la mitad. Sólo sobre el final la visita llegó con algo de peligro, pero entre la falta de definición y alguna ayudita de Abal –inclinó la cancha para los locales en todas las divididas- la chance de los rosarinos de hacerse del empate fue pura utopía



Tigre 2 - 1 Velez
El Matador se impuso por 2-1 y se alejó de la zona de Promoción, mientras que el Fortín sumó su segunda derrota consecutiva y si Godoy Cruz le gana a Gimnasia lo alcanzará en la punta. Stracqualursi y Gastón Díaz anotaron para el vencedor; Ricky Álvarez había marcado el empate transitorio.
El partido entre Tigre y Vélez en Victoria pintaba emotivo, porque ambos equipos jugaban cosas importantes y sobre todo porque sea cual fuera el resultado, se iba a modificar sensiblemente el futuro del Clausura. El que finalmente festejó fue el conjunto de Rodolfo Arruabarrena, que se impuso por 2-1, se alejó a cuatro puntos de River en su lucha por escaparle a la Promoción y además complicó al Fortín, que si bien mantendrá la punta, mañana podría empezar a compartirla con Godoy Cruz.

En el primer tiempo las imprecisiones fueron moneda corriente. Por el lado de Vélez, el equipo sintió la ausencia de algunas de sus figuras y le costó complicar a un rival que salió muy ordenado en el fondo y apostando al contraataque, con Diego Morales como jugador más vertical y con Denis Stracqualursi como referente de área, parado entre los dos centrales rivales.

A los 23 minutos, cuando el partido recién empezaba a mostrar unas pocas emociones, Iván Bella fue a disputar con vehemencia una pelota con Martín Galmarini y le cometió penal. Denis Stracqualursi se hizo cargo de la ejecución y con un remate potente al medio del arco superó a Marcelo Barovero para convertirse en el máximo anotador del Clausura, con diez goles.

Recién en el final de la etapa inicial David Ramírez empezó a encontrar espacios detrás de los volantes locales y, con Juan Manuel Martínez como puntero por izquierda, Vélez empezó a inclinar la cancha. La más clara fue un remate cruzado y rasante del Mago que se fue cerca del palo derecho de Daniel Islas.

El inicio del segundo tiempo tuvo un cabezazo de Stracqualursi en el travesaño, a los sesenta segundos, y luego el partido entró en una meseta, tal como lo proponía Tigre, al que el triunfo le sentaba más que bien. Pero a los 18 Ricky Álvarez sacó el partido del letargo con un potente zurdazo desde afuera del área. Ricardo Gareca saltó del banco para festejar el empate parcial, pero la alegría le duró muy poco: Gastón Díaz, quien había ingresado por el lesionado Galmarini, tiró un centro que se cerró y se le coló a Barovero en el primer palo.

El gol de Díaz fue un mazazo para el ánimo de Vélez, que no encontró el camino para llegar con peligro al arco de Islas. Sólo lo hizo con un remate de Ramírez que contuvo con esfuerzo el arquero. Ahora, el Fortín deberá definir su futuro inmediato en la Copa Libertadores ante Peñarol y comenzar a plantearse si es posible seguir apostando a los dos frentes o es preferible decidirse por uno de los dos. Tigre, por su parte, respira tranquilo: los tres puntos lo dejan bien parado para el cierre del Clausura.



Olimpo 0 - 0 River
El elenco millonario igualó 0-0 frente a los bahienses, que fueron superiores y estrellaron dos tiros en los palos, y ahora se encuentra un punto por debajo de Arsenal y a tres de Tigre en la lucha por evitar un duelo contra un equipo del Torneo Nacional.
“Olimpo jugó mejor, hay que reconocerlo”, declaró Alexis Ferrero luego del empate 0-0 en Bahía Blanca, en un encuentro fundamental por los promedios. El equipo aurinegro manejó mejor el juego, generó las mejores chances y se llevó un punto agridulce. River se desligó de la responsabilidad durante gran parte del encuentro y se conformó con la igualdad.

Lejos de tomar la iniciativa tras la victoria de Tigre y el empate de Arsenal, el elenco millonario le entregó el manejo de la pelota al conjunto bahiense, aunque en realidad fue el dueño de casa el que maniató a la visita y se paró mejor en campo rival. Generó las situaciones más claras, complicó por las bandas y fue más preciso de mitad de cancha hacia adelante.

Acevedo y Almeyda tuvieron inconvenientes para cortar en el círculo central y también fallaron en las salidas del equipo, que recurrió muchísimo al pelotazo. Rolle, por el centro, Galván y Castillón, por la izquierda y la derecha, respectivamente, fueron una complicación para Ferrari y Juan Manuel Díaz. En River, Lamela intentó con la individual y jamás se conectó con Pavone ni Caruso.

Aguirre y Cobo fueron los dueños del círculo central y Olimpo creó lo mejor de la etapa inicial luego de la media hora. Avisó con un cabezazo elevado de Maggiolo y otro de Galván. Luego, Rolle estrelló un tiro libre en un palo tras una falla de Carrizo, aunque el arquero se redimió en el área chica con una buena respuesta a puro reflejo frente Maggiolo, a los 40 minutos.

Olimpo profundizó su dominio en el comienzo del segundo periodo, pese a que el Millonario avisó al minuto con un remate de Caruso que contuvo abajo Tombolini. La primera de peligro de Olimpo llegó a los 8, cuando Maggiolo enfrentó a Carrizo y perdió abajo. Luego, a los 11, Cobo probó desde larga distancia y el uno de la Selección doméstica controló con seguridad.

¿Qué hizo River? Apostó por una maniobra individual de Lamela, como a lo largo de los últimos encuentros. Y el pibe respondió otra vez, en medio de una soledad absoluta para crear. A los 11, se sacó a tres hombres y se la tiró larga a Pavone, quien remató demasiado cruzado. El local contestó con dos del mejor hombre de la cancha, Aguirre: a los 22, su cabezazo dio en el travesaño y a los 23, disparó muy cerca del ángulo izquierdo del arquero visitante.

Sobre el final, Pavone luchó como de costumbre y otra vez le erró al arco. Hubiese sido un resultado injusto, ya que Olimpo fue más, se animó a más y propuso más. Al Millonario le ganó el miedo de la derrota, nunca se la jugó y se conformó con el empate.


Bueno, espero que les haya gustado mi post, Obvio mañana pongo imagenes de todos los partidos, posiciones y promedios.

www.tycsports.com

8 comentarios - Fecha 16 Torneo Clausura. Asi va.

ulises979
Vamos Velez Carajo que igual seguimos puntero hasta ahora
nico_62 +2
joichironishi3 dijo:Che y La B Como Salio ?


el titulo dice fecha 16 torneo clausura y preguntas por al b? sos medio pelotudo ?