El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Brasil chocó contra paraguay y se fue en los penales

Anuncios

Brasil chocó contra un Villar increíble y se fue en los penales
17/07/11 - 19:00

El arquero paraguayo tuvo una actuación impresionante para mantener el 0-0. Y en la definición atajó el remate de Thiago Silva. Fue 2-0 para los de Martino, que el miércoles en Mendoza buscarán un lugar en la final.

Brasil hizo casi todo. Peloteó a Paraguay desde todos los costados de la cancha y mereció ganar por un amplio margen, pero se quedó afuera por una definición por penales en la que pareció atado a una maldición y no pudo convertir un solo tiro desde los doce pasos. Los de Mano Menezes se fueron para casa y los de Martino están en la semifinal del miércoles. La justicia, esa caprichosa señora, otra vez dijo ausente en el Estadio Unico Ciudad de La Plata.

El fútbol es el único deporte que permite que una diferencia amplia como la que se vio entre Brasil y Paraguay termine sin registro en el marcador durante 120 minutos. Es difícil evadir la comparación de Brasil con Argentina, y en ese sentido desde el principio los de Menezes marcaron una distinción con respecto a lo que se vio de la Selección en esta Copa América: sabían a qué tenían que jugar, contra un Paraguay que iba a tratar de presionar en toda la cancha. Y atrás, para cuando hacía falta respaldo, estaban dos centrales seguros como Lucio y Thiago Silva.

Brasil hizo circular la pelota con toda la precisión que permitía el precario piso del estadio Ciudad de La Plata, y edificó sobre esa idea su dominio ante un rival que se desgastaba corriendo para recuperar el balón. Para aplicar esa receta, los de Mano Menezes tenían los intérpretes necesarios, algo que es fundamental: laterales que saben qué hacer cuando llegan con la pelota hasta el fondo, volantes que no sólo marcan sino que tienen buen criterio, como Lucas Leiva y Ramíres, y un cuadrado de buen juego adelante con Robinho, Ganso, Neymar y Pato. Una apuesta que alguna vez sale mal, como quedó a la vista, pero que es difícil que falle.

Parece mentira que dentro de ese circuito Neymar, uno de los jugadores que llegó con mayores expectativas al torneo, haya sido un problema. No sólo se perdió dos veces el gol mano a mano contra Villar, sino que además lució muy impreciso, por debajo del nivel que suele mostrar en el Santos. Los únicos motivos por los que el técnico no decidió reemplazarlo antes fueron su prestigio y la esperanza que genera su figura. Y cuando Menezes decidió sacarlo para que ingresara Fred, la hinchada brasileña se deshizo en silbidos y reclamos contra él.

Con el correr de los minutos se fue acentuando el dominio de Brasil y la impotencia paraguaya, más allá de que el marcador no se movía y el entretiempo los encontró en cero. Los de Martino tenían que cambiar algo porque la compañía de la suerte no podía durar para siempre. ¿O sí?

En el segundo tiempo las cosas cambiaron. Pero no en el dueño del manejo del juego, sino en que se acentuó el dominio de Brasil hasta llegar a erigir casi un monopolio de la pelota. Y en ese momento, la figura de Justo Villar se acrecentó hasta volverse casi una obsesión para Brasil.

El equipo de Martino hacía cada vez menos pie y los hinchas brasileños cantaban más alto, en contraste con el silencio creciente que ganaba a los paraguayos a pesar de ser mayoría en el estadio. Es que desde la cancha la señal era clara: había un solo equipo, que chocaba contra un Villar que desafió la lógica demasiadas veces. Su principal víctima fue Pato, a quien le tapó una pelota de gol imposible en el borde del área chica y un mano a mano. Y cuando el arquero no pudo, apareció a los 38 minutos la cabeza salvadora de Barreto en la línea para impedir el gol de Fred en un corner. Demasiado dominio sin premio durante 90 minutos.

Brasil pareció agotado en el suplementario, pero no tanto en lo físico como en lo mental. Como si supiera que ya había hecho todo lo que podía para ganar y no lo iba a conseguir. Lucas entró por Ganso y no pudo torcer el rumbo, algo que tampoco ocurrió luego de las expulsiones de Lucas Leiva y Alcaraz por un tumulto. Así fue como Paraguay dejó otra vez esa marca que suele mostrar en los partidos a los que no va como favorito. Como contra España en el último Mundial, cuando estuvo cerca de frustrar al futuro campeón del mundo, o como cuando exigió hasta el suplementario al local Francia en el 98. Con mucho de entrega, con mucho de suerte, los de Martino volvieron a dejar su sello. Hasta pudo ganarlo con una volea cruzada de Haedo a tres minutos del final. Hubiera sido demasiado.

Después llegaron los penales, que parecían tener la suerte sellada desde el comienzo. Pero nadie hubiera imaginado un desenlace como el que se vio, con Brasil desaprovechando todos sus remates desde el punto del penal. Elano pateando a las nubes, otro tanto André Santos y Fred cruzándola demasiado. Villar, sí, controló el tiro de Thiago Silva como para dejar claro que el gran dueño de la victoria era él. Las razones vinculadas al buen juego quedarán para otro momento. Con partidos así, Brasil ganará más de lo que pierda y Paraguay sonreirá muy de vez en cuando. Pero hoy será difícil de explicárselo a ese estadio que se vistió de rojo y blanco, y terminó en un festejo descomunal de paraguayos y unos cuantos locales, con un tibio consuelo después de la decepción que entregó la Selección propia: ver partir al gran rival de siempre.

Anuncios

2 comentarios - Brasil chocó contra paraguay y se fue en los penales

@starss55 -4
ya se fueron los 3 grandes de america....
Argentina
Brasil
Chile
ahora queedan los mas maricas de america
@Zadniel +1
para mi que los mejores de américa son Argentina, Brasil y Uruguay
(no soy uruguayo)