España agotó su prestigio frente a Holanda

Anuncios

España agotó su prestigio frente a Holanda


Si Del Bosque dice que tienen que jugar todos porque «son titulares en sus equipos», si después de recibir dos goles los 11 miran al suelo y nadie abre la boca, si Piqué, de repente, decide tirar una falta -sí, Piqué- porque le apetece y la tira, si sólo los arreones, inconexos, de algún rebelde (Morata, Silva) sirven para agitar algo al equipo, si todo eso sucede, en fin, es que España tiene muchos más problemas de los que asume.

Es el seleccionador un tipo acostumbrado a cuidar los detalles (número de partidos, viajes, efemérides varias, etc...) y bien está que así sea. Pero siempre y cuando lo primero esté cubierto. Y lo primero es la construcción inaplazable de un equipo competitivo, un grupo que devuelva a España al lugar que se le supone, y que no es el de campeón, espacio que depende de más factores, pero sí el de equipo en el sentido más natural de la palabra. Un grupo cohesionado, ligado a una idea, preocupado por el sentido colectivo de este deporte. España, hoy, es un juguete roto, una amalgama de futbolistas sin ninguna relación entre sí. El camino será largo. Y de lo más feo.

Cuando en un estadio como el Amsterdam Arena, con 50.000 personas en la grada, se escuchan las voces de Piqué intentando que Isco y Juanmi hagan alguna clase de movimientos, es que el partido es el que es y sirve para lo que sirve. Y a Piqué se le escuchó, igual que a los defensas holandeses sacando la línea tras un despeje, igual que al portero pidiéndola en una pelota aérea. Se oía todo. O casi. También los latidos del corazón de los españoles, por debajo del umbral del sueño. España, sin alma, sin pulso, despachó unos primeros 20 minutos de partido desastrosos. Por momentos, sonrojantes.

Ya le quedaban al equipo de Del Bosque pocos jirones de prestigio después de haber sido laminado por los sables de Argentina, Portugal, Alemania y Francia. Lo de ayer era un amistoso, hasta ahí todo bien, pero en esta época incierta del equipo, sin la coartada, tras el Mundial, de que cuando llega lo serio da el callo, España debería afrontar noches como la de Amsterdam con otro pulso. Necesita recuperar autoestima y no convendría que Del Bosque y los jugadores se engañaran: ganarle a Ucrania, Bielorrusia, etc... y clasificarse para la Eurocopa está descontado en la factura de la afición. Si quieren enganchar a la gente, vale más un buen resultado en Holanda que una goleada ante cualquier rival de medio pelo, por muchos puntos que haya en juego.

No debe pensar lo mismo el seleccionador, que desmanteló cualquier idea de equipo reconocible, dejando a Piqué y a Isco como únicos repetidos respecto a la noche del viernes ante Ucrania. Por el campo aparecieron un puñado de jugadores sin conexión alguna entre sí, algunos evidentemente desmotivados (Cesc) y otros buscando su lugar en el mundo (Juanmi). Esa falta de tensión la terminó pagando en tres minutos durante el primer cuarto de hora. Primero cuando permitió, en una segunda jugada tras un córner, un centro limpio de Sneijder y un cabezazo más limpio todavía de De Vrij, que se adelantó a Albiol.

No se dio por enterada la selección y acto seguido otorgó licencia para que tres jugadores de Holanda pudieran conducir, controlar y rematar dentro del área. El último, Klaassen, lo hizo, rematar, una vez, y rechazó De Gea, pero tuvo tiempo el jugador del Ajax de levantarse, comprobar si se había ensuciado y volver a rematar, ahora sí, para hacer el segundo. Y no es que Holanda reverdeciera, que no parecen tipos como Martins Indi, Willems, Narsingh y compañía jugadores como para pensar en ello. Era simplemente que España no estaba. Quiso estar, y se metió en el partido, más por inercia que por otra cosa, y como Holanda no está para nadie, tuvo Piqué un remate que estrelló en Vermeer, tuvo Pedro dos en las que se entretuvo demasiado y luego hubo opción para Juanmi. En la segunda parte pisaron la hierba seis jugadores, todos los permitidos -por sólo tres de Holanda- y Morata y Silva opositaron a rebeldes, pero fue insuficiente. En realidad daba igual. España está rota. No recuerda lo que fue. No sabe lo que quiere ser. Y la prueba es Iniesta, silbado por lo que un día fue.

5 comentarios - España agotó su prestigio frente a Holanda

@Playbook
Pero jugo sin jordi alba, sin ramos, sin busquets, sin iniesta, sin carvajal, sin casillas y sin diego costa
@Crismera1
Ramos e Iniesta jugaron
@Flaco_hendrix1 +1
españa fue una moda ahora volvieron a su triste realidad de ser una seleccion de segunda linea como holanda
@Crismera1 +4
Igualmente por historia Holanda se merece mucho mas haber sido campeon que España... Siendo una seleccion que jugó 3 finales del mundo y que tuvo a una de las mejores selecciones de la historia que fue el Holanda del 74.
@PaulCrosnier
Hay que reestructurar toda la selección, hace falta sangre nueva.
@outlookmed +3
se acabo xavi hernandez, se acabo la fiesta