El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Mi respuesta a un periodista de Clarín

Anuncios

Buenas tardes amigos

Mi respuesta a un periodista de Clarín

Debe ser mi segundo o tercer post en años en Taringa ya que utilizo esta página para leer los posts y no tanto para escribir. Pero hace poco recordé algo que me sucedio y quería compartirlo.

Hace poco todos vivimos lo que fue la locura por Lionel Messi y su partidazo ante el Bayern Munich (el 3-0, no el de ayer), donde no sólo hizo dos golazos si no que también fuimos partícipes de cómo le rompía la cintura al pobre de Boateng. Lionel Messi

Ahora, luego de eso, en las redes sociales más que nada se vivió una discusión donde habia gente que se preguntaba ¿Y por qué no hizo esos goles en la final del Mundial? Cabe destacar que muchos jugadores de esa selección alemana que nos ganaron en la final de Brasil juegan en este Bayern Munich de Pep Guardiola.
Tal fue la discusión en el microclima de las redes sociales que, en cuestión de horas, todo se movió a la opinión pública. Noticieros deportivos, programas radiales e incluso los diarios hablaban de los goles de la Pulga, de la cadera de Boateng y de esa cuestión: ¿Porqué Messi no hizo esos goles en la final del Mundial?

Toda esa introducción me lleva a contarles que, al día siguiente de ese partido, leí una nota en la Web de Clarín donde un periodista llamado Héctor Gambini publicó una nota llamada "Permítaseme una discrepancia". La nota habla básicamente de cómo este periodista se para en la vereda de enfrente de la mayoría y fundamenta porqué no se rinde ante Messi. Incluso se autodenomina como una persona "que ama el fútbol pero no ama a Messi". Al leerla yo sentía que tenía que decir algo al respecto. Pero no con mis hermanos, mi viejo, mis amigos o mis compañeros de laburo. Quería que este señor leyera o escuche mi opinión acerca de su nota. Entonces le escribí un mail. Se los dejo para que lean mi respuesta.
[/size]

Antes que arranquen a leerla, quiero dejar en claro que por más que uno esté o no de acuerdo, es una opinión, por lo que hay que respetarla. Todos tenemos derecho a dar nuestro pensamiento siempre y cuando sea con respeto hacia los terceros.

"Héctor, buenos días

Con todo respeto me dirijo hacia usted para darle mi opinión acerca de la nota publicada hoy en la web de Clarín. Antes que nada, su mail lo obtuve ya que hasta hace muy poco trabajé en el diario en sector deportes (como pasante) y sé como se formulan las cuentas de mail, aunque no puedo asegurar que sea la persona que yo creo que es.

Leí con atención su nota porque como periodista y como seguidor acérrimo de Messi me agrada y me complace saber que haya sentimientos diferentes a los manifestados a diario, que hablan del fanatismo que genera este muchacho al jugar a la pelota. Digo que me agrada y me complace porque entiendo que si todos estamos en el mismo bando, no se generaría el debate e intercambio que siempre suele haber por tener opiniones distintas. Sería llamativo que todos tengamos la misma opinión sobre alguien, independientemente de que sea buena o mala.

Quiero ordenar los hechos que tengo para comentarle acerca de su nota. Y aclarar que simplemente soy un colega-lector que posee las ventajas de saber su dirección de correo (supuestamente) para mandarle un descargo como tal. Por un lado, quiero referir lo que desarrollaré con respecto a una de las primeras cosas que escribió y llamó mi atención: "¿Porqué diablos Messi es un volcán con el Barsa y una cajita de fósforos húmeda con la Selección?". Creo que esa premisa, hace tiempo, ya quedó invalidada. Reconozco que al comienzo la historia fue así, pero entendamos los contextos: ¿Cuánto tiempo, antes del ciclo Sabella, Argentina fue una lágrima a nivel grupo y Selección? Tanto en América como en el Mundo. Con la llegada del ex entrenador Alejadro Sabella, donde se armó un equipo y un grupo de trabajo, llegó la mejor versión del rosarino con la camiseta de Argentina. No quiero caer en el lugar común de la estadística, ya que a lo que apunto va más allá de cuántos goles hizo en un partido o cuantos minutos jugó en todas las Eliminatorias, por decir algo. Desde hace años, Messi es indispensable para la Selección. Es el líder futbolístico y un baluarte infaltable. Lógicamente, por una cuestión de naturaleza humana, no todos los partidos va a jugar bien y va a ser el mejor. Pero creo y entiendo que lo que antes era (un jugador que rendía en su equipo y no en el seleccionado) ya no es más.

Luego, usted hace referencia a lo que nos molestó a los argentinos no ser campeones del mundo. ¡Dígamelo a mí, que vi a la Argentina en sólo una final del Mundo! Nací en 1992, imagínese. He visto a lo largo de los años,cuando podía observar y no solo ver el Mundial, cómo amigos y compañeros de vida le soltaban la mano a la Selección por una cuestión de resultados, un poco lógico quizás. Poco pueda hablar de experiencia propia refiriéndome a los Mundiales del 94 y 98, pero si supe y viví lo que fue el fracaso rotundo del 2002. Luego el 2006, con la ilusión de Pekerman tirada por la borda y ni hablemos del 2010. En medio de ello, Copa Confederaciones y Copas Américas que terminaron iguales. Pero, a lo que voy es, ¿a quién no le molestó? Permítame decir que no es argentino el que no sintió nada en aquella final en el Maracaná. Y, como dice usted en el texto, todos pensamos que era el partido de él. ¿Por qué? Es el mejor del mundo, o así lo ve la mayoría. Era su partido, el que esperó toda su vida. Si, usted tiene razón: Pensábamos que un Messi encendido era posible.
Hace referencia a las compañias de Messi en ese partido ante Alemania: Lavezzi, Di María, Agüero, Higuaín. Y usted comenta que el rosarino terminó "ahogado en la tibieza intrascendente justo cuando la compañia se entonaba". Ahora, me pregunto, ¿fue así? Digo, si es un equipo armado para rodearlo a él, ¿en qué momento o momentos específicos del partido marcan que el equipo fue a más y Messi a menos?, y viceversa, si se quiere. Mi opinión es que el bloque tanto defensivo como ofensivo siempre involucró al jugador de Barcelona. Táctica llamémoslo. Luego de la primera ronda, yo vi un jugador excepcional sacrificando su juego para un bien en común. ¿Me gustó? No. Pero si era lo que daba resultado, bienvenido sea. No soy partidario del "ganar como sea", prefiero que si se puede dar un resultado favorable con fútbol lindo, que así sea. Pero viendo las circunstancias, me inclinaba ante esa posibilidad. Fíjese los partidos ante Bosnia, Suiza, Bélgica y Holanda. ¿Dónde estuvo el Lionel Messi que enciende ráfagas de velocidad con la pelota pegada a la zurda y define a un palo o al otro, picándola o amagando al arquero dos o tres veces en la misma jugada? Es muy simple evaluar a un jugador de dichas características. Porque es más fácil ver cuando no hace un gol, pierde en una gambeta o erra un pase que cuando sí lo hace, por una cuestión -pienso yo- de costumbre.

Habla de cómo desperdició el mano a mano ante Neuer y la defensa alemana. Mejor dicho, usted escribe "recordando cómo la tiro afuera..." Quizás es lo único que me molestó de su texto. Pienso que es una lectura desafortunada, como si el quisiera tirarla afuera. Entiendo que es simplemente una expresión, pero véase el impacto que puede tener. Luego, habla de los defensores y el arquero, casi los mismos a los que Messi enfrentó ayer. Digo, ¿por ser los mismos protagonistas y en la final errar, ayer tendría que haber errado? Si en el partido ante el Bayern, Neuer le tapaba todo, Boateng lo cerraba por todos lados o simplemente el 10 no tenía lo que se necesitaba para ganar el partido, ¿de qué estaríamos hablando hoy? "Messi y el fantasma del Mundial", "Alemania es el cuco de Messi", "El talón de Aquiles del argentino" son algunos titulares (no tan creativos) que se me vienen a la cabeza.

Quiero comenzar a cerrar mi concepto. "Es difícil amar al fútbol y no amar a Messi, pero estoy en esa vereda". No se si es difícil, pienso que es imposible. A ver, no quiero parecer un cegado por el fanatismo, pero Messi es fútbol como lo es Ronaldinho, Zidane, Pirlo, Ronaldo, Maradona, Di Stéfano, Platini, Pelé, etc, etc, etc. Lógico, la respuesta inmeditada a eso es volver al "pero con la Selección ...". Está bien que lo midamos con la vara más alta de todas, es el mejor. Ha demostrado estar a la altura en incontadas situaciones. Pero yo (que todavía no puedo volver a ver el partido completo de esa final o que cuando escucho el himno a las 12 de la noche en la radio o en la TV cierro los ojos y me imagino a la cámara pasando por la cara de los jugadores antes de comenzar el partido) a veces pienso: "cuánto más grandes son, más fuertes caen". ¿No habría que acompañarlo más en las malas? Si es el mejor del mundo, y seguramente lo siga siendo en los próximos dos o tres años (o a lo sumo no será el mejor pero seguirá estando entre los mejores) ¿no puede tener revancha? Más adelante, en Rusia 2018, ¿no podemos depositar en él la confianza nuevamente? ¿Realmente me va a decir que por lo ocurrido en Brasil y en Sudáfrica, en Rusia no va a depositar sus esperanzas en, entre otros, él? Será una herida abierta lo que habla, pero no creo que sea así. Año tras año acostumbramos a renovar la confianza en la Selección y en algunos de sus jugadores. Imaginemos la imagen completa: Estamos hablando de un proyecto futbolístico que inició Sabella. No soy fundamentalista de nada ni nadie, y tampoco quiero sonar como un defensor de lo indefendible. Simplemente hago una lectura de lo que creo que es y lo que no es. Se le dio prioridad al grupo, al orden, a la complementación. Por primera vez luego de mucho tiempo se ve a un técnico que se va y llega otro a continuar lo hecho y no a destruir y re-comenzar. Son procesos a lo que estoy enfocando. ¿Qué tiene que ver Messi con todo esto? Pienso que es un eslabón de esta cadena o de este proceso. Quizás el más significativo de todos, pero tan necesario como el primero o como el último. Si no funcionó en 2014, ¿eso quiere decir que tampoco lo hará en 2018?. Revancha merecemos todos. Ahora, usted me puede decir "¿y pero cuántas le vamos a dejar? Ya van tres Mundiales". Enfoquémonos en eso. Tres Copas del Mundo, que son Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Usted los desglosa como "un gol a Serbia en 2006, nada en 2010, poquito en 2014".
-Un gol a Serbia, sí. Un chico de 19 años que no era ni el 20% de lo que era hoy.
-Nada en 2010. Real, verídico. El gol se le negó en todas las formas posibles. Pero, ¿quién fue "algo" en ese Mundial?
-2014. "Poquito", dice usted. La primera ronda se la debemos a él, estaremos de acuerdo en eso. Sea el rival que sea, Argentina sufrió más de la cuenta en esa primera ronda que gracias a él, junto a Sergio Romero, hicieron posible para que estemos en Octavos de final. Luego, le di mi visión acerca de el desarrollo de Messi en base a su sacrificio en el juego en las etapas de eliminación directa. A mí no me suena a poco.
Si lo esperó tres Mundiales, y puede que esté en un cuarto, ¿no lo va a acompañar? Siendo el monstruo que es con la pelota a los pies, no creo que cuando llegue el momento del debut en 2018 no se nos escape un "dale, Pulga, por favor te lo pido".
En su texto cierra con un "con la camiseta de todos". Sí, la albiceleste. Pero no la de su opinión. Quizás haya gente que piense igual que usted pero también hay gente que no, como el que escribe. Yo considero que la camiseta que voy y me compro en un local de Adidas es la misma que la que se pone Messi cuando sale a la cancha. La lleva con el mismo orgullo que yo. Quizás usted piense que no, y está bien.

Mi "locura" por este chico me llevó a entender que por más grande que alguien sea siempre recibirá críticas. No creo en la perfección, pero se que no habrá otro jugador como él, por lo menos, que yo vea. Tengo 23 años y espero vivir mucho tiempo más, y se muy bien que si el día de mañana aparece un muchacho que haga lo mismo o más, mi teoría se cae fácilmente. Pero también se que jugadores así no aparecen a la vuelta de la esquina, así que prefiero la cautela. Criticar lo criticable, no caerle a nadie porque sí. Y no digo que usted lo haga, eh. Prefiero agotar todas las posibilidades que tenga de defender a alguien que tiene en su poder la posibilidad de regalarle alegría a la gente de por vida. Ya tuvo su oportunidad, sí. ¿La desperdició? Quizás. Ahora, ¿no le daremos otra oportunidad? ¿No se lo merece? Con el poder que tiene de sembrar alegría en un país donde es casi imposible que todos estemos contentos por algo en común, donde reina la segregación en muchísimos (por no decir todos) aspectos a nivel nacional, ¿le soltaré la mano? Prefiero seguir siendo cauteloso. Prefiero seguir esperando. Confiar en que algún día llegará la coronación que fue esquiva en otro tiempo.

Es increíble, pero escribí todo esto sin siquiera saber si al que le estoy enviando esto es la persona correcta, ya que el mail es pura suposición mía. Vuelvo a decir que todo lo que he escrito aquí es por mi devoción a poder debatir con alguien que piense diferente a mí y lo pueda manifestar. Lógicamente los alcances son distintos: usted le escribe a la persona que quiera leerlo y yo le escribo a usted, si es que es su correo.
Le agradezco que haya publicado su columna de opinión. Alimenta mi ambición de esperanza por conseguir lo que no se pudo conseguir con Messi a la cabeza. Cuando trabajé en el diario, lamentablemente no tuve la oportunidad de conocerlo. Hace unas 2 semanas, aproximadamente, finalicé la pasantía luego de un año a puro aprendizaje. Ojalá las circunstancias se den para que en un futuro podamos hablar personalmente esto que le escribo. Eso sí, no tan extenso como lo que le estoy por enviar. Si me extendí demasiado, es porque la vida me encuentra en una situación de desempleo, por lo que tengo más tiempo del que me gustaría tener. Debo haber estado unas dos horas escribiendo esto, disfrutando cada minuto, leyendo y re-leyendo. Espero que entienda que hice lo que pude para darle el tono de respeto total por su opinión que se merece e intenté mantenerme en los márgenes adecuados y más lejanos al fanatismo, del cual no estoy de acuerdo porque, como le dije antes, no deja ver con claridad.

Ojalá este mensaje llegue a destino. De no hacerlo, buscaré la forma de que así sea.
Un cordial saludo de un simple colega-lector,

Agustín"





Aclaro a los lectores de T! que el mail era finalmente el Gambini y me contesto a las pocas horas con un "Llegó, Agustín. Muchas gracias por tu opinión".



Espero que dejen sus comentarios al respecto a ver qué opinan ustedes y que les pareció la respuesta que le mandé.

Abrazo grande y no se olviden...


periodismo deportivo

Anuncios

5 comentarios - Mi respuesta a un periodista de Clarín

@CazadorDePatos +4
si, ya te la esta leyendo, para mañana tenes una respuesta junto con dos medialunas y un cafe
@Pablo1681 +1
esta claro que lo unico que le importaba era que el periodista lea su email y no que lo responda.
@Bonzo17
@Pablo1681 al fin alguien que entendio!
@Witjar2 +2
"Llegó, Agustín. Muchas gracias por tu opinión". y decirte "tu opinión me chupa bien la pija" es más o menos lo mismo.

Ahora hablando de la nota, para mí, el tipo simplemente quiso ir por la fácil. Lavarse las manos, e ir en contra del mejor del mundo. ¿Por qué? Porque como todos sabemos, los haters de Messi en internet están a la orden del día, probablemente pensó que iba a recibir el visto bueno de las masas, si contentar a "la gilada" es más fácil que hacer un análisis intensivo como el que haces vos.

Mañana te dejo puntines.
@Bonzo17
Si, un poco de acuerdo estoy. Pero según gente que conoce a este tipo (laburé en Clarín) no es caracterizado de alguien como un tira mierda cuando le es oportuno para contentar a la gilada. Pero creo que eso estara en el pensamiento de uno. Solo aclaro eso para que sepan que no trate de justificar a un salame cualquiera (o por lo menos algunos de los que lo conocen me dicen eso), ya que a esos es mejor ni darles bola.
@Darkt666 +2
El pelotudo de bonelli en arriba argentinos también se la pasa tirandole mierda a Messi.
@Cranario
que te hizo pensar que iba a leer todo eso maquina ?
@Bonzo17
Que un semejante articulo que causara tanto revuelo iba a tener muchisimas criticas y quizás le interesaría saber otra opinión. Igual si lo leyó o no la verdad que no me cambia mucho. El hecho esta en poder haber dejado un descargo y ahora compartirlo aca