El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Messi-Tévez, la otra rivalidad en la final de Champions

Anuncios

Messi-Tévez, la otra rivalidad en la final de Champions League

Messi-Tévez, la otra rivalidad en la final de Champions

La inminente final de la Champions League que protagonizarán el próximo 6 de junio en Berlín la escuadra italiana de La Juventus y su par catalana del Barcelona Futbol Club, enfrentará dos maneras de entender el que es considerado el deporte más bello del mundo.

Por un lado, el “catenaccio” de la Vecchia Signora del Calcio y por el otro la maestría de un equipo que no sólo tiene al mejor jugador del planeta entre sus filas, sino que también puede presumir de exceso de calidad con presencias como la del uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar.

Claro, con matices.

Hace tiempo que Italia no juega al catenaccio, el sistema cerrado y conservador creado por el alemán Karl Rappan en los ’30 y va de suyo que en un partido de tanta relevancia no es sólo la “messidependencia” lo que asegurará el triunfo –previsible en las apuestas- del equipo azulgrana.

Sin embargo, no sólo el balompié a nivel nacional dirimirá sus valores en el estadio olímpico de la capital alemana; hay otra rivalidad, un tanto más doméstica y que tiene su gran resonancia en Argentina, el país donde nacieron Carlos Tévez –el soberbio delantero de la Juve- y Lionel Messi, el mejor jugador del mundo.

Ya en la selección albiceleste, cuando el pasado Mundial Brasil 2014, se supo que los jugadores no son los mejores amigos y que el esquema de juego planteado por Alejandro Sabella, que alcanzó el subcampeonato en la final frente a Alemania, impedía el llamado del “Apache” Tévez, para favorecer el bienestar de “Lio”.

Aunque ambos desmintieron la presunta enemistad que alimentó rumores mediáticos, se trata de dos futbolistas de temperamentos opuestos y que en la cancha dibujan perfiles encontrados.

Si Tévez es considerado el jugador del pueblo, el que todo lo deja en el campo de juego, Messi es visto por sus compatriotas como “un pecho frío” que deslumbra en Europa pero que le queda a deber a su escuadra nacional.

Con matices, claro.

Los números corren a favor de Messi, quien en medio de la polémica recibió de la FIFA el galardón otorgado al mejor jugador del Mundial en Brasil. “Carlitos” brilla en el equipo de Andrea Pirlo y en el hogar del ex crack Alessandro del Piero, pero de ninguna manera ha alcanzado la categoría marciana de “Lio”.

Los dos son fenomenales.

¿MESSI O TÉVEZ?

Es una pregunta divertida. De esas que encienden los ánimos en cualquier encuentro de parroquianos en un bar. Se la hicimos a algunos aficionados al futbol que tenemos cerca y las respuestas, tiernas, emotivas, favorecieron a la estrella del Barça.

Como sea, la fiesta está asegurada. Y será la fiesta de Messi, de Tévez y del futbol, benditos sean.

“Por supuesto que le voy a Messi. No me pierdo uno solo de sus partidos y considero como aficionado al futbol que es un privilegio ser contemporáneos y poder gozar su desempeño”, dice el periodista y escritor Jorge Zepeda, un “pambolero” de hueso colorado y fervoroso hincha de Las Chivas de Guadalajara.

“En cierta manera, Messi vs Cristiano Ronaldo es una alegoría de las dos maneras de encarar la pasión por un deporte de equipo: el argentino goza como un niño los goles propios y ajenos, conduce la pelota sin reparar en golpes o zancadillas; la de Ronaldo es lo contrario, un narciso que solo se sacia con la admiración unánime, no festeja los goles de su equipo, y los suyos ni siquiera los goza, le resulta un motivo para desafiar al mundo y mostrar que él es Dios”, agrega.

¿Y qué decir de Tévez?

“Es un buen jugador, desde luego, pero está en la veintena de delanteros que integran la élite. Sólo eso. En realidad el jugador fuera de serie es Andrea Pirlo, lamentablemente en el ocaso de su carrera, pero ese es de los grandes. Fue conmovedor la manera en que el Camp Nou lo ovacionó al ser cambiado, pese a ser del equipo contrario. Eso sólo sucede con las figuras históricas”, concluye.

¿EL BIEN O EL MAL?

Es cierto que la disputa entre Messi o Tévez tiene un carácter doméstico, constreñido sólo a Argentina. De hecho, no parece ser una preocupación de los europeos con vistas a la inminente final de la Champions.

Pero el formidable desempeño del Apache en los partidos con la Juve fue generando entre los aficionados mexicanos una floreciente pasión por el ex jugador de Boca, del Corinthians, del Manchester United y del Manchester City.

Tal es el caso del periodista Mario Villagrán Fernández, editor de Life & Style y un firme defensor de los valores futbolísticos de Tévez, a quien admira incluso más que a Messi.

“Monterroso lo vio venir en el Monólogo del mal: un día el mal se encontraría de frente con el bien y evidentemente el último tendría, bajo cualquier circunstancia, que vencer. ¿Por qué? Bueno, es difícil sacar a la gente de sus moldes mentales consistentes en que lo que hace el Bien está bien y lo que hace el Mal está Mal”, dice en un tono sin duda misterioso.

¿Adónde quiere llegar este muchacho?

Veamos.

“El encuentro de Tévez y Messi es pura moral. En el duelo técnico, el de las cualidades cuantificadas, hay claro vencedor. En el duelo del éxito, también. En la mercadotecnia, ni dudarlo. En el regateo, como cuestionarlo sí Lio sabe burlar hasta ancianos de aeropuerto. Indiscutible ganador. Evidente diferencia. Apabullante vencedor. Todo Bien”, afirma.

“En cambio, el Mal, sólo sabe de conflicto. De Argentina salta a Brasil. Del United pasa Al City y luego termina por robarse injustificadamente el 10 de un ídolo de Turín. Todo Mal. Todo Mal…y ahí es donde elijo a Tévez sobre Messi. Porque Tévez sí existe. No es una bota de oro ni un balón. No hay manera de ganar esta discusión más que con una razón: empatía”, asegura.

“Por Messi siento el respeto del talentoso pero no la cercanía y la motivación de ver trabajar a Carlos. Quizá sea eso. Todos admiramos al sobrenatural, pero cuando suena el silbato y nos ignora vamos con aquel que trabajo los 90 minutos y aún tiene uno para acordarse del barrio. De nuevo, ustedes ganan: es Messi. De nuevo, el triunfalismo no es un valor que me atraiga. No es amor al perdedor, hablamos de alguien que ha probado glorias y aún así suspira por regresar a probar los panes dulces de la abuela. Uno que prefiere el olvido si a cambio le ofrecen el barrio a sus pies y el otro que quiere que le vean los pies sin barro. Ustedes ganan, pero yo me quedo con el Mal por 90 minutos más”, desafía. Y nos deja pensando.

LOS “MESSIÁNICOS”

“Yo soy 100% Barça y por supuesto messiánico”, dice escueto pero contundente el monero Trino Camacho, sufriente “forofo” del Atlas. No necesita pensar mucho, al igual que el periodista argentino Jorge Búsico, quien responde a la pregunta planteada por SinEmbargo con un preciso e indubitable: “A Messi. Jamás iría por un bostero”, dice el hincha de River.

No es poca cosa. Carlos Tévez es el símbolo -como lo fuera el recientemente retirado Román Riquelme-del Boca Juniors, la escuadra azul y oro que protagonizara la semana pasa el oscuro episodio del gas pimienta arrojado al cuerpo de sus archirivales del River. Y eso en el marco del futbol argentino, es decir mucho.

Alejada de esas disputas caseras, la periodista española Laura García Arroyo, conductora de La Dichosa Palabra y quien soportó con extraordinaria hidalguía la retirada de la Champions del Real Madrid, el club de sus amores, no deja de mostrar el dolor al responder “¡Por ninguno, no hurgues en la herida!”

Sobreponiéndose a la derrota, acepta el reto y se inclina por “La Pulga” Messi.

“Por Messi, sin duda. Creo que sigue siendo el mejor. Es aún primordial para el equipo y muchas veces él es quien define el resultado de un partido. Con la llegada de Suárez y Neymar, ahora también hace pases y coloca la pelota para que ellos anoten”, afirma Laura, una verdadera conocedora del balompié.

“Confieso que a Tévez lo he visto jugar menos pero me parece muy bueno y es meritorio que esté en la final. Un equipo que juega a la defensa y que marca tan pocos goles es increíble que haya llegado tan lejos. En lo particular no me gusta el plateamiento de la Juve, pero para haber pasado lo que han pasado y haber llegado hasta donde lo han hecho, me parecen el David de esta contienda”, agrega.

“Entre los dos, tengo que decantarme por el chaparro, que sigue teniendo un talento inaudito (y un poder en el vestidor capaz de hacer mover entrenadores a diestro y siniestro, sólo por ser quien es puede hacerlo, ahí su importancia en la Ciudad Condal)”, concluye.

El experto periodista Iván Pirrón, director de la sección de Deportes del periódico El Universal, tampoco duda. Le va a Messi.

“Le voy a Messi, porque nuevamente luce como el mejor jugador del mundo, porque está en el club que mejor juega al futbol en estos momentos y porque merece coronar la temporada con otra Champions en su hoja curricular”, afirma.

Coincide con el escritor y periodista, autor de varios libros dedicados al futbol, Juan José Panno.

“A Messi le voy. Porque me hice hincha del Barcelona en los tiempos del Pep Guardiola y de Vilanova y aun de Martino. Perdí un poco el entusiasmo con el Luis Enrique de los comienzos, pero lo empecé a recuperar en los últimos tiempos. Tévez me parece un jugador extraordinario y también Pogba, pero la Juventus en su conjunto es un típico exponente del fútbol italiano más tradicional y no siento que me represente”, expresa.

“El Barcelona, con sus altibajos, trata de jugar siempre, tiene un respeto reverencial por la pelota y eso hace que los apoye. No es solo Messi, también Iniesta, Xavi (que debería jugar siempre), Neymar y también Suárez, son jugadores que saben qué tienen que hacer ahí adentro para ganar, gustar y si fuera posible golear. Con el corazón estoy con el Barcelona. Y racionalmente me animo a pronosticar que tiene al menos un 80 por ciento de posibilidades de quedarse con la Champions”, afirma.

Con menos tintes futbolísticos, el experto Juan Roberto Presta, ex presidente de la Asociación de Periodistas de la Asociación de Futbol Argentino (AFA), se inclina por Messi y ataca a Tévez.

“A Messi a muerte. Tévez es un vende humo que ahora se pasó al Pro –el Partido político de la derecha en Argentina. Así que conmigo, no va. Vivía en Fuerte Apache, pero se compró una mansión en la Horqueta de San Isidro y la tiró abajo, para juntarla con otra casa y hacerse una cancha de golf”, cuenta.

LIONEL MESSI, EL MEJOR JUGADOR DEL MUNDO

Mientras se escribía esta nota, las agencias internacionales de noticias anunciaban que el astro argentino del fútbol Lionel Messi es la nueva atracción del museo de cera Madame Tussauds de Nueva York.

La figura de cera Messi, al que se lo representa con el uniforme de la selección argentina y no con el del Barcelona, se estrenó el martes en el museo, donde comparte espacio con otras figuras del deporte como el ex boxeador Mohamed Alí, el ex jugador de béisbol Derek Jeter y la estrella del baloncesto Carmelo Anthony.

Messi fue el año pasado subcampeón del mundo con Argentina en el Mundial de Brasil, ha sido elegido cuatro veces Balón de Oro y acaba de ganar con el Barcelona una nueva Liga española, a la que aún podría sumar la Copa del rey y la Liga de Campeones europea. En junio buscará con su selección el título en la Copa América de Chile.

Nació el 24 de junio de 1987 en Rosario, Argentina. Es un delantero hábil con la pierna izquierda, gambeteador imparable que siempre tiene a la portería como horizonte excluyente y que llegó a Barcelona cuando tenía 12 años.

Acompañado por sus padres, buscaba condiciones económicas que le permitieran pagar el oneroso tratamiento para la hormona de crecimiento del muchacho, que amenazaba con dejarlo liliputiense.

Con 1.69 metros de altura y 69 kilogramos de peso, el chico no es lo que se dice un portento físico y por ello se ha ganado el mote de “La pulga”, pero ese magro contenido le ha alcanzado para perpetuar una leyenda que ha revivido el futbol.

La historia lo juzgará y dirá si él fue más grande que Pelé o Maradona, pero el universo del balompié no se destaca precisamente por la cabeza fría a la hora de analizar logros y fracasos de sus máximas figuras.

Así, ni siquiera este hombre sencillo, poco dado a la polémica, generoso en una forma exótica, con esa humildad a la que casi todo el mundo se ha desacostumbrado, se ha visto libre de polémicas destinadas a establecer si él es tan grande como Diego Maradona, esa sombra gigante que sobrevuela con justicia el atribulado cielo del futbol planetario.

CARLOS TÉVEZ, UNA DE LAS CLAVES DE LA JUVE

Carlos Tévez dice sentirse importante en La Juventus. No es para menos. Junto a la Vecchia Signora ha llegado a la final de la Champions.

“He encontrado la confianza que me da la dirigencia, el míster (Massimiliano Allegri) y mis compañeros. Ellos me hacen sentir importante dentro del plantel. Así uno sabe que tiene que dar un poco más de lo que tiene. Me siento muy feliz”, dijo a la prensa cuando se aprestaba a jugar ante el Real Madrid, el equipo que quedó eliminado de la Champions el 13 de mayo pasado.

Carlos Alberto Tévez nació el 5 de febrero de 1984 en la provincia de Buenos Aires.

El delantero, ídolo de la hinchada de Boca Juniors, de 1,73 metros de altura y 74 kilogramos de peso, atraviesa uno de sus mejores momentos deportivos, militando en la Juventus de Turín

Creció en un barrio marginal de Buenos Aires, tiene una gran potencia de juego; puede jugar tanto por fuera como por dentro del área, a pesar de no ser muy alto. Desde la pobreza de su Fuerte Apache natal que le valió el apodo por el que es conocido, hasta los 22 millones de dólares que pagó un grupo empresario para llevarlo al Corinthians, luego a Inglaterra y ahora a Italia, “Carlitos” siempre fue el mismo: un chico auténtico con una niñez muy dura que encontró en su habilidad con la pelota la forma de darle una vida mejor a toda su familia (cualquier comparación con Diego Maradona es pura coincidencia).

Anuncios

1 comentario - Messi-Tévez, la otra rivalidad en la final de Champions

@_Deadmau5_
los dos en deuda
@cafe666
en deuda?? ninguno de los dos te debe nada, los dos ganaron juegos olimpicos.. al menos algo ganaron.. y con Boca Tevez no esta en deuda.