El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Las vivencias de los jugadores de Huracán ante Boca Juniors

Anuncios

“Es una historia única”

Protagonista. Emir Basabe, arquero de Huracán Las Heras, contó sus vivencias en el histórico partido contra Boca Juniors por la Copa Argentina. “Estoy feliz de haberlo vivido”, dijo

Las vivencias de los jugadores de Huracán ante Boca Juniors

“Todo empezó como un sueño. Es algo que se te da rara vez. Lo tomé con calma, pero la ansiedad fue mucha. Me costó dormir, comer. Quería que empezara el partido”, cuenta Emir Basabe, el arquero que Huracán Las Heras guardará en su historia para siempre.

El portero del Globo, hincha de River, protagonista fundamental en el histórico partido que Boca le ganó a Huracán en San Juan por la Copa Argentina, abrió las puertas de su casa y contó las anécdotas que le dejó este inolvidable partido.

–La imagen de los dos planteles juntos en la manga fue muy fuerte. ¿Cómo se vivió desde adentro?

–Ahí me cayó la ficha y se me fue el miedo. Uno siempre los ve en la tele y los ves grandes. Con mis compañeros nos preguntábamos: ‘¿Serán realmente grandes?’ Pero después decía: ¡Si son personas! Me puse al lado de Orión y no había tanta diferencia, me paré al lado de Osvaldo y tampoco. Y eso me dio confianza.

–¿Y cuando Arruabarrena entró al vestuario a saludarlos?

–Cuando vino a nuestro vestuario, me pasó algo muy lindo. En ese momento, en el vestuario todos se felicitaban y estaba con bronca. Me había quedado mal por cómo fue el primer gol. El Vasco se me acercó y me dijo que me calmara, que siempre hay resultados que uno no espera. Me dijo que él esperaba ganarle a River, pero no se le dio y no por eso se quedó con la bronca. Fue un cruce de palabras que me sirvió mucho.

–¿Por qué la bronca? ¿Te culpás por ese primer gol?

–El primer gol fue una jugada sucia en la que cometemos varios errores. Si a lo mejor la terminaba en centro en vez de tocarla al medio hubiese sido otra cosa. Nos agarra desarmados atrás. A lo mejor si no salía, estaba la posibilidad de que en unos segundos más llegase otro, pero si no salgo, él entra solo al área. Por tratar de cuidar, descuidé. En fin.

–Después del partido suspendido ante River, el plantel de Boca quedó mal parado en cuanto a lo humano, pero lo que cuentan ustedes es muy diferente...

–Sí, se dice que son agrandados, por ahí soberbios, pero te das cuenta que nada que ver. El Cata Díaz le decía a nuestro delantero (Palacios) que era vivo porque se venía al lado de él porque es el más viejo. A Gago le pegaron todo el partido y no decía nada, Osvaldo habló mucho con nuestros defensores con buena onda... La verdad que hubo mucha humildad. Los jugadores de Boca mandaron camisetas para todos, así aquellos que no la pudieron cambiar en la cancha se llevaban un recuerdo. Todos volvimos al hotel contentos, llenos y sorprendidos para bien.

–Y vos te trajiste la camiseta de Orión y el pantalón de Gago...

–Sí, el pantalón Gago me lo hizo llegar porque cuando terminó el partido le dije que lo quería, pero no se lo iba a sacar ahí. Orión en el túnel se sacó la camiseta y me la dio sin tener ningún compromiso. Cuando terminó el partido, vi que Orión se cruzó todo el campo y vino a donde estaba, me agarró y me dijo que soy un fenómeno, que le dé para adelante, que no baje los brazos, que me da para más. Palabras que uno no espera en ese momento. Fue un gesto muy lindo y de mucha grandeza de su parte.

–¿Te tenías fe en los penales?

–Sí, me tenía mucha fe. Los había estudiado mucho. Incluso me llevé un machete, pero lo dejé en el vestuario.

–¿Y si le hubieses tapado un penal a Osvaldo?

–Y... Hoy estaría arriba de un avión para sumarme a la Selección (risas).

Anuncios

1 comentario - Las vivencias de los jugadores de Huracán ante Boca Juniors