La Permacultura: el arte de curar la Tierra

Anuncios

Cuidar la Tierra, cuidar a la gente, compartir los recursos y capacidades: esto es la base ética de la permacultura
.
¿Qué es la permacultura?

Siguiendo su etimología significa cultura permanente aunque algunas personas restringen su significado a agricultura permanente. Hay algo de correcto en esto último, pues sin la producción constante de los frutos de la tierra la vida humana y su cultura es imposible. Sin embargo, la permacultura es mucho más.

La Permacultura: el arte de curar la Tierra

Algunos creemos que la permacultura es hoy en día una de las más ricas, vitales y emergentes síntesis del conocimiento humano en su búsqueda de una sociedad justa en armonía con la naturaleza. Es posiblemente la más reciente cristalización del vínculo de la sabiduría y la ciencia.
Desde un punto de vista conceptual se puede definir a la permacultura como el diseño conciente y el mantenimiento de sistemas agrícolas productivos que tienen la diversidad, estabilidad y resistencia de un ecosistema natural. Es la integración armoniosa del medio ambiente, gente y animales que permite proveer su alimento, energía, abrigo y también, principios éticos y espirituales, de una manera sustentable.

Así, no hay que confundir la permacultura con tecnologías alternativas y técnicas agropecuarias
desarticuladas. La permacultura produce una ecología cultivada capaz de generar más alimentos para la gente y animales que la propia naturaleza a su ritmo (sin el factor humano). Todo esto desde la perspectiva de la educación popular, metodologías participativas, el sentido comunitario y la reverencia a la vida. El australiano Bill Mollison es la figura clave en el surgimiento del diseño permacultural.
.
Historia


Bill Mollison nació en Stanley, Tasmania (1928). Desde adolescente aprendió a ganarse la vida por sí mismo. Fue panadero, trabajador forestal, aserrador, trampero, naturalista y pescador de tiburones. En medio de ambientes silvestres y difíciles, cazó y pescó para vivir. Pronto aprendió el duro arte de sobrevivir en condiciones extremas y a amar la tierra y las regiones donde uno vive.
Desde 1954 trabajó como biólogo realizando estudios científicos en lugares remotos de Australia. En 1960 fue el curador del museo de Tasmania. En 1966 regresó a estudiar, ganándose la vida como pastor de ganado, guardián de cafeterías y profesor de niñas. Se graduó en biogeografía y quedó como maestro en la Universidad de Tasmania (1968).

Mollison se convirtió en un crítico radical de los sistemas industriales y políticos que estaban destruyendo, material y socialmente, todas las partes del mundo. Pero como él mismo nos dice: “Esta oposición, por fin no cumple nada [...] no quería oponerme a nada y perder mi tiempo.
Quería regresar sólo con algo muy positivo, algo que nos permitiera vivir a todos sin el colapso total de los sistemas biológicos.”

En 1974, en conjunto con su alumno David Holmgren (su tesis de doctorado fue clave), desarrollaron una estructura para un sistema de agricultura y de estilo de vida sostenibles, para lo cual Bill acuñó la palabra permacultura. Esto culminó en 1978 con la publicación del libro Permacultura I y un año después Permacultura II. Bill ha dicho que, si bien en sus inicios la permacultura apuntó hacia el autoabastecimiento de la familia y de la comunidad, “la autosuficiencia no tiene razón si la gente no tiene acceso a la tierra, a la información y a los
recursos económicos”. Así, en lo últimos años la permacultura se está dirigiendo también hacia estrategias para acceso a la tierra, así como legales y financieras (tales como autofinanciamiento regional, estructuras de negocios, intercambios de servicios y productos, sistemas económicos alternativos no basados en el sistema monetario internacional como los Lets y los de Mark Kinney). De esta manera, la permacultura está tomando un rostro profundamente creativo y revolucionario.

ecologia

Lo anterior queda más claro con la triple dimensión de la ética permacultural:

* Cuidar la Tierra: animales, plantas, tierra, agua y aire.
·
* Cuidar la gente: alimento, abrigo, educación, empleo, contacto humano. compartir los excedentes: dinero, tiempo, información y energía. La clave es reconocer el valor intrínseco de cada cosa viviente, cooperación, no competición egoísta.
Desde 1979, Bill Mollison dejó la academia y se ha dedicado a practicar con el ejemplo: construir sistemas biológicos sostenibles.

Paralelamente, fue formando el Instituto de Permacultura Tagari, en Tyalgum, Australia. En 1991 ya había más de cuatro mil personas graduadas, avaladas por el instituto. Actualmente hay más de 140 centros diseminados en 50 países (bajo el principio de no centralización), con 20 mil personas entrenadas.
.
En 1981, Mollison recibió el Premio Nobel Alternativo por parte del parlamento sueco; el reconocimiento del gobierno de Holanda; de la Sociedad Schumacher de Gran Bretaña y, en 1991, la Academia de Ciencias de Rusia le otorgó la medalla Vavilov (por vez primera a un extranjero).

Mollison considera que Masanobu Fukuoka (autor de La revolución de la brizna de paja) sintetiza muy bien la filosofía básica de la permacultura: “trabajar con la naturaleza, no contra ella”. Para esto hay que observar, cuidadosa y profundamente, cómo trabaja la naturaleza antes de manipularla. En este sentido, la permacultura ha estudiado algunos de los principales sistemas productivos y estilos de vida indígena, a lo largo y ancho del mundo.El gran reto que Bill Mollison lanza a cada uno de nosotros, si es que no queremos hacer de esta crisis planetaria una trágica historia es abandonar el discurso sin acción, dejar el autoengaño y dejar de convertir árboles en papeles y más papeles, desechar la cultura parasitaria que hemos creado y empezar a hacer verdaderamente el amor con las hijas e hijos de la madre Tierra: los pinos, los manantiales, las catarinas, la tierra, el aire, los venados, las mariposas.

“Los revolucionarios que no tienen huerto, que dependen del mismo sistema que atacan, que producen palabras y balas y no comida ni abrigo, son inútiles”. Adoptemos un pedazo de planeta y demostremos que tan capaces y consecuentes somos. Reverdezcámoslo con fuerza y ternura hasta que se convierta en un girasol que refleje la luz del sol en agradecimiento al milagro de la vida.
.
Los principios de la permacultura

Los principios de la permacultura son válidos para cualquier diseño permacultural no obstante la variación en clima y escala. Provienen de la ecología, la conservación de energía, el diseño de paisaje y la ciencia medioambiental.

principios

Estos principios son:

1) Ubicación relativa;
2) cada elemento cumplemuchas funciones;
3) cada función importante es soportada por muchos elementos;
4) planificación eficiente de energía;
5) o de recursos biológicos
6) reciclje de energía
7) sistemas intensivos a pequeña escala;
8) aceleración de la sucesión y la evolución
9) diversidad
10) efecto de borde.
.
Ubicación relativa

El diseño es el corazón de la permacultura consiste en la conexión entre cosas. Conexión significa situar en el lugar correcto. Al efecto, hay que establecer relaciones de trabajo entre cada elemento para que las necesidades sean satisfechas por las cosechas de otro elemento. El conocer o descubrir las características, necesidades y productos, de cada elemento es esencial para que trabaje en dirección de la mayor ventaja. En una buena ubicación existe una fuerte conexión entre los ingresos y egresos de los elementos del sistema.

agricultura

Las preguntas clave para las estrategias de vinculación son:

a) ¿cuáles son los uso de los productos de este elemento particular que sirve a las necesidades de otros elementos?;
b) ¿cuáles necesidades de este elemento son cubiertas por otros elementos?;
c) ¿ dónde esta el elemento incompatible con los demás?;
d) ¿cómo y dónde beneficia este elemento a otras partes del sistema?

Para ubicar los elementos del proyecto hay que empezar con el núcleo de actividad más importante: la casa, el invernadero, etcétera. Este núcleo está en función del objetivo a desarrollar.
Ejemplo de una buena ubicación relativa: la captación y almacenamiento de agua se hacen a un nivel más alto que el huerto para que la simple gravedad dirija el flujo del agua hacia las plantas, y la composta se establece cerca del huerto para no acarrear de lejos el abono natural. Juan Manuel Madrigal

permacultura

4 comentarios - La Permacultura: el arte de curar la Tierra

@carlosjanson +2
Esto está directamente relacionado con las Ecoaldeas.

Ecoaldea:
Una ecoaldea es una comunidad intencional cuyo objetivo es ser sostenible social, ecológica y económicamente.

Su desarrollo se basa en un respeto por la naturaleza, en el uso de energías renovables, la sustentabilidad tanto alimenticia como económica, el reciclaje y el uso de materiales de construcción ecológicos.
http://es.wikipedia.org/wiki/Ecoaldea

Muy bueno van puntos
@camarada_17 +1
Esta bueno para empezar a aplicarlo en los barrios...