El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

20 de noviembre: Día de la Soberanía Argentina...¿cual?

Anuncios

¿¿De qué soberanía??
20 de noviembre: Día de la Soberanía Argentina, a 160 años de la Vuelta de Obligado (La primer batalla por la Soberanía Nacional)


El 20 de noviembre de 1845, en la llamada batalla de Vuelta de Obligado, más de un millar de argentinos enfrentaron a la armada más poderosa del mundo, la Anglo-francesa, las dos principales potencias de la época: Gran Bretaña y Francia, que venían engrosadas de sendas apropiaciones coloniales en China y Argelia, pretendía alzarse sobre el paso del Rio de La Plata y navegar libremente por el Paraná. En una gesta histórica que permitió consolidar definitivamente nuestra soberanía nacional, rioplatense y sudamericana. La batalla tuvo gran difusión en toda América, Chile y Brasil cambiaron sus sentimientos hostiles hacia el ser de Juan Manuel de Rosas en esos tiempos criticados por estos países y se volcaron, a la causa de la Confederación Argentina. En una lucha desigual con los poderes más fuertes de la Tierra, supo grabar con sangre los derechos indestructibles la nación. Por eso se ha instituido al 20 de noviembre como el Día de la Soberanía.

En 1845 la Confederación Argentina sufrió la alevosa agresión militar de las dos mayores potencias colisionadas de la época, dispuestas a lograr por la fuerza lo que no habían conseguido por la amenaza. Ante el bloqueo y las depredaciones cometidas por la escuadra combinada de Francia e Inglaterra en las costas del Plata fue visitado el territorio sudamericano por estos países que tomando como escusa la ayuda internacional brindada por Rosas en el otro lado del Rio de La Plata, al “gobierno legítimo” de Manuel Oribe.
M. Oribe derrocado en la lucha con quien seria luego el primer presidente constitucional del Uruguay, Fructuoso Rivera; en los principios de la soberanía uruguaya se dieron luego de pasar una guerra civil y una guerra entre caudillos (Manuel Oribe y Fructuoso Rivera) que desencadeno el apoyo de Rosas y la llegada de ayuda europea.
Con el desarrollo de la navegación a vapor principalmente en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, grandes navíos mercantes y militares podían remontar en tiempos relativamente breves los ríos en contra de la corriente, y con una buena relación de carga útil.

Este avance tecnológico estimuló a los gobiernos británicos y franceses que, desde entonces, siendo las superpotencias de esa época, pretendían lograr garantías que permitieran el comercio y el libre tránsito de sus naves por el estuario del Plata y todos los ríos interiores pertenecientes a la cuenca del mismo.
La Confederación Argentina, gobernada Rosas dio batalla a la amenazas y a la agresión encabezada desde las costas Uruguayas por las tropas anglo francesas que habían ido en “ayuda” de Fructuoso Rivera.
La flota anglo-francesa primero ocupó Montevideo, exigió la libre navegación de los ríos interiores argentinos, y se apoderó mediante su artillería de grueso calibre del “derecho” a navegar. Los europeos también especulaban con el apoyo eficaz del Imperio del Brasil, interesado en la Mesopotamia y en la Banda Oriental.

La victoria la alcanzaron los anglo-franceses, pero resultó de poco valor, ya que el daño que sintió el escuadrón europeo casi se sintió como una derrota; confiaron demasiado en lo que aseguraban que ante su presencia en las costas, los pueblos sacudirían la tensión y la bronca hacia Rosas y harían causa común con ellos. Forzaron el pasaje del río de la plata a su convenio y creyeron poder dominarlo, pero supieron que no podrían avanzar tierra adentro, ya que se sublevarían contra ellos todas las fibras de un pueblo viril atacado en sus hogares. Tanto de Uruguay y Argentina como Brasil que ya veía que los intereses occidentales no eran en son de paz rioplatense si no que lo monetario y los negocios del libre mercado movían las ansias de paz y controlar las aguas, turbando a las nuevas naciones nacientes y jóvenes. Este hecho histórico ha sido recordada en los billetes de $20 argentinos, que en una cara lleva el retrato de Rosas y en su reverso una imagen de la Batalla de la Vuelta de Obligado.
Cualquier similitud con el desembarco petrolero en cercanías de las Islas Malvinas inglesas que descansan en plataforma marina Argentina es pura… ¿coincidencia o intencionalidad? ¿Causalidad económica o consecuencia histórica? ¿Soberanía administrativa o pirateada actual?

El desencanto de los aliados de la Confederación Argentina y la Banda Oriental fue tan grande, como impotente que de ahí en más los sermón de los emigrados inversores hacia sus tierras fueron frenadas y no tan bien venidas para tratar temas políticos “internos” , que en cuestiones económicas aún la soberanía se sigue discutiendo. Desoyes de Obligado, todos en la Confederación se pusieron sin reservas al servicio de la patria y de los principios que Rosas. Pero además en toda América y en Europa se consideró a Rosas como el único jefe americano que había resistido las violencias y agresiones de las dos mayores potencias mundiales. Desde entonces será llamado el grande hombre de la América. Históricamente, los federales y nacionalistas de aquellos viejos tiempos argentinos han considerado el combate de la Vuelta de Obligado como el más importante triunfo en la lucha por consolidar y hacer respetar la soberanía de las nuevas repúblicas.

Sobre el combate, la participación y la explicación del interés que movía de Rosas, la mejor respuesta seria que a Rosas compartía con los terratenientes bonaerenses la “seguridad” que el Estado tenía en ese momento, como así también sus negocios realizados a lo largo del territorio, lo cual no podía entregarse a ninguna potencia extranjera ni el transito libre de los ríos tanto limítrofes como interiores (prevención de expropiación de negocios y recursos). No había tanto en Rosas y sus socios políticos y económicos una actitud fanática que se transformara en odio ni mucho menos contra los Europeos embarcados, sino una política nacionalista pragmática que entendía como deseable que los ingleses manejasen nuestro comercio exterior, pero que no admitía que se apropiaran de un solo palmo de territorio nacional que les diera ulteriores derechos a copar el Estado, fuente de todos los negocios y privilegios de nuestra burguesía terrateniente.

Independencia Económica:
La soberanía (autoridad independiente), según la clásica definición es el «poder absoluto y perpetuo de una República»; y soberano es quien tiene el poder de decisión, de dar leyes sin recibirlas de otro, es decir, aquel que no está sujeto a leyes. El término soberanía popular se acuñó frente a la noción de la soberanía nacional: “la soberanía reside en el pueblo”
Hoy hay soberanía política, está siendo desarrollada de apoco y a tracción desde la “re-apertura” democrática del año 83 con Alfonsín. La soberanía política se sigue rellenando en lo actual de esta nación de 200 años.
La soberanía mediática sigue siendo la batalla real hoy por hoy del estado entre los monopolios, corporaciones y grupos económicos-empresariales y las instituciones que democráticamente intentan gobernar por los gobernantes elegidos por el pueblo en el soberano sufragio.

Hoy se discute sobre la soberanía económica en las “seguridades jurídicas”. Detrás de esas “seguridades políticas” se habla, debate y se pelea por dos modelos de países muy diferentes más allá del presidente de turno fuese cual fuese su partido político (en algunos casos).
Modelo de país más allá de quien gobierne…conservadores, abiertos la inversión, pero monopólica, o centrada en las necesidades y en su pueblo mayoritario que no es la de clase superior que desde arriba de pedestal manejan los hilos explícitos de la economía Argentina e implícitamente las sogas políticas de la nación. Unas sogas que algunos políticos usan para agarrarse a estos monopolios y recibir cometa para las campañas, otros a consecuencia de los “consejos” que imparten las corporaciones a los políticos pedigüeños son apoyados con su “limosnas” y los recursos utilizados que dejan ahorcado a más de uno en la necesidad y la desesperación.

Hablar del uno a uno ($ peso=dólar) y como era Menem, Duhalde y compañía, como hablar de un país con un modelo marcado por los monopolios y el repetir e insistir hoy con “el modelo nuevo de país”( hoy el modelo opositor al oficialista de turno) es como hablar de la soga en la casa del ahorcado…y hablar de un pueblo económicamente soberano en la actualidad es como hablar del cuento de Caperucita Roja y el Lobo, donde vemos como si fuera la abuelita (soberanía económica…) pero de fondo (seguridad jurídica) hay un lobo feroz (monopolios que controlan o manipulan al estado) dispuesto a comernos económicamente, políticamente y soberanamente.
El modelo o proyecto y no el político de turno (oficialista), es lo profundo que se quiere cambiar, destruir y ser antagonista hoy desde muchos sectores mas allá de un discurso de algunos, pero no desde los opositores de Cristina K oportunistas, si no los que ven a la abuelita (soberanía económica) posible de convivir en la casa argentina pero mientras se barra de ella al lobo feroz (monopolios que titeretean la economía nacional). Entre las fracciones de izquierda, el peronismo y los sectores de derecha y “terratenientes modernos” es que se reparten las discusiones de un modelo soberano económicamente y un modelo de globalizado de mercado y posibilidades exteriores de inversión capitalista, la expropiación y la estatización, la privatización y la independencia económica…
La inflación de la argentina, la devaluación monetaria, la “seguridad jurídica”,… ¿A qué mierda se debe y quien debe a quien?

Un monopolio (uno vende) es una situación de privilegio en el mercado económico, en el cual existe un servicio ofrecido, producto u objetos que posee un gran poder de demanda, adquisición y ganancia para quien los vende u oferta; el monopolio ya que es el único en una industria determinada o rubro especifico que posee el producto o servicio mayoritario o hegemónico sin posibilidad de elección verdadera. Realizando las mayoría de las ventas del producto o servicio ya que equipara todas o la mayor probabilidad de los comprantes consumidores escasos de opciones de elección.
La Serenísima u Arcor, producen miles de productos directa o indirectamente de la canasta familiar, equiparan casi el 80% de los alimentos en su ámbito determinado, la famosa competencia de mercado es una competencia desigual con los que no tienen posición dominante en el mercado y luchando contra los que abusan esa posición de mercado, quedando subordinados por la necesidad.

Si un par de empresas o aledañas que tienen la mayoría de la canasta alimenticia independientemente del producto, fijan los precios de los productos, y casi nunca perdiendo plata, ya que no tienen competencia y la gente siempre las compra (salvo que vuelva a la época feudal o que cada uno fabrique sus alimentos). Donde las ganancias siempre van a ser positivas. No conformes con estas ganancias de superávit, quieren agrandar la bolsa de limosnas. Por ejemplo Arcor, tiene el 70% de los productos de golosinas por lo que maneja a su antojo el mercado de la golosina y fija sus precios sin importar el de la competencia, ya que crece y equipara y gana un mercado que lo tiene como líder indiscutido sin competencia real de peso. Al subir sus precios por antojo (y por seguridad jurídica… ¿?) genera la inflación; que encajada en el discurso de la devaluación, genera los males penares de necesitar cada vez más para comprar una simple lata de arvejas o un litro de leche a casi $5. Donde además el campo marco este último tiempo y está hoy en su máxima ganancia histórica y donde decían que en el país de las vacas importaríamos leche y carne en este año… Al fijar los precios por monopolizar las góndolas de los supermercados y subirlos los precios de sus productos, sus ganancias suben y sus ingresos cresen sideralmente mes tras mes.
Abusando de su posición dominante pueden generar la inflación mientras su ventas queden igual o suban poco, generan el aumento de precios y ahí está la inflación… no a causa de una devaluación del estado o el precio del dólar exterior, si no al manejar la venta de la mayoría de los productos por rubros por más que compre o no el pueblo, el precio está fijado arbitrariamente y no por la oferta y la demanda “habitual” del libre mercado.
Por más que no venda porcentualmente periodo tras periodo, al subir los precios a su disposición influye directamente a la economía generando el vacio económico necesario como para disparar el dólar, la necesidad y la desesperación ante la “crisis” económica, que mas crisis es una estrategia encubierta y una mentira del lobo feroz que nos saca y nos deja cada vez menos sin soberanía.

Las empresas competidoras, una vez cansada de la competencia y de pelear por el primer puesto, el segundo o el último van cediendo terreno, productos y recursos. Cuando se lo permiten compran una empresa a la otra (¿por la seguridad jurídica no?) y la descompensación de una empresa hacia la otra, compensa a unos y a otros para dejar de competir. O en su defecto las mini competidores (pequeñas empresas) son adosadas al Mayor inversor para que dejando de ser “libres” sean “esclavos” de su nuevo dueño, dejando la vieja receta de producir su producto a copiar el producto del hermano Mayor que lo capturo….ahí está también la inflación o el comienzo de ella (y de la monopolización). Como también ahí no está la soberanía económicamente hablando.

---000---

La batalla de Obligado en 2010 trajo a colación del colador económico la palabra Soberanía y de la soberanía se pensó algo que económicamente no es tan lindo como la abuela de Caperucita Roja, que preguntándole y viendo más de cerca se le puede ver los dientes filosos de una lobo donde la soberanía como en épocas de Rosa no eran muy aceptadas por los Ingleses/franceses que vinieron a meter las narices. Hoy a los monopolios que vienen a meter la mano en la lata y llevarse a muchos recursos de los llamadas pequeñas y medianas empresas o emprendedores que ahogados dejan de ser soberanos de sus deseos a ser subordinados de sus necesidades. Entrelazado por los que mayoritariamente desde los monopolios siguen contando cuentos de libre mercado y distribución, y que desde la política se discute por dos modelos de país impulsado por la economía, uno soberano e independiente de los poderes, sectores o rejuntes buitres y otro subordinado, manipulado y direccionado por los terratenientes modernos.

(J-P_B)

Anuncios

0 comentarios - 20 de noviembre: Día de la Soberanía Argentina...¿cual?