El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

“Me quiero ir” del peso argentino!

Anuncios

“Me quiero ir” del peso argentino!

por Fernando Ulrich, sábado, 15 de junho de 2013




“Me quiero ir” del peso argentino!

Cuando yo estaba en Buenos Aires, hace unos dos meses, me ofrecieron intercambiar mis dólares por pesos en el hotel. Pero no en la recepción, llenar los formularios, utilizando el tipo de cambio oficial - 5,18 en el momento - y apegarse al protocolo estándar. En realidad, quien se ofreció a llevar a cabo el cambio era el equipaje casillero del hotel a un intercambio 7 pesos por dólar. Negociación un poco, sin duda podría haber negociado un precio más favorable todavía. Y no creo que se alojaba en un vertedero, en cualquier barrio de la capital. Muy por el contrario. Era un hotel de cinco estrellas, situado en una de las zonas más codiciadas y tradicionales de la ciudad.

No mucho tiempo después, un empresario bodeguero sé, comprometida con el cierre de la compra de una zona de la provincia de Mendoza, podría intercambiar sus dólares a razón de 9 pesos por dólar, más del 70% del fondo de comercio frente a la cotización oficial. Todo muy bien organizado, lejos de las autoridades, en el buen mercado negro viejo, que nunca le fallará. Bueno, en realidad, ahora se llama azul de mercado, al menos ese es el nombre actual dado al dólar negociado en paralelo en el mercado de Argentina. Pero después de todo, ¿qué hay de malo en el peso argentino? ¿Por qué azul cita ha provocado tanto?



Moneda

Fuente: La Nación

Jim Rogers, el inversor estadounidense legendario ya endurecida en el mercado de divisas de haber dado la vuelta al mundo dos veces a través de más de un centenar de países en seis continentes, afirma que, en la mayoría de lugares en todo el mundo, el intercambio es como un termómetro. Él no puede decir lo que está pasando, pero él le dice que algo está pasando. Y cuanto mayor es la disparidad entre el precio del mercado negro y el oficial, el más grande es el problema.

¿Y qué tiene de malo? Bueno, depende de la versión. El oficial, emitido por los pasillos de la Casa Rosada, señala especuladores, los empresarios codiciosos y los medios de oposición como los principales problemas, Los Enemigos de la Nación Argentina. Para los que trata de producir, trabajar honestamente, importación y exportación, está claro dónde reside el problema: el kirchnerismo está llevando al país al colapso de los porteños. Tal vez el primer país en la historia moderna para unirse a la categoría desarrollada des. Una nación rica y desarrollada, Argentina encabeza el camino del subdesarrollo.

Casi dos años después de que el gobierno de Cristina Kirchner introdujo el régimen de control de divisas, apodado por las poblaciones de Argentina de divisas, las restricciones a la libre circulación de capitales estrangula la economía en crecimiento, que arruina la vida de todos los ciudadanos de trabajadores por cuenta propia a las grandes corporaciones. ¿Por qué controlar el intercambio? Simplemente porque las reservas internacionales no dejan de caer. De un pico de casi $ 53 mil millones en enero de 2011, las reservas se estancaron y comenzaron a declinar a partir de mayo de ese año. Unos meses más tarde llegaron las restricciones a las divisas de libre comercio.

Obviamente, las existencias de divisas no lograron contener la caída de las reservas. Por el contrario, el descenso se acentuó. Aviso, en el gráfico anterior, que es de la imposición de medidas restrictivas que el dólar azul comienza a divergir una vez que el tipo de cambio oficial. Nada más notable en el campo de las políticas públicas. Un problema que se agudiza en serio.

Por supuesto, el control de cambios sólo intensifica el problema, haciendo que la gente aún más sospechoso de su gobierno. Pero no es la única razón para hacer las reservas caen. La balanza comercial es cada vez más cerca de cero. Al precio actual, el peso argentino está sobrevalorado artificialmente, lo que alienta las importaciones y la salida de divisas del país. Por otra parte, la intensa regulación de las exportaciones y las importaciones argentinas destruye la competitividad de las empresas. Por otro lado, la inversión directa se marchitan dramáticamente. Después de todo, ¿quién quiere invertir en un país tan belicoso al capital extranjero. Repsol decirlo.

Todos estos factores conducen al mismo resultado: la fuga de capitales. ¿Quién tiene el dinero en la Argentina quiere tomar y tiene dificultades para lograrlo. ¿Quién tiene el dinero y pensó en invertir no más voluntad. Al menos no esta vez.

Y, por último, no olvidemos la inflación de los precios que destruye el poder adquisitivo de la población cada vez más. ¿Y cómo es la inflación? Pregunta de un reportero de la televisión griega, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, dijo que "la inflación es lo que es" - es lo que la agencia pública responsable de medir publica: alrededor de 10,2% en el último 12 mes, dijo Lorenzino. Pero ¿qué hay de la afirmación del FMI de que uno ya no puede confiar en las estadísticas argentinas, respondió el periodista. Lorenzino no tartamudeó. Terminó la entrevista en el lugar, diciendo: apagado, "Quiero que me vaya."

Aunque no se puede hablar de la inflación, la gente no puede dejar de sentir en el bolsillo. Y así los argentinos vamos Quieren del Hacia el peso al dólar. ¿Por qué no hablar de la inflación? Ahora, debido a que el verdadero culpable de la inflación es el gobierno muy argentino. Para cubrir el agujero fiscal creciente, la señora Kirchner ha recurrido a la manera antigua y oscura para financiar los déficits públicos, moneda de emisión.

Si, por un lado, la administración aumenta la cantidad de peso en el mercado, por otro caiga por debajo de la oferta de dólares. Y mientras los políticos tratan de luchar contra la ley de la oferta y la demanda, el mercado es implacable: más pesos y menos dólares en circulación, la moneda argentina sólo pueden perder valor.

Ver en el gráfico de la relación entre los pesos de suministro de dinero (el dólar oficial) y las reservas internacionales. Tenga en cuenta que, a partir de mediados de 2011, la oferta de dinero en los incendios de pesos, mientras que las reservas en la dirección opuesta, declive. Es posible que incluso durante el corralito esta discrepancia ha sido tan preocupante. Simplemente no hay suficiente lastre para convertir toda la oferta de dinero de pesos a dólares. Ciertamente no el anuncio oficial.


peso


Fuente: El punto base y el Banco Central de la República Argentina

¿Por qué no simplemente permitir que la devaluación del peso? Este es el quid de la cuestión. En primer lugar, como una cuestión de prestigio, como la depreciación de la moneda oficial argentina es la clara asunción de la incompetencia más evidente y la ineptitud del gobierno de Kirchner en el funcionamiento de la economía. Además, esta medida aumentaría las tasas de inflación se elevó rápidamente.

En segundo lugar, porque el gobierno de Kirchner le debe más de $ 140 mil millones a los acreedores extranjeros. Haga sus cálculos y entender la magnitud del problema. Para honrar los compromisos de deuda de intercambio 5.2 ya es complicado, imagínese casi el doble de esa carga al permitir que el peso hasta deprecie el valor de mercado de 9 o 10 pesos por dólar (tal vez incluso más).



argentino

Fuente: Tradingeconomics.com

La realidad es que se da el problema. Es casi imposible hacer frente a esta escasez, sin una grave crisis recesiva. Curb una inflación de los precios de más de 25% por año requiere medidas duras, al menos en el muy corto plazo. Pero no saciar su ahora involucra en una receta aún más doloroso después. No hay una buena alternativa. La elección es entre una mala medicina ahora, o peor aún por delante.

¿El gobierno argentino adoptará las políticas necesarias para superar la crisis? Sólo podemos especular. Pero me resulta extremadamente difícil. Políticamente, puede ser fatal. Y a juzgar por las últimas medidas, la impresión es que paliativos insisten en atacar los síntomas, no las causas.

Este es precisamente el caso de blanqueo de capitales tal, la última medida para aumentar las reservas de divisas del gobierno. En resumen, no se puede obligar a los argentinos a renunciar a sus dólares, el gobierno de Kirchner quiere convencerlos de entregar los dólares de su propia y libre voluntad, a cambio de un título, que el gobierno jura honor en el futuro.

Pero la gente no es tonta. Es como dicen los gauchos, serpiente perro mordido tiene miedo de salchicha. Los argentinos saben que no pueden confiar en el gobierno. Es plausible, por lo tanto, esperan que las cosas empeoran aún más en el prójimo.

Y en este escenario, ¿de dónde viene el dólar azul? Difícil de predecir, pero me atrevo a decir que la tendencia es mucho más alta que baja. No hay evidencia de que la señora Kirchner deja la inflación del peso argentino. El mercado paralelo seguirá siendo un refugio para aquellos que quieren deshacerse de la moneda argentina. Porque, como dice Jim Rogers, es mejor arriesgarse finalmente ser engañados en el mercado negro que para asegurarse de ser robado por el tipo de cambio oficial.



Artículo publicado originalmente en The Base Point.


link:


http://www.mises.org.br/Article.aspx?id=1625

Anuncios

2 comentarios - “Me quiero ir” del peso argentino!

@Shaka-El-Virgo +3
En realidad es para que no haya problemas con el cambio. Ya todo lo pagas con billetes de 100.
@gonza9021 +1
Lei 3 libros de Jim Rogers, que tipo tan listo. Conoce muy bien los errores economicos que cometen los gobiernos alrededor del mundo. Conoce de historia y es una leyenda de las inversiones. Como el dice: Los políticos solo se preocupan por la siguiente eleccion...... argentina es un gran ejemplo
@TikalCalakmul
sí, es verdad eso todo,pero es muy malo que un politico piensa asi.