El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Fondos d/Santa Cruz, los documentos secretos d/kirchnerismo

La revelación de que los fondos de Santa Cruz, producto de la privatización de YPF y que han sido usados por el gobierno santacruceño para gastos estatales, causó un gran revuelo en los corrillos de la política vernácula. En medio de declaraciones y desmentidas, por primera vez MDZ muestra los documentos con los cuales el gobierno de los Kirchner intentó tapar el escándalo.

Fondos d/Santa Cruz, los documentos secretos d/kirchnerismo
Los Kirchner jamas explicaron debidamente el camino que siguieron los fondos


Desde antes de la crisis del año 2001, la provincia de Santa Cruz tenía depositado sus fondos en el exterior en diversas entidades financieras generando cuantiosas cifras devenidas de sus intereses. El autor del plan, el entonces Gobernador de Santa Cruz y ex Presidente en funciones de la Nación, Néstor Carlos Kirchner, efectuó una maniobra digna de denominar "timba financiera".

Pasada la crisis del 2001 que conllevara a la caída del ex presidente Fernando de la Rúa y a la burlesca y concatenada sucesión presidencial, más propia de una película de dictadores africanos que de un país autoproclamado del primer mundo, Eduardo Duhalde se consolidó en el poder y, en plena transición, propuso al ignoto gobernador Néstor Kirchner como candidato a Presidente de la Argentina. En ese momento, casi quinientos millones de dólares estadounidenses pertenecientes a los argentinos, se encontraban en manos privadas y generando intereses cuyos montos y destinos aún hoy son un misterio.

Ya consolidado Néstor como Presidente de la Nación, con un escaso 22 por ciento de votos, la ciudadanía comenzó a hacerse eco de los reclamos del pueblo santacruceño. El destino y repatriación de los enigmáticos fondos de la Provincia de Santa Cruz dejó en ese momento de ser un tema local para trasladarse a la esfera de la política nacional.

Sin embargo, desde el Ejecutivo, se desinformó a la población lanzando diferentes versiones: que ya los fondos se encontraban en el país, que se habían invertido en obras públicas, etc. Todas con un patrón en común: la mentira.

Pese a todas las incógnitas públicas y demandas ciudadanas, los Kirchner siempre hicieron "oídos sordos" a los reclamos, ignorando y poniendo en una lista negra a todos aquellos periodistas o funcionarios que se atrevieran siquiera a mencionar los enigmáticos fondos, transformando a este tópico en un verdadero tema tabú.

Pero, como la mentira tarde o temprano se cae, no fue sino hasta la salida abrupta de Sergio Acevedo, ex Señor 5 de la Secretaría de Inteligencia y ex Gobernador de la Provincia de Santa Cruz quien declarara oportunamente "me fui porque Néstor quería gobernar la provincia" que pudo verse un atisbo de claridad sobre los reclamados fondos.

Según fuentes oficiales y con documentación más que sustentable, al 4 de julio de 2005 el monto de dichos fondos ascendía a un total de aproximadamente 498 millones de dólares, los cuales se encontraban, no en una sola entidad como sostenían las versiones oficiales del momento, sino distribuidos de la siguiente manera:

- U$S 38 M en el fideicomiso PCR.
- U$S 50 M. en títulos argentinos: en un 75 % BODEN en U$S 2012 o 2008 o LEBAC en U$S y el restante 25 % en el discount en U$S (tal vez queden, además U$S 10 Millones en PRO12 2% mas CER)
- U$S 200 M en títulos de la FED (USA)
- U$S 50 M en títulos en U$S supranacionales AAA (Consejo de Europa, Banco Mundial)
- U$S 150 M en títulos en U$S soberanos europeos AAA de 5 países a razón de U$S 30 M c/uno (conformado con deuda de Dinamarca, Suecia, Austria, Finlandia).

Aunque la cantidad precisa de los fondos públicamente siempre fue producto de la especulación sobre la base de trascendidos o cálculos generalmente por dichos de terceros, la increíble difusión del asunto lo transformó en cuestión de Estado, intentándose desde el propio Ejecutivo la realización de una campaña política y mediática tendiente a cuestionar la credibilidad y de tildar de enemigos a todos aquellos que se hicieran eco del tema en cuestión.

De esta forma y, ante un eventual escándalo, los asesores de gobierno de la Provincia de Santa Cruz y "fieles" hombres K, Daniel Calderón y Enrique Hidalgo, a los fines de llevar a cabo una "contracampaña" de desinformación, elaboraron un documento "secreto" con respuestas y argumentos insólitos sobre lo que se debía decir públicamente acerca de los fondos. Allí se prevé, entre otras cosas, inculpar al ex presidente Duhalde como autor de una conspiración tendiente a desprestigiar a la administración K.

Asimismo, temiendo lo inminente que el pueblo reclame la repatriación de los fondos, con la inevitable preocupación de que un escándalo de proporciones internacionales opaque la flameante administración de la familia K se decidió contratar a una serie de consultoras internacionales para la elaboración de alternativas de repatriación (alternativa que nunca sucedió)


La impune estafa de los evaporados fondos de Santa Cruz

En el año 1993 Néstor Kirchner era un mero gobernador de la lejana Santa Cruz y no imaginaba aún, ni por asomo, que llegaría a ser presidente de la Nación. En esos días, sus palabras eran harto elogiosas hacia el menemismo y era mencionado por los diarios como el alumno dilecto de Domingo Cavallo.

suiza


Por Christian Sanz

Durante ese mismo año, Néstor recibió una millonada de dinero que no esperaba: el entonces ministro de Economía le dio más de 650 millones de dólares en concepto de regalías mal liquidadas. Y ahí es donde empieza el escándalo, uno de los mayores de la historia argentina.

Es que, repentinamente, ese dinero desapareció y nunca más se volvió a saber de él. Ni Néstor ni Cristina se animaron a lo largo de los años a hablar del tema. Solo dieron pequeñas pistas en momentos muy puntuales, cuando se los requirió la coyuntura. Eso sí, en cada una de esos pocos indicios, no dudaron en mentir.

Una de esas veces se dio durante la Cumbre Extraordinaria de las Américas que reunió a los jefes de Estado de la norte, centro y sur América en Monterrey, México en el año 2004.

Allí, Néstor dio un discurso en el que reveló: “En la mayor crisis de mi país me tocaba gobernar la provincia de Santa Cruz y retiré los fondos de mi país llevándolos a la Reserva Federal de los Estados Unidos a una tasa del 1 por ciento anual, mientras había gente que invertía en el país al 30 por ciento anual, ganando en un año lo que nosotros nos proponíamos ganar en 30. Cuando uno tiene altas tasas de interés asume como meta el riesgo y no la seguridad de la inversión”. No hace falta aclarar que Néstor se refirió entonces a los fondos de Santa Cruz.

Extrañado por sus palabras y sabiendo que el Banco de la Reserva Federal opera como banco central de Estados Unidos y, como tal, no toma este tipo de inversiones, el analista Adrián Salbuchi tomó contacto, tanto con su sede política en Washington, como su sede operativa en Nueva York, solicitando que confirmen o rechacen la pretensión de Néstor.

La respuesta no deja lugar a dudas: “La información sobre inversiones que usted ha recibido es falaz o engañosa (deceptive). Usted debiera dar aviso a las autoridades. La Reserva Federal es el banco central de los Estados Unidos y, como tal, realiza transacciones con gobiernos, bancos comerciales y otras instituciones financieras. La Reserva Federal no participa en operaciones de inversión”.

Salbuchi es uno de los mejores conocedores del derrotero de los fondos de Santa Cruz: no solo hizo una denuncia judicial que aún está en etapa investigativa, sino que además escribió un libro donde puntillosamente se revelan detalles de esta estafa al pueblo argentino. Se titula "El caso de los Fondos Públicos de Santa Kruz".

"Este caso conforma un caso paradigmático e inaudito. Tanto por sus características burdas como por su envergadura ya que, potencialmente, se trata de más de mil millones de dólares de dineros públicos que habrían desaparecido a manos de Kirchner y sus operadores y socios", según denuncia el autor en el prólogo de su obra.

Cristina también hablo en algún momento sobre los fondos de Santa Cruz. Lo hizo a mediados de 2012: “(Él) dejó 650 millones de dólares cuando se fue de esa provincia (se refiere a Santa Cruz) en efectivo”… “Y realmente durante…bueno los posteriores gobiernos no voy a decir nombres, todos saben quiénes fueron gobernadores, pero los fondos se evaporaron con aumentos, que bueno sí aumentos que los sindicatos lograron maravillosamente, pero que hoy no hay plata para pagarlos”.

Obsérvese lo que dice la hoy presidenta: que los fondos se “evaporaron”. ¿Es tan simple y sencillo decirlo? ¿Nadie dará explicaciones por ello? ¿Ni siquiera se mostrará un mísero asiento de contabilidad?

Con sus palabras, Cristina intentó decretar la prescripción de más de 20 años de impunidad en el manejo de esos fondos que Néstor Kirchner gestionó a cambio de su apoyo a la privatización de YPF, y que luego administró por cuenta propia sin fiscalización ni contralores.

Otro dato curioso es que la jefa de Estado haya hablado de 650 millones de dólares y no de 1.200 como ella misma supo mencionar en sus tiempos de diputada provincial. “Eran días en los que explicaba cómo su esposo gobernador había operado maniobras financieras de compra venta de acciones de YPF que multiplicaron por dos la suma original recibida del gobierno de Menem”, según el colega santacruceño Héctor Barabino.

Cristina también supo mentir con eficacia durante la sesión de Diputados del 21 de Octubre de 1993: “Hasta el habitante del último pueblito de Santa Cruz debe saber que la provincia tiene doscientos millones de dólares depositados en la Reserva federal de los Estados Unidos, la única entidad que puede garantizar un monto de esta envergadura con riesgo cero”.

En esos días, la hoy presidenta hizo una pregunta retórica que ella misma debería responder en estas horas: “¿Cómo se puede ocultar el manejo de 630 millones de dólares?”.

Como puede verse, el escándalo de los fondos de Santa Cruz está lejos de haberse aclarado. Cuanto más pasa el tiempo, más dudas se generan, y se suman a las ya existentes.

Es una postal de la filosofía más pura del kirchnerismo, donde nadie explica nada y se avanza en hechos de corrupción que superan cualquier capacidad de asombro. Eso sin mencionar cómo el gobierno sostiene a los funcionarios que han demostrado ser corruptos.

En el final de su libro, Salbuchi deja una frase que parece redactada para el desasosiego que se vive en la actualidad: “Nuevamente, se acercan días muy complejos y aciagos para la Argentina. Una vez más, el Pueblo debe exigirles a sus dirigentes su derecho inalienable a saber qué está pasando y qué están haciendo con nuestro país”. No hay más nada que agregar.


Fuente 1

Fuente 2

Anuncios

3 comentarios - Fondos d/Santa Cruz, los documentos secretos d/kirchnerismo

horaweb +2
PINGUI DE QUE TE SIRVE LA GUITA QUE TE AFANASTE SI AHORA SOS UN BARRILETE KOSMICO?
DetenganaSteveMartin +1
Los que estuvieron en el poder, fuero casi todos chorros, del primero al último.