El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Fallo Judicial sobre la Deuda Externa Argentina

Anuncios

Va un resumen del fallo del juez Ballesteros sobre la Deuda Externa Argentina, esa que todos los politicos honran como si fuera sagrada:

El 13 de julio de 2000 el Juez Ballestero firmó las actas de resolución “Olmos Alejandro s/denuncia”. Un fallo histórico, único contra la deuda, contraída por la Dictadura Militar que en 1976 usurpó el poder con las consecuencias que todos conocemos.
El fallo es producto de una investigación profunda que impulsó Alejandro Olmos, en la que participaron más de treinta peritos de alta especialidad, solicitados por el Juez, al Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal, la Facultad de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires y a la Academia Nacional de Ciencias Económicas.
El Juez dispuso remitir el fallo, en forma de disquete y copias certificadas, causa 14.467, a las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación como corresponde, ya que es el Congreso quien debe tratar la deuda por mandato constitucional, Art. 75 de la Constitución.

Las conclusiones más importantes indicadas en el fallo son:

o “…El acrecentamiento de la deuda pública y privada entre 1.976 y 1982 fue excesiva, perjudicial y carente de justificación económica, financiera y administrativa…”

o “…Queda evidenciado la manifiesta arbitrariedad con que se conducían los máximos responsables políticos y economistas de la Nación. Así también se comportaron directivos y gerentes de determinadas empresas y organismos públicos y privados. No se tuvo reparos en incumplir la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina…”. Se facilitó y promulgó la modificación de instrumentos legales, a fin de prorrogar a favor de jueces extranjeros la jurisdicción de los tribunales argentinos…”

o Resultaron inexistentes los registros contables de la deuda externa…” (Olmos informó que, cuando un perito le preguntó a un funcionario del Banco Central dónde tenían los registros contables, le respondió:_ Los tiene anotados en una libreta Martínez de Hoz)

o “… Las empresas públicas eran obligadas a endeudarse para obtener divisas que quedaban en el Banco Central, para luego ser volcadas al mercado de cambios…”

o “… Todo esto se advirtió en no menos de 477 veces, es decir, 477 ilícitos, delitos penales…”

o “…La estatización de la deuda exterior contraída por bancos y empresas extranjeras y argentinas incrementaron groseramente el endeudamiento del país…”

o “… Que el Congreso de la Nación adopte las medidas que estime conducentes de la deuda externa, que reitero, ha resultado groseramente incrementada a partir del año 1.976 mediante la instrumentación de una política económica vulgar y agraviante que puso de rodillas al país a través de métodos utilizados que ya fueron explicados y que tendían, entre otras cosas, a beneficiar y sostener empresas y negocios, privados nacionales y extranjeros, en desmedro de sociedades y empresas del Estado que a través de una política dirigida, se fueron empobreciendo…”

o “… El país fue puesto desde el año 1976, bajo la voluntad de acreedores externos y en aquellas negociaciones participaron activamente funcionarios del Fondo Monetario Internacional…”

Conclusión:

Las conclusiones del fallo son suficientemente categóricas como para que el Congreso investigue la deuda y suspenda su pago hasta que se determine cuánto debemos, a quién le debemos y por qué lo debemos, cuál es la deuda ilícita, si realmente existe, y cuál la lícita.

Aún así podemos agregar que hay tres juicios en curso: por el fraudulento canje de 2001, para analizar el proceso seguramente corrupto desde 1984 y para comprobar que los delitos penales de la dictadura no prescriben

Podemos agregar que la deuda de casi 8.000 millones de pesos con del Club de París, fue contraída casi totalmente por la Dictadura militar. El Club de Paris le giró 1.000 millones de dólares a Videla y Martínez de Hoz para construir un Submarino que nunca se hizo. El dinero fue a la timba financiera y a los negocios de la Junta militar, de Martínez de Hoz, Klein y muchos otros; luego giraron otra partida que la utilizaron para comprar armas para la guerra con Chile, que se evitó por la repulsa en la Argentina y América Latina, y por la intervención del Vaticano.

Otros fondos fueron inversiones para los empresarios de los países prestamistas, para los negocios de sus propias empresas. La realidad concreta es que los miles de millones del Club de París fueron para financiar la dictadura militar y los negocios de los funcionarios, bancos y empresarios. El Club de París financió la corrupción y el genocidio. Financiaron el terrorismo de Estado y la desaparición y muerte de 30.000 argentinos. ¿Nuestro pueblo debe pagar tamaña infamia? Quiere pagarla el Gobierno olvidando los derechos humanos que dice defender. Pero no nuestro pueblo, que no olvida ni perdona.

La Presidenta sostiene enfáticamente que hay que pagar la deuda. Sí, se deben pagar las deudas lícitas, legales y justamente contraídas, pero no vamos a pagar los delitos penales, los fraudes ni la corrupción. Lo más perverso, es que se paguen esos ilícitos con las reservas del Banco Central, que son del pueblo, con el dinero del ANSES, de los jubilados sabiendo que 5 millones están en la indigencia o son pobres, pagan con los Fondos del Banco Nación, que deberían ser utilizados en salarios justos, trabajo y subsidio a los desocupados, créditos blandos a las PYMES y a los chacareros pobres y medios, para viviendas dignas a un millón de familias que viven precariamente en villas miserias y ranchos, para salud, educación y proyectos de desarrollo nacional

También dijo la Presidenta que la deuda se había legalizado con el advenimiento de la Democracia. Siendo abogada, olvida que los delitos penales no prescriben, y menos aun cuando provienen de una dictadura genocida.

La presidenta no desconoce el fallo del Juez Ballestero, porque al comienzo del gobierno de Néstor Kirchner, Juan Carlos Alderete quiso entregárselo en mano, a lo que contestó: “Lo conozco, pero tengo otra idea”. ¿¡Será porque fue el presidente que más deuda pagó en la historia argentina?!

Anuncios

10 comentarios - Fallo Judicial sobre la Deuda Externa Argentina

asmita87
La Presidenta sostiene enfáticamente que hay que pagar la deuda.


Mas vale que la quiere pagar, si la mitad de los bonos son de ella comprada por testaferros.

Siendo abogada, olvida que los delitos penales no prescriben, y menos aun cuando provienen de una dictadura genocida.


Quien es abogada???? CFK es abogada?????.......eso no se lo cree ni la madre!!!......sino averiguen porque en el colegio de abogados no encuentran el legajo de la ¨supuesta abogada¨
maroelgrande
asmita87 dijo:
La Presidenta sostiene enfáticamente que hay que pagar la deuda.
Mas vale que la quiere pagar, si la mitad de los bonos son de ella comprada por testaferros.
Siendo abogada, olvida que los delitos penales no prescriben, y menos aun cuando provienen de una dictadura genocida.
Quien es abogada???? CFK es abogada?????.......eso no se lo cree ni la madre!!!......sino averiguen porque en el colegio de abogados no encuentran el legajo de la ¨supuesta abogada¨


claro qu tus hijos las paguen con hambre y miseria
ortosiger +1
Queda comprobar la veracidad de este fallo.... pero es una realidad que la deuda tiene que ser justificada en su totalidad... Hay gran parte de la deuda que fue legítimamente contraida pero existe una porcion por la cual no tenemos la obligación de pagar......

Igualmente es exelente este tipo de información... es lo que nadie muestra, los fallos que quedan atras de la cortina..

Un saludo y buen post
Martrish +1
Muy buen post, justo lo que estaba buscando +10
scardu_1 +1


La deuda es su gran mayoría es ilegitima pero el problema es que fue re negociada por los distintos gobiernos democráticos, se emitieron bonos para pagarla entonces los nuevos deudores no son los primeros es todo un gran lió, igualmente yo creo que se debería mandarla al banquillo y ver que se puede lograr.
MAO888
Muy bueno el libro que pone steven1969 para descargar. Denso, porque tiene mucho dato, pero buenísimo.