Cómo te amo - Pequeño tratado de un tarado para olvidar

Cómo te amo...

Aquí desde lejos aún cuando el más claro de tus recuerdos es tan difuso como la neblina de una mala mañana limeña, se siente el placer de las gotitas de tu cuerpo acariando el mio, mientras caen como pequeñas lágrimas de seres imaginarios que habitan en mi mente y en el aire que sale de mis suspiros.

Cómo te amo...

Que cuando camino por las calles pensando en ti se me encogen los parpados por la melancolía y por querer trazar en mi mente la ruta más corta que me dirija a ti para poder tenerte nuevamente acurrucada entre mis hombros susurrando canciones sin rima de poetas desiertos dedicados a crear melodías de amores tan inciertos.

Cómo te amo...

En el olvido travieso que se desvia hacia divanes prohibidos de mi psique, que busca sin querer pasearse por los jardines infinitos de las cosas que pudieron ser un día, pero que serán tal vez en otra vida cuando tu rostro tenga otros razgos, y el color de tu piel otros tonos, y tu nombre empice con una letra diferente, y nunca vea mas esos ojos lilas tan tuyos y tiernos.

Cómo te amo...

En la soledad de mi juventud, que será tan pasajera hasta volverse soledad y punto, indecifrable, incorregible e imparable, que se llevará en pena los mejores años de mi vida que irán trepitando uno a uno recordándote sin haberte conocido, y celebrándote sin haberte siquiera sentido.

Cómo te amo...

En el común denominador de todos mis pecados celestiales, tu eras la gloria final de la luz en el tunel estrecho de tu cuerpo moreno, eras el más grande sacrificio animal, caluroso de las noches de invierno que nosotros haciamos calentar aun en verano, cuando nos perdiamos en la más vil de las pasiones, en la más urgente de la emociones y la más fragil forma de amar y de compartir con dos cuerpos. Nuestras venias capitales que me llevaran a cargar el recuerdo de tu cruz, como alguna vez cargue tu cuerpo, por todos los confines del infierno.

Cómo te amo...

En diciembre, en febrero, en junio, en marzo, en abril y otoño, los martes y los jueves, los días de azueto, feriados y particulares, sacrosantos y sacrilegos, por igual, en todas las horas, en todos los tiempos, sin impotar el clima, las montañas, el mar, la luna, las estrellas, o el silencio.

Cómo te amo...

Por fin, cómo te amo, en la tristeza de tu olvido y en la desdicha de tu recuerdo, ¿Cómo te amo cuando entre nostros dos no queda otra cosa que la sinfonia de un mal recuerdo? En los chorros de sangre desnivelado de un corazón destrozado, un bombazo terrorista que fue tu amor de contrabando. Todos los crímenes de mi vida me devuelven al mismo sitio de mis sueños y cuentan el transcurso del momento en que te conocí, al momento en que te perdí. Estoy pagando lo que fuimos, estoy devengando lo que sentimos. Mi cruel lamento final será que me veas feliz en brazos de mi mismo. Que siga siendo yo quien persiga tu sueños, como tu perseguiste los mios.

Todo termina con una cuestión de amor y de olvido;

Cómo te amo,
Cómo te amo,
Cómo te amo...

6 comentarios - Cómo te amo - Pequeño tratado de un tarado para olvidar

@santamarina10 -2
mepa q los q salen en la foto se aman jeje
@kof98
Los tres post que he leído de ti me han encantado!

Esto me ha matado

¿Cómo te amo cuando entre nostros dos no queda otra cosa que la sinfonia de un mal recuerdo?

hermosas lineas!