El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Qué es realmente el apego?

Vivimos en una sociedad en la que de una u otra forma, todos dependemos de otros para todo tipo de cosas.

Necesitamos quién nos surta de alimentos, vestido, medicinas, etc. Necesitar a los demás para estas cosas no está mal. Ya que es una forma de intercambio de productos y servicios básicos para poder vivir.

El problema surge cuando nosotros dependemos psicológica y emocionalmente de otras personas o dependemos de ciertas cosas, ya que cuando no logramos conseguir aquello que deseamos o poseer a quien queremos, nos perturbamos y perdemos lo que creemos que es la felicidad. Es en este momento cuando nuestro deseo se convierte en apego y empezamos a sentir temor de perder a esa persona o cosa que supuestamente nos da felicidad.

El apego se nutre del miedo y estos miedos son el origen de todo el sufrimiento humano; debido a estos miedos desarrollamos un sistema de autodefensa o negación persistente que nos lleva al autoengaño.

Cuando aceptamos el apego en nuestras vidas, depositamos la felicidad en el exterior y en manos de los demás. Ya no depende de nosotros ser felices y empezamos a vivir condicionados.

Tipos de apego.
Todos los seres humanos tenemos diferentes tipos de apegos. Unos pueden ser más fuertes que otros, y algunos pueden llegar a desestabilizarnos profundamente cuando perdemos eso que tanto necesitamos.

Apego afectivo: Es cuando la persona no puede poseer a quien desea, por lo que desarrolla una adicción afectiva, remplazando el vacío que siente dentro con drogas, alcohol, trabajo, sexo, juego o comida; lo cual a la larga llevará a esa persona al sufrimiento, depresión, homicidio o suicidio.

La pareja: Algunas personas, por múltiples miedos, como la pérdida de su estabilidad económica, el rechazo social, la estabilidad emocional de sus hijos, el sentirse pecadores e indignos ante la religión que profesen o simplemente por temor a la soledad, deciden permanecer unidos a su pareja por muchos años.

Otras, en aras de ese supuesto amor, sacrifican su felicidad para complacer el ego de la otra persona y terminan igual que un esclavo; sometidas, pisoteadas, menospreciadas y burladas.

Existen también parejas que vivieron intensamente una relación pero que, por alguna razón, el amor se agotó, terminó y se niegan a aceptarlo. Como mecanismo de defensa del ego, buscan la manera de compensarse a través de la esperanza, su herramienta preferida, generalmente asociada con el autoengaño, que les impide ver con claridad la situación.

Hay personas que consideran que no están apegadas a su pareja, ya que supuestamente comparten de manera tranquila y estable.

Existen muchos comportamientos totalmente ilógicos ante los ojos de los demás, pero las personas que se encuentran envueltas en una relación de dependencia siempre buscan una razón para justificarlos.
Cuando una relación de pareja está llegando a su fin, debes estar alerta; en este momento, tu mente, que es cómoda e inconsciente, no querrá perder su poder de manipulación. Su herramienta predilecta es el chantaje emocional.

La muerte de un ser querido: Algunas personas depositan toda su felicidad en el ser humano con quien conviven, pero cuando ésta fallece, sienten que la vida sin ellos ya no tiene sentido, es decir, que la felicidad quedó sepultada junto con quien murió.

La intensidad de esos sentimientos y emociones depende, en gran parte, de tu situación y del tipo de relación que sostenías con la persona que falleció.

¿Por qué, a pesar de que el ser querido murió, no aceptan esa pérdida y eligen sufrir intensamente y perturbarse por períodos prolongados? ¿De qué sirve sentir ese dolor y ese sufrimiento? ¿A quién pueden beneficiar con ello?
¿Al ser que se fue o a los que se quedaron aquí?

Existen dos opciones para asumir la pérdida de un ser querido.

Terquedad/Orgullo.- Tomas la decisión de vivir el resto de tu vida aferrado a esa persona que perdiste, lamentándote y desgastándote emocionalmente.

Consciencia/Comprensión.- Aceptación de la idea de que tú no tienes el poder para manejar, ni manipular los acontecimientos externos que están por fuera de ti.

Apego material: Cuando las personas centran su felicidad en tener y poseer, llegan fácilmente a donde nunca jamás hubieran querido llegar: vivir con una persona con la que no quieren estar; hacer trabajos que odian realizar; permanecer encerrados por el resto de su vida en una cárcel de obsesión e inconsciencia.

Apego ideológico: Es una creencia falta o un fanatismo extremista. Generalmente, por tratar de defender esas ideas, en nombre de Dios o de la paz del mundo, de un país, de una religión, de un equipo de futbol o de un partido político.

Puede ser que tengas una serie de ideas a las cuales te has apegado, no las sueltas y crees que son tu única verdad.

La decisión está en tus manos.

No importa cuál sea la situación; realmente la solución es la misma para todos, y cada uno tendrá que recorrer su propio camino. Es el momento de tomar decisiones drásticas, ya que, con seguridad, lo que sientes te está desgastando y no te deja ser feliz.


Síntesis de:
Jaramillo, J. (2009). Te amo… pero soy feliz sin ti. México: Diana.

¿Qué es realmente el apego?

Anuncios

0 comentarios - ¿Qué es realmente el apego?

Los comentarios se encuentran cerrados