El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

el mito de atlas

como soy fan de los dioses he echo este post

http://www.poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/48pic.jpg


Atlas condenado a sostener el Cielo

http://www.poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/48pic2.jpg

El mito de Atlas fue ampliamente representado por la estatua de todos
los tiempos. Con expresión ora fatigada, ora rebelde, el fuerte titán, al cumplir
su castigo, contribuyó a conservar en perenne equilibrio las fuerzas del universo.


Los Olímpicos vencieron. La guerra había durado diez años, y la sangre había empapado la tierra y la vegetación, y teñido el mar. Las criaturas terrestres han vivido un tiempo de gran incertidumbre y ahora quieren paz.
Un inmenso cansancio se ha apoderado del alma de los vencidos. El coraje se fue. Las protestas se han silenciado. Así como la rebeldía inútil de todos los días. Lo que existe es sólo fatiga y sueño.
Ahora sólo les quedan recuerdos y lamentos bajo la custodia implacable de sus perpetuos carceleros: los Cíclopes de un solo ojo, y los Hecatónquiros de cien brazos.
Pero no todos los titanes, sin embargo, merecieron la misma pena. Para Atlas, los dioses reservaron otra especie de suplicio. Lo mandaron al país de las Hespérides (extremo accidental del mundo, donde se acaban los días), y allí le impusieron terrible tarea: sostener sobre sus hombros el peso del firmamento.
Cargando la bóveda celeste con cuidado y odio. Atlas vivió toda su vida el cansancio de esa condenación


El mito de Atlas está ligado al mar, a los fenómenos astronómicos y a los meterológicos
http://www.poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/48pic3.jpg

En la Odisea, Homero (siglo IX a. C.) nos presenta a Atlas como una figura enorme, que carga en los hombros las columnas que sustentan la bóveda celeste. su musculatura es poderosa. Su morada está situada en el lejano mar occidental. Atlas conoce las profundidades marinas y es rico no sólo en fuerza y sabiduría, sino también en malicia. Homero, insiste en caracterizarlo como un ser estrechamente ligado a la naturaleza del mar, a las fuerzas formidables de las olas. Según el gran poeta, Atlas unifica en el plano mítico, por lo tanto, tres grandes elementos: tierra, mar y firmamento.
Hijo de Japeto y Climene, Atlas pertenece a la primera generación de divinidades: los Titanes, que lleva en sí la suma de poderes, pero aún no ordenados y dirigidos a un fin práctico benéfico para la humanidad.
La descripción de este mito se repite, casi idéntica, en un poeta posterior, Hesíodo (siglo VIII a. C.), quien, en su Teogonía, difiere de Homero sólo en los detalles. Para él, Atlas no carga el cielo sobre sus hombros, sino sobre la cabeza, sujetándolo con las manos. Los sucesivos poetas líricos y trágicos mezclan ambas descripciones, pero mantienen constantes los caracteres fundamentales de la figura mítica y de su tarea
Por ser un titán y por estar destinado a cumplir un trabajo tan colosal, Atlas debe haber tomado parte, con sus hermanos, en lucha contra Zeus /Júpiter) y los otros dioses Olímpicos. Tras la victoria de éstos, habría sido castigado con el sostén de la bóveda del universo.

El titán Atlas es el elemento que la imaginación mítica creó para conjugar, unir y relacionar el complejo universo de los astros que se encuentran arriba de la tierra y del mar, y estos elementos con los que el hombre está en contacto directo. La importancia de las estrellas para la navegación es recordada frecuentemente por los poetas y los escritores. La literatura griega proporciona continuos ejemplos de la íntima relación entre la agricultura y los ciclos de los fenómenos atmosféricos y astronómicos. Hesíodo, en el poema Los trabajos y los días, aconseja constantemente a los agricultores sobre los períodos favorables para las siembras, las cosechas, la vendimia.
Pero el mito de Atlas no nace sólo de estos factores de carácter práctico y económico. Proviene también del efecto producido sobre el hombre por el carácter cíclico de los fenómenos celestes. Los astros parecen obedecer a leyes maravillosamente constantes. Atlas, el gran titán es, entonces, el que cumple la tarea de sostener la bóveda celeste para que ésta no aplaste la fragilidad del hombre.
Mientras el gran titán sostiene el cielo, sus hijas, las Atlántidas, iluminan los trabajos humanos. Las más importantes de ellas (Las Pléyades y las Híadas) son mencionadas en los relatos primitivos como Ninfas del Mar.
Después figuran en las descripciones de los poetas constelaciones
[/color

Atlas es convertido en roca



PEra hijo del titán Jápeto y de la ninfa Clímene y hermano de Promoteo. Atlas fue un gran gigante que luchó al lado de los titanes en la guerra con los dioses olímpicos. Cuando éstos ganaron la disputa Atlas fue condenado a llevar sobre sus espaldas el peso de la tierra y el firmamento que le aplastaron durante toda su vida. Uno de los episodios más famosos en los que participó fue cuando ayudó a Hercules a conseguir las manzanas de oro del jardín de las Hespérides, sus sobrinas o hijas según otras versiones. Fue el padre de las Pléyades y de las Híadas. La figura de Atlas, arrodillado y con gesto esforzado, se hizo muy común y apareció mucho tiempo en las portadas de las primeras colecciones de mapas por lo que éstas adquirieron ese nombre. Además, atlantes, plural de Atlas, es el término con el designa en la arquitectura clásica a las columnas esculpidas en forma de hombre. Posteriormente Atlas fue convertido en montaña al ver la cabeza de Medusa, cortada por Perseo y que éste le mostró ante su falta de hospitalidad.

eso fue todo amigos comenten y posteen

Anuncios

0 comentarios - el mito de atlas