El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Sri Lanka en 10 fotos

Sri Lanka en 10 fotos



Un mundo en torno al cultivo de té, horas y horas de cricket, colectivos/buses coloridos, herencia colonial, pescadores que parecen levitar, rasgos culturales con siglos de historia, montes sagrados, elefantes, puestos callejeros infaltables, y una ciudad sorprendente como Candy. Una vez más, Aldana Chiodi nos trae un relato viajero con sus impresiones por Sri Lanka.
Me crucé con la palabra serendipity hace poco. No sabía cuál era su significado. Buscando descubrí que viene de Serendib, el nombre con que los primeros comerciantes árabes llamaron a la isla de Sri Lanka. Al parecer, cuando llegaron los ingleses a principios del siglo xix acuñaron el término serendipity, que significa algo así como “la suerte de encontrar algo interesante y valioso de casualidad, sin esperarlo”. Eso es lo que me pasó con Sri Lanka. Descubrí un lugar interesante, de casualidad.




1. El “reino del té” (El té de Ceylán)





Sri Lanka en 10 fotos

Siempre había escuchado estas dos palabras juntas: “té y ceylán”, pero nunca había asociado que el té de ceylán es el té que se cultiva y cosecha en Sri Lanka. Es que Ceylán (Ceilón) fue el nombre que el imperio británico le dio a la isla desde que tomó el poder a principios del siglo xix.
En la actualidad, Sri Lanka es uno de los mayores productores de té y sus cultivos se expanden por toda la isla, pero, principalmente, se concentran en la zona montañosa, en el centro del país. Las plantaciones de té están ahí, al alcance de la mano, en la orilla del camino y le impregnan al paisaje un color y una forma ondulada que invitan a zambullirse en su interior. Y eso hicimos.
Nos metimos en el medio de las plantaciones de té cerca de la localidad de Nuwara Eliya. ¿Con qué nos encontramos? Con mujeres que todos los días trabajan entre 9 y 10 horas, sin importar que el día esté soleado o caiga un chaparrón, recolectando 16 kilos de hojas de té diarias. Su piel es oscura y áspera, pero sus ojos son grandes y brillosos y siempre te reciben con una sonrisa. Los que no estaban muy contentos eran los supervisores a quienes empezamos a interrogar y de los que no pudimos obtener mucha información, salvo que por cada 16 kilos las mujeres cobran LKR 280 (280 rupias de Sri Lanka), unos 2,5 dólares diarios. Un ejemplo más de cómo se explota a los trabajadores en el mundo.




2. Deporte nacional con sabor inglés (El cricket)



lugares

En cada país que visitamos tratamos de presenciar algún deporte, casi siempre, un partido de fútbol. Cuando estuvimos en Sri Lanka se estaba desarrollando el campeonato mundial de cricket. Nos entusiasmamos mucho con ir a ver un partido porque se trataba de algo diferente a lo que estábamos acostumbrados, pero en cuanto nos dijeron que podían durar más de 8 horas desistimos completamente de la idea. En cambio, a los habitantes de Sri Lanka no les molesta estar 8, 10 o 12 horas mirando un partido de cricket.
Este juego, que heredaron de los ingleses, es muy popular en la isla y el equipo de Sri Lanka se encuentra entre los mejores del mundo. Así como en Sudamérica estamos acostumbrados a que todo gire alrededor del fútbol, en muchos países asiáticos, como Sri Lanka e India, todo gira en torno al cricket. Las publicidades de gaseosas y de ropa deportiva utilizan como imagen a los más famosos jugadores de cricket de la isla. Es muy común ver a los niños y niñas jugar a este deporte en cualquier rincón y con cualquier elemento, no es necesario un palo y una pelota profesional, todo sirve cuando de jugar al deporte nacional se trata. Aunque algunos digan que el deporte nacional es el vóleibol.





3. Colectivos/buses coloridos, trenes viejos y tuc tuc




transporte

Una de las mejores maneras de conocer más de cerca la vida en un país es viajar en los medios de transporte público. Y en Sri Lanka es casi lo único que hay para desplazarse de un lugar a otro.
Para unir pueblos y ciudades usábamos casi siempre el colectivo (bus) y el tren. Los colectivos no se diferencian entre los de corta y larga distancia, sino que todos parecen buses urbanos. Lo que más nos llamó la atención es que la mayoría son muy coloridos, están muy decorados tanto en su exterior como en el interior (con altares, imágenes de dioses, sahumerios y flores) y adquieren velocidades fuera de lo común para ese tipo de vehículos y de caminos. Así que es conveniente ir preparado para algún que otro susto…
Los trenes son otra de las herencias del período británico y, en su mayoría, son viejos y lentos, pero es uno de los mejores medios para moverse entre algunas ciudades, sobre todo en la zona montañosa donde los hermosos paisajes invitan a quedarse horas mirando por la ventanilla.
Para las distancias más cortas entre pueblos o en el interior de las ciudades se usa el infaltable tuc tuc asiático: carrito de tres ruedas motorizado. En cada país tienen alguna característica que los diferencia de otros. En el caso de Sri Lanka son de un solo color (verdes, amarillos, azules o rojos y con el techo de lona negra. Generalizando, podemos decir que los conductores son bastante honestos en comparación con los de otros países donde están acostumbrados a sacarle más plata de la que deben al turista.



4. Galle, herencia holandesa




viaje

Nos habían dicho que no podíamos dejar de ir al sur de la isla porque íbamos a encontrar mucho más que lindas playas. Y así fue. Más allá de las playas nos quedamos encantados y sorprendidos con Galle, cuyo fuerte esconde la ciudad colonial que mejor se conserva.
El fuerte presenta murallas altas y callejuelas angostas, que atesoran las casas del período colonial holandés (desde 1638 hasta la llegada del imperio británico). Es un placer caminar por sus callecitas y sólo dedicarse a mirar cómo transcurre con tranquilidad la vida de las personas que allí viven, tan diferente a lo que pasa fuera de las murallas, donde los mercados en la vereda, los colectivos coloridos, los tuc tuc que pasan “volando” por al lado de los transeúntes, los templos budistas e hindúes, las iglesias cristianas y algún centro comercial no muy grande le impregnan el caos característico.




5. Pescadores zancudos


Sri Lanka

Si nos alejamos de las zonas de playas más pobladas en el sur, podemos ver a los famosos fishermen (pescadores de Sri Lanka) bien cerquita de la ruta. Dicen que es el único lugar en el mundo donde los pescadores ejercen su oficio sentados o parados sobre palos clavados en bancos de arena. Ellos están ahí. Realizan su actividad temprano a la mañana y cerca de la caída del sol. Si uno quiere, puede acercarse y observarlos durante horas. Ellos seguirán allí.
Otros pescadores deciden salir mar adentro, bien temprano a la mañana, con sus pequeños barcos de colores. Son los que preparan las redes, las carnadas y, luego, venden el pescado en los puestos cerca del mar. En ningún barco faltan las flores y ofrendas a sus dioses para que los guíen y ayuden en sus travesías diarias. Uno de los lugares más lindos para ver esta actividad es Galle y sus alrededores.



6. El triángulo cultural



atractivos

Para conocer los orígenes de las primeras civilizaciones cingalesas antes de que llegaran los árabes, portugueses, holandeses y británicos a la isla, es una muy buena idea recorrer el llamado Triángulo cultural en el centro-norte del país, que incluye localidades como Anuradhapura, Polonnaruwa, Dambulla y Sigiriya.
Paseando por esta zona de la isla nos encontramos con sitios arqueológicos del 400 a.C; con árboles sagrados plantados a partir de un brote del árbol donde buda se iluminó por primera vez; con cuevas-templos que presentan estatuas de Buda, de algunos reyes de Sri Lanka y de dioses del hinduismo; con palacios y muchas dagobas. Las dagobas son el símbolo arquitectónico del budismo y las hay desde la simple semiesfera blanca de Sri Lanka, Tibet o Nepal hasta las más elaboradas de Tailandia o las pagodas de China y Japón. Yo lo descubrí en Sri Lanka, ya que para mi sólo existían las “pagodas”. Al parecer, el término singalés dagoba se transformó en el de pagoda, más utilizado en la actualidad.




7. Campanadas en Adam’s Peak



Sri Lanka en 10 fotos

El Pico de Adán o Adam’s Peak es uno de los puntos más altos de Sri Lanka y tiene la particularidad de ser uno de los centros de peregrinación más importante del país. Pero lo que más llama la atención es que a esas peregrinaciones religiosas no sólo concurren los devotos de una religión, sino de cuatro. La causa es que en su cima se encuentra una curiosa depresión llamada Sri Pada (huella sagrada) que es venerada por el budismo, el islamismo, el hinduismo y el catolicismo.
Para el budismo es la huella del mismo Buda hecha a pedido del dios Saman, una de las 4 principales divinidades protectoras de Sri Lanka. Para los musulmanes es la primera huella que dejó Adán luego de ser expulsado del paraíso. Para los hindúes, representa la huella de Shiva y por último, para el catolicismo, de la mano de los portugueses, es la huella del apóstol Santo Tomás.
Casi todos los fieles realizan la ascensión durante la noche para llegar a su cima antes del amanecer y poder disfrutar de la salida del sol desde una altura superior a la de las nubes. Así que nosotros hicimos lo mismo. Pusimos el despertador a las 2 de la mañana y, con mucho esfuerzo, nos levantamos para seguir el camino hacia la cima. La subida es dura y cansadora, pero la recompensa final vale la pena. Cuando se llega a la cima, la tradición dice que hay que hacer sonar la campana la cantidad de veces que se haya subido. Mientras nosotros la hicimos sonar sólo una vez, había una señora que lo hizo 50 veces…




8. Elefantes



lugares

Los reyes de Anuradhapura usaban los elefantes para golpear hacia abajo los cimientos de los monumentos religiosos; los reyes de Kandy los utilizaban para que pisoteen a los prisioneros hasta su muerte; los holandeses los usaban para transportar artillería pesada y los ingleses, para el desmonte de tierras destinadas a las plantaciones de té.
En la actualidad, los elefantes siguen cargando objetos pesados hasta los lugares que no pueden llegar las máquinas. Además, tienen un papel importante y central en muchos de los festivales religiosos que se celebran en la isla. Por eso, Sri Lanka es uno de los países con mayor cantidad de reservas naturales con elefantes y tiene uno de los más famosos orfanatos de elefantes del mundo. Todo aquel que sea amante de estos animales y quiera verlos en su hábitat natural puede hacerlo en Sri Lanka.




9. Vendedores ambulantes y puestos callejeros



transporte

Asia no sería lo que es Asia sin la cantidad de vendedores ambulantes y puestos callejeros de comida, ropa, billetes de lotería, juegos, bebidas, etcétera que llena sus calles, avenidas y mercados. Y Sri Lanka no escapa de esta característica. Si bien están en menor cantidad que en otros países asiáticos, como los del sudeste asiático, su presencia es visible.
El mundo está sobrepoblado de personas que dedican todo su día a tratar de vender algún producto, ya sea algo que ellos mismos preparan, que ellos mismos cosechan o que compran en otro lugar. A veces, cuando vemos a tantos vendedores todos juntos y que venden lo mismo nos preguntamos si realmente pueden vivir de lo poco que venden diariamente…




10. Kandy, la capital de las montañas



viaje

Kandy es la capital de la zona montañosa. Rodeada de verdes montañas, con casas en las laderas y un lago artificial en el centro construido en 1807, es una de las ciudades más importantes de Sri Lanka. Una de las razones es que se considera la meca del budismo en la isla, ya que allí se encuentra el templo más importante del país: el “Templo del diente” donde se guarda uno de los dientes de Buda.
Cuenta la leyenda que cuando Buda fue cremado en el 543 a.C en el norte de India, varias de sus partes fueron rescatadas del fuego, entre ellas, un diente. En el siglo XIV, cuando el budismo dejó paso al hinduismo en India, el diente fue trasladado en el pelo de una princesa de Orissan (India) hacia Sri Lanka. Primero permaneció en Anuradhapura y en otras ciudades del norte del país, luego fue capturado por varios reyes, hasta que el diente llegó a Kandy en 1592.
A pesar de esta importancia budista, su arquitectura se mezcla con edificios coloniales e iglesias católicas. La zona del centro tiene una ajetreada vida comercial y los alrededores invitan a caminar por las laderas, a perderse entre las plantaciones de té y a buscar miradores hacia el lago artificial.







Anuncios

8 comentarios - Sri Lanka en 10 fotos

_Alison_ +1
Precioso aporte Señorita.

Moltos Saluttes
StalinRM
La apoyo!
LotsOfLaughs +1
Hermosas fotos! me gustaría ir a conocer, algún día
Cmax123 +1
Buen post !! mis 10 de hoy
Gonza0012 +1
Siempre supe de la existencia de Sri Lanka, pero ignoraba su tanta belleza.
Buen post, tengo sólo 2 puntos hoy, pero no quiero darte dos, mañana te doy diez (Si recuerdo, suelo olvidarme)