El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Fotografias en Blanco y Negro: ¿en la Cámara o Después?

Anuncios

La mayoría de las cámaras digitales cuentan con una serie de programas preconfigurados que ajustan la salida de la imagen a modos más o menos creativos: blanco y negro, sepia, colores intensos, colores apagados... Te has preguntado alguna vez si es mejor utilizar estos programas o realizar los ajustes posteriormente con tu programa de retoque favorito? Te damos la respuesta y te explicamos los motivos.

Cuando compré mi primera cámara digital, una de las primeras cosas que hice fue probar el modo de fotografía en blanco y negro. Mi cámara, al igual que la mayoría de los modelos disponibles en el mercado, disponía de varios modos creativos para poder disparar en blanco y negro y sepia, además de otros modos de configuración en los que se realizan ciertos ajustes con el color.

Me fascinaba la posibilidad de ver el resultado final en la pantalla LCD antes de hacer la foto. Ya no tenía que imaginarme cómo quedaría en blanco y negro; estaba ahí, delante de mí. Recuerdo cómo esa tarde hice una sesión completa de fotos en blanco y negro, muchas de las cuales aún conservo, pues las tengo un cariño especial.

Cuando empecé a profundizar en el mundo de la fotografía digital, entendí con tristeza que había cometido un error al utilizar el modo de blanco y negro de la cámara. Os preguntaréis por qué. El motivo es sencillo. En el momento en que seleccioné el modo de blanco y negro, di órdenes a mi cámara para que perdiera parte de la información que podía haber recogido en aquel momento y que tal vez hoy me serviría.

Disparar en blanco y negro frente a hacerlo en color en una cámara digital es como disparar en formato JPEG pudiéndolo hacer en RAW. Cuando hacemos una foto, estamos recogiendo mucha información, mucha más de la que podemos apreciar en el pequeño LCD de la cámara. Pero mucha de esta información se pierde cuando decidimos no guardarla indicando a la cámara que almacene un formato concreto de compresión o de aspecto.

Cuando la cámara utiliza un modo preconfigurado como puede ser el de disparo en blanco y negro, está decidiendo por nosotros cómo realizar esta conversión, quitándonos todo el control sobre el proceso.

Hemos visto distintas maneras de convertir una imagen a blanco y negro: desaturar, escala de grises, color lab, rob carr, ... La manera más ineficiente en la mayoría de las ocasiones en cuanto a la pérdida de control del proceso es la del comando desaturar, y eso mismo es lo que hace la cámara.

No es que las imágenes sean malas. Sigo guardando con cariño aquellas primeras fotos. Simplemente depende del tiempo que quieras dedicar al postprocesado de la imagen. Si quieres una solución rápida y efectiva, no lo dudes: utiliza el modo de blanco y negro de la cámara. Pero si eres exigente y no te importa dedicarle un poco de tiempo, dispara en color. El control que tendrás sobre el proceso de conversión a blanco y negro posterior será infinitamente mayor.

3 comentarios - Fotografias en Blanco y Negro: ¿en la Cámara o Después?

@sabascorpse
GRACIAS por la info, muchas veces utilicé el B/N de la cámara .
BUEN POST
@xavari
Muy buena informacion, si te gusta la fotografia, ando iniciando una comunidad llamada fotografiando! por si gustan dar una vueltica!
@macmx
CRAAAAAPPPP!