El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

10 motivos de por qué amamos a Salem

Anuncios

El gato negro de “Sabrina, la bruja adolescente” que solía ser humano tenía un particular humor que cautivaba a todos.

Carismático, inteligente, rápido de reflejos, ingenioso, arriesgado, perseverante, ¿algo malo?, así era Salem Saberhagen (sí, tenía apellido), el gato negro que “Sabrina, la bruja adolescente” y sus dos tías tenían por mascota.

Aparte de todas esas cualidades (y seguramente muchas más) acá van algunas de las razones por las que todos lo amamos, queríamos tenerlo de mascota, y nos parecía que era lo mejor del programa.

1) Lo que sabía de magia era más que lo que conocían cualquiera de los otros protagonistas, y muchas veces ayudaba a Sabrina a resolver sus problemas gracias a ello.


10 motivos de por qué amamos a Salem


2) También daba los mejores consejos, ya fuera sobre la vida misma, sobre la gente, sobre el mundo real o el mágico.


bruja


3) ¡Su nombre era el mejor! Clásico, llamativo, le quedaba como anillo al dedo, simplemente genial.


sabrina la bruja adolescente


4) No importaba que se pusiera, siempre se sentía a gusto con lo que llevaba puesto, era feliz con la ropa que había escogido.


adolescente


5) El sentido del humor que tenía era particular…¡y sencillamente fantástico!


sabrina


6) Era todo un hombre de negocios que quería dominar el mundo (y al cual el traje le quedaba genial)


salem


7) Nunca le faltaban las respuestas ingeniosas ante cada situación


10 motivos de por qué amamos a Salem


8) Era todo un artista, de la música particularmente, nos deleitaba con sus canciones propias y raras interpretaciones.


bruja


9) Ignoraba mejor que nadie a los Haters, sabía cómo disimular cada situación que era necesario disimular.


sabrina la bruja adolescente


10) ¡No tenía ningún tipo de culpa a la hora de comer!, algo que hacía bastante frecuente.


adolescente



Gracias por leer ! Deja un comentario!!

sabrina

2 comentarios - 10 motivos de por qué amamos a Salem