El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Terminó Periodismo Para Todos con 23 puntos de rating


Terminó Periodismo Para Todos con 23 puntos de rating
b]Son las tres de la mañana. Jorge Lanata se desvela y busca en YouTube una charla de Jorge Luis Borges sobre su amigo Xul Solar, astrólogo, pintor e inventor de idiomas imaginarios. La voz de Borges sacude la quietud de la noche: “La gente por lo común acepta el mundo. Por ejemplo, leen que los cigarrillos 43 son buenos, que la Coca Cola es buena, que el político A y B –de cuyo nombre no quiero acordarme– es bueno. Entonces, esa repetición les basta. En cambio, Xul Solar examinaba todas las cosas, las examinaba –y eso lo hacía Macedonio Fernández también– y las reformaba”. Lanata en pijamas se maravilla con la narración, le parece fantástico que esté a mano en la web, se pregunta cuándo el país cobijó estos pensamientos y por qué quedaron tan atrás. Algo quiere hacer con todo eso.



Ahora son las seis de la tarde de un martes de noviembre y Lanata recorre el Museo Xul Solar, Laprida 1212. Sube unas escaleras laberínticas y se agita como en aquella madrugada. Acepta agua con gas y encuentra un sillón de pana rosa viejo, tan viejo que cobija un espíritu: “Allí se sentaba Borges”, le avisan.
Y cuando está por empezar la entrevista, queda rodeado de cuadros originales, pianos de colores y libros de astrología, horóscopos de lo que está por venir. Enseguida, el periodista de Sarandí confirmará que en 2016 vivirá tres semanas al mes en Estados Unidos, dará una conferencia en Harvard, escribirá dos libros para Sudamericana, retomará su columna política en Clarín, encabezará dos programas de televisión y mantendrá cinco apariciones semanales en Radio Mitre.


Se acomoda en el sillón de Borges y en esa atmósfera del pasado se lanza a predecir el futuro: Ahora quiere dar vuelta como una media a Internet, pensar de cero un sitio web de alcance continental, con cabecera en Miami y cobertura hasta Tierra del Fuego, “un caño de noticias” que quiere presentar en un año.
Para todo eso necesita estar bien de salud, luego del trasplante de riñón que le hicieron en marzo pasado. Y no será fácil: la medicación que toma tiene efectos colaterales y uno le dificulta caminar largos trayectos. Pronto, en las terminales de los aeropuertos, “me verán en silla de ruedas”.
Para hablar del periodismo del futuro, el cronista de Viva desenfunda su birome y su anotador. La charla mano a mano aún no ha podido ser reemplazada por robots.


Vos le hiciste dos entrevistas a Borges, ¿no?
Sí, fui dos veces a su departamento de la calle Maipú, una para Radio Nacional y otra para la revista de Filosofía y Letras. Recibía a cualquiera, eso era increíble. Y en la nota para la radio, cantarareó una milonga. El tipo era tan educado, tan victoriano, que cuando un tema lo aburría no te decía “no quiero hablar de eso” sino “¿usted vio este bastón?” y se ponía a hablar del bastón. Ocho días podía hablar de eso. Y vos cagabas, no podías volver al tema. Un cuento que escribí, Oculten la luna, salió de una de esas notas y era sobre la relación entre Oscar Wilde y lord Alfred Douglas, que era su amante, un chico. Nos pusimos a hablar de eso con Borges, que mentía en el 20 o 30 por ciento de las cosas que decía. Wilde sabía que lo iban a detener, pero no se va, esto me lo cuenta Borges, y yo lo interrumpo y le digo: “Claro, lo que pasa es que Wilde quería escribir la Balada de la Cárcel de Reading, quería que lo detuvieran para poder escribir el poema”; y Borges me concedió: “Sí, puede haber una vinculación mágica”. Y como 20 años después escribí ese cuento.


Si te atendió fue porque le tocaste el timbre, algo que los cronistas jóvenes ya casi no hacen.
Sí, totalmente. Bueno, una cosa que aprendí de eso es que hay que recibir a todo el mundo. Este año no pude por el tema de la salud, pero yo he hecho notas con los tipos más insólitos que se te puedan ocurrir. Vienen de FM No Sé Cuánto y yo los atiendo. Porque si Borges hacía eso, imaginate nosotros que no somos nadie.


Un poco así empezó tu carrera, cuando llamaste por teléfono a otro escritor, Conrado Nalé Roxlo, para que te contara su vida.
Sí, me habían pedido su biografía en la primaria y yo no la encontraba en ningún lado, así que busqué en la guía telefónica y apareció un “Roxlo, Conrado Nalé”, así que lo llamé. Yo tenía 11 o 12 años y le digo: “Habla Jorge Lanata, del Colegio San Martín de Avellaneda, me pidieron que escriba sobre usted, ¿usted me podría contar su vida?” Y el viejo se cagaba de risa. Me dio 5 o 6 datos y pude cumplir con el encargo.


¿Por qué te vas a Miami?
Es que no me voy. Mirá, cuando a mí me sacan de la televisión abierta, hace 12 años, en 2003, yo estuve 4 o 5 años trabajando afuera y nadie se enteró, porque estaba todo el tiempo viajando. Esto que voy a hacer ahora no es tan distinto. Es al revés, voy a estar mucho más presente el año que viene que éste. Por un lado, tengo un proyecto de Internet regional que quiero desarrollar. Y por otro lado, voy a estar acá haciendo radio, tele y diario. Lo que pasa es que voy a estar basado afuera. O sea, del mes, voy a estar tres semanas en Miami y una acá. Con la radio voy a estar todos los días de 10 a 11, media hora con Longobardi y media hora solo. Y después voy a mandar una entrevista de una hora por semana con alguna celebrity de allá, eso de 13 a 14. En televisión voy a hacer dos programas, documentales y uno que está buenísimo, que es insólito que yo haga, que puede llamarse Buscando al argentino más inteligente y es una competencia de inteligencia, pero no necesariamente de cultura general, no es de quién sabe más, sino quién es más brillante. Tiene que ver con la teoría del psicólogo e investigador Howard Gardner sobre los distintos tipos de inteligencia. Lo pensamos para abril. Antes, en febrero, tengo que dar una charla en Harvard sobre la Argentina. Lo lindo ahí es que me invitan las tres escuelas de Harvard: el Centro Rockefeller, la Fundación Nieman de Periodismo y la Escuela de Gobierno, que es donde estuvo Cristina. Y también en febrero vuelvo a escribir la columna en Clarín.


¿Cómo será ese sitio web?
Se va a llamar Ducto.com. La idea es que sea como un caño que te conecta a todo lo que está pasando, y quiero ver si puedo repetir en Internet lo que fue Página/12 en la gráfica hace 30 años. O sea, devolverle la sorpresa a la red. Me parece que como están saliendo hoy los medios en Internet es viejo, son medios del siglo XIX que salen en el siglo XXI, o sea, el diario es un producto del siglo XIX como idea. Lo que quiero hacer es que el contenido dicte la forma. Y estamos desarrollando un software que nos obliga a actualizar la página cada cinco minutos, por default. Cuestión de que cuando vos entrás, nunca la página sea la misma. No es que se pierde lo anterior, eso queda en un back, pero nunca es igual. Será regional, porque ya no hay más proyectos nacionales, se terminaron. La idea es que esté la mesa de edición en Miami, la redacción en México, y páginas locales en Cuba, Venezuela, Ecuador, Colombia, Perú, Chile, Brasil y Argentina. Yo calculo que si empezamos ahora, ese proyecto puede estar terminado en octubre o noviembre de 2016.


Pero entonces vas a estar con una pata en cada siglo, columna para el papel y página web para innovar...
De alguna manera sí, sí. Y lo que pasa es que hasta que yo pueda desarrollar el sitio, yo vivo de este laburo, o sea que necesito laburar, no puedo tomarme un año sólo para el sitio si el sitio no genera plata. Lo que siento es que es parecido al comienzo de Página/12 en ese sentido: entonces rediscutimos un diario desde cero. Ahora la idea es ver si podemos discutir Internet desde cero como si nunca antes hubiera estado. Cuando vos lo discutís desde el grado cero de la ingenuidad, terminás haciendo cosas nuevas.


¿Termina Periodismo Para Todos?
Sí, éste es el último año de PPT. Me encantó hacerlo, fue un programa que para mí, y creo que para el país, significó mucho. Ahora yo ya sé cómo es PPT, ya no me sorprende más. Hay un punto en que sentís que vos hacés de vos, y a mí no me gusta hacer de mí, prefiero sorprenderme con lo que hago, así los que están mirando se sorprenden también.


¿Por qué dejaron de imitar a CFK?
Lo que nos costó mucho en PPT al comienzo fue conseguir humoristas. Y cuando en el primer programa hablé de que había que combatir el miedo estaba sacando afuera algo que nunca había contado y era que nos costaba conseguir gente. Era una locura, porque estábamos en Canal 13 en el mejor horario, o sea no podía ser que la gente nos dijera que no. No voy a contar quién, pero un humorista, muy conocido, ¿sabés qué excusa me dio? Me dijo: “Me van a rayar el auto”, ¿podés creer que haya dicho algo tan idiota? El tema del miedo está muy presente, cada vez menos, pero está. ¿Y por qué se dejó de imitar a Cristina? Porque había demasiados sketches y eso nos alejaba del tema periodístico, pero nunca por un motivo puntual que yo dijera “saquemos a tal”.


Hay algo que hoy suena humorístico, pero que en su origen fue familiar a la censura, la expresión “miren menos a Lanata” de Diana Conti, ¿cuál fue tu primera sensación ante eso?
Suena muy ingenuo el comentario, pero me parece una locura que en el Congreso de la Nación un diputado dijera eso. No es un McDonalds, es el Congreso, yo no puedo ser un tema para un diputado. Me pareció un delirio, me dio vergüenza ajena escuchar eso.


¿Creés que el periodismo de investigación puede torcer una elección?
¿Vos me decís si Aníbal perdió por mi culpa? Aníbal perdió por culpa de él. Nosotros mostramos lo que él es. Las dos cosas pasaron a la vez. Si Aníbal hubiera sido la monja Pelloni, lo que nosotros contamos no habría tenido ningún efecto, o sea contamos algo que evidentemente la gente sabía que estaba pasando, pero no conocía los detalles. A ver, ¿influimos en la elección? Y... el periodismo puede influir en muchas cosas, pero a veces nosotros mismos nos damos más poder del que tenemos. El periodismo puede agrandar algo que está, pero no puede inventar algo que no está. Cuando se desarrolla el nazismo, Goebbels usa la radio, pero los alemanes ya eran nazis, no es que los alemanes eran demócratas, parlamentaristas británicos y se hicieron nazis de repente, por lo que escuchaban en la radio, no. Había un caldo de cultivo donde eso podía pasar. Con el periodismo pasa lo mismo, la gente no es tan manipulable.


Se te ve con custodia, quizá te espían por tu trabajo, ¿qué se siente?
Ya me pasó un par de veces, en distintos momentos, pero ahora hacía tiempo que no me pasaba. En la época de Menem me habían agredido en la calle, un tipo que era motociclista de Canal 7 y tenía una captura pendiente por asesinato. Lo encontramos y fue preso. Tuve después otra custodia por amenazas. Y con el libro de la AMIA me amenazaron con Bárbara, mi hija, fue muy feo. Es un poco molesto en un punto tener custodia y sería bueno que no lo necesitara. Yo creo que esto te protege de lo espontáneo en la calle, ahora no te protege de que te peguen un tiro. La seguridad es un mito, o sea, mataron a Kennedy, ¿me entendés? Y yo estoy regalado, ando por la calle y me conoce todo el mundo y si me quieren pegar un tiro, es muy fácil, se van caminando. Lo que pasa es que uno cree que la situación política no da para eso. No estoy paranoico, igual, en general, yo no ando mucho por la calle, como siempre en los dos mismos lugares, a la tarde recibo gente en casa, políticos, que también es de algún modo un mensaje. ¿Sabés qué? No tengo que esconderme de nada. Y mis cosas malas las cuento. Yo pensaba eso de la extorsión en la época de Menem, cuando me drogaba, hasta que me convencí de que me podía parar en cámara y decírselo a la gente. Y que me entendieran.


¿Vas a escribir dos libros?
Sí, hice un contrato con Sudamericana por dos libros. Uno es de obra periodística, porque tengo 55 años y laburo en esto desde los 14, o sea que ya es hora. Lo que le quiero agregar, para hacerlo más divertido, es que en cada medio que elija para los textos, voy a contar mi historia en ese medio, voy a contar El Porteño, Página/12, a nivel personal, pero también de los demás. Eso le va a permitir al lector ubicarse en el contexto en el que eso salió. También escribiré sobre Clarín en algún momento. Y el otro libro será sobre lo que escribo siempre, la Argentina y lo que somos.


¿Cómo imaginás el país que viene?
Lo que creo es que todavía hay mucho pensamiento mágico en la Argentina y que se cree que las cosas van a cambiar de un día para el otro y es mentira. Ningún cambio verdadero es rápido. Creo que la Argentina puede ser distinta en 20 o 30 años, no en uno. En uno probablemente sea peor. A las enfermedades fundamentales de la Argentina no las está atacando nadie. El país gasta más de lo que gana y no hay ningún político dispuesto a romper con eso. Como dicen en el fútbol, veo más un “siga, siga”.


A vos no te gusta el fútbol. ¿Cómo se puede ser popular sin saber de fútbol?
¿Viste? No tengo idea. Si yo te digo lo que opino del fútbol es re poco popular. Para mí, el fútbol tiene que ser amateur. Está mal que una camiseta tenga una marca, la bandera no tiene una marca. Lo que veo es a 22 millonarios corriendo y, alrededor, un montón de gente que todos los días pierde, con la ilusión de que gana. Me parece un negocio muy cínico que usa a la gente. Y en eso no puedo creer.


Pero fuiste a un River-Boca...
Una vez me llevaron tipo “llevemos al abuelo”, pero me fui a los cinco minutos. Es muy violento el lugar: uno me puteó, yo lo puteé. El tipo del ticket me trató mal; camino al Palco de Prensa, un tipo meaba desde arriba... y a mí hasta ahora no me gusta que me meen.


Estamos en la casa de Xul Solar, un artista que iba contra las reglas, ¿sabés que proponía cambiar el fútbol, jugarlo con tres o cuatro pelotas, y que las camisetas, en vez de números, tuvieran letras, de modo tal que en cada amontonamiento o jugada se armaran distintas palabras?
¡Divino! Vos sabés que con el tema de las letras tenía una motivación. Lo que pasa es que él había armado un idioma y él ponía palabras en los cuadros, que es algo que ahora también se está haciendo. En la pintura moderna, hay varios pintores yanquis y europeos que ponen palabras en los cuadros, 80 años después.


Siempre hablás de hechos, pero ahora pasás a las representaciones, ¿cómo te surge tu pasión por el arte?
Yo me había olvidado, pero tengo una novela, Historia de Teller, donde hay un personaje muy divertido que tiene que ver con la pintura, Lunghi, que es un empleado de mantenimiento de los museos y un gran pintor. En la historia no pinta, lo que hace es cambiar de lugar las figuras secundarias de los cuadros clásicos. Entonces, de golpe, un cuadro clásico de Rafael que tiene atrás a dos, él los pone adelante en otro cuadro, y lo divertido es que nadie se da cuenta, ni los críticos, ni los guías de los museos, o sea que todo el mundo mira otra cosa. ¿Y por qué me enganché con la pintura? No tengo idea. El otro día, un tipo de una galería me contaba que él había perdido a su mujer muy joven y, enfrentando esa situación de muerte, empezó a comprar cuadros y un día se encontró con más de mil, y se puso la galería. A mí, lo de la pintura me agarró después del trasplante. Salí del trasplante diciendo “quiero pasarla bien, ver cosas lindas, que la vida me guste” y empecé a estudiar. Y aprendí bastante. Hoy discuto con tipos que saben y te digo que les doy la pelea (se ríe). Kiwi, mi mujer, a veces me frena diciendo “pero si usted hace seis meses que está en este tema”. Ahora ella va a abrir una galería de arte original barato, en Talcahuano y Arenales, que se llamará Punto Kiwi. Abre el 3 de diciembre. 


Hay un pintor alemán llamado Kirchner... ¿Qué creés que irá a pasar con las cosas llamadas “Kirchner”?
Probablemente nada durante el primer tiempo, pero eso no es lo importante, lo importante es que hoy Cristina está peleando contra la Historia, no contra nadie más. Cuando ella habla del 55 por ciento, miente, o sea ya está pensando en cómo va a quedar, y es una pelea inútil pelearte contra la Historia, porque la Historia es muy caprichosa y decide sola. Es como la pelea contra el tiempo, es una pelea en vano, porque la naturaleza está en contra. Y sí, hay un pintor, llamado Ernest Kirchner, un expresionista alemán, es bueno el tipo.


¿Hoy cuántos cuadros tenés?
¿150? 80 ya mandé afuera y estoy mandando 20 ahora y algunos quedan acá. Lo que pasa es que es inagotable, si te gusta... y eso que en Argentina es muy provinciano el mundo del arte, porque acá no conocen mucho de pintura de otros lados. Por Internet veo los cuadros, una cosa me lleva a otra, está bueno ponerse a estudiar en la tercera edad, ja.


Tendrás cuidado con las falsificaciones, más si leíste Valfierno, de tu amigo Martín Caparrós, sobre estafas con réplicas de La Gioconda.
Sí, hay historias increíbles de eso, por ejemplo un tipo que dividió los cuadros de Pedro Figari.


Algo no tan estético, pero que te acompañó este tiempo, fue el símbolo del fuck you, ¿creés que llega un tiempo para darse la mano?
Mirá, hace mucho, cuando dije lo de la grieta en los Martín Fierro, me reputearon. Pero pasaron tres años y el concepto recontra quedó, ahora todo el mundo lo usa. La grieta es lo peor que nos pasa, porque la política puede cambiar, la economía puede cambiar, la Argentina tiene capacidad de recuperación rápida; ahora, las familias que se separaron, los amigos que se pelearon, va a ser muy difícil que se vuelvan a unir rápido. La otra grieta que hubo en la Argentina fue la de peronismo-antiperonismo y duró 30 años. Ojalá que ésta dure menos, pero no es algo que en cuatro años vaya a terminar. Para nada

lanata



imagenes
[/b]

Anuncios

Comentarios Destacados

8 comentarios - Terminó Periodismo Para Todos con 23 puntos de rating

arielpassa -11
y bue, se termino esta mierda de programa, cuyo exito se debe que a que fue una maquinaria armada solo para bajar al gobierno y para lavarle el cerebro a los bobitos, pero no nos olvidemos que las otras mierdas de programa que tenia, esa bosta de dia d y la otra mierda que estaba en canal 26 eran fracasos estrepitosos que no hacian nada de rating y no veia nadie. eso sin mencionar que mando a la quiebra al diario pagina 12 y dejo a toda la gente en la calle y no les pago una mierda el hijo de puta este.
arielpassa
@Yet_the_Wack vos sos el pelotudo que se la pasa poniendo negativos, te haces el importante porque te escondes en el anonimato, maricon puto.
Yet_the_Wack +1
@arielpassa Perdoná, generalmente no pongo negativos pero esta vez vi la oportunidad y bue... Así quedó...

Terminó Periodismo Para Todos con 23 puntos de rating
arielpassa +1
@Yet_the_Wack bueno, seguramente exagere un poco, ahi va un positivo.
StalkerLaZona -1
Espectadores tipicos del gordo tristes!! bueno hasta mañana porque al otro dia se olvidan.

imagenes
pachecohv
O sea ...es medio raro que el gordo se baje... sera que no quiere investigar a Macri?

Realmente, pareciera como si solo estuvo operando para borrar a Kristina...

en fin... nadie es trigo limpio... este gordo no deja de ser un Mercenario... y sus devotos unos fanaticos
Drekio +1
QUE ALIVIO! HASTA QUE MACRI SE MANDA UNA DE LAS SUYAS NO LO VAMOS A TENER CERCA A EL GORDO RE CULEADO Y RE VENDIDO ESTE DE MIERDA!! LE PAGAN PARA BAJAR GOBIERNOS Y LOS PELOTUDOS COMO USTEDES LES ENCANTA COMER PIJA CON MIERDA!