Dia del bombero voluntario (3/6/2011)

Emocionante homenaje en el Cuartel de General Pico (La Pampa).

No perciben sueldo. Todo su esfuerzo tiene como única remuneración la satisfacción de salvar una o varias vidas en cada salida, y hacen varias por día. Son los Bomberos Voluntarios de General Pico, que ayer recibieron el homenaje de celebrar su día, con una tradición que en la Argentina data de fines de 1800 y comienzos de 1900.

(Un poco de historia)
Cabe recordar que en un paisaje de conventillos y casillas habitados por inmigrantes y levantados a la vera del río, en 1884 vecinos del barrio porteño de La Boca hicieron una enorme fila para pasar baldes desde la orilla del Riachuelo hasta una casa incendiada. Así, un 2 de junio, a un inmigrante italiano se le ocurrió formar el primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios del país, bajo el lema “Querer es poder”.

La mayoría, por no decir todos, tienen un trabajo aparte: algunos son remiseros; otros, empleados, estudiantes, comerciantes o profesionales, pero todos tienen un salario que viene de otro lado y, en el cuartel, que, en la ciudad tiene 45 personas (hombres y mujeres) más 11 cadetes, cumplen una capacitación y entrenamiento permanentes. Así, responden al llamado de las alarmas cada vez que un vecino lo necesita. Y estos lo reconocen con mucha claridad: gracias al aporte vecinal, de empresas del medio y chacareros de la zona -el único que perciben estos cuerpos de bomberos- el Cuartel de General Pico cuenta con importantes recursos en pleno funcionamiento y tecnología de última generación, lograda con la contribución de la sociedad.


Aprenden a apagar incendios pero también a rescatar personas, sobre todo, en los últimos tiempos, atrapadas en el marco de choques de vehículos. Primeros auxilios, prácticas de resucitación cardíaca, y primeras atenciones a politraumatizados, sólo algunas de las distintas técnicas de diverso nivel de complejidad son las que aprenden y enseñan nuestros bomberos voluntarios, quienes también van a instituciones intermedias y escuelas para divulgar la mejor forma de cuidar a la comunidad. Ayer, en ese marco de festejo y recordación por los caídos, parte de la comunidad acompañó al Cuerpo activo en un acto encabezado por el intendente Jorge Félix Tebes, el viceintendente Juan José Rainone, y miembros de la Comisión Directiva.

Reconocimiento y reclamo

Tras el Himno Nacional Argentino, la Marcha del Bombero Voluntario y el minuto de silencio en homenaje a los servidores fallecidos, Julio Giletta tuvo a su cargo la única alocución como presidente de la Comisión Directiva. “En tiempos en que las instituciones están en crisis y existe un descreimiento generalizado que atenta con los valores fundamentales, es un honor para mí presidir la CD”, comenzó. Tras saludar al cuerpo activo, retirados y aspirantes, Giletta reflejó el espíritu de cada hombre dedicado al servicio “con motivaciones íntimas en la lucha para proteger y salvar la vida, ser bombero es no saber de descanso”, resumió.

“Por si alguno no lo sabe su función es ad honórem”, dijo el dirigente previo a mencionar que el próximo 3 de diciembre la institución celebrará sus 50 años de existencia. La instancia le sirvió para recordar a los pioneros y fundadores como Juan Alvarez, Victorino García, Pascual Bacigaluppi y Salvador González, entre otros. Edificio propio, equipamiento, móviles y un cuerpo activo de 45 bomberos son acompañados, además, por profesionales que los asisten entre ellos un abogado, una psicóloga, enfermero y médico.

“Lo recaudado mensualmente en contribuciones voluntarias apenas alcanza para el mantenimiento, por eso las rifas, las fiestas, la renta por departamentos alquilados generan otra parte de ingresos genuinos. Por eso es el reclamo reiterado al poder político para que se incorpore en la tasa municipal un aporte obligatorio para la institución, somos una ONG caracterizada por la responsabilidad y el compromiso de la comunidad las 24 horas del día, creemos en esos valores y sabemos que muchos empresarios y campesinos aportan, a ellos agradezco la colaboración”, dijo Giletta en la parte discursiva donde mezcló agradecimientos y reclamos. Sobre el final, el cuerpo participó de sensibles reconocimientos, entre ellos la designación de abanderados y la apertura de la sala de capacitaciones que llevará el nombre de uno de los bomberos más experimentados desaparecido recientemente: Juan Eduardo Rosas.

0 comentarios - Dia del bombero voluntario (3/6/2011)