El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Memoria Celular, El ojo del Mal

Imagínate que despiertas de un transplante de algún órgano principal y que encuentras que el donante junto con el corazón, hígado o pulmón, también te pasó parte de su personalidad.

Claro, no toda la personalidad, pero cositas que serían reconocibles, por ejemplo, para la familia del donante.

He estado leyendo un poco sobre eso. Aún y cuando no hay significancia estadística, ya que son estudios de 10-12 casos cuando han habido alrededor de medio millón de transplantes al día de hoy, la verdad es que para mí no deja de ser algo interesante.

A este fenómeno le llaman “memoria celular” y básicamente la idea es que una posible explicación es que la memoria de una persona no se almacena exclusivamente en el cerebro, sino que está en todo el cuerpo, en una especie de estado dinámico. Al recibir un órgano de alguien más, y gracias a un factor de inmunodepresores (que se requieren para que el cuerpo no rechace el órgano) la persona es capaz de asimilar ciertos recuerdos o razgos de personalidad del donante.

Claramente, los casos que han sido estudiados pueden ser casualidad, digo, cosas extrañas pasan todos los días. Pero son sorprendentes de cualquier modo. La mayoría de los ejemplos tienen que ver con cambio de preferencias en alimentación (de pronto vegetarianos, o de pronto aman KFC), modo de vestir (básicamente colores) o en música (reconocer o tarareas música que nunca habían escuchado antes). Aunque hay algunos ejemplos que dan más como para película de Hallmark Channel, como la de un niño que muere en un accidente y su corazón lo recibe una niña. El niño, predijo su muerte temprana en un poema canción que decía “Mi Corazón es para Danny”. La niña que recibió el transplante se llama, por supuesto Danielle.

De todo este asunto yo pensaba, caray, pues ya suficientemente difícil ha de ser vivir con la conciencia de que traes puestas refacciones, aunque me dicen que más bien no lo olvidas por la cantidad enorme de medicamentos que te hacen tomar para aguantar el transplante. Pero yo más bien pensaba en cuando ya estás recuperado, si nunca se te va la conciencia de que traes una “parte” se otro ser humano, no tu, todo el tiempo. Eso se me hace psicológicamente pesado.

Fuente: http://alicedice.com

Nota: hace poco fui a ver la peli El ojo del Mal, me intereso bastante este tema.

2 comentarios - Memoria Celular, El ojo del Mal

juanruiz88
Alguien que está a punto de morir y milagrosamente recibe un transplante, mas vale que se puede replantear algunas cosas... de todos modos interesante.
Elgene
Hola vi la peli del ojo del mal y si mire luego de ver la peli cuando hablaban los medicos muy interesante. pero trate de buscar pero no encontre mucho va casi nada... un ejemplo muy impactante es el del hombre que empezo a fumar y era un hombre que no fumaba y la misma marca de cigarrillo.. bueno copado esto!