El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

aikido (recordando a O sensei)

por ser esta una ocasión muy especial ( lo especial es por que este es mi primer post) lo dedico en su totalidad a un maestro marcial excepcional O sensei



aikido (recordando a O sensei)
(aikido)

Todos los practicantes de Aikido habrán leído o escuchado por partes de sus profesores sobre el momento que O´Sensei se unió con el Universo, sino han tenido esa experiencia aquí va un relato corto acerca de ella:

" Después de un período de entrenamiento muy intenso y durante un ejercicio de meditación y purificación, Morihei Ueshiba experimentó la revelación de lo que había buscado durante toda su vida.
El Espíritu del Universo envolvió su cuerpo en una luz transparente, y comprendió la esencia del Ki y que la fuente del Budo es más que todo el Espíritu de protección, y dijo:

-"El Budo no consiste en derrotar al adversario por medio de nuestra fuerza, tampoco es una herramienta para provocar la destrucción del mundo. El verdadero Budo consiste en aceptar el Espíritu del Universo, salvaguardar la paz en el mundo, proteger y favorecer el crecimiento de todos los seres."-

Aikido creación de los Dioses

El Sensei Mitsugui Saotome fue discípulo directo de O´Senseis Morihei Ueshiba y mantuvo con él muchas conversaciones filosóficas y sobre todo concernientes al espíritu del Aikido. Esta es una de aquellas conversaciones en las cuales O´Sensei le decía: Saotome, la gente dice a menudo que yo he creado el Aikido a partir de la práctica de otras artes marciales. Pero la Vía del Takemutsu es diferente. Ha nacido del orden del Kami, y yo no he hecho más que seguirla y transmitirla a otros. Yo no he creado al Aikido. El Aikido es la Vía del Kami y debe formar parte de las leyes universales por ello la historia del Aikido se remonta a la creación del universo ¿Crees que un ser humano es capaz de crear tales leyes?. La inteligencia humana es demasiado limitada para comprenderla. Si nos olvidamos de dar las gracias al Kami nuestra vida no tiene ningún valor. Si olvidamos los procesos y la función del universo ...estamos perdidos.

maestro



VIDA Y OBRA DE O' SENSEI MORIHEI UESHIBA

El 14 de diciembre de 1883 nace Morihei Ueshiba, en la pequeña villa de Tanabe en el distrito de wakayama. Cuarto hijo de Yorokuy de Yuki Ueshiba, era un niño de débil constitución y a menudo caía enfermo. Pero poseía una gran voluntad y predisposición a la búsqueda espiritual. Su fuego interno le impulsaba con vehemencia a encontrar la armonía con la Naturaleza, con las fuerzas y energías sutiles.

Las extraordinarias historias que circulaban en la región de Kumano sobre la legendaria vida y los portentosos hechos del maestro Kobo Daishi, fundador de la rama esotérica del budismo japonés Shingon Shu, así como las hazañas de los grandes guerreros del pasado, sumergían al joven Ueshiba en ensoñaciones místicas y caballerescas. Decidido a forjarse una mente y un cuerpo sanos, se obliga a largas marchas a través de las montaña, cargado con pesados sacos de arroz. Su padre, preocupado por el destino de su débil hijo, que pasaba sus horas en la soledad de los parajes más recónditos entregado a la meditación , al ejercicio de las viejas técnicas marciales y a la recitación de letanías y sutras budistas, le obligó a practicar la natación y el Sumo, la ancestral lucha japonesa.

Asistía secretamente a las escuelas de Jiu-Jitsu, el antiguo arte de los Samurai. En 1901, en Tokio, fundó una sociedad comercial, la Compañía Ueshiba, y continuó instruyéndose en el arte de la lanza y la espada, bajo la tutela de célebres maestros. Pero, enfermo tuvo que regresar a Tanabe, para pasar allí una larga convalecencia. Una vez restablecido, contrajo matrimonio con una antigua amiga de la infancia, hatsu Itokawa, de cuya unión nacerían dos hijos.

A los veintiún años, Ueshiba se alistó en la armada, atrayendo rápidamente la atención de sus superiores, que veían en él un soldado ejemplar, cuyo rigor y disposiciones marciales eran pocos comunes. La contienda ruso-japonesa fue para Ueshiba una buena palestra para someter su cuerpo y su espíritu a las más duras pruebas. Sus habilidades eran tan singulares que los soldados llegaron a llamarle Kami, dios o divinidad viviente protectora. Pero la visión de la muerte en el campo de batalla, los gritos desesperados de hombres heridos, moribundos y torturados por el hambre y la sed hicieron que poco a poco fueran diluyéndose en él su amor por la vida militar. Fue así como decidió abandonar el ejército para, una vez más, dedicarse al cultivo de la tierra y a comulgar con la naturaleza.

aikido

Conforme a un plan de repoblación emprendida por el Gobierno japonés en Hokkaido, en 1912, Ueshiba, reagrupó a varias familias y se dirigió con ellas hacia las frías zonas de Yeso para dedicarse a la agricultura y a la ganadería. Las tempestades, los vientos violentos y la nieve hacían difícil la vida de aquellas ochenta personas unidas en esta aventura. Ueshiba trabajó duramente día y noche para extraer de la tierra sus dones del cielo. En la soledad continuaba su duro entrenamiento en las disciplinas del Budo (la vía del guerrero), impregnándose quizás de aquella sobrecogedora belleza, de aquella visión de una naturaleza salvaje y cautivadora a la vez. Podemos imaginar a Ueshiba esgrimiendo su sable contra enemigos invisibles, en medio del fragor de la tempestad o ante el espectáculo sobrecogedor del invierno norteño. Pero una vez más la vida se presentaba difícil para Ueshiba. Una triste noticia le hacía saber que su padre, moribundo, le aguardaba en su lecho de muerte. Regresa de inmediato. En Tanabe es informado de que su padre ha muerto cuatro días antes. Sumido en la más cruda desgracia, se retira varios meses a la vida solitaria y se sumerge en la oración y en la meditación. Sus pensamientos y su vacío espiritual le llevan a dar con alguien que tiempo antes había conocido. Se trataba del reverendo Wanisaburo Deguchi, quien, había creado una forma de shintoísmo místico llamado Omoto-Kyo, la escuela del Gran Principio o de la Gran Causa. Esta rama espiritual propugnaba la necesidad de la armonía con la Naturaleza y la purificación del cuerpo y del espíritu. Inspirada en la metafísica shinto, la Omoto-Kyo establecía que la causa primaria del Universo es la vitalidad y toda la creación misma es emanación de esta energía fundamental. Sus enseñanzas, que no pudieron sino cautivar la mente y el corazón de Ueshiba, postulaban:

• Observad los verdaderos fenómenos de la Naturaleza y penetraréis en la sustancia del único y verdadero Dios.

• Observad el funcionamiento impecable del Universo y penetraréis en la Energía del único y verdadero Dios.

• Observad la mente de los seres vivos y llegaréis a concebir el Alma del único y verdadero dios.

Entusiasmado por este nuevo proyecto, que colmaba sus más íntimas aspiraciones, Ueshiba abandonó en un singular periplo: viajar a Siberia y Mongolia. La noche del 13 de febrero de 1924, Deguchi logro evadirse del arresto local y abandonó el Japón acompañado por algunos discípulos de Ueshiba. Otros aventureros del espíritu se unieron a la expedición; en China llegaron a formar un ejército de la Paz que, en principio, contó con el apoyo del Gobierno, si bien tal acogida no privó a la expedición de asaltos de bandidos e incluso del hostigamiento del propio ejército chino, que llegó a matar a alguno de los miembros. El mismo Ueshiba y Deguchi estuvieron a punto de caer bajo las balas de un pelotón de fusilamiento, pero una intervención oportuna de la diplomacia japonesa logró salvarles la vida. Ya de regreso en el Japón, Ueshiba decidió retirarse a las montañas para orar. Se entrenaba como un monje, en la más sobria austeridad, llegando al límite de su resistencia física, obsesionado quizás con la idea de esa purificación del cuerpo y de mente de la que hablaba Deguchi.

El año 1925 fue decisivo en la vida del maestro Morihei Ueshiba. Tuvo también gran importancia en la historia de las artes marciales, el maestro dio a las artes marciales una orientación y una significación tan originales como inesperadas. Inspirándose en la naturaleza, dio a las artes marciales, el budo en su conjunto. Hizo la síntesis de todas las técnicas que había dominado; perfeccionó un conjunto diferente de técnicas cuya razón de ser ha definido claramente; dio nacimiento al aikido, precisando que las técnicas del budo no son sino los caminos que conducen al hombre a asimilarse al universo para cumplir mejor su misión de amar y proteger con amplitud de espíritu a todos los seres de la creación.

Creó el aikido, arte marcial por su origen y su esencia, no ya a partir del deseo de destrucción o de muerte, sino a partir del culto de la vida. Nacido de un deseo de síntesis, de equilibrio entre el cuerpo y el espíritu del ser humano, entre el hombre y el universo y el hombre en la sociedad, el aikido no es sino el resultado de las vías trazadas, la realización de todas las tendencias y las aspiraciones de las épocas y los hombres que han marcado la evolución de las artes marciales. Se distingue de las demás formas marciales por su carácter constantemente humano y apaciguador. Así la práctica del aikido se subordina siempre a una preparación mental adecuada.

fundador


en palabras de su fundador el aikido es


como AI (armonía) es igual a ai (amor), he decidido llamar «Aikido» a mi único budo. Si bien la expresión «aiki» es antigua, el uso que los guerreros daban en el pasado a este término es diferente al mío.

Aiki no es una técnica para luchar con el enemigo o para derrotarle, sino la vía para reconciliar al mundo y hacer de los seres humanos una familia.

El secreto del Aikido reside en armonizarnos con el movimiento del universo y ponernos de acuerdo con él. Aquél que ha desentrañado el secreto del Aikido tiene al universo de sí mismo y puede decir: «Yo soy el universo.»

A pesar de lo rápido que me pueda atacar el enemigo, nunca soy vencido. Pero no es porque mi técnica sea más rápida que la suya; no es una cuestión de rapidez, sino que la lucha ha terminado antes de comenzar.

Cuando un adversario intenta luchar contra mi, que soy el universo, tiene que romper la armonía del universo. Por tanto, en el momento en que concibe la idea de luchar contra mi ya está vencido. No existe medida del tiempo, ni rapidez ni lentitud.

El Aikido es no-resistencia. Como es no-resistente, siempre es victorioso.

gran

Los que tienen la mente retorcida y siembran la discordia están vencidos de antemano.

¿Cómo puedes enderezar tu mente, purificar tu corazón y armonizarte con la actividad de todas las cosas en la Naturaleza? En primer lugar debes hacer tuyo el corazón de Dios. Es un Gran Amor Omnipresente en todos los lugares y en todos los tiempos del universo. «No hay discordancia en el amor. El amor no tiene enemigos.» Una mente discordante que piensa en la existencia de un enemigo, ya no es compatible con el deseo de Dios.

Los que no estén de acuerdo con esto no pueden estar en armonía con el universo. Su budo es el de la destrucción. No es un budo constructivo. Por tanto, competir en técnicas, ganar y perder, no es verdadero budo. El verdadero budo no conoce la derrota. «Nunca derrotado» significa «no haber luchado nunca».

Ganar significa vencer a la mente en discordia que hay dentro de ti. Lograr esto es cumplir la misión que te ha sido encomendada.

Esto no es una mera teoría. Practícalo y recibirás el gran poder de la unidad con la Naturaleza.

No mires a los ojos de tu adversario, o tu mente será absorbida por sus ojos. No mires a su sable, o serás cortado por él. No le mires, o tu espíritu se distraerá. El verdadero budo consiste en cultivar el modo de atraer al adversario entero hacia ti. Todo lo que tengo que hacer es permanecer de pie, tal cual.

Incluso estar de pie de espaldas al adversario, es suficiente. Cuando él ataque, golpeando, se lesionará a sí mismo con su propia intención de golpear. Yo soy uno con el universo y no soy nada más. cuando yo estoy de pie, él se siente atraído hacia mí. Ante el Ueshiba de Aikido no hay ni tiempo ni espacio, sólo el universo tal y como es.

Para el Ueshiba de Aikido no hay enemigo. Si piensas que el budo significa tener adversarios y enemigos, y ser fuerte y derribarlos, estás equivocado. No hay adversarios ni enemigos para el verdadero budo. El verdadero budo es ser uno con el universo, es decir, estar unidos con el Centro del universo.

En el Aikido es necesario tener una mentalidad de servicio a la paz entre todos los seres humanos y no el deseo de ser fuertes o de practicar solamente para derribar al adversario.

Cuando alguien me pregunta si los principios de mi Aiki budo están extraídos de la religión, les contesto que no. Los principios de mi verdadero budo iluminan a las religiones y las ayudan a perfeccionarse.

Cuando soy atacado, no importa en qué circunstancias, siempre estoy tranquilo. No estoy aferrado ni a la vida ni a la muerte. Lo pongo todo en manos de Dios. Alejaos, pues, del apego de la vida o a la muerte y ponedlo todo en manos de Él, no sólo cuando os ataquen, sino también en vuestra vida diaria.


OSensei

El verdadero budo es un trabajo de amor. Es la actividad de dar vida a todos los seres, y no matar ni luchar unos con otros. El amor es la divinidad guardiana de todo, y nada puede existir sin él. El Aikido es la realización del amor.

Yo no soy cómplice de los hombres. ¿De quién, pues, soy entonces cómplice? De Dios. Este mundo no marcha bien porque las personas se hacen cómplices unas de otras, haciendo y diciendo tonterías. Los seres, buenos y malos, forman una sola familia unida en el mundo. El Aikido desecha cualquier complicidad; no juzga lo bueno ni lo malo. El Aikido mantiene a todos los seres en constante crecimiento y desarrollo y está al servicio de la consumación del universo.

En el Aikido controlamos la mente del adversario antes incluso de hacerle frente, esto es, lo atraemos hacia nuestro interior. Caminamos por la vida con esta capacidad de atracción de nuestro espíritu e intentamos instaurar una visión global del mundo.

Rogamos incesantemente para que no haya peleas. Por esta razón prohibimos estrictamente los combates en el Aikido. El espíritu del Aikido es el del ataque con amor y de la reconciliación pacífica; con este fin, atamos a los adversarios con la fuerza de voluntad del amor. Mediante el amor somos capaces de purificar a los otros.

Comprender el Aikido primero como budo, y después como manera de contribuir a la creación de la Familia Universal. El Aikido no es para un solo país o para alguien en particular. Su único propósito es ejecutar el Plan de Dios.

El verdadero budo es la protección amorosa de todos los seres con un espíritu de reconciliación. Reconciliación significa permitir la consumación de la misión de cada uno.

La «Vía» significa ser uno con la Voluntad de Dios y ponerlo en práctica. Si nos apartamos, aunque sólo sea un poco de ella, ya no es la Vía.

Podemos decir que el Aikido es una manera de espantar demonios con la sinceridad de nuestra respiración en vez de con la espada. Esto es, convertir el mundo malintencionado en el Mundo del Espíritu. Esta es la misión del Aikido. La malevolencia caerá derrotada y el Espíritu ascenderá victorioso; entonces, el Aikido habrá fructificado en este mundo.

Si el budo, una nación va a la ruina, pues el budo es el origen de la amorosa protección y la fuente de las manifestaciones de la ciencia.

Los que deseen aprender Aikido deben abrir sus mentes, escuchar la sinceridad de Dios a través del Aiki y practicarlo. Hay que aprender la gran purificación Aiki, practicarla y mejorar contínuamente. Comienza a cultivar voluntariamente tu espíritu.

Deseo que las personas buenas escuchen la voz del Aikido, no para corregir a los otros, sino para corregirse a si mismas. Esto es el Aikido. Esta es la misión del Aikido y ésta debería ser la tuya
En toda la historia de las Artes Marciales solamente se reconoce a un hombre con solo usar la terminología de "O´Sensei" y esa persona fue Morihei Ushiba. El termino significa en japonés: "Gran Maestro" . Y a pesar de que muchos grandes maestros pasaron por la historia por sus proesas e inigualables logros solamente a Morihei Ueshiba le cabio el honor de ser llamado y reconocido por todo el mundo como: "El Gran Maestro".. Esto se debio no solo a sus increhibles proesas técnicas sino a la capacidad que tuvo para desarrollar de un Arte Marcial un completo Budo.



El 26 de abril de 1969, el Gran Maestro Morihei Ueshiba pasó definitivamente al plano espiritual.
El 1 de Mayo, el Emperador Hirohito le concedió una condecoración póstuma. Sus cenizas fueron enterradas en el templo de la familia Ueshiba en el cementerio de Tanabe, y se guardaron mechones del cabello del fundador en el santuario Aiki de Iwama, en el cementerio de la familia Ueshiba en Ayabe y en el Gran Santuario Kumano. El 14 de Junio de 1970, Kisshonaru Ueshiba fue elegido para suceder a su padre como Aiki Doshu por decisión unánime del Aikikai.
El gobierno japonés le otorgó la Orden del Tesoro Sagrado, una condecoración de máximo respeto y agradecimiento. Otorgada a contadas personas en la historia del Japón.

EL ULTIMO ENCARGO DE O´SENSEI



Estas fueron las palabras que Morihei Ueshiba pronunció a sus alumnos dos días antes de morir.

Tras incorporarse de la cama en la cual se hallaba reposando, miró a sus alumnos quienes se hallaban reunidos a su alrededor y les dijo:

No os inquietéis por este viejo. Toda vida física es limitada. El cuerpo se transforma pero el espíritu nunca muere. Muy pronto estaré en el mundo espiritual pero aún deseo proteger a este mundo. Ahora dejo esta tarea en sus manos.

...-"Protejan el Mundo por mí"-

Después hizo un silencio en el cual parecía estar pensando, y continuó: todos mis alumnos deben recordar que yo no he creado el Aikido.
El Aiki es la sabiduría de Dios y el Aikido es la Vía de las leyes que Él ha creado.


aikido (recordando a O sensei)




maestro


en sus ultimas palabras O sensei nos encarga proteger el mundo algo que todos los practicantes de aikido debemos de recordar siempre y a su vez también transmitir.


aikido



aqui les dejo la primera parte de un documental sobre aikido



link: http://www.youtube.com/watch?v=JDP_8i6FhKs













y aqui la segunda parte



link: http://www.youtube.com/watch?v=q96-p0Ss0-U&feature







espero les haya gustado

(próximo post tae kwon do)

Anuncios

8 comentarios - aikido (recordando a O sensei)

Clon0101
+10 y recomendado, con suerte llegarás a NFU!!!
Bienvenido a la comunidad Budo
eddielcerver
Excelente, me gustó, gracias profed 10 puntos.
aledo
Buen post +10
nenaespinoza3133
Hola amados hermanos les agradezco por su hermosa labor,pues al difundir este arte y esta filosofia estan aportando una fuente de valores que son claves para el despertar de la conciencia del ser humano me siento muy afortunada y muy agradecida por tener la bendicion de conocer esta hermosa y valiosa filosofia que ademas de ayuda a los seres a darse cuenta que no es ncesario lastimar para defenderte de una agrecion.pues es AIKIDO es el arte de la filosofia de la PAZ......atte.Luz Elena Espinoza,Domo arigato Gozaimachita.