El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Anabolicos esteroides

Anuncios

Presión cultural

La cultura actual ha sobredimensionado el valor del cuerpo y su estética por encima de otros aspectos del ser humano. La mayoría de los desórdenes de la alimentación como la bulimia y la anorexia, y muchos otros trastornos de la salud tienen su raíz más profunda en hábitos culturales que se alejan del concepto de salud como equilibrio. Este modelo cultural, que exige a la mujer ser absolutamente delgada, también requiere del hombre ciertos "retoques" en su físico. El modelo de hombre actual no sólo está despojado de lípidos, sino que ha desarrollado su masa muscular hasta lograr el tipo atlético.

Ese estado puede lograrse con mucho sacrificio y a largo plazo, respetando ciertas leyes naturales y metabólicas, o se puede recurrir a atajos no tan naturales pero aparentemente más efectivos, al menos en el corto plazo. Para agrandar la masa muscular no sólo son necesarios grandes aportes de proteína, sino la acción de las hormonas masculinas.

La testosterona afecta a todos los sistemas y tejidos, cumpliendo dos funciones principales: la androgénica, que promueve la masculinización, y la anabólica, formadora de tejidos. Se trata de hormonas perfectamente naturales, que funcionan en el organismo de cualquier hombre sano.

Los anabólicos

Existen sustancias sintéticas que muchos usan para apurar esos procesos y lograr mayores resultados en menor tiempo. Su denominación completa sería anabólicos (que intervienen en un proceso constructivo) esteroides (por la clase de drogas) andrógenos (o androgénicos, que promueven las características masculinas).

Los anabólicos esteroides son sustancias artificiales, hormonas sintéticas liposolubles (se disuelven en grasas), similares a las producidas por la corteza adrenal y los testículos, que activan genes específicos, produciendo un aumento del volumen muscular.

Incrementan la producción de proteínas y estimulan la génesis de glóbulos rojos, lo que se traduce en un aumento de la masa muscular, lo cual no quiere decir que esa masa sea de la misma calidad de la que se logra por métodos más ortodoxos.

Estos productos son obtenidos por lo general en el mercado clandestino, en el cual se comercian distintos fármacos no autorizados para el uso humano. Quienes los usan indiscriminadamente ignoran el enorme riesgo que corren.

Todas las hormonas anabólicas conocidas también son androgénicas, ya que los efectos androgénicos y anabólicos no dependen de acciones distintas de la misma hormona, sino de sus efectos en diferentes tejidos.

Los esteroides anabólicos se administran por vía oral o se inyectan, y sus usuarios suelen tomarlos respetando ciclos de semanas o meses y no continuamente, en patrones llamados de uso cíclico. El uso cíclico consiste en tomar varias dosis de esteroides en un período determinado, dejar de tomarlos por un tiempo y comenzar de nuevo. Además, los usuarios suelen combinar diferentes clases de esteroides para maximizar su eficacia y, al mismo tiempo, minimizar sus efectos desfavorables. Este proceso se conoce como amontonamiento o "stacking".

Los riesgos del uso de estos productos se ven acrecentados por el hecho de que no se han realizado estudios completos y satisfactorios a largo plazo acerca de su toxicidad. Muchos de los compuestos usados por los atletas son de uso veterinario, y los datos sobre seguridad en seres humanos son incompletos.

Aunque los anabólicos esteroides produzcan ganancia de peso y agrandamiento muscular, la mayoría de las evidencias científicas no demuestran que aumenten la fuerza, la resistencia y agilidad.

Efectos físicos y psíquicos

Los expertos dividen las acciones adversas de los andrógenos en virilizantes, femineizantes y tóxicas. Se sabe que en los varones adultos, los efectos virilizantes y femineizantes son en gran parte reversibles, aunque algunos, como la supresión de la espermatogénesis, pueden persistir hasta meses después de suspender su administración. Se cree que algunos efectos tóxicos a largo plazo, como el deterioro de la función hepática, podrían mitigarse por el uso intermitente.

Los músculos producidos por estos compuestos poseen altas cantidades de agua y sal, haciéndolos parecer más grandes mientras que en verdad pueden haberse debilitado por la presencia de líquido. Esto puede conducir a lesiones, como tendinitis y ruptura de los tendones y ligamentos.

Entre sus múltiples efectos perjudiciales en el hombre podemos destacar que producen acné, aumenta el deseo sexual acompañado a veces de impotencia; causa atrofia testicular con disminución en la producción de espermatozoides; aumento del tamaño de las mamas; agrandamiento e inflamación de la próstata; disfunción renal; calvicie, etc.

En los adolescentes producen un acné facial y corporal severo; cierre prematuro del cartílago de crecimiento en los huesos largos con riesgo de detención del crecimiento.

En la mujer causan trastornos del ciclo menstrual; masculinización; crecimiento del vello facial y corporal, agrandamiento del clítoris y engrosamiento de la voz. En ellas, estas alteraciones presentan generalmente un carácter irreversible.

Otros efectos colaterales del uso de esteroides anabólicos incluyen tumores hepáticos, ictericia (pigmentación amarillenta de la piel, los tejidos y fluidos corporales), retención de líquidos e hipertensión arterial; temblores, etc.

Investigaciones apoyadas por el Instituto de Control de Adicciones y Alcohol de los EUA (NIDA) muestran que la agresión y otros efectos colaterales psiquiátricos pueden ser el resultado del abuso de esteroides anabólicos. Muchos usuarios dicen que tienen una buena imagen de sí mismos mientras los toman, pero los investigadores declaran que el abuso de esteroides anabólicos puede causar extrañas alteraciones del estado de ánimo, que incluyen síntomas similares a los maníacos y que llevan a episodios violentos, aún homicidas. A veces se observa depresión cuando se dejan de tomar los esteroides, lo cual puede contribuir a la dependencia. Los investigadores indican también que muchos usuarios pueden sufrir celos paranoides, irritabilidad extrema, delirio y alteraciones del juicio que emanan de sentimientos de invencibilidad.


Fuente

0 comentarios - Anabolicos esteroides