El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Volvió la Triple Alianza

Anuncios

Es evidente que a Cristina Fernández de Kirchner, a Dilma Rousseff y a José Mujica, presidentes de los países que integraron la Triple Alianza, no les interesa que las libertades y el sistema democrático paraguayo hayan estado amenazados por los aliados del ex presidente Fernando Lugo.

Los asesinatos de Curuguaty, iniciados por los jefes formales y reales del campamento de la Liga Nacional de Carperos en Campo Morombí, y los llamados anteriores y posteriores a desatar una ola de violencia formulados por asociaciones afines a la izquierda radical luguista, prueban que los aliados al gobierno de Lugo habían decidido quebrar el Estado de Derecho en nuestro país.

Es evidente que a los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza no les importa que el mandato popular de unos setecientos mil votos que recibió Fernando Lugo el 20 de abril de 2008 haya estado integrado por al menos quinientos mil votos de simpatizantes del Partido Liberal Radical Auténtico (setenta por ciento del voto total a favor de Lugo) y que esos mismos votos, esos mismos precisamente y ningún otro, sean los que confirieron sus respectivos mandatos populares a las listas de candidatos del liberalismo a las cámaras de Diputados y Senadores.

No les importa, a los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza, que si ese mandato de Lugo representa la voluntad popular, ese mismísimo mandato se extiende a los diputados y senadores liberales que, porque los aliados radicales de Lugo quisieron destruir el Estado de Derecho paraguayo, votaron por destituir el viernes al entonces presidente.

Los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza pretenden decidir ellos, sin representación alguna del pueblo paraguayo, qué parte del mandato de la nación paraguaya aceptan y qué parte de ese mandato no aceptan.

Los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza se llenan la boca con la palabra “democracia”, pero desconocen el imperio de nuestra Constitución y pretenden decidir ellos, sin derecho alguno para hacerlo, qué parte de nuestra Carta Magna podemos aplicar y qué parte no podemos aplicar.

Según los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza, los paraguayos no podemos usar el Artículo 225 de nuestra Constitución (el juicio político) sin su permiso y no podemos usarlo sino en la forma que ellos dicen que podemos usarlo.
No les interesa que los constituyentes libremente elegidos por el pueblo paraguayo en 1991 hayan explicado en sendos libros la manera en que los paraguayos entendemos nuestra propia Constitución.

No les interesa la explicación clara que sobre eso da el libro “Lecciones de Derecho Constitucional”, del convencional constituyente Emilio Camacho, nada menos que defensor del ex presidente Lugo durante el juicio político, que les permitiría entender que en ese trámite constitucional, los plazos los establece discrecionalmente el Senado.

Los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza se arrogan el derecho de interpretarnos nuestra propia Constitución, erigiéndose en un poder tutelar sobre nuestro Paraguay, al desconocer que nuestro Congreso es, desde 1992, el poder más importante del Estado, el más representativo, y que el presidente de la República no lo es.

Los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza, en consecuencia, no solamente no reconocen los votos populares obtenidos por las listas del Partido Liberal Radical Auténtico, sino que niegan representatividad a los votos que obtuvieron las listas de la Asociación Nacional Republicana, que obtuvo la mayoría, así como las de Patria Querida y la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos.

Los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza pretenden que un pequeño grupo de ciudadanos aglutinado en el Frente Guazú, que en total logró votos populares para tener solamente tres senadores y dos diputados, tiene más representatividad popular que los votos obtenidos por setenta y ocho diputados y cuarenta y dos senadores.

Para los presidentes de los países que integraron la Tripe Alianza, ese pequeño grupo de ciudadanos vale más que todo el resto de nosotros. Es lo mismo que hicieron cuando formaron en Buenos Aires la infame “Legión Paraguaya”.

Los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza, pues, quieren imponernos por la fuerza y en contra de nuestra Constitución un gobierno que carece de representatividad y que, por eso mismo, dependerá totalmente del apoyo de esos presidentes extranjeros.

Quieren imponernos un gobierno sometido a ellos, para obtener de ese gobierno sometido la entrega de los intereses nacionales paraguayos.

Esa ha sido la política de Brasil y Argentina, que de ese modo han saqueado Itaipú y Yacyretá, han expoliado nuestro comercio y nos han impuesto la pertenencia a un Mercosur que solamente sirve para promocionar los intereses industriales de esos antiguos integrantes de la Triple Alianza.

El presidente Federico Franco debe honrar ahora la memoria de Curupayty, y la de los defensores del Chaco, y no aceptar el “diktat” de los presidentes de los países que integraron la Triple Alianza.

No es con sonrisas ni con ruegos que se hará frente a esta descarada pretensión de convertirnos en un país sometido, en un país satélite.

Es el momento de plantear una ruptura drástica con Mercosur y una alianza con Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, o con cualquier país dispuesto a respetar la voluntad popular paraguaya y sus instituciones.

Si así no lo entendiere el presidente Franco, no solamente su supervivencia en el gobierno será efímera, sino que habrá sellado la entrega del país a los antiguos integrantes de la Triple Alianza, contra cuyas pretensiones los paraguayos bien nacidos regalaron generosamente su sangre, triunfante allá en Curupayty.

El lema de valor, que siempre ha de seguir la raza paraguaya es vencer o morir!



Artículo publicado en la edición digital de La Nación del 24 de junio de 2012

Anuncios

4 comentarios - Volvió la Triple Alianza

@Hank_Scorpio_26
es verdad que van a instalar una base militar de los yankis en paraguay?? te lo pregunto porque lo vi recien en otro post
@VITEi +1
Quiero felicitar al pueblo paraguayo, por mostrar a todo el mundo como se hace respetar la democracia y la constitución de su pais.
@josecardozo95
VITEi dijo:Quiero felicitar al pueblo paraguayo, por mostrar a todo el mundo como se hace respetar la democracia y la constitución de su pais.

gracias men, pero tambien ya era hora q el pueblo se levante contra estos corruptos y ahora solo nos queda hechar a los demas buitres y elegir un mejor presidente