El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El mejor alimento para un bebé es el amor de sus padres

Anuncios

El mejor alimento para un bebé es el amor de sus padres


La puericultura es la ciencia que se ocupa del sano desarrollo de un bebé. En esta nota te contamos cuáles son las principales cosas a tener en cuenta en el cuidado de un recién nacido para que crezca sano y feliz


amor



Un bebé recién nacido es, como toda persona, una unidad bio-psico-axio-social. Es decir un ser con necesidades tanto biológicas -como comer y dormir-, como psicológicas -necesidad de afecto y protección. Las axiológicas que apuntan a la adquisición de valores y las sociales a comunicarse e interactuar con los demás.

Todo recién nacido requiere de cuidados muy especiales ya que es, entre todos los mamíferos, quien más desvalido se encuentra para enfrentar las vicisitudes de la vida dada que, de acuerdo con lo indicado por los especialistas, éste termina de desarrollarse fuera del vientre materno.

Por eso, observar un bebé recién nacido suele provocar mucha ternura y despertar un instinto de protección y cuidado en sus progenitores o quienes se encuentren a su cargo.

Este bebé, que afortunadamente posee una gran capacidad de aprendizaje, no puede subsistir sin el cuidado de los adultos y debe enfrentar muchos desafíos los primeros tiempos fuera del seno materno. Quienes lo cuidan, y ejercen las funciones paternas -sean sus progenitores biológicos o no- actuarán como facilitadores y posibilitadores de ese desarrollo, estimulando con afecto y atención, el sano despliegue de sus potencialidades.

El recién nacido llega a este mundo con reflejos que le permitirán asumir las diversas funciones necesarias para la subsistencia. Al nacer el niño tiene funciones ya desarrolladas como la micción, la defecación y la succión que le permitirá prenderse al pecho materno para poder así alimentarse. Como en este período los neonatos tienen muy baja tolerancia tanto al calor como al frío excesivo, es muy importante controlar la temperatura del ambiente en que se encuentran y no exponerlos a temperaturas fluctuantes.

Desde el nacimiento, funciones como el gusto, el olfato y la audición se encuentran bien desarrolladas, con lo cual por ejemplo, el niño es capaz de reconocer la voz de sus padres. A la vez, el niño también es muy sensible a los estímulos táctiles.

El desarrollo del resto de sus funciones y actividades se irá dando en forma paulatina, a medida que el sistema nervioso termine de madurar, lo que sucede ya fuera del útero.

En cuanto al sentido de la vista, puede seguir y fijar la mirada, y con el tiempo comienza a responder a la anatomía particular del rostro humano. Ahí es cuando el bebé responderá con su primera sonrisa; al descubrir, en la especial disposición de las facciones de la cara, a otro ser humano que en principio creerá que es una extensión de su propio cuerpo. Luego, con el desarrollo psicológico, lo identificará como un otro separado de él que responde a sus necesidades.

El reconocimiento del rostro de su madre, se convertirá en la primera relación interhumana, vínculo fundamental en el desarrollo de su identidad y en su modelo relacional. Sin embargo el vínculo afectivo con el bebé no comienza con su nacimiento, sino desde el momento de la gestación. Antes de su llegada al mundo, el bebé es pensado y deseado -o no- por sus padres. Se le da un nombre y se lo imagina, comenzando a establecerse el vínculo de los padres con el niño. La madre y el bebé tienen una vida en común durante las 40 semanas promedio de gestación donde el feto es alimentado por la madre a través de la placenta, siente los latidos de su corazón así como ella percibe cada uno de sus movimientos dentro de su propio vientre.

Al nacer el niño afronta su primera separación, que es la del cuerpo de su madre, pero continúa unido por las vivencias afectivas que han tenido lugar a lo largo del embarazo. El padre se debe vincular en todas las actividades del cuidado del niño, su higiene, su alimentación, los juegos y el esparcimiento, para continuar desarrollando lo que comenzó en la gestación.En los primeros años de vida, el niño se encuentra en el período de adquisición de la confianza básica, por lo cual sus necesidades tales como afecto, alimentación, calor y caricias, entre otras, deben ser satisfechas en el momento que lo desee, para que pueda confiar en los demás cuando sea mayor. Esto resulta imprescindible para el desarrollo de su personalidad, así como luego deberá sentir la frustración cuando sus demandas no sean satisfechas al instante; para que en su vida de adulto, pueda enfrentar las diferentes situaciones siendo tolerante a las frustraciones que encontrará en su camino a la adultez.


alimento


Más allá del amor que es, sin dudas, el factor fundamental para que un niño se desarrolle, éste necesita de ciertos cuidados específicos. Acá te damos algunos consejos que creemos pueden serte útiles, como una guía, para el cuidado del bebé


Alimentación: no hay mejor alimento para un bebé que la leche materna, ya que ésta posee todos los requerimientos nutricionales de un neonato. Pero más allá de los componentes beneficiosos para su salud, la lactancia es la que permite la creación de un vínculo afectivo entre el bebé y la mamá.
Al ser amamantado el niño se está protegiendo, con los anticuerpos de la madre, de numerosas enfermedades inmunitarias como la diabetes, la arteriosclerosis, el infarto de miocardio y la enfermedad de crohn, entre otras. Los beneficios de la lactancia no sólo son favorables para el bebé, sino también para su madre ya que al ejercerla tiene menor riesgo de padecer de hipertensión, de depresión post-parto, y menores probabilidades de tener en el futuro cáncer de mama y de ovarios. Además, le ayuda a perder con mayor rapidez el peso ganado durante el embarazo.

Si por alguna razón, una madre está imposibilitada de darle de mamar a su bebé es importante que sepa que una mamadera dada con amor, también cumple los requerimientos afectivos de un infante, posibilitando el vínculo entre ella y su bebé


de


Higiene: el baño cumple importantes funciones en el desarrollo del bebé. Además de garantizarle una higiene adecuada facilita el vínculo y estimula el desarrollo psicomotor brindándole diferentes experiencias sensitivas como caricias, calor y humedad, estimula su circulación y sus sentidos y es un inductor del sueño.
La limpieza del cordón umbilical debe hacerse con una gasa y alcohol varias veces al día con el fin de evitar la humedad, que favorece la proliferación de infecciones.

Vestimenta: todo recién nacido es muy susceptible a las temperaturas extremas. Es aconsejable utilizar tejidos naturales como el algodón, evitando las telas sintéticas y conviene usar ropas cómodas y amplias que le permitan un libre movimiento. Evitar en lo posible botones, ganchos o broches que pueden lastimar su delicada piel y vestirlo tipo “cebolla” para poder así ir graduando la temperatura de su cuerpo sin que pase bruscamente de un extremo al otro


Descanso: los bebés suelen dormir todo el día, despertándose cuando tienen hambre, frío o molestias. Recién luego de las primeras semanas comienzan a identificar el sueño con la noche y la vigilia con el día. Los primeros meses es común que compartan la habitación con sus padres. Es aconsejable que duerman en su propia cuna y que luego tengan su propio cuarto.

No se recomienda el uso de almohada durante el primer año de vida, ya que ésta puede flexionar el cuello y la traquea provocándole asfixia. Es importante, también, no poner la cuna cerca de cortinados, cuerdas o algún otro elemento con el que el bebé podría enroscarse, poniéndolo en peligro.

Estimulación: todo niño necesita de ésta para poder desarrollar sus potencialidades innatas. Y sus padres, cuidadores, hermanos y familia serán los encargados de estimular sus sentidos. Las caricias, el tacto, la música, los colores, los aromas, los sabores y cuanto tengan a su alcance serán los métodos ideales para ayudar a ese bebé a ponerse en contacto con el mundo que lo circunda


Estos consejos son simplemente orientativos y de ninguna manera reemplazan la palabra autorizada de un pediatra o un psicólogo de niños, por eso ante cualquier duda lo mejor es consultar con un profesional de la salud que sabrá orientarte de forma adecuada. Tu instinto maternal y todo el amor que puedas darle a ese bebé, que procreaste o está a tu cuidado, hará el resto para que crezca sano y feliz.


mejor


Seguime y te sigo

Anuncios

Fuentes de Información - El mejor alimento para un bebé es el amor de sus padres

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

>> El mejor alimento para un bebé es el amor de sus padres.

Tags: amor | alimento | de | mejor | el | es | bebe | para | un | sus

¿Te gustó lo que viste?

Inscríbete en el newsletter de Taringa! para recibir más artículos como este.

¡Gracias por suscribirte al newsletter!

Periódicamente recibirás en tu correo más artículos de Taringa!

17 comentarios - El mejor alimento para un bebé es el amor de sus padres

@lupy986 +1
Gracias, buena info, te dejo puntis y reco
@nicolaznahuel
Reco men saludos...no te dejo puntines pues estoy seco
@Nightcold +1
Es muy ciertooo, yo tengo una pequeña historia, pero no viene al caso que se caguen de risa de mi jajaja

A la noche paso y te dejo los puntos

Buenisimo post! el
@angelaskater +1
No le des comida a ver si sobrevive pero buena info
@quiqueapi +1
mañana van +10 ya que solo me quedan 5
@LORCRIS10 +1
RECO AMIGO MIO BUEN TRABAJO UN ABRAZO
@Squall70 +1
Excelente info bro!!! Gracias!!! bebe
@cofler1 +1

muy buena info!
muchas gracias por compartirlo
Reco
@Nightcold +1
Acá vengo con los puntos que me olvide anoche, +10
@Pro_Guitar +1
un

No le des ideas va a cambiar los $6 por amor