El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Sushi, pasion cruda

Nació en Japón en fecha incierta, pasó mucho después a los EE.UU. y desde allí se hizo famoso en Occidente. En la Argentina, dejó hace rato de ser moda y se ha transformado en pasión aunque no exenta de detractores.


Sushi, pasion cruda

El sushi irrumpió de forma masiva en Buenos Aires en la década del ’90, ya que por entonces sólo era conocido en los restaurantes cerrados de la comunidad nipona. Eran épocas del tristemente célebre “grupo sushi”, como antes lo fuera la “pizza con champán” del “Menemato”. Pero política al margen, el sushi llegó a nuestro país para quedarse. Si mucho tiene que ver el esnobismo en el consumo de sushi, también hay que convenir que se trata de una comida saludable y rica.
Para ir a las fuentes, consultamos la biblioteca del Servicio Cultural de la Embajada del Japón (sí hay bibliotecas aún y son más confiables que la Wikipedia), donde leímos que la aparición del sushi “sigue siendo una intriga”. “Sushi, the delicate flavour of Japan” es un libro disponible en la Embajada, sólo en idioma inglés, donde también se afirma que la historia de esta comida es extremadamente larga, ya que se la menciona por primera vez en un diccionario compilado en China a fines del Siglo II A.C. Allí se habla de una “pescado envuelto en arroz que se comía después de la fermentación”.
Hay otros hechos que alimentan el mito. Es el caso del pez globo o “fugu”. Es una especie venenosa que requiere de una extensa práctica antes de que alguien sea autorizado a preparar el sushi sin poner en riesgo la vida del comensal. De hecho este pescado ya no es tan usual de encontrar aun en Japón, pero la tradición indica que deben transcurrir varios años de práctica antes de “recibirse” de sushiman. Takehiro Ohno nos lo contaba hace algunos meses, en ocasión de visitar el país su maestro japonés: “para que te dejen siquiera tocar el arroz tiene que pasar mucho tiempo”, nos decía el chef.
La historia del sushi en la Argentina es mucho más reciente. Más allá de los reductos cerrados de la colectividad nipona, a lo que hay que sumar algunos restaurantes ortodoxos de la cocina japonesa, hay que decir que uno de los precursores fue Jorge Szwarcberg, creador de Dashi. Lo trajo al país a su regreso desde el Perú, donde vivió varios años, lugar desde el que viajaba con frecuencia a Japón por negocios. En ese momento, ya estaban Ichisou (que abrió sus puertas en 1966) y Nihonbashi (1992). Ya con un perfil un poco más abierto y flexible, apareció por los mismos años Morizono, en un pequeño local ubicado sobre la calle Paraguay, casi llegando a Guise. Pero fue Dashi el que trajo las versiones norteamericanas del sushi, como el California Roll, New York Roll y Philadelphia.
Hoy el sushi aparece no sólo en los restaurantes japoneses, sino que también suele encontrárselo en los de cocina peruana con influencias orientales. Sería muy largo enumerar todas las opciones que hoy están disponibles en la plaza local. Uno de nuestros preferidos, si de ortodoxia se trata, es Kitayama, con varios años de presencia en el barrio de Belgrano. Allí lo preparan de la manera tradicional, para nada influenciado por el estilo occidentalizado. Otro lugar de culto es la Asociación Japonesa Nikkai, al que señalan como el restaurante de cocina japonesa más antiguo de la ciudad de Buenos Aires.
De los modernos, Dashi sigue siendo uno de los más concurridos y con una calidad indiscutida, más allá de que su fundador se ha alejado del negocio gastronómico. En el microcentro, Irifune es una buena alternativa, donde se entremezclan las piezas clásicas con otras un poco más “jugadas”. Cuando se trata de restaurantes peruanos, aparece Osaka como pionero en la materia, en su local de Palermo Hollywood. Hoy ya existe una sucursal en Puerto Madero Este. De sus filas han salido profesionales expertos en platos peruanos, pero también en la preparación de sushi. Paru, Sipan y M Buenos Aires son algunos ejemplos en este sentido. Otro lugar interesante es Moche, que hoy cuenta con una barra de sushi tras ser inicialmente peruano ciento por ciento. Lo mismo que Ceviche, otra creación de Jorge Szwarcberg. Una variante distinta pero de excelente nivel es Tô, el restaurante de cocina “frapanese”, un invento de Toufic Reda, quien aunó dos culinarias en una: francesa y japonesa, donde por ejemplo ofrece sushi con carne de Kobe en lugar de pescado y otros “inventos” sorprendentes. Otro caso notable es Isabel, el de la barra enorme y vistosa sobre la calle Uriarte. Un lugar excepcional para comer sushi y tomar tragos de autor.
Pero también hay que tener en cuenta al delivery. Son muchas las opciones, pero hay que tener cuidado con lo que se pide. Dashi, por ejemplo, nació precisamente con esa característica, y aún mantiene esa costumbre pero los precios no varían respecto de quien come en el mismo restaurante (en este caso son varias las sucursales de la cadena, excepto el original de Aguilar y Cabildo, que es solo delivery). Una alternativa interesante es Sushi Pop, que ha mejorado muchísimo su calidad y representa una alternativa accesible para todo público. No olvidemos que por el tipo de productos que se utilizan (los pescados y mariscos son muy costosos), y por ende el sushi no está al alcance de todo el mundo. Sobre todo porque además uno come y come, y no termina de “llenarse”. Sushi Pop, por caso, tiene combos que incluyen vegetales y salmón rosado en sus versiones de 12, 18 ó 40 piezas a $ 27, $ 35 y $ 63, respectivamente (precios de julio de 2012). Hay también combos que presentan todas juntas las mejores piezas de salmón rosado, salmón ahumado, langostinos, camarones y atún rojo, y que pueden adquirirse en su tamaño XL de 40 piezas por $ 166. Y además el combo DALLAS XL de 40 piezas de las nuevas, a $ 89 pesos.
Para comer en el restaurante o en casa, el sushi siempre aparece. Los hay clásicos, modernos, chicos y más grandes, fríos y calientes, siempre ricos y fáciles de digerir. De manera que es hora de preparar la salsa de soja, los palitos y empezar a degustar. Hasta uno lo hace, aunque al principio era medio reacio al asunto. Me terminaron de convencer y ya soy un “sushiadicto” más.

7 comentarios - Sushi, pasion cruda

stax +1
Lo he probado .
No me ha gustado .
yosoy200
que tiene de grandioso, es solamente pescado crudo
elcotess -2
yosoy200 dijo:que tiene de grandioso, es solamente pescado crudo

Lo vuelve loco la tararira cruda y ahora esto ?
luisrare
la unica forma de comer pescado crudo es con sushi
si-soy-sekogoku -1
ciertamente la primera vez no me gusto mucho

pero ahora lo encuentro una exquisitez
Majestic_
Es riquísimo, el que dice que es un asco es porque no probo el sushi con salmón , tiene gusto dulce nada que ver a pescado. Lo que tiene de malo es que lo cocinan los chinos y son re mugrientos la mayoría.
Yo por suerte tenia una casa de unos que pusieron eran limpisimos y encima veías como lo hacían.
seba_monjedoors -1
habré comido dos o tres veces siempre platos diferentes y me gusto mucho, no hay que ser prejuicioso e ignorante del paladar