El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

sobre el anarquismo en latinoamérica hoy

sobre el anarquismo en latinoamérica hoy


Con la quiebra de las certezas estáticas que rigieron para la izquierda latinoamericana en las décadas anteriores a 1990, ideas y prácticas ácratas van a tener una audiencia que hacía tiempo les era desconocida, aunque ello no generase un auge inmediato o sin mayores trámites. A veces operaron influencias de fuera del área continental, cuando fue claro que el pensamiento y acción de lo más llamativo en el resto del mundo referido a reactivación de las luchas sociales, organización colectiva que superase los fallidos modelos leninistas, o definición de propuestas revolucionarias consecuentes, venía en medida creciente del campo libertario. A esto se une el descubrimiento que distintos actores sociales, en contextos diferentes, hacían ahora tanto de las ideas del anarquismo como de su historia en nuestros países, pues en la izquierda se estaba debilitando la excluyente hegemonía doctrinal del marxismo y sus parciales. Así, a lo largo de un lapso que llega hasta hoy y cubre todos los confines de América Latina, un ascendente número de activistas, de jóvenes con preguntas e inquietudes, de mujeres, de indígenas, de estudiantes, de trabajadores, de personas con curiosidad intelectual, se acercan al ideal anarquista con interés que solo tiene precedentes en el que despertó a comienzos del siglo XX.
Hacia 1995-1996, cuando Internet era novedad solo al alcance de una minoría en nuestros países, empieza a usarse como vía de contacto, intercambio y difusión del anarquismo. Resultó medio muy adecuado para esos fines, así que cuando en los años siguientes la red de redes se abre paulatinamente hasta llegar a un uso bastante extendido entre la población, resulta herramienta muy valiosa en este resurgir del anarquismo. Ello no solo por las posibilidades de comunicación instantánea, o de intercambiar información en amplios volúmenes y a costos cada vez más bajos, sino porque ha fomentado modos de relación horizontal, coordinación no jerárquica y acción en red que son prácticas anarquistas de siempre.
Renaciendo de las cenizas
Vivimos en los 20 años recientes un retorno del anarquismo latinoamericano, con precisos y comprobables indicadores: multiplicación de publicaciones periódicas (impresas y virtuales), junto a reanimados esfuerzos para difundir libros y folletos libertarios clásicos o de reciente escritura; el continuo brote de colectivos y espacios de inspiración ácrata (aun en lugares sin antecedentes anarquistas); plurales y creativas expresiones de ciberactivismo; notoria reaparición de la militancia, las propuestas y los símbolos del anarquismo en distintas situaciones concretas de la lucha social; manifestaciones vivaces y reconocibles en los más diversos ámbitos de la cultura, sea en las artes figurativas, en los escenarios, en la música, en la literatura, en la investigación y reflexión socio-histórica. Todo lo dicho evoca de alguna manera al panorama libertario continental de hace un siglo, pero resalta una diferencia cardinal: falta la primacía del enfoque y la acción anarcosindicalista que hubo en ese entonces. No cesan hoy los esfuerzos por recuperar en algo una presencia antaño tan visible, pero contrasta lo lento de esa recuperación en el medio laboral con la alentadora perspectiva en otros campos.
El cuadro del anarquismo en el Nuevo Mundo se completa con la referencia a las tensiones y retos con que debe lidiar hoy, señalando antes tres fuentes para esta reflexión. En primer lugar, el libro póstumo del recordado compañero Daniel Barret: Los sediciosos despertares de la anarquía (2011), que opino contiene el examen más acabado que se ha hecho sobre las realidades y tareas a afrontar hoy por el movimiento anarquista latinoamericano. La segunda referencia es la lista de correo electrónico Anarqlat, que desde 1997 es foro virtual de intercambio para el movimiento libertario continental, por lo que allí se ha manifestado en modo importante su historia reciente. El tercer soporte está en la web del periódico venezolano El Libertario, en cuya sección 'textos' hay diversos y densos trabajos en torno a la actualidad del anarquismo latinoamericano, más un dossier que recopila lo publicado sobre ese tópico en la edición impresa de este vocero ácrata.
Aprender de la historia, construir autonomía
La reciente publicación de obras que abren rumbos para reconstruir la memoria del anarquismo en el área, contribuye al avance del conocimiento histórico y a esclarecer debates entre eruditos, pero para nosotros es muy importante en la recuperación de la capacidad de exponer interpretaciones propias y pertinentes sobre la sociedad, la política y la cultura de nuestros países, lo que requiere una comprensión cabal de lo que hemos sido, lo que somos y lo que aspiramos ser. Necesitamos de una historia rescatada de las trampas positivistas, liberales o marxistas, y también se impone el conocimiento y profundización re-creadora en cuanto al ideal ácrata, venciendo prejuicios contra el saber y la capacidad intelectual ajenos a la tradición anarquista de gente que lee para reflexionar, debatir y construir la utopía posible. Esto viene muy al caso para el presente y futuro del anarquismo continental, pues debemos reconstruir y hacer avanzar un pensamiento-acción propio, diferente no sólo a lo que plantean nuestros obvios adversarios de la derecha, sino de lo que propone un marxismo que en distintos lugares del continente funge ahora de gestor del Estado y garante de los intereses del capitalismo globalizado, rol que sus variopintos exponentes cumplen por igual pese a diferencias en el maquillaje.
Sería desastroso si el anarquismo es incapaz de definir ese curso autónomo que fue una de sus fortalezas en el pasado, lo que de ningún modo significa aislarse sino mantener el propio perfil y no diluir nuestros objetivos específicos. Ya dijimos que es su obligación re-crearse para enfrentar las nuevas circunstancias, pero desnaturaliza su identidad si lo hace buscando eficacia en las agotadas plataformas organizacionales del leninismo, si promueve un anti-imperialismo donde el grito de denuncia al agresivo intervencionismo yanqui se calla frente a otras potencias imperiales de similar talante, si cuestiona al capitalismo privado para excusar al capitalismo estatal, si aceptase que los avances en la conquista del pan disculpan los retrocesos en la conquista de la libertad, si propone que con la tolerancia y aun patrocinio de "Estados progresistas" es posible erigir "poder popular". En fin, si el anarquismo recae en vías que condujeron al marxismo a fracasar como opción de cambio revolucionario positivo, paradójicamente daría razón a los augurios del autoritarismo rojo sobre la imposibilidad del socialismo libertario.
Ni populismo, ni aislamiento, ni pasividad
Desde los años de 1930 y 40 el anarquismo latinoamericano tiene un reto pendiente: cómo enfrentar con éxito a la demagogia del populismo nacionalista, que en sus mudables variantes es aún figura dominante de la escena política continental. La actual oleada de "gobiernos progres" es la nueva mascarada de ese viejo oponente, ante la cual es vital contestar con respuestas específicas en lo práctico y bien articuladas en lo teórico, que hagan patente a ojos del colectivo el fraude de esos pretendidos logros estatales y supuestas buenas intenciones de los gobernantes, promoviendo y actuando para construir desde abajo salidas realistas de acción autónoma, ajenas a las disputas por el manejo del Estado e independientes de las instituciones de poder. Estas ideas generales (y su ejecución práctica) requieren aún de mucha reflexión y trabajo por parte del movimiento ácrata latinoamericano, en lo que sin duda no hay lugar para repetir pifias marxistas, tampoco de ignorar por ahora y dejar para después, ni para optar por la tolerancia cómplice o por apoyar como aliados menores a populistas "menos malos", aquellos que se dicen de izquierda o socialistas. Evidencia de lo urgente de tal desafío, de las confusiones que genera y del persistente daño que el anarquismo ha sufrido por no descifrarlo, es que ahora tengamos que lidiar con "anarco-chavistas" en Venezuela, como si no bastasen las lamentables parodias del "anarco-peronismo", el "anarco-battlismo" en Uruguay y el "anarco-castrismo" cubano.
Hay algo esencial para que el esperanzador retorno ácrata termine de arraigar: consolidar el anarquismo como herramienta valedera y constructiva para las luchas sociales autónomas de hoy, que además las oriente hacia la perspectiva de revolución inherente al ideal libertario. Sin duda que los impulsos del vigente renacimiento en América Latina tuvieron su raíz coyuntural en procesos de la cultura de masas como la difusión del punk, intelectuales como la revitalización del interés por las ideas ácratas, y políticos como la irrupción neozapatista desde 1994 y el auge del movimiento antiglobalización a partir de Seattle en 1999, pero si luego han podido mantenerse es porque en diversos modos va logrando conectarse con demandas y conflictos colectivos, como verificará cualquiera que recorra el panorama contemporáneo del activismo y la lucha social continental. Aun cuando no sean todo lo sólidas y extendidas que quisiéramos, esas conexiones existen, ofreciéndonos una posibilidad que es imperdonable dejar pasar.
Comparto la afirmación de que el anarquismo será acción social o no será. Postergar o subordinar esa acción en favor de los hechos ejemplarizantes, de la profecía y ensayo de "días de furia", de un personal "estilo de vida libre" que llega a ser pretexto contra la solidaridad, de aislarse en un anarquismo para el cultivo intelectual o el
goce estético, condenaría a nuestro ideal a la esterilidad e inercia.

sobre el anarquismo en latinoamérica hoy

Anuncios

13 comentarios - sobre el anarquismo en latinoamérica hoy

@darko999 -1
Soy anarquista pero denme dinero para comprar alcohol en una tienda certificada por el gobierno.
@edd_aldo +2
La reaccion ante el anarquismo es de miedo ante las masas ignorantes, pero no existe conocimiento, actuando a puro impulso, razonando como niños

Tu post es muy detallado y util, a favoritos
@edd_aldo
Juan_Perron dijo:Un anarquista usando Internet, que hipócrita.


Pero por este medio muchas personas se liberan de ataduras de los sistemas controladores y manipuladores, solo es saber usar el internet
@darko999 +2
Anarquistas1 dijo:
darko999 dijo:Soy anarquista pero denme dinero para comprar alcohol en una tienda certificada por el gobierno.


Somos anarquista pero esta sociedad que vivimos no es anarquista es autoritaria


Pseudo anarquista querras decir.
@Harkoonen
¿Donde están los anarquistas de Argentina? no encuentro compañeros para compartir ideas... o son todos "justicialistas" o sin ignorantes políticos que se quedaron con la definición del pequeño larousse ilustrado.
libertad, igualdad y solidaridad o/
@Anarquistas1 +1
FLA IFA, luego para los trabajadores la FORA AIT
@Harkoonen
@Anarquistas1 Gracias por responder!!! La FORA y la AIT las sigo por sus respectivos periodicos y websites. FLA-IFA no se que son. Igual me expresé mal, me refería a si tenían algún foro o alguna comunidad online.
@Anarquistas1 +1
@Harkoonen
Federacion Libertaria Argentina FLA
Internacional de Federaciones Anarquistas IFA