El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Y vos.. ¿Tenés un "tercer ojo"?

Anuncios

¿Por qué los seres humanos no tenemos un "tercer ojo"?


Y vos..  ¿Tenés un "tercer ojo"?


Sólo una especie en el mundo cuenta con uno medianamente desarrollado.

Los reptiles tienen un pequeño punto en la cima de su cabeza llamado ojo parietal. Aunque no es tan complejo ni funcional como los dos ojos frontales en sus cabezas, sí reacciona a la luz.

¿Algún día tendrán un tercer ojo? No, es sólo un vestigio evolutivo. De hecho muchos animales, incluidos nosotros los humanos, tuvimos la oportunidad de tener un tercer ojo, pero la perdimos.

ciencia


El tuatara es una especie en peligro de extinción que vive en sólo unas pocas islas de Nueva Zelanda y tiene un tercer ojo en la parte superior de su cabeza.

Aunque parece un lagarto, no lo es, de hecho es un superviviente de hace 200 millones de años cuando los terápodos se convertirían en tortugas, lagartos, cocodrilos y dinosaurios. No ha cambiado desde entonces, por lo que representa un vistazo al pasado de cómo vivían en ese entonces.

Un ojo extra presenta muchas ventajas evolutivas, pues no sólo permite mirar hacia arriba, o detrás, para escapar de depredadores, sino también para cazar mejor. Aunque muchos lagartos también tienen este punto, se ha perdido en tortugas, cocodrilos y aves.

Científicos analizan a través de estudios de fisiología y evolutivos como fue que las especies, incluidos los humanos, perdieron el ojo parietal al adquirir otras ventajas evolutivas.

mitos


Inglis Arkell, señala que tal vez la característica más notable del tercer ojo es que no es simétrico, pues cae en una línea central del cuerpo que lo impide. Además nuestros ojos comienzan a desarrollar sus pupilas hacia adentro, donde las estructuras más finas crecen, mientras el ojo parietal crece hacia el exterior en una estructura revestida como si fuera un golpe.

psicologia


Si tuvieramos un tercer ojo, su control dependería de los dos hemisferios cerebrales. El lado izquierdo controlaría al ojo, mientras el derecho el saco pineal. En los reptiles, el ojo parietal procesa la luz, y el saco pineal, la melatonina, una hormona que regula los ciclos de sueño.
El tercer ojo del Tuatara solo puede ser visto, cuando es un bebé.

En los seres humanos, en vez de tener un saco pineal vagando hacia un ojo en la parte superior de nuestra cabeza, tenemos la glándula pineal que se queda cerca del resto de nuestro cerebro. La glándula pineal también segrega la melatonina, y se estudia en la investigación del sueño, pues libera muchas otras hormonas que se centran en la regulación neurológica - la más famosa de las cuales es la serotonina. El buen funcionamiento de la glándula pineal mantiene a las personas centradas, felices, despiertas en el día y dormidas por la noche, y previene la neurodegeneración con la edad.

Parece que incluso si pudiéramos tener un tercer ojo, sería a costa de poder dormir, ser felices, y mantener nuestra mente en forma, además de no tener cabello.

Tercer ojo


La importancia del tercer ojo, conocido también como el ojo de la sabiduría, ha sido conocida por los buscadores de la Verdad y practicantes espirituales a través de los siglos, pero sólo recientemente la ciencia moderna ha aceptado su existencia. Por ejemplo, en un estudio ruso reciente, una película fotográfica en un sobre a prueba de luz, comenzó a producir imágenes fotográficas después de ser colocada en la frente de sujetos experimentales. De acuerdo con el investigador principal del estudio, Vitaly Pravdivstev, “Esta prueba revela que ciertas personas son capaces de irradiar las así llamadas 'imágenes mentales' desde algún lugar dentro de sus frentes”.

Los estudiosos señalan la correlación entre esta habilidad y el centro del cerebro, conocido como el tercer ojo, declarando: “Las tradiciones orientales antiguas pueden probar nuestra suposición: Ellos dicen que la radiación proviene de los centros energéticos del ser humano. La ciencia esotérica llama a este centro el tercer ojo”.

creencias


También, la existencia del tercer ojo en ciertos animales ha sido bien establecida en el campo de la zoología. Muchos reptiles y aves han mostrado tener un tercer ojo, el cual se correlaciona con la glándula pineal y que no ve de la misma manera que los ojos físicos, sino que percibe la luz y el calor.

Más aun, se ha encontrado que la glándula pineal humana posee receptores de luz que produce melatonina, sustancia cuya liberación es determinada por la cantidad de luz que recibe el cuerpo.

Pero los científicos generalmente han minimizado la importancia de la función de la glándula pineal en la fisiología humana. Aunque es similar al tercer ojo de ciertos animales, los humanos no usan esta glándula para percibir luz directamente.

Y un descubrimiento reciente de que los ojos físicos también pueden producir melatonina, parecería hacer de la función de la glándula pineal humana algo incluso menos significativo.

Pseudociencia


Finalmente, a diferencia de los animales, el tercer ojo de los humanos está enterrado profundamente dentro del cerebro y esta diferencia de localización podría hacer que la glándula pineal humana parezca aún menos vital. Porque, en términos de evolución, pareciera que la glándula está desapareciendo lentamente, más bien que sirviendo a una función vital de supervivencia actual.

Pero, los hallazgos en investigaciones, tales como los de Vitaly Pravdivstev antes discutidos, podrían urgir a la ciencia moderna a asumir una nueva perspectiva al respecto.

La habilidad de proyectar imágenes fotográficas implica un nivel de funcionamiento que no solamente es más completo de lo que los científicos reconocían previamente, sino que también indica que este órgano realmente puede “ver” por sí mismo y operar más allá del nivel de la mera supervivencia física.

De modo que puede ser cierto que, mientras que para muchas personas el tercer ojo ha caído en desuso, la razón podría ser enteramente diferente de lo que la ciencia ha creído por largo tiempo.

Incluso ahora la glándula pineal es la fuente del conocimiento intuitivo. Siempre que tenemos un presentimiento esta glándula está vibrando suavemente; cuando tenemos una inspiración o un destello de entendimiento intuitivo, vibra más fuertemente.

Sin embargo, no le va muy bien, debido principalmente al trabajo de los dos ojos físicos, los cuales la superan. A medida que pase el tiempo los dos ojos se harán lentamente cada vez más perfectos en cuanto a su función, pero mermarán en importancia, y el “primer ojo” mostrará su verdadero valor.

Y vos..  ¿Tenés un "tercer ojo"?


Este Tercer Ojo estaría atrofiado, dormido o por desarrollar en la mayoría de nosotros. De forma que, aunque examinando el cuerpo de un hombre o una mujer se diera con dicho órgano de "visión", a nadie se le ocurrirá identificarlo como tal.

Sólo así es posible que este Tercer Ojo exista y haya existido siempre, ya que de haber sido descubierto y conocida su función no estaríamos ahora tratando de desentrañar el misterio.

Por otra parte, al menos en las leyendas y las ciencias ocultas, se da por sentado que en tiempos remotos los seres, humanos o no, poseían un Tercer Ojo.

ciencia


Se dice, en la cultura egipcia por ejemplo, de ciertos reptiles o serpientes. Hay pruebas pictóricas de este Tercer Ojo en algunas interpretaciones de dioses hindúes (llamado "tilka" y figurado con una gema), como Shiva. Y las divinidades se han representado con ojos humanos: el Sol, la Luna, Dios, etc.

Y así se da el ojo de Osiris en el Antiguo Egipto, el ojo de Drama o Mahatma en el tantrismo hinduista, budista y jainista. En mascarillas funerarias, estatuillas y figuras de las culturas olmeca, maya y otras.

En México se encuentran muestras de este Tercer Ojo en la frente de máscaras rituales, aunque este "ojo" misterioso no responda luego en dichas culturas al órgano que buscamos de la visión clarividente y extrasensorial, pero sí constituya un antecedente, como indicio de la respuesta que intentan hoy los estudios parapsicológicos.

mitos


En Egipto, en cambio, el ojo sagrado de Osiris se encuentra, a veces, en escenas iniciáticas como un triple ojo, símbolo de la trinidad ocultista del dios Thot, y que concedía la visión directa de cosas invisibles, como podían ser las reencarnaciones sucesivas del mismo individuo.

¿Te gustaría?

Anuncios

Comentarios Destacados

10 comentarios - Y vos.. ¿Tenés un "tercer ojo"?

@hombre_pie +7
Con razon me cagaba tanto para atrapar lagartijas cuando era pendejo!!!
@-Thunderstruck- -3
No se si un tercer ojo pero una tercer pierna si

creencias
@BlazingFlare +3
buen aporte amigo!
pero el tercer ojo igual se lo puede hacer despertar no? Pseudociencia