El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)

Anuncios

Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)

guerra

Supertanques de la Segunda Guerra Mundial
(Segunda parte)

segunda


ww2

Tanque Tortoise

mundial

El Tortoise siendo remolcado en 1948 durante unas pruebas. En la foto original (ésta ha sido recortada para apreciar más detalles) se ven dos camiones remolcando al tanque, lo cual es un indicador de su gran peso.

Aunque muchas veces denominado tanque, este vehículo debe ser clasificado mejor como cañón autopropulsado, ya que su torre no tenía movilidad. Se trató de un diseño británico que nunca entró en producción. Su tarea: hacer frente a las fortificaciones alemanas de finales de la guerra, como otros diseños similares estadounidenses. Otra tarea era ser un buen contrincante para los tanques y cazatanques pesados alemanes, por lo que debía ser capaz de soportar mucho castigo.

Su diseño comenzó en 1944, aunque aparentemente se enmarca dentro de una serie de diseños de tanques pesados. Estos proyectos fueron creciendo en peso y tamaño, pero fueron dejados de lado cuando el tanque Churchill entró en servicio. El Tortoise siguió su diseño enmarcado dentro de la idea de crear tanques para fines específicos, como los que los ingleses diseñaron para sus desembarcos en Normandía (limpiadores de minas, lanzapuentes, etc.). Entonces el diseño se cambió para hacer frente a las defensas alemanas de la época, que eran cada vez más fuertes; entre ellas la conocida Línea Sigfrido.

El cañón fue una adaptación del modelo británico de 3,75 pulgadas, utilizado como cañón antiaéreo. Como es costumbre en los cañones de este origen, la munición viaja separada, el proyectil por un lado y la carga por el otro, lo cual hacía falta una pareja de cargadores para facilitar el trabajo. El último diseño tenía ya un cañón de 32 libras (los ingleses clasificaban a sus cañones por el peso del proyectil, que aquí corresponde a unos 14,5 kilogramos). Estos proyectiles perforantes lograron éxito frente al Panther en ensayos, a unos 1.000 metros.

El cañón estaba fijo en la torre, montado sobre una arreglo de bola. A su izquierda había una ametralladora Besa en otra montura de bola. Una o dos ametralladoras más estaban montadas en una torre sobre el casco, a la derecha.

El casco estaba internamente dividido en tres compartimientos: la transmisión al frente, la tripulación en el centro y el motor en la parte trasera.

Aunque el Tortoise fue enviado a Alemania (posiblemente un prototipo temprano, antes de que terminara la guerra), nunca entró en acción. De hecho los primeros 6 vehículos de prueba no fueron entregados sino hasta 1947. Su enorme peso fue, aparentemente, una de las razones que impidieron su producción y uso en combate. Actualmente se puede ver uno de esos 6 modelos de pruebas en el Museo de Tanques de Bovington, en el Reino Unido.

tin_m4a1


supertanques

Neubaufahrzeug

El primer intento por crear un supertanque para la Wehrmacht existía incluso desde antes que Hitler asumiera el poder, coincidiendo con las ideas de la época de entreguerras, que estaban en pleno apogeo.

La serie de prototipos Neubaufahrzeug eran multitorre, lentos y pesados, como casi todos los de su tipo. Al igual que otros diseños de tanques alemanes, su nombre estaba pensado para esconder su verdadero propósito, ya que Alemania todavía estaba, al menos en el papel, obedeciendo el Tratado de Versalles, que limitaba su armamento ofensivo. Neubaufahrzeug significa "nuevo vehículo de construcción"; en 1933 el gobierno alemán dio a conocer el contrato para un nuevo "tractor pesado" (Grosstractor), el cual luego pasaría a llamarse de esa manera. El desarrollo de los prototipos se encomendó a Rheinmetall-Borsig y Krupp.

Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)

Un PanzerKampfwagen NeubauFahrzeug VI en las calles de Oslo, en abril de 1940. Uno de sus ocupantes tapa el mantelete y los cañones, pero son muy visibles las ametralladoras dobles en la torreta frontal. Como puede verse, tanto el diseño de la torre principal como del tren de rodadura se diferencian bastante de los diseños de tanques alemanes contemporáneos y posteriores.

Los prototipos enfrentados
Ambos diseños eran muy similares, siendo la única gran diferencia el modo en que estaban ubicados los cañones. Los dos combinaban un arma de 75 mm y otra de 37 mm; en el diseño de Rheinmetall-Borsig (PanzerKampfwagen NeubauFahrzeug V) el de 37 mm iba sobre el de 75 mm, mientras que el de Krupp (PanzerKampfwagen NeubauFahrzeug VI) los montaba lado a lado. Ambos diseños tenían dos torres secundarias adicionales, una montada al frente de la torre principal y la otra atrás. Estas torres eran, curiosamente, modelos adaptados del Panzer I, y montaban sus ametralladoras dobles de serie.

Se suponía que uno de estos dos diseños se convertiría en el tanque pesado de las naciente fuerza Panzer, pero ambos resultaron ser demasiado complejos, difíciles de fabricar y mantener, y poco confiables para dicho papel. Por otra parte, eran demasiado lentos como para adaptarse a la doctrina de la Blitzkrieg. Sin embargo, se continuó con su desarrollo para adquirir más experiencia en el campo de construcción de tanques, en el cual Alemania tenía algo de desventaja.

En 1934 Rheinmetall construyó dos prototipos de acero suave: uno montaba una torre propia (Nr1), y el otro una torre de Krupp (Nr2). Se construyeron tres prototipos más, con blindaje convencional y con la torre de Krupp, en 1935 y 1936 (llamados Nr3, 4 y 5).

En agosto de 1935, los Nr1 y Nr2 formaron parte de un ejercicio de una división panzer, mientras que los otros tres eran probados durante 1935 y 1936. Por lo que se puede ver, a nadie les convenció la idea: en 1937 se decidió convertir a estos prototipos en lanzadores de humo, armándolos con cañones de 105 mm que disparaban munición fumígena. Al igual que sucedió con los soviéticos y el T-35 (y los modelos que lo siguieron) los alemanes querían ganar experiencia con los tanques multitorre, pero los resultados no fueron satisfactorios. El proyecto fue cancelado en favor del Panzer IV, que se convertiría en el tanque medio principal de las divisiones acorazadas alemanas al comienzo de la guerra (aunque había relativamente pocas unidades desplegadas).

Sin embargo, aunque inútiles, esto no impidió que los prototipos fueran utilizados para propaganda, siendo exhibidos en 1939 en la Exposición Internacional del Automóvil en Berlín. La idea era mostrarlos como el futuro de la fuerza militar alemana, exagerando sus capacidades y también la capacidad industrial de régimen nazi.

Escaso uso en combate
Curiosamente, en 1940 se formó un escuadrón acorazado especial que incluía los tres vehículos producidos (con torres Krupp), el cual fue enviado a Noruega para apoyar la invasión de este país. Llegaron a Oslo el 19 de abril de 1940, dando la impresión de que los alemanes tenían tanques pesados. Dos fueron utilizados por un regimiento acorazado (PzAbt zbV 40), mientras que el tercero sirvió con la 196º división de infantería.

Este último vehículo fue dañado por fuego británico. Uno de los otros dos tuvo que ser dinamitado por ingenieros de combate alemanes cuando quedó atascado en un pantano y no pudieron removerlo (los otros vehículos eran demasiado ligeros y estaban escasos de potencia). Para reemplazarlo se utilizó uno de los prototipos hechos con acero suave, el cual llegó el 16 de mayo. De esta manera se volvió a tener tres aparatos a disposición.

Lo que fue de los demás vehículos durante la campaña de Noruega es un misterio; la división que los usaba fue moviéndose pero aparentemente no los llevó consigo. Se sabe, sin embargo, que ninguno sobrevivió a la guerra. Algunas fuentes dicen que se ordenó su destrucción en 1941 para convertirse en chatarra al año siguiente; otras dicen que los británicos los capturaron y los destruyeron; lo cierto es que de ellos no han quedado más que fotografías y escasos testimonios.

guerra

Las escasas fotografías de este extraño tanque alemán provienen de su breve despliegue operativo en Noruega, único momento en el que salieron de Alemania. Aquí podemos ver a los tres ejemplares que llegaron a este país el 19 de abril, en el puerto de Oslo. Obsérvese el tren de rodadura, diferente de los que usaban otros diseños alemanes, y la torreta de ametralladoras dobles junto a la torre principal. Lamentablemente son poco visibles los dos cañones, uno de 75 mm corto y uno de 37 mm.


segunda


ww2

Panzerkampfwagen VII Löwe

Para noviembre de 1941 las autoridades alemanas habían especificado que el nuevo tanque pesado debía tener un blindaje frontal de 140 mm y uno lateral de 100 mm. Hay que tener en cuenta que Alemania ya estaba en guerra con la URSS desde hacía varios meses y, a pesar de la aplastante victoria inicial, los blindados soviéticos habín demostrado ser muy duros de roer, además de tener armas muy potentes.

Las especificaciones también pedían una tripulación de 5 personas (tres en la torre y dos en el casco); el nuevo tanque debía tener una velocidad máxima de 44 km/h y debía ser movido por un motor Daimler-Benz de 1.000 hp, que era usado por lanchas torpederas. El peso debía ser de unas 90 toneladas.

A Krupp se le ordenó comenzar a diseñar este nuevo tanque en los primeros meses de 1942: su nombre sería PzKpfw VII Löwe (VK7201). El diseño se basaba en otro previo de la misma empresa, llamado Tiger-Maus (VK7001) y que entraban en competencia con los diseños de Porsche (que incluían la primera versión del Tiger-Maus).

Para hacer frente a la amenaza soviética el Löwe debía cargar un cañón de 150 mm (L/37 o L/40) o uno de 105 mm (L/70). Para facilitar la producción y el mantenimiento, se previó que el aparato utilizara componentes del Tiger II.

Para el Löwe se pensaron dos variantes, ambas con motor de 1.000 hp y una tripulación de 5 personas:

El Leichter Löwe (León ligero) pesaba unas 76 toneladas. Su blindaje frontal era de 100 mm, llevaba una torreta montada en la parte trasera que cargaba un cañón de 105 mm L/70 de alta velocidad y una ametralladora coaxial. Todo esto hacía que pudiera llegar solamente a los 27 kilómetros por hora.

En el Schwerer Löwe (León pesado) el peso se incrementaba a las 90 toneladas al usarse blindaje de 120 mm en la parte frontal. La torre estaba ahora montada en el centro, y se utilizaba el mismo tipo de armamento, aunque la velocidad era ahora de 23 km/h. Se sabe que el diseño general de esta variante del Löwe era algo similar al Tiger II y se supone que sirvió, entonces, como un diseño previo para este enorme acorazado.

Sin embargo, Hitler ordenó que se abandonara el modelo ligero del Löwe y que el pesado fuese rediseñado para llevar un cañón de 150 mm (L/40 o L/37), blindaje frontal de 140 mm, y una velocidad máxima de 30 km/h (para lo cual eran necesarias orugas de 1.000 mm de ancho). Como podrá verse, era casi imposible para la tecnología de la época construir algo similar, pero este aparato no se compara con lo que vendría después.

Entre febrero y mayo de 1942 se consideraron, de hecho, seis versiones diferentes, todas basadas en las mismas especificaciones. Pero en mazo de 1942 se dieron órdenes para que se diseñaran tanques todavía más pesados, lo que detuvo el proyecto del Löwe en julio. Hacia fines de 1942 éste se abandonó definitivamente en favor del Maus.

A pesar de que no se construyó ninguno completo, algunas partes del diseño del Schwerer Löwe fueron usadas en el Tiger II (también conocido extraoficialmente como Köningstiger), un modelo de tanque pesado también muy cuestionado por su gran peso y escasa movilidad.

Tanto es así que, mientras se desarrollaba el Tiger II, los diseñadores pensaron construir versiones rediseñadas del Löwe, que podrían ser armadas con cañones de 88 mm y blindados con 140 mm de acero, siguiendo especificaciones previas. Este Löwe rediseñado hubiera podido viajar a una velocidad máxima de 35 km/h y pesarían 90 toneladas. Se hubiera utilizado un motor Maybach HL 230 P30 de 12 cilindros (el mismo que el Tiger II), que daba unos 800 HP; esto hubiera implicado una gran ventaja logística ya que los diseñadores de esta versión pensaron que el Löwe podía reemplazar en un futuro al Tiger II como tanque pesado.

mundial

Panzerkampfwagen VIII Maus

El Panzerkampfwagen VIII Maus (Sd.Kfz 205) fue la continuación del sueño alemán del supertanque, luego del Lowë. A diferencia de todos los demás intentos e ideas, este realmente se completó, convirtiéndose en el mayor tanque de todos los construidos (aunque solamente fue un prototipo) en la Segunda Guerra Mundial.

El desarrollo de semejante aparato comenzó en 1941, cuando la empresa Krupp comenzó a estudiar los tanques soviéticos pesados. A principios de 1942, la empresa creó los diseños del Tiger-Maus (conocido como VK7001) y el ya mencionado Panzerkampfwagen VII Löwe (VK7201). Estos proyectos nunca llegaron a salir de la mesa de diseño, pero fueron la semilla que mantuvo viva la idea; a principios de marzo de 1942 se ordenó el diseño de un tanque todavía más pesado (lo que condenó al Löwe). A fines de ese mes, Porsche recibió el contrato para crear el nuevo panzer de 100 toneladas (luego llegaría a 188), llamado VK10001 / Porsche Typ 205. El desafío era enorme y no paraba de crecer en complejidad; al mes siguiente se pidió que el tanque debía llevar al menos 100 proyectiles (algo que nunca se cumplió porque resultaba casi imposible).

tin_m4a1


En mayo, Hitler le pidió personalmente tanto a Porsche como al doctor Muller, que trabajaba para Krupp, que crearan un supertanque indestructible de 120 toneladas, armado con armas de gran poder. En junio de 1942 se presentó el diseño; hacia esa fecha reemplazó definitivamente al Löwe.

Se trabajó tan rápido en construir el primer prototipo, que éste ya estaba listo en 1943, recibiendo primeramente el obvio nombre de Mammoth (Mamut). Sin embargo, en diciembre de 1942 se cambió el nombre a Mäuschen (ratoncito) y finalmente a Maus (Ratón) en febrero del año siguiente.

Se planeaba que, una vez terminado el prototipo, se pudiera seguir con la producción a un ritmo de cinco vehículos por mes. Este trabajo se dividiría entre Krupp, que era responsable tanto del chasis como del armamento y la torre, y Alkett, que sería la empresa que ensamblaría todos los componentes.

Las primeras especificaciones pedían un peso de 100 toneladas y el uso de un cañón de 150 mm y ametralladoras de 20 mm MG151. Sin embargo, se habían pensado en muchas otras opciones, como cañones de 150 mm, la combinación de un cañón de 150 y uno de 105 mm, cañones navales de 127 mm y también cañones antiaéreos de 128 mm y una versión de 128 mm que era la más larga que existía. En enero de 1943 Hitler decidió que el Maus tendría un cañón de 128 mm y uno de 75, aunque se tendrían que diseñar torres para montar, en un futuro, cañones de 150 mm o de 170 mm.

supertanques

Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)

En estas fotografías puede verse al Maus durante unas prubas con un cañón simulado. Pueden verse claramente las orugas extremadamente anchas, que permitían distribuir un poco mejor el enorme peso del aparato.

En mayo de ese año ya estaba lista una maqueta de madera del Maus de serie, la cual le fue presentada Hitler. El canciller aprobó el diseño para la producción a gran escala, ordenando la cifra inicial de 150 unidades. El desarrollo del Maus continuó hasta octubre de 1943; en ese momento Hitler canceló la orden de producción en serie, pero unos días más tarde autorizó que la continuación de trabajos en los prototipos.

Hacia finales de ese año Alkett terminó de ensamblar la primera unidad sin torre. Para realizar las primeras pruebas se utilizó una torre falta que simulaba el peso de la que debía montar el modelo real. Curiosamente, este prototipo fue camuflado y llevó la insignia soviética de de la estrella roja con el martillo y la hoz, para disfrazarlo como si fuera un vehículo ruso capturado.

Los problemas
En este momento se mostraron los problemas que, seguramente, los diseñadores habían ya visto: falta de potencia del motor y un enorme peso. Como su primer nombre lo decía, el Maus en realidad era un mamut, que no podía entrar en muchas zonas y que necesitaba un motor potentísimo solamente para moverse. La relación potencia/peso era muy baja, y no existía ningún motor lo suficientemente poderoso como para llegar a los 20 km/h que pedían las especificaciones. El motor utilizado entonces, un Daimler-Benz 509 modificado, solamente le permitía lograr 13 km/h en condiciones ideales, es decir, no a campo traviesa. La suspensión había tenido que ser modificada también.

Otra cuestión era el peso en sí del aparato. Ningún puente podría soportarlo, incluso cuando tuviera el ancho suficiente. Para permitir que se pudieran cruzar ríos, se pensó en que el tanque los vadeara. Su altura le permitiría sortear corrientes relativamente altas; si entraba a una corriente mayor, su peso haría que se hundiera y una vez en el lecho del río podría avanzar sumergido. Este sistema requería que un Maus apoyara a otro Maus; el primero le daría energía eléctrica a través de un cable al que fuera a cruzar, ya que no se podría utilizar el motor de gasolina. Un snorkel de 13 metros de largo le daría a la tripulación el aire suficiente para sobrevivir dentro del tanque hasta que se llegara a la otra orilla.

Obviamente no se trataba de una solución muy práctica, más teniendo en cuenta que era posible que esto tuviera que hacerse en zonas de combate. Por otra parte, esto no solucionaba el problema que tenían muchos tanques pesados: no podían sortear ciertas zonas pantanosas a riesgo de quedar empantanados o incluso ser devorados por el suelo. Esto sucedió con muchos tanques alemanes, que por otra parte tenían orugas estrechas que no le daban buena adherencia. Incluso si el tanque podía ser rescatado, planteaba un gran problema logístico ya que hubieran sido necesarios muchos otros vehículos para desatascar a semejante vehículo de 188 toneladas.

guerra

segunda

Más imágenes de uno de los prototipos del Maus en pruebas de campo. Sin duda alguna, la negociación de obstáculos no debía ser su fuerte. Nótese la escalerilla necesaria para que los observadores puedan subir frente a la torre.

El problema logístico de mantener y movilizar a una fuerza acorazada de estas proporciones, aunque fuera pequeña, no es menor. Se tuvo incluso que diseñar y construir un carro de ferrocarril especial de 14 ejes para llevar a los prototipos. Para esta fecha era obvio que la idea del supertanque había demostrado ser irreal, por muchas cuestiones.

¿Para qué, entonces, quería Hitler un supertanque de esas características? ¿Porqué se había iniciado el desarrollo y se seguían gastando recursos en prototipos? Algunos creen que, de acuerdo con palabras de Porsche, Hitler pensaba utilizar el Maus en posiciones defensivas en la Muralla del Atlántico, lugar en donde su alcance limitado y su poca movilidad no serían tan problemáticos. En realidad, utilizar semejante aparato para una tarea defensiva podía parecer buena, sobre todo teniendo en cuenta el costoso peaje, en material y personal, que le costó a los aliados derrotar a los Tiger en Normandía. Sin embargo, aunque esta estrategia defensiva (con muchas líneas como la Sigfrido, Hitler, etc.) tuvo sus frutos a corto plazo, dificultando el avance aliado, no logró nada bueno a mediano y largo plazo. De hecho, no hay que olvidar que en Normandía una división entera de panzer resultó casi destruida, no por fuego de tanques, sino por fuego aéreo. El Maus, con su enorme silueta, no hubiera resultado un blanco nada difícil.

El final
Marzo de 1944 marcó la salida de la fábrica del segundo protitipo, que difería del primero en muchos detalles. Hacia mitad de ese año se le anexó la planta motriz y la primera torre real, que incluía un cañón KwK 44 /55 de 128 mm, con un cañón coaxial KwK 44 L/36.5 de 75 mm y una ametralladora MG34 como defensa antiaérea. Se suponía que al primer prototipo se le instalaría la segunda torre de producción, pero esto nunca sucedió.

Este enorme poder de fuego no tenía paralelo en todo el mundo. El cañón principal podía penetrar la coraza frontal, lateral y trasera de cualquier vehículo aliado, desde el Sherman hasta el JS-2, a un alcance estimado de más de 3.000 metros. Sin embargo, las miras para estas armas no estuvieron listas al mismo tiempo que el prototipo, y fueron añadidas más tarde.

ww2

Una curiosa fotografía trasera de uno de los pocos Maus construidos. Obsérvese el poco espacio entre las orugas y el gran tanque de combustible dispuesto para incrementar su escaso alcance operativo.

Las pruebas de ambos prototipos fueron largas y estuvieron constantemente interrumpidas por problemas motrices y demoras en la producción de ciertos componentes, como consecuencia de los bombardeos aliados a las fábricas alemanas. Durante estas pruebas se llegó a la conclusión de que, en caso de una falla motriz, cada Maus debería ser remolcado por al menos otros dos vehículos del mismo tipo, lo cual habla a las claras de su escasa movilidad. Aparentemente otro de los diseños que involucró al Maus fue el desarrollo de un montaje doble de cañones antiaéreos de 88 mm, utilizando dos cañones Flak 43.

Krupp estaba produciendo otros cuatro cascos de Maus cuando, en julio de 1944 se le ordenó cesar su producción y disponer de esos componentes. Esta orden se acató en agosto, aunque el segundo prototipo comenzó sus pruebas al mes siguiente, utilizando los campos de Kummersdorf y Böblingen. Allí estuvieron hasta las semanas finales de la guerra, cuando el primer prototipo con la torre simulada fueron capturados por las fuerzas soviéticas cerca de Kummersdorf. Las tropas alemanas, imposibilitadas de moverlo, lo habían saboteado mecánicamente antes de abandonarlo, aunque hay fuentes que indican que entró realmente en combate mientras defendía su posición. En esos días se decidió enviar al segundo prototipo, que tenía la torre en funcionamiento, a Berlín para apoyar la defensa de la capital alemana. Sin embargo el vehículo se averió en el camino cerca de Zossen, y tuvo que ser volado por su tripulación para evitar que cayera en manos enemigas, por lo que ninguno de los dos prototipos vio el combate, al menos que se sepa fehacientemente.

Aunque no se había construido ninguna otra unidad, aparentemente había varios componentes, por ejemplo, un tercer casco fue encontrado en las instalaciones de Krupp en Essen, junto con la torre casi terminada del primer prototipo. Se cree que había 9 prototipos en diferentes estados de terminación cuando la guerra llegó a su fin.

Interesadas en el diseño, las autoridades rusas ordenaron que el casco capturado del primer prototipo fuera ensamblado con la torre funcional del segundo prototipo. Para sacar a la torre de 55 toneladas del casco quemado, fueron necesarios 6 vehículos semiorugas de 18 toneladas, lo cual muestra a las claras lo imposible que hubiera sido tener que mover el aparato completo si era averiado (en comparación, muchos de los tanques occidentales de la fecha pesan entre 50 y 60 toneladas). Finalmente se llevó a cabo el ensamblaje de las dos partes en Alemania, y el aparato fue enviado a la Unión Soviética, donde llegó el 4 de mayo de 1946. Luego de muchas pruebas entre 1951 y 1952, el único Maus sobreviviente fue llevado a la base aéra de Kubinka: actualmente es una de las piezas más llamativas del museo de tanques que funciona en dicho lugar.

http://cssbl.com/arsenal/maus_09.jpg
http://cssbl.com/arsenal/maus_04.jpg
Actualmente el único Maus sobreviviente es una de las grandes joyas del museo ruso de tanques en Kubinka. La fotografía superior permite apreciar el blindaje inclinado de la torre y lo grueso del blindaje del casco, también inclinado en el frontal. En la inferior podemos apreciar detalles del mantelete; aparentemente sólo montaba un cañón y no los dos proyectados. La pieza de metal sobresaliente debajo puede haber estado destinada a parar proyectiles apuntados a golpear la zona de contacto entre la torre y el casco, táctica que había funcionado contra ciertos tanques alemanes en el pasado.


mundial

Una maqueta del Maus sin armamento, destinada a pruebas motrices. Las figuras humanas hablan a las claras de su volumen. Sin duda un aparato imponente, es difícil pensar que hubiera podido servir de mucho en un campo de batalla cada vez más rápido.


tin_m4a1


supertanques

Serie Entwicklung o Serie-E

Este ambicioso proyecto, que llegó demasiado tarde durante la guerra, pretendía estandarizar los modelos de tanques alemanes, creando vehículos que tuvieran componentes similares y que por lo tanto pudieran ser construidos más fácilmente. Estaba compuesto por seis diseños de diferentes pesos, de los cuales se esperaba desarrollar variantes especializadas.

Así, el E-5 estaba pensado para desarrollar una familia de tanques ligeros, de entre 5 y 10 toneladas, destinados a ser vehículos de reconocimiento, cazatanques y transportes de personal. La E-10 pretendía reemplazar al muy necesario Panzer 38(t), sobre el cual se habían desarrollado varias alternativas de cazatanques. La nueva propuesta, que pesaría entre 10 y 25 toneladas, sería llamado Panzerkampfwagen 38 (d) (por Deutschland, Alemania). La idea era construir tanto tanques ligeros que reempolazar al 38(t) como una nueva familia de cazatanques pesados.

Siguiendo con la serie, el E-25, de 25 toneladas de peso, se pensó como el reemplazo para los Panzer III y IV y todos los diseños basados en ellos, lo cual incluiría tanto vehículos medios de reconocimiento como cazatanques mediados y pesados.

La E-50 planteaba convertirse en tanque medio, pesando entre 50 y 75 toneladas, reemplazando así tanto al Panther como al Tiger I y sus variantes.

Las dos últimas propuestas eran ya más irreales, como el E-75, similar al E-50 pero en la clase de entre 75 y 100 toneladas, que debía ser el reemplazo del Tiger II y del Jagdtiger. Finalmente, el E-100 era un diseño de supertanque similar al Maus, desarrollado a base del chasis de un Tiger agrandado. Uno de los proyectos implicaba el uso de la misma torre del Maus, aunque ligeramente modificada. También se lo pensó como base para un cazatanques pesado llamado Krokodil, además de para un montaje antiaéreo doble de 88 mm. Su diseño comenzó en 1944 de manera paralela a dicho proyecto, y compartió su mismo destino, ya que fue abandonado luego de que Hitler dejara de lado el Maus. Solamente se terminó un chasis, que fue capturado por los ingleses y evaluado en Inglaterra antes de ser desechado.

Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)


guerra

PzKpfw IX y PzKpfw X

Como si el diseño de tanques que superaban las 100 toneladas fuera algo totalmente común, Alemania planeó durante la guerra otras alternativas además del Lowë y del Maus. Se trataba de los PzKpfw IX y PzKpfw X.

Muy poco se sabe de estos proyectos, ya que solamente existieron dentro del papel. Incluso allí no fueron muy famosos; ni siquiera existen planos o diseños avanzados de estos aparatos sino solamente bocetos preliminares, dibujos que solamente muestran su aspecto externo (o al menos una imagen tentativa de cómo se verían). Esto hace bastante difícil especular sobre sus capacidades planeadas.

El PzKpfw X se suponía más ancho pero más bajo que el Maus, cargando como mínimo un cañón de 88 mm o más probablemente uno de 128 mm.

Ambos diseños eran muy avanzados, incluyendo características que se encuentran en tanques actuales. Sin embargo, es muy probable que no fueran más que pantallas de humo para desinformar a los aliados, particularmente teniendo en cuenta que algunos diseños aparecieron en la revista Signal en 1944.

segunda

P1000 y P1500

ww2

El P1000 y luego el P1500 fueron los tanques más grandes proyectados seriamente en toda la historia. Ambos fueron autorizados por Hitler, pero eran tan masivos que es mejor llamarlos "acorazados de tierra" antes que tanques, como se solía usar el término en el período de entreguerras.

Todo comenzó el 23 de junio de 1942, cuando dos ingenieros del Ministerio de Armamento alemán, quienes eran responsables de la producción de los submarinos, sugirieron el diseño de un tanque que pesara 1.000 toneladas. Hitler expresó interés en la idea, permitiendo que Krupp siguiera con su desarrollo.

Fue así como el proyecto fue llamado Krupp P1000 Ratte (Rata, siguiendo curiosamente con la idea del Maus del cual era contemporáneo). El diseño pedía una longitud de 35 metros, 14 de ancho y 11 de alto. Las orugas serían similares a las enormes máquinas usadas en las minas de carbón, midiendo 3,6 metros de ancho. Los motores eran modelos diesel pertenecientes a submarinos, usando una combinación de dos de 8.500 hp c/u, o de 8 de 2.000 hp c/u. Esto les daría una velocidad máxima bastante respetable, de 40 km/h, con un armamento de pesadilla: dos cañones navales de 280 mm (usados en los acorazados que Alemania tenía en servicio), uno de 128 mm, ocho cañones antiaéreos de 20 mm y dos ametralladoras pesadas de 15 mm. Curiosamente, aunque no se llegó a construir este vehículo, una torre destinada al P1000 terminó sirviendo como defensa costera cerca de Trondheim, en Noruega.

Pero el sueño alucinado no terminaba allí. En diciembre de 1942 Krupp entregó los diseños de un arma incluso mejor: el P1500. Tendría 250 mm de blindaje frontal, lo que lo haría indestructible a todo lo conocido. Por si fuera poco, montaba un cañón de 800 mm igual al que llevaba el mortero superpesado "Dora". También se pensó en agregarle dos piezas de artillería de 150 mm. La cosa estaría movida por cuatro motores diesel de submarinos.

A comienzos de 1943, Albert Speer, encargado arquitecto del Reich, canceló ambos proyectos. Sabía que eran imposibles de realizar desde el punto de vista técnico, además del derroche inútil de valiosos materiales estratégicos y horas hombre implicados en la simple construcción de maquetas y prototipos. Elementos que Alemania necesitaba y podían utilizarse mejor de muchas otras formas.

Es posible que tanto el P1000 como el P1500 estén derivados, al menos en concepto, de ideas previas que Krupp había desarrollado hacia 1939. Trabajando para la Kriegsmarine, la empresa había proyectado una serie de 14 cañones costeros de defensa autopropulsados. Estos vehículos debían tener cañones de entre 150 y 380 mm, que estarían montados en cureñas de orugas totalmente móviles. Obviamente, la idea nunca salió del papel.

Si este fuera el caso, coincidiría con la idea que tienen algunos analistas, de que en realidad Hitler no estaba pensando en supertanques, sino en cañones super acorazados perfectos para una campaña de defensa (ya sea costera, ya sea terrestre). Es decir, grandes armas diseñadas para destruir a enorme distancia cualquier vehículo aliado, permaneciendo invulnerable a los ataques por su propia coraza. De todas maneras también es cuestionable la efectividad de este concepto (además de su fiabilidad técnico-mecánica), teniendo en cuenta que el poderío aéreo aliado se hacía cada día más grande, y que no es lo mismo enfrentar a un tanque que a un avión de ataque. Este mismo principio de la Blitzkrieg, el de la coordinación entre armas, que tan bien fue aprendido por los aliados con el tiempo, puso en jaque a muchas unidades del Eje que, en el papel, eran invencibles. Incluso con el armamento antiaéreo proyectado, el P1000 y 1500 hubiera sido fácil de vencer si se lo abandonaba a su suerte en el campo de batalla.

mundial


tin_m4a1

Tanques SMK, T-100 y variantes del KV

Fue en la URSS donde el concepto del tanque multitorre floreció en el período de entreguerras, aunque tuvo que esperar muchos años para que los programas de industrialización pudieran poner a este país a la par de las naciones occidentales.

El primer fruto de estas ideas fueron los 61 T-35 que se fabricaron entre 1932 y 1939. Este diseño, el único tanque operativo de cinco torres, entusiasmó al Ejército Rojo, el cual reconoció su obsolescencia, sin embargo, al darse cuenta de que la década de 1940 podría traer conflictos muy exigentes para las máquinas. Así se planteó la primera de muchas iniciativas fallidas por ser algo ridículas: el rediseño del T-35, conocido como T-39, con un peso de 95 toneladas y con un armamento distribuido en tres torres, que albergaban un obús de 152 mm, un cañón de 107 mm y otro de 45 mm. La idea, tal vez práctica en el papel, no resultó satisfactoria en el campo de la realidad.

Al T-35 le siguió el T-28, diseñado para complementarlo, que se considera uno de los primeros tanques medios del mundo. Su primer prototipo se completó en 1931 y al año siguiente se comenzaban a construir en serie los 503 producidos en un período de 8 años. Como muchos otros de su tipo, estaba pensado para apoyar a la infantería destruyendo posiciones fortificadas. Tenía una torre con un cañón de 76,2 mm y dos torres más con ametralladoras de 7,62 mm, ambas mirando hacia adelante.

Aunque ambos diseños resultaron ser un fiasco para 1941, cuando la mayoría se perdió no contra los alemanes, sino por fallas mecánicas de todo tipo, hay que tener en cuenta el contexto. El T-28 era un adelantado para 1933 (época en la cual otros países todavía tenían tanques de la Gran Guerra o diseños directamente relacionados). Fue el primer tanque en tener radio de fábrica además de una ametralladora antiaérea. El problema de ambos (que compartían un diseño similar, al igual que muchas piezas) es que fueron puestos en producción poco antes de que se lograran grandes cambios en la ingeniería mecánica, como mejores transmisiones y suspensiones, que eran los mayores problemas del T-28 y T-35. Para colmo, no tenían ningún potencial para ser reconvertidos o mejorados, lo cual hizo que fuera abandonada su producción. Sin embargo, no hay que olvidar que del T-28 se derivó, con el tiempo, uno de los tanques más famosos e importantes de la época: el T-34.

Los soviéticos parecían estar contentos con sus tanques de varias torres, lo que hizo que hacia finales de la década de 1930 se pusieran a pensar en el sucesor del T-35 como tanque pesado. En 1937 se presentaron propuestas más realistas que las anteriores, para concursar por un nuevo pedido del Ejército Rojo. Las especificaciones pedían cinco torres, de manera similar a las del T-35, pero las dos oficinas responsables de las propuestas, la de Barykov y la de Kotin, presentaron ideas con tres torres. Eliminaron las dos que tenían ametralladoras y se volcaron por llevar un cañón de 76 mm y dos de 45 mm.

Cuenta la leyenda (documentada por cierto) que el 4 de mayo de 1938 Stalin y los dos prototipos se reunieron en una reunión especial del Consejo Estatal de Defensa. Cuando Kotin cuestionó la viabilidad de un tanque con tres torres, Stalin arrancó la tercera torre de la maqueta de madera de su prototipo (el SMK), diciendo "para que convertir un tanque en unos grandes almacenes!"

Kotin desarrolló rápidamente una alternativa al asunto, diseñando lo que luego se convertiría en el KV-1, una de las máquinas bélicas más temidas de la URSS. El mayor problema que tenían los tanques de varias torres era que la del armamento principal tenía que ser elevada en un pedestal, que obviamente tenía que ser blindado, lo cual agregaba mucho peso innecesario. Además, hacía demasiado altos y visibles a los tanques. Kotin optó por el camino más sencillo, eliminando la torreta secundaria.

En agosto de 1938 Stalin, al ver los proyectos rediseñados del T-100 (Barykov) y del SMK (Kotin), aprueba la construcción de prototipos, además del prototipo del KV-1.

supertanques

El T-100, de 58 toneladas, era uno de los prototipos soviéticos de tanque pesado de dos torres. Obsérvese el gran parecido con el SMK, en la fotografía inferior; elevar la torre principal era la única manera de mantenerla útil contra blancos en cualquier posición.


Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)

El SMK (de la oficina de diseño de Kotin), prototipo de tanque de dos torres que, al igual que el T-100, compitió contra el KV-1 y perdió. Además de las limitaciones de su peso, la silueta de las torres los hacía fáciles de localizar. Por otra parte, el jefe del carro tenía problemas para coordinarlas a ambas (la inferior llevaba un cañón de 45 mm y la superior uno de 76,2 mm). Tal vez el mayor acierto de Kotin, que también diseñó el KV-1 fue, justamente, la eliminación del cañón secundario: los prototipos resultaron ser ocho toneladas más ligeros que el SMK y estaban mejor blindados.

El SMK (de la oficina de diseño de Kotin), prototipo de tanque de dos torres que, al igual que el T-100, compitió contra el KV-1 y perdió. Además de las limitaciones de su peso, la silueta de las torres los hacía fáciles de localizar. Por otra parte, el jefe del carro tenía problemas para coordinarlas a ambas (la inferior llevaba un cañón de 45 mm y la superior uno de 76,2 mm). Tal vez el mayor acierto de Kotin, que también diseñó el KV-1 fue, justamente, la eliminación del cañón secundario: los prototipos resultaron ser ocho toneladas más ligeros que el SMK y estaban mejor blindados.
guerra

segunda

ww2

Anuncios

2 comentarios - Supertanques de la Segunda Guerra Mundial (Segunda parte)

dannyellsz
PzKpfw IX y PzKpfw X estos tanques era ficticios/truchos
estavan echo para distraer a la inteligencia enemiga con esos diseños raros