El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

Anuncios

17 animales que se extinguieron en los últimos 50 años



1. Oso grizzli mexicano, 1964

Animales que se extinguieron en los últimos 50 años


¿Sabías que los enormes osos grizzli caminaban por tierras mexicanas? Esta especie fue cazada hasta su desaparición pues se comía el ganado de los ranchos. Sólo 30 de ellos permanecían hasta 1960, pero en 1964 se le consideró extinto.

peligro

Era uno de los más pesados y grandes mamíferos en México.
Este oso, subespecie del oso pardo junto a diez más, tenía un pelaje de color marrón rojizo y con el color plata en bandas destacando sobre su cara, parte de su cuerpo y patas. Este color característico fue la causa de que los nativos le llamaran «el oso plateado». Las orejas eran negras junto a parte de sus patas.
Podía medir hasta 1,83 m y su peso rondaba los 318 kg.
Tenía una camada de uno a tres cachorros cada tres años.
Su dieta consistía principalmente en plantas, frutas e insectos, aunque ocasionalmente también se alimentaba de pequeños mamíferos y carroña.

extinción

En el siglo XIX, los Estados Unidos comenzaron a expandirse y las poblaciones de personas empezaron a ocupar las áreas donde vivieron estos osos. En México, las personas también empezaron a poblar zonas características de estos animales.
Pero no llegaron solos, si no que se trajeron el ganado, que se convirtió de forma ocasional en parte de la alimentación para estos osos ya que lo veían como unas presas cualquiera;como consecuencia los osos empezaron a ser cazados y envenenados.
Hacia los años 30 el oso ya escaseaba y no se encontraba en los Estados Unidos; su rango se redujo a tres montañas aisladas, Cerro de las Campanas, Santa Clara, y Sierra del Nido a 80 km de Chihuahua en el estado de Chihuahua, México.
En 1960 quedaban solo 30 en México, ya que a pesar de su condición de protegido frente a la caza esta continuó. En aquel entonces los ganaderos decidieron acabar de exterminar a los que quedaban, y los osos plateados se consideraron extintos en 1964.

2. Tijerilla de Santa Elena, 1967


Animales


Las tijeras gigantes o tijeras de Santa Elena ( Labidura herculeana) su propagación sólo fue en la isla de Santa Elena , en el " Océano Atlántico sur.

Aunque todavía no es oficial su clasificación de extinto, a este bicho de la isla de Santa Elena, en el océano Atlántico, no se le ha visto vivo desde 1967. Búsquedas en 1988,1993 y 2003 no encontraron nada.

extinguieron

Puede llegar a 8,5 cm de largo, convirtiéndolo en el mayor tijereta existe actualmente.
El cuerpo es robusto y machacadas, el negro brillante con iridiscente y los pies tienden a rojo, el élitros son más bien cortas, y las alas están ausentes.
Se alimenta probablemente en su mayor parte de material vegetal.
Durante el día permanece oculto en las grietas de la roca, de la que sale por la noche y en días de lluvia.
La desaparición del hábitat donde las especies vivían fue debido a la introducción de depredadores como ratas, ciempiés y el gorrión , así como la continua demanda por los coleccionistas, han reducido drástica mente el número de ejemplares de esta especie, por lo que algunos dieron por extinto en la isla durante tres expediciones sucesivas ( 1988 , 1993 , 2003 ) no han logrado capturar ninguna muestra
investigación espera, además, que, sin duda, puede afirmar su extinción , este insecto ha sido clasificado por laUICN como en peligro crítico de extinción

3. León marino japonés, 1974


Animales que se extinguieron en los últimos 50 años


El león marino del Japón (Zalophus japonicus) es una especie extinta del género Zalophus de la familia Otariidae del orden de los carnívoros. Anteriormente era tratada sólo como una subespecie del león marino de California (Zalophus californianus).2 Habitaba ambientes marinos y costeros del archipiélago del Japón y los mares aledaños en el océano Pacífico noroccidental. Se extinguió en la década de 1970
El león marino del Japón habitaba el mar del Japón —o mar del Este—, especialmente las costas e islas que rodean la península de Corea y el archipiélago del Japón, también el lado oriental de este archipiélago, las islas Kuriles, y la punta austral de la península de Kamchatka.

peligro

Esta especie presentaba un notorio dimorfismo sexual, ya que los machos adultos tenían una cresta sagital pronunciada, un color gris oscuro, y pesaban entre 450 y 560 kg con una longitud de 230 a 250 cm de largo, mientras que las hembras eran notablemente menores, con una longitud de 164 cm, y un color gris más claro.
Tenían un cuerpo aerodinámico, con una capa de grasa debajo de la piel, para proporcionar calor y flotabilidad. Poseían ojos grandes que les ayudan a compensar los niveles bajos de la luz en el ambiente subacuático, mientras que sus bigotes incrementaban su sentido del tacto. Sus ventanas nasales se cerraban automáticamente una vez tocaban el agua. Sus aletas delanteras largas rotaban hacia afuera para un mejor movimiento en tierra, y las propulsan hacia adelante en el agua, donde permanecían el mayor tiempo posible.

extinción

Los registros de capturas comerciales japonesas en el año 1900 muestran que alrededor de 3200 leones marinos fueron capturados en ese año, por lo que la sobrecaza causó que los números de capturas se desplomen drásticamente a 300 leones marinos en 1915 y a pocas docenas en la década de 1930. La cosecha comercial japonesa de esta especie terminó en la década de 1940 cuando se convirtió en prácticamente una especie extinguida. En total, los japoneses cosecharon 16 500 ejemplares, lo suficiente para causar su extinción. Incluso se cree que la guerra submarina durante la Segunda Guerra Mundial contribuyó a la destrucción de su hábitat. Los avistamientos más recientes son de la década de 1970. El último registro confirmado fue el de un ejemplar juvenil capturado en el año 1974 en la costa de la isla de Rebun, al norte de Hokkaido, Japón.

4. Rana incubadora gástrica, 1983


Animales

Esta rana se encontraba generalmente en ambientes acuáticos o muy húmedos, en una región muy localizada al sur de Australia.
Tenian la forma ovalada, midiendo las hembras algo más de cinco centímetros y los machos apenas cuatro. Tienen la cabeza bastante aplanada y los grandes ojos en una posición muy dorsal. Su coloración varía entre gris claro y gris pizarra, con manchas variables claras y oscuras. Los ejemplares claros muestran una banda ancha oscura encima del ojo. La zona abdominal es blanca con manchas de color crema. Los dedos aparecen palmeados en su totalidad, como adaptación a su modo de vida acuático.
Eran generalmente poco activas, pudiendo permanecer varias horas en la misma postura, y pueden tener hábitos tanto nocturnos como diurnos.
Se alimentaba de insectos que atrapan tanto en el agua como sobre tierra.

extinguieron

La característica más extraordinaria de esta rana es que los renacuajos, que son entre 18 y 25, se desarrollan en el estómago de la madre durante seis o siete semanas, durante las cuales no se alimentan ni ellos ni ella. Parece ser que los pequeños segregan alguna sustancia que inhibe la producción del jugo gástrico de la madre.
Como no todos los renacuajos se desarrollan a la vez, las expulsión de todos los juveniles puede durar varios días. Para ello, la hembra abre completamente la boca y dilata su esófago.
La puesta de los huevos y el amplexus del macho con la hembra no han sido nunca observados, y sólo sabemos que la hembra debe tragarse después los huevos.
Esta rana Australiana se tragaba los huevos fertilizados y “daba a luz” a ranas completamente desarrolladas por la boca. La última murió en cautiverio en 1983. Se estudiaba con la esperanza de encontrar una cura para las úlceras.

5. Gorrión de costa oscura, 1987


Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

Nativo de las costas de Florida, Mide entre 13 y 15 cm de longitud en su edad adulta, es un gorrión oscuro en su región dorsal, con la espalda muy rayada y la cola corta y aguda en la punta.
Se alimentaba de semillas, insectos e invertebrados acuáticos. Buscaba alimentos en el suelo, en el lodo o entre la vegetación. Sólo la hembra cría a la progenie.

peligro


Esta especie murió a causa de los pesticidas y porque la NASA los capturaba para el Centro Espacial Kennedy.


6. Sapo dorado, 1989


extinción

El sapo dorado o sapo de Monteverde (Incilius periglenes) era una especie de anfibio anuro que vivió en unos pocos lugares en el bosque de Monteverde, en Costa Rica, en América Central.
Se sabe muy poco acerca del comportamiento de los sapos dorados. Se cree que vivían bajo tierra,2 dado que los sapos no eran vistos durante la mayor parte del año. En contraste, su presencia era muy obvia durante su época de apareamiento, que tenía una duración de pocas semanas. Durante este breve periodo en abril, después de la temporada seca, cuando el bosque se vuelve más húmedo, los machos se congregaban en charcos en gran número a la espera de las hembras. La actividad reproductiva duraba alrededor de una semana. Los machos luchaban entre sí por la oportunidad de apareamiento hasta el final de la temporada de reproducción, luego de la cual los sapos retornaban a sus madrigueras.2 Los huevos eran dejados en charcos temporales, en sacos, con un promedio de 228 huevos7 y se convertían en renacuajos dos meses después de ser depositados.7

Animales

Los machos adultos medían apenas cinco centímetros de largo. Se han descrito de un color dorado-naranja fluorescentes,5 y, a diferencia de la mayoría de los sapos, su piel era lustrosa y brillante. Su descubridor, Jay Savage, estaba tan sorprendido al verlos por primera vez, que no podía creer que fueran reales: "Debo confesar que mi reacción cuando los vi por primera vez fue de incredulidad y de sospecha de que alguien había sumergido a los especímenes en pintura de esmalte.".6 Las hembras de la especie eran levemente más grandes que los machos, y su aspecto era bastante diferente. En vez de ser de un naranja brillante, las hembras eran de un verde oliva a negro con manchas escarlata circundadas de amarillo.

extinguieron

Hasta fines de 1994, cinco años después del último avistamiento, los investigadores todavía esperaban que el sapo dorado continuara vivo en refugios subterráneos, de manera similar a otras especies de sapos que tienen ciclos de vida de más de doce años.4 En el año 2004 la IUCN listó la especie como extinta, después de una evaluación en la que participó Savage, el herpetólogo que había descubierto la especie veintiocho años atrás. La declaración de la IUCN se basó en la falta de avistamientos desde 1989 y la falta de resultados positivos de la extensiva búsqueda que se ha llevado a cabo desde entonces.1
Tim Flannery describe la extinción del sapo dorado como la primera extinción en Costa Rica debida al calentamiento global,2 pero esta no es la única explicación acerca de su extinción. Jennifer Neville, de la Northern Ohio Association of Herpetologists, examina las diferentes hipótesis que intentan explicar la extinción del sapo dorado en su artículo "The Case of the Golden Toad: Weather Patterns Lead to Decline". Neville llega a la conclusión de que la hipótesis de la corriente de El Niño está claramente apoyada por los datos disponibles.4 La IUCN da un número de razones posibles en su descripción de las últimas amenazas a la especie, entre ellas: la limitada área de hábitat del sapo dorado, el calentamiento global, enfermedades como chytridiomycosis causada por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, la polución del aire y1 Neville también menciona como posibles factores que contribuyeron a la extinción de esta especie: el incremento en la radiación UV-B, hongos o parásitos y bajos niveles de pH.4
También es una hipótesis aceptable que las especies invasoras, no nativas de la zona, podrían haber causado la extinción de la especie. Los que apoyan esta teoría afirman que fueron los turistas los principales introductores de estas especies en Costa Rica. En los años anteriores a la extinción de Incilius periglenes, el turismo creció exponencialmente en Costa Rica, impulsado por la nueva estabilidad relativa de su gobierno y la mejora de las relaciones con los Estados Unidos. La introducción de una nueva especie podría haber tenido efectos negativos en las pequeñas poblaciones de sapo dorado. I. periglenes había carecido de variación genética significativa debido a la naturaleza restrictiva de la cría en una misma población.

7. Tigre de Java, 1994


Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

El tigre de Java (Panthera tigris sondaica) es una subespecie de tigre, hoy extinta, que se encontraba originalmente en la isla indonesia de Java. De aspecto bastante similar al tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae), se diferenciaba de éste por su pelaje más oscuro y rayas negras más finas, abundantes y apretadas. Algunos ejemplares de esta subespecie llegaban a tener más de 100 rayas, muchas más que cualquier otra subespecie de tigre. Así mismo, el pelo de las mejillas de los tigres de Java era más largo que el de los demás tigres, y las rayas de los flancos y la espalda se distribuían por parejas.
Fueron abundantes hasta el siglo XIX, cuando la población humana comenzó a incrementarse en Java y destruyó cada vez más áreas de bosque para destinarlas a la agricultura. A esta pérdida de hábitat se añadió la caza, el tráfico de sus pieles y la disminución de las presas potenciales del tigre, que ocasionó a su vez un aumento de la competencia por conseguir lo que quedaba de éstas con otros depredadores de la isla como leopardos y perros salvajes.

peligro


En menos de 100 años, el tigre de Java pasó de ser considerado una peste a un animal en peligro. En la década de 1950 la población total ya se había reducido a 20 o 25 individuos dispersos por toda la isla, y en 1960 desaparecieron incluso del Parque Nacional de Ujung Kulon, famosa reserva natural de Java que acoge a los últimos rinocerontes de la isla. El último lugar donde persistieron los tigres fue una remota área montañosa del sureste de Java llamada Meru - Betiri, que fue protegida en 1972 (aunque eso no le salvó de padecer la tala y roturación ilegal). Ese año se produjo el último avistamiento confirmado en la zona, y en 1979 se localizaron por última vez unas huellas que podrían corresponder a tres ejemplares diferentes. Desde entonces no hay evidencias fiables de la existencia del tigre de Java, a pesar de que se han realizado algunos supuestos avistamientos en Meru - Betiri que probablemente corresponden en realidad a leopardos.
Se sabe que hubo tigres de Java en los zoológicos de Rotterdam, Berlín y varias ciudades de Indonesia, pero toda evidencia de los mismos se perdió durante la II Guerra Mundial. Las reservas creadas en Java a partir de los años 40 eran demasiado pequeñas para sostener una población de tigres y fueron por tanto incapaces de salvarlo.

8. Canario ostrero, 1994


extinción

El ostrero unicolor canario, (Haematopus meadewaldoi),1 era un ave caradriforme endémica de Fuerteventura, Lanzarote, el (Islote de Lobos y el Archipiélago Chinijo) en las Islas Canarias, España.
El ostrero canario tenía un tamaño similar al de sus parientes, el ostrero negro africano (Haematopus moquini) y el ostrero común euroasiático (Haematopus ostralegus), alrededor de 40-45 cm. Probablemente pesaba entre 600 y 800 gramos en vida, siendo las hembras un poco más pesadas. El pico tendría 70-80 mm de longotud en los machos, siendo marcadamente mayor en las hembras (80 mm); el tarso mediría alrededor de 50 mm, y las alas tendrían una longitud de 250-265 mm, con los machos en el rango superior de esta medida. (Bannerman 1963).

Animales

Su apariencia sería muy similar a la de las especies africanas, aunque su pico era más largo y sus alas más cortas que las de estas especies.3 H. meadewaldoi tenía una coloración negra brillante excepto por las bases bajo las alas blanquecinas de la primera remera. Su pico, lateralmente comprimido y con punta roma. Tenía un anillo desnudo alrededor de los ojos de color naranja rojizo. Como es usual en los ostreros, no tenía hallux (dedo más interno de las extremidades inferiores) y el segundo y tercer dedo estaban conectados por una pequeña membrana (Álamo Tavío 1975).
Los sexos no se diferenciaban por el color. No se conocen ejemplares jóvenes, pero probablemente tenían las zonas descubiertas más apagadas y and algunas franjas de color gris o beige en las plumas. La coloración del plumón es igualmente desconocida; pero suele ser gris para proporcionar camuflaje contra los depredadores como las gaviotas(Hockey 1996); considerando el color oscuro de las rocas volcánicas presentes en el hábitat de la especie, probablemente fuera bastante oscuro en general.

extinguieron

El último ejemplar recolectado data de 1913, y los informes de pescadores locales y guardianes del faro indican que desapareció hacia 1940 (Hockey 1996), después de un declive prolongado que empezó en el siglo XIX (Hockey 1987). Primero desapareció de Lanzarote, antes del inicio del siglo XX. Desde 1913, no fue reportado el que fuera hallado fuera del Archipiélago Chinijo y el Islote de Lobos. (Bannerman 1963).
Actualmente se considera extinto, porque las encuestas realizadas entre 1956 y 1980 no pudieron hallar evidencias de su existencia. Fue declarado oficialmente extinguido por la publicación de 1994 de la IUCN Red List.
Han existido 3 registros de posibles avistamientos de ostreros negros en la costa de Senegal, en 1970 (Jarry in Hockey 1987) y 1975 (Ziguinchor Region: de Ridder 1997), pero es muy improbable que se tratara de esta especie, que nunca fue avistada fuera del Archipiélago Canario en otras ocasiones. Dos registros muy convincentes en Tenerife, aparentemente en Julio de 1965 ó 1968 en el Puerto de la Cruz (Bannerman 1969), y en 1981 en El Médano (Kraft in Hockey 1987), podrían indicar que una pequeña población logró sobrevivir en islotes deshabitados hasta la década de 1980. Es interesante observar que también existen registros en Tenerife desde el siglo XIX, pero siempre de segunda mano. Los registros de Senegal son más desconcertantes, ya que no se conoce ninguna especie de ostrero negro en la zona. El melanismo ocurre ocasionalmente en el ostrero común euroasiático (Haematopus ostralegus) (Stresemann 1927) que hiberna en la región; explicando estos avistamientos.

Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

La sobreexplotación de los invertebrados de la zona intermareal y las molestias causadas por la presencia de gente fueron probablemente las causas de su declive (Hockey 1987), aunque la predación por las ratas y gatos también contribuyó. Además sus huevos eran considerados un manjar y se recolectaron en grandes cantidades (Álamo Tavío 1975). Aunque los ostreros suelen mostrar adaptaciones para poder reemplazar rápidamente el primer huevo en caso de depredación, si realmente ponían un huevo único la recolección de huevos debió tener un gran impacto sobre su población, los coleccionistas tendrían que molestar a más parejas por número de huevos recolectados. Además las aves adultas eran cazadas junto a aves zancudas migratorias más abundantes durante los meses de invierno y vendidos preservados en salmuera (Álamo Tavío 1975). Se desconoce el impacto de las prácticas agrícolas no sostenibles tuvieron sobre su población, ya que contribuyeron a la desertificación sobre todo en Lanzarote (Hockey 1987). Esto podría haber alterado los patrones climáticos locales, aumentando la sedimentación el las desembocaduras de los barrancos y disminuyendo su fauna invertebrada.
Aparentemente sólo se conservan 4 ejemplares (Bannerman 1963), tres recolectados por Meade-Waldo en el BMNH y uno recolectado por Bannerman en el World Museum Liverpool. el holotipo BMNH 1905.12.22.323 es una hembra cazada en Jandía, Fuerteventura, el 7 de abril de 1888 ó 1889 (Bannerman 1963)Plantilla:Verify source. Sobre la misma época al año siguiente, una pareja fue cazada en la Graciosa. De allí es también el último espécimen - el macho que se encuentra en Liverpool -, cazado el 3 de junio de 1913. No se sabe que ocurrió con un ejemplar recolectado por Carl Bolle en Abril de 1852 cerca de la Península de Jandía (Bolle 1855).

9. Pájaro carpintero pico de marfil, 1994


peligro

El picamaderos picomarfil o carpintero real (Campephilus principalis) es una especie de ave de la familia de los pájaros carpinteros (Picidae). Está considerada oficialmente como en peligro de extinción y, de hecho, hasta el 2005 se consideraba completamente extinta. En los años 2004 y 2005 se han producido avistamientos de, al menos, un macho en Arkansas, así como confirmaciones a partir de los sonidos que hace el ave que son muy distintos de los que hacen otros miembros de la familia Picidae.
El carpintero real es el segundo mayor pájaro carpintero del mundo, siendo ligeramente menor que carpintero imperial (Campephilus imperialis) del oeste de México, con el que esta emparentado. El carpintero real mide de 48 a 53 cm de longitud y pesa entre 450 y 570 g.
Se piensa que el Carpintero real se empareja de por vida. Las parejas se desplazan juntas apareándose cada año entre enero y mayo. Antes de poner los huevos, la pareja excava un nido de un árbol muerto o enfermo a unos 15 metros de altura. Normalmente la puesta consta de 2 a 5 huevos que se incuban durante 3-5 semanas. Tanto el macho como la hembra incuban los huevos y participan en el cuidado de los polluelos, siendo el macho el que se encarga de ellos de forma única durante la noche. La pareja alimenta a los polluelos durante meses. Unas cinco semanas después del nacimiento de los polluelos, estos empiezan a volar. Los padres continúan alimentando a los polluelos unos dos meses después de que estos hayan aprendido a volar. La familia se disolverá a finales del otoño o principio del invierno.

extinción

La deforestación y la caza por parte de coleccionistas diezmaron la población de carpinteros reales a finales del siglo XIX. En 1938 únicamente quedaban unos 20 individuos en estado salvaje. El Carpintero real fue incluido en la lista de especies amenazadas el 11 de marzo de 1967.
En los Estados Unidos, el último avistamiento confirmado se produjo en los años 40. El último avistamiento de la subespecie cubana (C. p. bairdii) se produjo en 1987. En Cuba, la población sufrió también un gran retroceso debido a la pérdida de su hábitat. A principios del siglo XX, prácticamente todos los bosques adecuados para el ave habían desaparecido. Sin embargo, en 1948 una población de Carpinteros reales fue descubierta en los montes de Cuchillas de Moa. En 1956 se encontraron 8 parejas y un individuo joven en el este de Cuba. Sin embargo, la situación política hizo que los estudios no pudieran continuar hasta 1985, pero en este intervalo la mayor parte de los bosques de la región fueron talados. Nuevas expediciones llevadas a cabo en 1986 localizaron un ave en Ojito de Agua y una pareja en Cabezada del Yarey.

Animales

En 1991 parecía que solo sobrevivía un único individuo. En 1992 y 1993 a pesar de las búsquedas intensivas realizadas solo se pudo confirmar la presencia de un individuo. Dada la carencia de bosques maduros en la zona es poco probable que la especie continúe en la actualidad. La única esperanza reside en una zona aparentemente no perturbada de bosques de pinos a cierta altura en Sierra Maestra (al sureste de la zona de origen dentro del este de Cuba). En efecto la especie fue observada en 1998 pero sin confirmaciones posteriores. Expediciones posteriores no han presentado avistamientos. Otro elemento de confusión es el parecido con una especie próxima, aunque más pequeña y más común, lo que introduce una constante fuente de error.
Muchos ornitólogos consideraron que la especie estaba 'extinta' completamente y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza la clasificó como tal en 1994.

10. Cabra de los pirineos, 2000


extinguieron

Con respecto a las otras dos subespecies de cabra, se diferenciaba principalmente por su pelo más largo y denso en invierno y la base más gruesa de los cuernos, tanto en machos como en hembras. La cornamenta del bucardo era así mismo, la más larga de entre las cuatro subespecies de cabra montés que han habitado la Península Ibérica en tiempos históricos.
Se alimentaba de herbáceas y líquenes.
Originalmente se extendía por ambas vertientes del Pirineo, extendiéndose por el sur hacia las zonas montañosas del País Vasco, Navarra, Lérida y Gerona. En los últimos años, su población quedó restringida al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (España).
Su hábitat eran bosques de pino silvestre, abeto, haya y pino negro, alternando con grandes cantiles rocosos y con barrancos y canales de avalancha, entre 1.000 y 2.200 metros de altitud.

Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

Desde la segunda mitad del siglo XIX, numerosos cazadores europeos, de España, Francia y Gran Bretaña sobre todo, acudían a cazar ejemplares de bucardo. La rareza de la cabra montés en el mundo en aquel entonces, junto a la hermosa cornamenta que caracterizaba a los machos de estos animales, aumentaron su valor y la caza se convirtió en excesiva; hasta tal punto que en 1900 ya no quedaban ejemplares en la zona francesa, y tan solo quedaban unos 50 en España, una cantidad ya poco viable para la subsistencia de la subespecie.

La declaración de Ordesa como parque nacional en 1918 consiguió que estas cabras duraran más de lo esperado, pero aun así ni este parque, ni la protección estatal que llegó tarde, en 1973, fueron suficientes.

La cría en cautividad y posterior suelta en el medio, que podían haber disminuido las probabilidades de extinción, no llegaron a tomarse hasta 1996, cuando se capturó una hembra que murió poco después en cautividad sin llegar a reproducirse.

La IUCN añade otras amenazas que podrían haber agravado el problema, aunque sin poder asegurarlas, como podrían haber sido su incapacidad de competir con otras especies por la alimentación, algunas infecciones y enfermedades obtenidas a través del ganado doméstico, los problemas de fertilidad y problemas de consanguinidad, y las condiciones climáticas.

peligro

La cabra montés de los Pirineos (Capra pyrenaica pyrenaica), localmente llamada bucardo, puede ser recordada en una triste fecha. El 5 de Enero del 2000 murió el último Bucardo que vivía en el Parque Nacional de Ordesa, España. Esta subespecie de la cabra montés, endémica de los Pirineos (sólo habitaba aquí), ya se sabía que estaba en peligro de extinción desde principios del siglo XX, y la IUCN la consideraba en peligro crítico.

Se considera que junto a la cabra montés portuguesa o Mueyu (Capra pyrenaica lusitánica), es una de las dos subespecies de cabra montés que se ha extinguido directamente por el hombre.

En los años 70 se calculaba que quedaban unos 20 ejemplares, y a principios de los 90 se calculaba que apenas quedaba una docena en el cañón del río Arazas de Ordesa. Todos los esfuerzos para recuperar a la especie desgraciadamente llegaron demasiado tarde.

La IUCN la catalogó como extinta en el 2000, tras la muerte en su hábitat natural cuando un árbol le cayó encima

11. Pato mariana, 2004


extinción

El pato de las Marianas (ngånga' (palao) en chamorro) (Anas poecilorhyncha) es una especie extinta de ave anseriforme de la familia Anatidae que habitaba en las islas Marianas.
Vivía en tres islas del océano Pacífico, pero la pérdida de su hábitat por la sequía, los cultivos y la 2ª Guerra Mundial lo orilló a su extinción. La última pareja murió en cautiverio en Sea World de San Diego en 1981.

12. Cyanerpes, 2004


Animales

La introducción de especies no nativas de Hawaii como cerdos, gatos y ratas, contribuyó a la extinción de esta ave. Aún sigue catalogado como “en peligro de extrinción” pero no se ha encontrado ninguno a pesar de las exhaustivas búsquedas.

13. Delfín baiji, 2006


extinguieron

El baiji, también llamado delfín chino de río, (Lipotes vexillifer) es una especie de cetáceo odontoceto de la familia Iniidae. Es un delfín de río endémico del río Yangtze (China).
Línea de tiempo
1979: China lo declara en peligro de extinción.
1983: La caza del delfín es declarada ilegal.
1986: Quedan 300 individuos.
1989: Se completa la represa Gezhouba.
1990: Quedan 200 individuos.
1994: Empieza la construcción de la Presa de las Tres Gargantas.
1997: Quedan menos de 50 ejemplares (se cuentan sólo 23).
1998: Se encuentran sólo 7 ejemplares.
2003: Empieza a llenarse la citada presa.
2006: No se encuentra ningún individuo, lo cual indica que están "extintos con toda probabilidad".
2007: Se realiza una expedición a lo largo del río para saber cuantos animales quedan. No se encuentra ningún animal, por lo que la especie es declarada completamente extinta. A partir de aquí el gobierno chino tratará de evitar la extinción de la marsopa sin aleta, otro cetáceo que también vive en el río y que se halla en grave peligro de extinción. Sin embargo ese año un baiji fue avistado por un vecino de la provincia china Anhui.

Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

Las causas de la extinción del Lipotes vexillifer son muy diversas, aunque concretamente, el fin de la especie se ha atribuido a la sobrepesca, a la construcción de represas, a la degradación ambiental y a las colisiones de embarcaciones con estos animales.3
La represa de las Tres Gargantas alteró de manera irrecuperable el hábitat de este delfín. Científicos esperaron poder salvarlos trasladándolos a un lago cercano, para luego reintroducirlos nuevamente al río cuando sus oportunidades de supervivencia fuesen mayores. Otras especies que han sido amenazadas por la represa son la grulla siberiana y el pez espátula chino.

14. Foca monje del Caribe, 2008


peligro

La foca monje del Caribe (Monachus tropicalis) es una especie extinta de mamífero pinnípedo de la familia de los fócidos. Propia del mar Caribe
La foca monje del Caribe medía entre 2,20 y 2,40 metros de longitud y pesaba unos 130 kg. Su pelaje era castaño en todo el cuerpo menos en la barriga que era blanco amarillento.
Las crías nacían totalmente negras. Las hembras tenían cuatro glándulas mamarias, en vez de dos como el resto de focas. Los hábitos de reproducción de esta especie son desconocidos, lo único que se sabe es que daban a luz a una cría en torno al mes de diciembre.
Estos animales se alimentaban de peces, cefalópodos y crustáceos y eran muy activos, sobre todo desde el amanecer al crepúsculo. Sus únicos depredadores eran los tiburones caribeños y, más tarde, el hombre.

extinción

Con la llegada de colonos, la foca monje comenzó a ser cazada por su piel, su grasa y también como alimento . Más tarde se generalizó la idea de que esta foca era una amenaza para la conservación de los bancos de peces y se inició una campaña semiorganizada para exterminarla.
Los relatos de avistamientos ocurren esporádicamente, pero varios intentos de encontrar al animal no dieron resultado. Su extinción fue declarada oficialmente en 2008.

15. Zampullín, 2010


Animales

El zampullín del Aloatra (Tachybaptus rufolavatus)es una especie extinta de ave podicipediforme de la familia Podicipedidae endémica de los lagos de Madagascar. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza anunció oficialmente su extinción en 2010.1 2
La última ave de la especie fue vista fue en 1985 y tal vez en 1986 y 1988.
El zampullín era de mediano tamaño y tenía alas pequeñas y, por esto, no conseguia emprender grandes vuelos, viviendo en las inmediaciones del Lago Alaotra, el mayor de Madagascar. La alimentación de la ave era principalmente de peces del lago.

extinguieron

La especie tuvo su declive en el siglo XX y el proceso de extinción fue acelerado con la introducción de especies carnívoras de peces, Micropterus y Ophiocephalus, en los lagos donde vivía, de la pesca predadora con el uso de redes de nailon y competencia con otros pájaros.
Otro factor fue a desforestación, que causa erosión del suelo y prácticas nocivas de la agricultura, que llevó a la sedimentación de los lagos y baja calidad de el agua.
El Lago Alaotra también tuvo otras especies invasoras, como plantas exóticas, mamíferos y peces como la tilapia, que alteró decisivamente el hábitat natural de la especie.
La última especie de ave anunciada como extinta habia sido la Caloenas maculata, en 2008. Desde 1600, se han extinguido.
Este pato vivía solo en Madagascar hasta que la pérdida de su hábitat y su cacería por parte de peces carnívoros no nativos terminaron con él.

16. Rinoceronte negro occidental, 2011


Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

El rinoceronte negro occidental o rinoceronte negro del África occidental (Diceros bicornis longipes) fue la subespecie más rara de rinoceronte negro (Diceros bicornis). Recientemente ha sido considerado como especie extinta por la UICN.2 Estuvo una vez extendido en la sabana del centro-oeste de África, pero la población disminuyó por culpa de la caza furtiva
El rinoceronte negro occidental medía 3-3,8 m de largo, tenía una altura de 1,4-1,7 m y pesaba de 800-1.300 kilogramos.3 Tenían dos cuernos, el primero medía desde 0,5 hasta 1,3 m y el segundo de 2 a 55 cm.3 Como todos los rinocerontes negros, podía ser encontrado en la sabana.

peligro

Fue cazado en gran medida a principios del siglo XX, pero la población aumentó en la década de 1930 después de que fueran tomadas medidas de conservación. En 1980 había una población de varios centenares. La caza furtiva continúa y en 2000 sólo sobrevivieron 10. A principios de 2006 un estudio intensivo del norte de Camerún (el último hábitat de esta especie) no encontró ningún ejemplar, pero los esfuerzos para localizar algún ejemplar continuaron. La caza ilegal, la lucha limitada contra la caza furtiva, la insuficiencia de los tribunales a la hora de dictar sentencias para castigar a los cazadores furtivos y demás razones contribuyeron a la posible desaparición de la especie. No se conoce ningún ejemplar que se esté criando en cautividad. Con la esperanza de que hubiera una pequeña población desconocida, se introdujo como en Peligro Crítico por la UICN, a pesar de que estaba reconocido que la especie pudiera estar ya extinta.Sin embargo, en la actualización de la UICN del 10 de noviembre de 2011, la subespecie fue declarada oficialmente extinta

17. Tortuga de la isla Pinta (Galápagos), 2012

extinción

La tortuga gigante de Pinta (Chelonoidis abingdonii) es una especie extinta que habitó de manera endémica en la isla Pinta de las islas Galápagos, Ecuador. Es una de las diez especies de tortugas gigantes nativas de dicho archipiélago.
Su caparazón tiene la forma de una silla de montar. La parte anterior es más estrecha y comprimida, y levemente elevada, mientras que la parte posterior es más ancha y redondeada. Dada su dieta compuesta por la vegetación alta de la isla, su cuello es alargado y puede elevarse notablemente para alcanzar las ramas más elevadas.
La última tortuga de los Galápagos, George, falleció a sus más de 100 años. Este y otros 16 casos son animales que han quedado extintos a lo largo de la historia humana.
El ejemplar macho conocido como El Solitario Jorge fue el último individuo vivo de esta especie. En 1972 fue encontrado en la isla Pinta por unos cazadores de cabras, y se le puso tal nombre presuntamente por el personaje que interpretara el actor George Gobel. Lo reubicaron en la Estación Científica Charles Darwin, donde Jorge fue encerrado junto con dos hembras de una especie similar (Chelonoidis becki, del volcán Wolf), con la esperanza de que sus genes fuesen retenidos en su descendencia.
Se estima que George nació entre 1903 y 1919 (las Tortugas de Galápagos pueden vivir entre 80 y 130 años o más). Se completó un prolongado esfuerzo para quitar las cabras introducidas en la isla de George, y ya la vegetación de la isla está volviendo a ser lo que era antes. Se esperaba que George tuviera hermanos en la isla Pinta y se les buscó para que la especie persistiera. También era posible un cruce con una especie similar. Se llegó a ofrecer a los parques zoológicos una recompensa de 10 000 dólares por la confirmación de una hembra en isla Pinta.
Durante el año 2008, se descubrió que las hembras que acompañaban al Solitario George habían puesto un total de dieciséis huevos; sin embargo, ninguno resultó ser fértil. En el año 2009, se descubrieron cinco nuevos huevos igualmente infértiles; lo que terminó con las esperanzas de salvar la especie de la extinción total.

Animales


George, la tortuga de los Galápagos, murio a sus más de 100 años de edad. Su muerte representó la extinción de toda una especie. Estos son otros animales que han desaparecido en las últimas 5 décadas.

Anuncios

Comentarios Destacados

@KraiserK +16
muy triste esto, debemos cuidar mas la vida de toda especies del planeta

9 comentarios - Animales que se extinguieron en los últimos 50 años

@KraiserK +16
muy triste esto, debemos cuidar mas la vida de toda especies del planeta
@woeful +4
bueno la mayor parte de los animales que se han extinguido han sido especies que nisiquiera habian sido "descubiertas" lo que quizas lo hace mas triste
@ICE_U
yo recuerdo estas tortugas en el zoologico de mi pais cuando era niño y eran mas grandes

extinguieron
@ZfH30
Yo vivo cerca de un Río y es usual que vea bichos raros. Y estoy seguro que e visto de estos o por lo menos unos muy parecidos.

Animales que se extinguieron en los últimos 50 años
@conkerguti
este es un post q se merece un poco de respeto, pero no faltan los imbéciles que comenten con fútbol... retrasados

buen post men van 10...

la vida es hermosa, que lastima que exista tanta gente desadaptada en el mundo...