El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Ante todo, primero quisiera aclarar que no quiero crear ningún tipo de ánimo en favor o en contra de las religiones. Cada cual es libre de elegir en qué creer o no creer. Aquel que no le guste, puede pasar de largo. Comentarios fuera de lugar serán eliminados.

Lo segundo que quisiera decir es que estos artículos son algunos trabajos de Ariel Alvarez Valdez, un teólogo algo controversial, pero con unas interesantes teorías sobre algunas partes de la Biblia cristiana y su interpretación. Quizás alguien se interese y comente.

Queda aclarar que el mismo teólogo sugiere a aquellas personas sensibles en su fe o con un profundo convencimiento, eviten leerlo para no sentirse ofendidas por ciertas afirmaciones que pueden contradecir lo que uno cree desde pequeño.




¿Por qué algunos evangelios no cuentan la infancia de Jesús?

El primer evangelio, el de Marcos, nada nos dice sobre la infancia de Jesús. ¿Por qué esta ausencia? ¿Y por qué sí nos hablan de ellos Mateo y Lucas, mientras que Juan habla de la preexistencia de la Palabra? Tantas preguntas, merecen un intento de respuesta.

Si abrimos los cuatro evangelios, veremos que comienzan de manera diferente. San Mateo se inicia con la infancia de Jesús. San Marcos, en cambio, con la vida ya adulta del Señor. San Lucas vuelve otra vez a presentar los relatos de la infancia. Y San Juan va más atrás todavía, cuando Jesús vivía en el cielo al lado de su Padre, antes de venir a la tierra. ¿Por qué los evangelistas difieren en su manera de comenzar la historia de Jesús? ¿No todos conocían la vida completa del Maestro? ¿O creyeron que algunos episodios no merecían ser incluidos en sus evangelios?

Para contestar estas preguntas debemos tener en cuenta que la persona de Jesús no fue entendida de golpe sino gradualmente por los primeros cristianos. Y que pasaron muchos años antes de que comprendieran que ese Jesús que había vivido y caminado por Palestina junto a ellos era el Hijo de Dios. Y esto influyó en la manera de empezar a escribir los evangelios.


El muerto que está vivo

Cuando los apóstoles se enteraron de la muerte y la resurrección de Jesús, salieron a predicar esta increíble noticia. Era algo tan extraordinario, tan maravilloso, tan inaudito, que se convirtió en el único mensaje que les importaba comunicar a la gente. De todas las formas posibles buscaban convencer a sus oyentes de este gran prodigio, nunca antes ocurrido, y que ahora Dios había hecho con Jesús.

Sí. Es cierto que ellos habían presenciado otras resurrecciones. La de Lázaro, por ejemplo (Jn 11). O la de la hija de Jairo (Mc 5,21-43). O la del hijo de una pobre viuda en el pueblo de Naím (Lc 7,11-17). Pero todas estas personas, al resucitar, habían vuelto a la tierra. Y después tenían que morir otra vez. En cambio Jesús era la primera persona que había resucitado para no morir nunca más; que había logrado vencer a la muerte para siempre. Era una noticia extraordinaria, muy buena. Por eso la llamaron “evangelio” (que en griego significa “la buena noticia”).

Y esto los llevó a comprender que Jesús se había convertido en Mesías, y que por lo tanto había pasado a ser el Hijo de Dios gracias a su muerte y resurrección. Por ello, lo único que predicaron los cristianos, durante la primera etapa de la vida de la Iglesia, fue que Jesús había muerto y resucitado, y que así se había convertido en Hijo de Dios.

biblia

¿Hijo de Dios desde cuándo?

Esto lo encontramos en el libro de los Hechos de los Apóstoles, que contiene el eco de las antiguas prédicas de los apóstoles. Por ejemplo Pedro, en el sermón pronunciado el día de Pentecostés, decía a la multitud reunida: “Dios ha resucitado a Jesús. Por lo tanto, sepan con certeza que Dios lo ha convertido en Señor y Mesías a este Jesús a quien ustedes han crucificado” (Hch 2,32.36). Y ante las autoridades judías, a donde fueron llevados los apóstoles por anunciar el Evangelio, Pedro explica: “Dios ha resucitado a Jesús, y lo ha exaltado con su poder para convertirlo en Guía y Salvador” (Hch 5,30-31).

San Pablo explica a los judíos que, cuando Dios resucitó a Jesús, se cumplió una profecía que decía: “Hijo mío eres tú, pues yo te engendré hoy” (Hch 13,32-33). También en las cartas de Pablo, que son los escritos más antiguos del Nuevo Testamento, hallamos la misma idea. A los romanos les escribía: “Su Hijo nació de la familia de David humanamente hablando; pero fue hecho Hijo de Dios por el Espíritu
Santo gracias a su resurrección” (1,3-4). Y a los filipenses: “Jesús se humilló hasta la muerte, y muerte de cruz. Por eso Dios lo elevó sobre todo y le concedió un título (el de Señor), que está por encima de todos” (2,8-9).


El nacimiento de la pasión

Los primeros cristianos, pues, predicaban que recién en la resurrección Jesús pudo alcanzar la gloria de Hijo de Dios que no tuvo durante su vida. Así hallaron respuesta a por qué su actividad y su ministerio en la tierra habían sido tan humildes: porque Dios le reservaba sólo para después de su muerte un lugar glorioso y un título divino. Por lo tanto, cuando los cristianos quisieron poner por escrito algo de la vida de Jesús, lo único que les pareció importante escribir fueron los detalles de su muerte y su resurrección.

Así, nacieron los relatos de la pasión del Señor: el prendimiento, la flagelación, las humillaciones de los soldados, las negaciones de su amigo Pedro, la coronación de espinas, el juicio ante el gobernador Pilato, la crucifixión, las burlas de la gente, las horas de terrible agonía, su muerte como un delincuente, y finalmente la triunfante resurrección.

De los evangelios, pues, lo primero que se escribió fue lo último; es decir, la sección conocida con el nombre de los “Relatos de la pasión”.

infancia

Saber más sobre el Maestro

Pero a medida que pasaban los años la Iglesia entró en una segunda etapa. Los que se habían convertido al cristianismo ya no se contentaban con saber cómo había muerto y resucitado Jesús. En sus reuniones buscaban conocer un poco más sobre su persona: qué cosas había hecho, qué mensaje había enseñado, en dónde había vivido, cómo fue su vida.

Entonces empezaron a redactarse algunas colecciones de sus frases más famosas, sus dichos más recordados, sus parábolas, sus milagros más espectaculares. Y en forma de hojitas sueltas eran empleadas para la catequesis de los cristianos que querían profundizar un poco más la doctrina del Maestro.

Con esta información a mano, y con la ayuda del Espíritu Santo, los cristianos fueron profundizando el misterio de la persona de Jesús. Comprendieron que Él no podía haber enseñado verdades tan sublimes si en esa época no era ya el Mesías. Y descubrieron, así, que Jesús era el Mesías y el Hijo de Dios no a partir de la resurrección, sino desde antes: desde su vida pública. Que Dios lo había nombrado su
Hijo cuando Jesús salió a predicar. La resurrección no hizo más que manifestar públicamente lo que ya sucedía en Jesús desde que fuera bautizado por Juan.


Un Hijo en secreto

Ese material de parábolas, dichos y milagros, se volvió tan importante como el de la pasión. Y entonces un escritor, a quien llamamos Marcos, decidió juntarlo a los relatos de la pasión, y así nació el primer evangelio.

Como Marcos tenía este nuevo enfoque, es decir, que Jesús era Hijo de Dios ya en el momento del bautismo, y no sólo al resucitar, empezó su evangelio diciendo que cuando Jesús se bautizó una voz del cielo dijo: “Tú eres mi Hijo amado” (Mc 1,9-11).

De esta forma quedaba claro a los lectores que Dios lo reconocía a Jesús como su Hijo ya en ese momento. Pero, según Marcos, los discípulos jamás se dieron cuenta de esto, ni tampoco las demás personas. Y Él no se preocupó de revelarlo abiertamente a nadie porque no habrían sido capaces de entenderlo.

Por eso, si bien el evangelio de Marcos afirma que Jesús es Hijo de Dios desde el día de su bautismo, nunca nadie lo reconoce así públicamente. Sólo en el momento de su muerte, el secreto es descubierto por un centurión romano que estaba al pie de la cruz, y que al verlo morir exclama: “Verdaderamente éste era Hijo de Dios” (Mc 15,39). Y nadie más.


Infancia interesante

Unos años más tarde la reflexión de la Iglesia entró en una tercera etapa. Porque los cristianos, que amaban y seguían fervientemente a Jesús, querían saber más todavía sobre su vida: quiénes fueron sus antepasados, en dónde había nacido, dónde se había criado. Y en esta búsqueda de información fueron apareciendo nuevos relatos, que narraban los hechos de la infancia del Señor. Y en la meditación de estos relatos, los primeros cristianos hicieron un nuevo descubrimiento: que Jesús era hijo de Dios no en
el momento del bautismo sino ya en su infancia; más aún, en el momento mismo de su concepción; cuando su madre la Virgen María lo engendró, ya era el Hijo de Dios.

Al aceptarse esta nueva idea, los relatos de la niñez de Jesús también pasaron a ser importantes, y empezaron a ponerse por escrito. Nacieron, así, los relatos de la infancia, en los cuales ya se dice expresamente que Jesús es Hijo de Dios. Por ejemplo, se cuenta que al poco de nacer el niño Jesús, su familia tiene que huir a Egipto, para que se cumpliera la profecía que anunciaba: “De Egipto llamé a mi Hijo” (Mt 2,15). Y cuando en la anunciación el ángel le comunica a María su embarazo divino, le dice dos veces que el niño que va a nacer será llamado Hijo de Dios (Lc 1,32.35).

Por eso cuando, poco después, escribieron sus obras Mateo y Lucas, en vez de comenzar sus evangelios con el bautismo de Jesús (como Marcos) resolvieron incluir este nuevo material de la infancia del Señor.

Evangelios

Descubierto en la tormenta

Los evangelios de Mateo y Lucas, pues, como contaban que Jesús era Hijo de Dios desde su nacimiento, no podían decir que en su vida pública nadie lo sabía (como decía Marcos). Por eso retocan algunos de sus pasajes a fin de afirmar que su filiación divina era conocida ya por sus discípulos. Así, después de que Jesús camina sobre las aguas dice Mateo que todos los discípulos arrodillados le dicen: “Verdaderamente tú eres Hijo de Dios” (Mt 14,33).

Y cuando Jesús pregunta a sus discípulos qué opinan de él, Pedro le contesta: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo” (Mt 16,16). Y cuando muere Jesús, en vez de decir, como Marcos, que sólo el centurión romano lo reconoce, dice que todos los guardias que estaban con él, confiesan a coro “Verdaderamente éste era Hijo de Dios” (Mt 27,54).

Lucas, por su parte, dice que Jesús mismo se encargó de revelar a sus discípulos que él era el Hijo de Dios al decirles: “Mi Padre me ha entregado todas las cosas. Nadie sabe quién es el Hijo sino el Padre; y nadie sabe quién es el Padre sino el Hijo, y aquéllos a quienes el Hijo quiera contárselo” (Lc 10,22).


Allá arriba, y desde siempre.

Fueron pasando los años, y cerca ya del final del primer siglo la Iglesia entró en la cuarta y última etapa de su reflexión sobre este tema. Los cristianos, remontándose más atrás aún del nacimiento de Jesús, llegaron a una nueva conclusión: que Jesús era Hijo de Dios mucho antes de nacer. Mejor dicho, que desde siempre había sido Hijo de Dios. Que nunca había “empezado” a ser Hijo de Dios, sino que lo fue desde toda la eternidad. Jesús no comenzó a existir cuando María quedó embarazada, sino que
“pre-existía” desde antes de la creación del mundo, en el cielo, junto a Dios.

En esta época escribió su evangelio Juan. Y él también comenzó, igual que los otros tres, desde el bautismo de Jesús. Pero luego se dio cuenta de que quedaría más completo si añadía esta nueva idea. Y por eso, en vez de poner los relatos de la infancia como Mateo y Lucas, se fue más atrás todavía y añadió, a manera de prólogo, un hermoso himno que cantaban los cristianos en sus reuniones litúrgicas sobre la
preexistencia de Jesús, y que empezaba así: “En el principio ya existía la Palabra; y la Palabra estaba con Dios; y la Palabra era Dios” (Jn 1,1).

jesús

Un libro al revés

Hoy, cuando leemos los evangelios, empezamos por la infancia de Jesús, seguimos con su vida pública y terminamos con su muerte y resurrección. Sin embargo fueron escritos al revés. Primero se compuso su muerte y resurrección, luego su vida pública, y finalmente su infancia. Esta composición inversa obedece a la comprensión gradual que los primeros cristianos tuvieron sobre Jesús como Hijo de Dios.

En un primer período, la resurrección de Jesús fue el único dato de su vida digno de mencionarse, el único “evangelio”. Por eso las cartas de Pablo y los Hechos de los Apóstoles nunca cuentan ningún hecho histórico de la vida de Jesús, fuera de su muerte y resurrección. Los episodios anteriores no tenían mayor valor ni merecían ser contados, pues se pensaba que él todavía no era Hijo de Dios.

Cuando los cristianos reflexionaron más tarde sobre la identidad de Jesús, y entendieron que era Hijo de Dios ya durante su ministerio, no hubo dificultad en recopilar toda la información sobre su vida pública, sus dichos y sus milagros. Entonces la vida pública de Jesús cobró también importancia, entró en la categoría de “evangelio”, y fue incluida en la obra que compuso Marcos.


Costó trabajo, pero se aclaró

Tiempo después la cristología siguió progresando. Se comprendió que Jesús era Hijo de Dios desde su misma concepción, y así los relatos de la infancia también pasaron a ser importantes y pudieron ser añadidos como “evangelios” en los escritos posteriores de Mateo y Lucas. Finalmente, con la iluminación del Espíritu Santo, se supo de la preexistencia de Jesús como Hijo de Dios, desde antes de su nacimiento. Y entonces el cuarto evangelio incluyó la novedad, en el himno de su prólogo.

Los primeros cristianos no entendieron de golpe quién era en realidad Jesús. Lo fueron descubriendo de a poco, con esfuerzo, reflexión y oración. La persona de Jesús era tan misteriosa, tan inconcebible, tan fuera de toda lógica, que llevó muchos años convencerse de que ese Jesús que había comido con ellos, caminado por sus plazas, entrado y dormido en sus casas, a quien habían visto y tocado, era nada menos que Dios en persona que los había visitado en la tierra.

Hoy también nos cuesta creer que Jesús siga vivo entre nosotros. Que continúe paseando en medio de nuestras calles y asista a nuestras reuniones. Porque la persona de Jesús, en parte, sigue siendo desconocida para muchos creyentes. Por eso debemos hacer el mismo esfuerzo de aquellos primeros cristianos, y poco a poco entender quién es este Jesús que pasó por la tierra y que sigue aún vivo de una manera misteriosa. Sólo así, gradualmente, como los evangelistas, podremos saber qué quiere de nosotros hoy, ahora, que lo estamos conociendo mejor.

ariel alvarez valdes

Autor: Ariel Alvarez Valdés

También podés visitar:

* ¿Es posible demostrar la existencia de Jesús?
* ¿Qué hizo Jesús durante su vida oculta?
* ¿Fue Jesús desobediente a los 12 años?
* ¿No había lugar en la posada para María?
* ¿Cuántos fueron los Santos Inocentes asesinados?
* ¿Nació Jesús un 25 de diciembre?
* ¿El relato de los Reyes Magos es real?
* ¿Dónde nació Jesús?
* La estrella de Belén, ¿era una estrella?

Comentarios Destacados

belegarcofirme +13
est_cap
@belegarcofirme Entiendo tu punto, es racional. Pero no estamos hablando de cosas racionales al nivel de la mente finita del hombre, hablamos de cosas diferentes. Insisto, entiendo lo que querés decir, pero no lo creo así. No se si enchastro más la idea, pero vos lo ves creyendo que lo ves desde "afuera", cuando estamos hablando de algo que no tiene ni adentro ni afuera... no encuentor una forma mejor de expresarlo, disculpa jaja. Pero no dejan de ser interesantes en el marco del respeto esto
belegarcofirme +1
@est_cap amigo son dos puntos de vistas diferentes como decis vos yo lo veo de forma racional y vos de forma abstracta nunca vamos a llegar a un acuerdo mejor ya no comento mas jejej es armar mas polemica al vicio
masmorsa
@mademan No insinúo que seas intolerante para nada, sino que te explicaba lo que hacía yo para fomentarla. Y sobre la "idea teológica" del pecado original no lo digo yo como verdad absoluta, sino que forma parte de la doctrina de la Iglesia Católica. Yo coincido con el pensamiento, no solo como católico, sino como opinión personal. Mis disculpas si no supe hacerme entender. Gracias por comentar!

18 comentarios -

Yamabushi -16
Porque no esistió.
dalofe +17
obviamente no "esistió" pero talvez si existió
Yamabushi -15
@dalofe era tan boludo que no se daba cuenta de que fue intencional.
afi336
@Yamabushi si pudo haber existido, pero de ahí a que fuera el hijo de dios esta otra cosa....
don_entrerriano +3
dicen que los ateos se hacen los chistosos, pero cuando se esta cayendo el avion estan rogandole a dios
chimangolatino +4
suena mas a un argumento en contra de la caida de los aviones que en contra del ateismo...
jcvalucard -1
Claro cuando las cosas estan perdidas se cae en la idea de seres superiores, lo mismo diera si grito salvame superman
belegarcofirme +13
est_cap
@belegarcofirme Entiendo tu punto, es racional. Pero no estamos hablando de cosas racionales al nivel de la mente finita del hombre, hablamos de cosas diferentes. Insisto, entiendo lo que querés decir, pero no lo creo así. No se si enchastro más la idea, pero vos lo ves creyendo que lo ves desde "afuera", cuando estamos hablando de algo que no tiene ni adentro ni afuera... no encuentor una forma mejor de expresarlo, disculpa jaja. Pero no dejan de ser interesantes en el marco del respeto esto
belegarcofirme +1
@est_cap amigo son dos puntos de vistas diferentes como decis vos yo lo veo de forma racional y vos de forma abstracta nunca vamos a llegar a un acuerdo mejor ya no comento mas jejej es armar mas polemica al vicio
masmorsa
@mademan No insinúo que seas intolerante para nada, sino que te explicaba lo que hacía yo para fomentarla. Y sobre la "idea teológica" del pecado original no lo digo yo como verdad absoluta, sino que forma parte de la doctrina de la Iglesia Católica. Yo coincido con el pensamiento, no solo como católico, sino como opinión personal. Mis disculpas si no supe hacerme entender. Gracias por comentar!
KAOS34567 +7
Evangelios
jcvalucard +3
De hecho naces ateo si tus padres no te influyen no tuvieras religion
pikinet +2
Dios no juzga ni condena a nadie, El acompaña a todas las almas permanentemente, porque somos parte de El. La Biblia tiene mas de dos mil años. ¿se imaginan jugar al telefono descompuesto por 2000 años?
est_cap +3
La verdad pensé que iba a ser mucho más controversial por el título . Lo que sí no veo fuentes (referencias históricas o cosas así) para fundamentar lo de las "etapas de la iglesia" ni los años que el autor cree que fue pasando cada etapa, si las encontraras sería copado que lo agregues.
Yo personalmente creo que la Biblia (aclaro, soy "protestante" es Palabra de Dios dada a los hombres mediante inspiración de cada uno de sus autores. Sin error en el original, y con exactamente, ni más ni menos, de lo que Dios quiso revelar a la humanidad, por lo que decís del boca a boca puede ser, pero que Dios estuvo guiando a cada uno de los autores para que Su Palabra llegara a estos días, y a muchos mas en los años venideros. Personalmente no creo en la divinidad del papa, ni como intercesor entre los hombres y Dios, o hombres y Jesús, o hombres y la virgen María. Tampoco creo en la elevación de María, (aunque reconozco que Dios la eligió a ella, como eligió a Moisés, como eligió a Abrahm... no dignos de adoración sino de respeto). Y que el único mediador entre os hombres y Dios, es Jesús (Juan 14:6)
Interesante post, Saludos!
masmorsa
Agradezco tu comentario. En cuanto a las fuentes, tendría que ahondar un poco más en los estudios del autor del artículo, seguramente los tiene. De cualquier manera, no estás falto de razón. Gracias por comentar!
conkreto
Quieren saber realmente la verdad, lean URANTIA.
Taringera980 +1
que pregunta PELOTUDA

los Evangelios fueron escritos por los discípulos, por tanto lo que ellos contegan de la infancia de Jesus es porque se los transmitió Jesus u otras personas

los apostoles no conocian a Jesus de chico



PD: esta respuesta es parte de mi conocimiento general, porque sepa esto no quiere decir que crea en dichos evangelios, ni tampoco descrea
masmorsa
No creo que la pregunta sea taaan pelotuda. Me parece más interesante el artículo en cuanto información sobre la creación de los Evangelios. Igualmente, son puntos de vista nomás. Gracias por comentar!
roliston3 -2
ESTO ES MAS SIMPLE DE LOQ PARECE , DIOS, ALA, BUDA, JEBUS, GHANEISHA, Y TODOS LOS DIOSES SANTOS Y COSAS ESAS SON INVENCION DEL HOMBRE PORQ NECESITAMOS CREER Q TENEMOS UN PROPOSITO EN ESTA MISERA VIDA, asiq no me venga con infancia de jesus jajaj por
"DIOS" no soy ni ateo ni creyente SOLO SOY REALISTA , eso si soy conciente que necesito creer en algo superior pero capas q la teoria de los grises o los anunakis es mas creible y esta muy ligada a la de todos los dioses humanos asiq solo investiguen y no dejen q usen su cerebrito como lo han estado haciendo durante tantos siglos,
BlackSaturno
@roliston3 COSAS ESAS SON INVENCION DEL HOMBRE PORQ NECESITAMOS CREER Q TENEMOS UN PROPOSITO EN ESTA MISERA VIDA de onda, deberias repasar lo que escribis o tal vez escribis sin pensarlo y despues queda y ya fue, en todo caso todo bien, respeto tu opinion
roliston3 +1
@BlackSaturno haber parece q sos medio DURITO esa frase engloba toda la humanidad al decir HOMBRE , todos entendemos q la familia el amor los perros y cosas asi te dan algo de sentido a tu existencia, pero TODOS ABSOLUTAMENTE TODOS nos preguntamos q mas sigue, porq existimos para que y todas esas cosas "cachas" bueno eso tratamos de encontrar en RELIGIONES CREENCIAS etc etc etc y al decir MISERA lo DIGO MUNDIALMENTEEEEEEEEEEEE mia todos los desastres de la humanidad ,guerras delincuencia ,et
BlackSaturno
@roliston3 La verdad es que, nadie sabe que viene despues de esto... yo imagino que la vida es solamente una transicion, asi como cuando tus padres te engendran y estas 9 meses en la panza de tu mama, eso es una transicion, luego naces y vives, tenes experiencias en la vida, miles! y al final de tus dias(Sin contar que hasta el ultimo dia de tu vida, vas a encontrarte con algo que, quiza, no conocias y que te puede llegar a soprender) son esas experiencias y la clase de ser humano que fuiste, lo
Bundy +1
gracias por compartir, muy linda la ultima parte del post, ahi creo que se encuentra una enseñanza, dejando de lado cualquier religion existente o creencia, todos podemos sentir lo que se expresa en los textos, simplemente hay que sentirlo asi.

abrazos
masmorsa +1
Si tengo que ser fiel a mi modo de vida actual, soy muy poco practicante. Sin embargo, me gusta vivir "amando al prójimo como a mí mismo". Creo que a eso se reducen los mandamientos. Respeto y tolerancia. Gracias por comentar!
Bundy +1
podremos saber qué quiere de nosotros hoy, ahora, que lo estamos conociendo mejor.

la mejor forma de saber que quiere, es conocernos a nosotros mismos, y sentir que es lo que realmente queremos.
nycolay

link: http://www.youtube.com/watch?v=bbfHxIIh-fU
MustaineOficial -2
Mira mamá, soy ateo y por lo tanto, dueño absoluto de la verdad, y pongo imágenes con argumentos ad hominem.
belegarcofirme
ajja mira mama un gil creyente q dice q una serpiente q habla es completamente logico
joaadriano +1
Pensé que iba a ser mas controvertido pero no. En fin, buen post, como dijo alguien por ahí creo que la iglesia a jugado mucho al telefono descompuesto y se distrosiono increiblemente el mensaje de Jesus, la iglesia catolica por ejemplo tiene muchos institutos No biblicos, al igual que los Adventistas que tienen otros libros que hasta contradicen la biblia. La gente cree necesariamente que Dios (si existe) tiene que ser bueno, yo creo lo contrario, si yo fuera Dios, sería bueno si se me antoja, y si quiero ser malo, lo soy, quien me va a decir algo?. Dios es Dios, si quiere rompe las reglas , si no quiere no las rompe. Dios creó el mal, Dios creó a Lucifer, luego devenido en Satanas, y un monton de cosas más que la gente debe saber para que no diga argumentos pelotudos del tipo "Dios creo a Satanas por eso no existe". En fin, de esto hay mucho que decir. Abrazos!
masmorsa +1
De los comentarios más adultos que leí... Gracias por compartir tu opinión sin bardear!!!
aloneibreak
por que es una obra de arte cualquiera, y no hay necesidad de repetir la infancia de jesus en TODOS los evangelios. -.-

pd: soy agnostico
comentaristaduro +2
Depende de la biblia que leas...la biblia católica o la protestante. Si bien se basan en lo mismo, hay cosas que difieren o interpretan diferente. Además, lo importante de la vida de Jesús pasó en la época adulta. Supongo que Jesús en su niñez era igual que cualquier niño...salvo por lo que dice la biblia que se ponía a debatir con los eruditos.
masmorsa +1
Lo que sí me parece importante, y que muchas pasan por alto, es el mensaje que dejó. No me importa tanto qué es lo que vivió, sino el ejemplo que dejó. Lo demás puede considerarse fábula o hecho real, dependiendo el punto de vista de cada uno. Gracias @comentaristaduro !