El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Problemas ambientales Regionales

Anuncios

La preocupación por los problemas ambientales transfronterizos a nivel internacional, quedó reflejada en la CNUMAD/92 (Río 92), en su Principio 19: "Los Estados deberán proporcionar la información pertinente, y notificar previamente y en forma oportuna, a los Estados que posiblemente resulten afectados por actividades que puedan tener considerables efectos ambientales transfronterizos adversos, y deberán celebrar consultas con esos Estados en una fecha temprana de buena fe".
La Argentina comparte recursos naturales con sus países limítrofes, lo que genera también problemas ambientales compartidos. Se entiende por recursos compartidos aquellos cuya ubicación no sigue las fronteras nacionales y por lo tanto frecuentemente se transforman en fuentes potenciales de disputa.
Los más importantes son las cuencas compartidas de la vertiente atlántica y de la vertiente pacífica, y los recursos bióticos. (A pesar que la vertiente del Pacífico es de pequeña envergadura, incluye al Río Futaleufú, que se continúa de la represa del mismo nombre, cuyas características -especialmente su llenado sin extracción de los bosques a inundar, con la consecuente argumentación de adulteración de las características del agua- fueron utilizadas en su oportunidad como argumento por Brasil para no considerar adecuadamente los reclamos de la Argentina por la represa de Itaipú, sobre el Paraná).
Los procesos transfronterizos de origen antrópico que más problemas generan en nuestro país, son las inundaciones en la cuenca del Plata y los incendios en la cordillera limítrofe con Chile. También están los problemas generados en el sistema de represamiento encadenado.

Problema Causa Consecuencias
Cuencas hídricas
-Incremento de las Inundaciones.
-Erosión hídrica.
-Recepción de residuos contaminantes.
-Falta de convenios bilaterales y/o regionales de manejo y planificación de las cuencas tomando en consideración la gestión integrada de aguas y tierras, la construcción de represas, los cambios en el uso de la tierra (deforestación, expansión agrícola, industrialización, urbanización), con las consecuentes variaciones del ciclo hidrológico, así como la erosión del suelo. -Incremento de las consecuencias desastrosas de las inundaciones en zonas rurales y urbanas.
-Disminución de la vida útil de represas y vías navegables, y/o incremento de los costos de mantenimiento.
-Contaminación hídrica.
-Situaciones conflictivas y subutilización de recursos.
Recursos bióticos.
-Explotación inadecuada simétrica y asimétrica de los recursos.

-Incendios. -Falta de concertación en las políticas de manejo del recurso.

-Falta de convenios de acciones coordinadas. -Disputas bilaterales.
-Sobre utilización o subutilización de los recursos.

-Imposibilidad de control cuando pasan la frontera, grandes pérdidas.



Los problemas ambientales de la Patagonia


La desertificación


La desertificación es un fenómeno complejo que involucra un conjunto de procesos asociados al deterioro de ambientes áridos, semiáridos y subhúmedos. Tal deterioro involucra la extinción local de especies, la erosión del suelo, la modificación de la estructura de la vegetación y la disminución de la productividad biológica del ecosistema. Todos estos procesos pueden ocurrir espontáneamente debido a la acción de agentes naturales y/o a la dinámica interna del ecosistema.
Sin embargo, sólo se hablará de desertificación cuando los cambios tienen lugar por acción del hombre. La desertificación debe diferenciarse con claridad de la aridez.
Esta última hace referencia a una condición ambiental promedio, mientras que la desertificación corresponde a un proceso de cambio direccional con una clara dimensión temporal. La aridez está determinada climáticamente y, como se señalaba anteriormente, se describe a partir de la relación entre la “demanda” de agua promedio anual de la atmósfera (la evapotranspiración potencial) y la “oferta” de agua promedio (la precipitación anual). El deterioro de los recursos como el agua, el suelo y la vegetación asociado al fenómeno de desertificación modifica, a corto y largo plazo, la capacidad del ecosistema para proveer servicios ecológicos tales como el mantenimiento de la biodiversidad, la moderación de fenómenos meteorológicos y de sus efectos, la purificación del agua y del aire, la formación del suelo, la regulación de la composición atmosférica, el ciclado de nutrientes y materiales, la recreación, el estímulo intelectual y el control de la erosión, entre otros.



La Estepa de la Patagonia es un importante hábitat para muchas especies en peligro de extinción. La mayor parte está tendiendo hacia la desertificación debido al pastoreo sin control, mostrando muchas zonas una grave erosión.
Las alteraciones más importantes del ambiente patagónico llevadas a cabo por el hombre comenzaron hace menos de un siglo y, en la actualidad, cubren toda la región.
Casi la totalidad del territorio está en manos privadas (menos del 1% es propiedad del Estado) y dedicada a actividades ganaderas, en su gran mayoría.
Si bien hay algunas iniciativas privadas tendientes a promover usos sustentables de los recursos o la conservación de especies y hábitat, las regulaciones ambientales en propiedades privadas son de difícil implementación.
El principal problema ecológico de esta región patagónica lo constituye el avance de la desertificación, este fenómeno reconoce como causas principales: sobrecarga animal, excesivo pastoreo, tala indiscriminada de arbustos para leña entre otros usos no sostenidos de los recursos.
La Patagonia argentina y chilena comparten una geografía austral con bastantes grados de similitud, donde la mayoría de las condiciones climáticas y ambientales son muchas veces compartidas por ambos países. Asimismo son compartidos muchos de los problemas ambientales.
La presencia de especies invasoras, introducidas para explotación comercial como los castores desbastando el bosque nativo ya que no tiene depredadores que controlen su población.
Los Visones al igual que los castores, se introdujeron para explotarlos comercialmente por su piel, pero ahora estos carnívoros están esparcidos por la región y viven en estado silvestre. Ellos se comen los huevos de especies de pájaros endémicos hasta el punto donde los pudieran poner en peligro de extinción.
La región carece de sistemas apropiados para disponer de los residuos sólidos domiciliarios. Los residuos industriales  son mayormente orgánicos, si consideramos que las principales industrias están compuestas por los frigoríficos, que procesan la carne tanto del ganado ovino como del vacuno, y las pesqueras, que procesan los productos extraídos del mar.
En la región no hay todavía programas de reciclaje integrados. No existen aún iniciativas importantes para el reciclaje coordinado del papel, vidrio, plásticos, neumáticos, residuos orgánicos, etc. Actualmente en la región sólo hay mercado para la chatarra metálica que no cuentan con centros de acopio debidamente autorizados.
Los vertederos no son los únicos lugares donde se dispone de la basura. En general, existen muchos sitios ilegales, generalmente localizados cerca de la costa, donde la gente abandona chatarra, o bota basura en general.
El cambio climático en la Patagonia trae dos tipos de alertas. Primero, una mirada preocupante, ya que casi toda la variedad de situaciones ambientales críticas de origen local van a ser afectadas, ya sea por el aumento del nivel del mar, el aumento de la temperatura del mar, el aumento de la temperatura del aire, cambio en los patrones de vientos y lluvias.
Segundo, una mirada de esperanza, ya que todos estos problemas de origen local tienen soluciones locales, en la medida que los gobiernos de Chile y Argentina se comprometan con la Patagonia, y a su vez, ésta se comprometa con gestionar soluciones.



PROBLEMAS AMBIENTALES EN LA REGION PAMPEANA
Los argentinos, despreocupados merced a la aparente riqueza de nuestras tierra y la inagotabilidad de sus recursos naturales, no hemos sido previsores ni reflexivos en cuanto al aprovechamiento de la naturaleza. Un caso notable es el que nos compete directamente a nosotros, habitantes de la región geográfica conocida como Pampa Deprimida, localizada en el centro de la provincia de Buenos Aires. La ocurrencia de sequías e inundaciones dificulta el trabajo agropecuario, ya que las tierras deben ser sometidas a tratamientos para mejorar el drenaje o estarán expuestas a la alternancia de esos procesos. 

La actividad económica dominante es la ganadería de cría; es decir, la producción de terneros para consumo o engorde fuera del espacio regional.

Para solucionar esta problemática en nuestro país, se ha pensado poco, se ha actuado poco, se ha acertado poco...A partir de la modificación antrópica del sistema natural sin que existiera un conocimiento científico cabal se produce un deterioro ambiental de esa zona, ya que se realizaron obras de gran hidráulica que interfirieron notablemente en el escurrimiento natural de la región. 

Las inundaciones son fenómenos recurrentes, dinámicos y complejos cuyo factor de impulso es la precipitación pero que, en sentido estricto dependen del balance hídrico entre la precipitación y los demás procesos hídricos. En esta región el factor de impulso se desencadena cuando se producen las llamadas tormentas concentradas y en pulsos (de mas de 200 mm en dos o tres días). 

Las sequías se caracterizan por la carencia de ese factor de impulso, a causa de valores de temperatura que hacen que la evapotranspiración de ese momento sea alta por falta de agua. Son fenómenos complejos, estáticos y no tan bien definidos como las inundaciones, pero ambos son alternantes y su solución deberá ser conjunta e integrada (Duran, 1987). 

En relación al cambio climático, los estudio realizados por el profesor Roberto Álvarez de la UBA y expuestos a la revista Magazine Semanal aseguran que...¨ a mediados del siglo que viene la temperatura de la región pampeana, que actualmente registra una media de 16 grados, aumentará entre cuatro y cinco grados ¨. Pero las preocupaciones del científico van mas allá de las vicisitudes climáticas del ciudadano medio, y al exponer los resultados de su trabajo sobre los efectos de los cambios climáticos en la producción agropecuaria, en un congreso realizado en La Pampa, expuso: ¨ Las investigaciones que lleve a cabo sobre cultivo de trigo y maíz demuestran que un aumento de la temperatura de cuatro a cinco grados provocaría una caída del 6% del rendimiento agropecuario ¨ 

En la Argentina, el agro aporta cerca de 11 mil millones de dólares al producto bruto interno. Por lo tanto, los cambios climáticos pueden ocasionar una perdida de 600 millones de dólares a la economía nacional, con el consecuente efecto negativo sobre nuestra economía local que depende de esta actividad para funcionar.

0 comentarios - Problemas ambientales Regionales