El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Demasiados diputados analógicos (no entienden qué pasa en el

Anuncios

BIEN FELIPE SOLÁ Y EL FRENTE RENOVADOR

Demasiados diputados analógicos (no entienden qué pasa en el mundo) y pocos digitales




No sólo el Frente para la Victoria se masturba mirándose el ombligo. Hay otros legisladores de bloques que se dicen opositores y que tienen similar fascinación. No entienden el mundo digital, caren de comprensión sobre los tiempos que ya se viven, y no se encuentran a la altura de los desafíos, evidentemente. Por suerte, no son todos. Hay algunas excepciones que permiten mantener la esperanza de que algo puede cambiar para bien en la Argentina. Pero, en definitiva, la Cámara de Diputados de la Nación aprobó, con 176 analógicos votos, una de las mayores torpezas en la historia reciente de los medios de comunicación de la Argentina. Ellos aprobaron modificar la Ley N°23.349, de impuesto al valor agregado, sobre las alícuotas que gravan las ventas, locaciones e importaciones, así como la locación de espacios publicitarios, en diarios, revistas y publicaciones periódicas; y excluyeron (expresamente, con alevosía) a la prensa digital, con la excepción del bloque del Frente Renovador (los 12 votos que se abstuvieron), toda una esperanza si se miran las encuestas de intención de voto. Sin duda que la prensa digital de todo el país debería leer con interés lo ocurrido y tomar nota de los acontecimientos. Es hora de que la prensa digital comience a madurar porque tiene una responsabilidad y capacidad de fuego creciente, y quienes no lo comprendan deberán atenerse a las consecuencias.


03/07/2014|20:35



Demasiados diputados analógicos (no entienden qué pasa en el
 
"(...) Felipe Solá: Señor presidente: nuestro bloque se va a abstener en defensa de la injusticia que se va a cometer con los medios digitales chicos, que quedarán en desigualdad de condiciones frente a los medios de papel. (...)"


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). En la sesión legislativa del miércoles 02/07 hicieron uso de la palabra los diputados nacionales Roberto José Feletti (Ciudad de Buenos Aires-Frente para la Victoria), Fernando Sánchez (Ciudad de Buenos Aires - Coalición Cívica/UNEN), Mónica Edith Gutiérrez (Córdoba-Frente para la Victoria), José Manuel Cano (Tucumán-UCR), Felipe Solá (Buenos Aires-Frente Renovador), Patricia Bullrich (Ciudad de Buenos Aires-Union PRO), Francisco Omar Plaini (Buenos Aires-Cultura, Educación y Trabajo), Néstor Antonio Pitrola (Buenos Aires-Frente de Izquierda y de los Trabajadores), Carlos Raimundi (Buenos Aires-Frente Nuevo Encuentro), y Carlos Salomon Heller (Ciudad de Buenos Aires-Frente Nuevo Encuentro).
 
El diputado Feletti había dialogado, durante los días anteriores, con algunos representantes de la prensa digital, a quienes había brindado su conformidad para incluirlos en el beneficio que se le concedería a la prensa gráfica pyme. Pero más tarde se retractó: evidentemente Feletti no entiende de qué trata la generación de contenidos. Entonces, si tuvo o no buena voluntad es una cuestión trivial porque o es un ignorante o actuó de mala fe. Porque suponer que o Infobae o La Política Online o Urgente24 pueden confundirse con Google es una aberración conceptual. Google no genera contenidos, solamente toma por RSS los contenidos de terceros que aceptan cederle sus contenidos, ¿cómo Feletti va a cometer semejante confusión? Es el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja...
 
En su discurso, Feletti dijo: 
 
"(...) Por el otro lado, sabemos que hoy una parte importante de la comunicación mediática abarca también a medios digitales. No están comprendidos en esta modificación de ley, pero sí es voluntad –y esto lo hemos conversado en el bloque y con miembros de la Comisión de Libertad de Expresión-, dado que se trata de una actividad novedosa, poder incorporarlos a futuro al beneficio fiscal, a partir de un estudio adecuado del sector. Hay bastantes dudas entre diferenciar portales de noticias y buscadores, para no beneficiarlos indebidamente. (...)".
 
La diputada Gutiérrez, quien preside la Comisión por la Libertad de Expresión, sabía que tenía una deuda moral con la prensa digital porque ella le había comprometido su apoyo. Gutiérrez proviene del periodismo, y expresó a varios representantes de la prensa digital que compartía el punto de vista, pero la orden de la Casa Rosada fue más tarde votar sin cambios el proyecto gubernamental.
 
Para cumplir con la prensa digital, Gutiérrez decidió mencionar el tema y asumir un compromiso. Bien por Gutiérrez aunque, en sus propias palabras ella justificó un tratamiento diferenciado cuando lo que reclama la prensa digital es el reconocimiento de la igualdad competitiva
 
"(...) Mi compañero, el diputado Feletti, se refería a la vocación de nuestro bloque de incluir a los medios digitales en una norma que los contemple. Entendemos que el proyecto de ley tuvo alguna omisión que este bloque considera reparar. En la mayoría de los casos, los medios digitales son apéndices o unidades de negocios dentro de las propias empresas periodísticas cuyo principal producto es el diario en papel, y por ello facturan la publicidad a través de la empresa principal.
 
Sin embargo, hay una minoría –a la que creo que se debe atender- que tiene como único producto el medio online. Esta es una tendencia creciente tanto en la Argentina como en el mundo. En este sentido, este bloque asume un expreso compromiso que la Comisión de Liberta de Expresión intentará llevar a la acción si hay consenso por parte de los señores diputados de trabajar conjuntamente con los editores de medios digitales en una norma que los contemple. Los medios de información en línea son la nueva realidad de la comunicación en general y del ejercicio del periodismo en particular, de manera tal que no hay dudas de que este Congreso debe abocarse a legislar en ese sentido.
 
Creo que deben contemplarse las mismas consideraciones que han sido tenidas en cuenta para los medios gráficos, los medios en papel. Hablo de consideraciones y no simplemente de beneficios en el convencimiento de que no sólo estamos determinando condiciones más favorables para la carga impositiva de las empresas –con lo cual promovemos su desarrollo  sino que además estamos promoviendo su transparencia y registro de actividad ante la Administración Federal de Ingresos Públicos. Es con esa mirada que hemos propiciado y vamos a seguir propiciando este tipo de iniciativas. (...)".
 
Ni Tonelli ni Sánchez (que Matías Méndez le explique un poco o deje de enviar comunicados de prensa) ni Pradines ni Ciciliani se acordaron de la prensa digital en sus discursos. Sin embargo, será bueno que la prensa digital no se olvide de cada uno de ellos. Plaini defendió sus intereses: los canillitas son directamente perjudicados por el auge de la prensa digital. Plaini defiende un sistema que si no se reconvierte en breve, carece de destino.
 
Lo mismo corre para Pitrola, Raimundi (¡llegó a pedir la regulación de la pauta publicitaria completa! Pública + privada), y Heller.
 
Sin duda alguna, el discurso más interesante y apropiado fue el de Felipe Solá, quien fue al meollo del problema planteado. Su intervención:
 
"(...) Sr. Solá.- Señora presidenta: voy a fundamentar los conceptos principales de la disidencia parcial al proyecto de ley en tratamiento, que oportunamente presentara mi compañera de bloque Graciela Camaño. Agradezco a la Presidencia que me permita hacerlo.
 
Estamos de acuerdo con la modificación de la ley 23.349, de impuesto al valor agregado, en esta materia. Al respecto debo señalar, en primer término, que lo importante de una norma que establece una innovación hacia los medios pequeños y medianos –sin conocer bien cuál es ese límite ni el que existe entre los medianos y grandes- es una actitud progresista. 
 
También debo reconocer que se le dio ingreso a este proyecto y que luego fue girado a las comisiones respectivas, donde fue considerado. Aclaro que desconozco si existen proyectos similares de otros diputados –sean oficialistas o de la oposición-, con los que no quisiera ser injusto.

 
Dicho lo anterior, creo que se están cometiendo dos errores en el marco de este debate y de lo que está escrito en el dictamen que se pretende aprobar. El menor de ellos  pero no por eso el menos importante- se refiere al tamaño de los medios que se establecen de acuerdo al monto de facturación que figura en el cuadro anexo al proyecto.
 
Según ese cuadro, algunos medios van a seguir pagando lo que venían abonando en función del precio de tapa y otras cuestiones. Por ejemplo, por avisos están pagando el 21 por ciento y por el precio de tapa el 10,5 por ciento. El problema es que no tenemos información –tampoco nos la han brindado- sobre los valores objetivos para establecer las cifras nominales que figuran en los cuadros anexos. Esto ya lo han mencionado otros diputados en sus discursos.
 
Además, de acuerdo con los testimonios que hemos escuchado en la reunión conjunta de las comisiones que se abocaron al análisis de este tema, la cifra que se fija como piso a partir del cual se deberá seguir pagando la misma alícuota que en el presente es relativamente baja. Lo cierto es que nosotros no lo sabemos; simplemente lo planteamos, porque si tuviésemos una cifra concreta la propondríamos.
 
Lo que sí vamos a proponer es que al sancionar este proyecto no se vuelva a incurrir en la idea de una Argentina ideal, que no es la real, que permite aprobar cuadros, cifras, topes, pisos, etcétera, en términos nominales, como si la inflación no existiera. Tengamos en cuenta que estamos hablando de leyes que son menos veloces que las resoluciones que pueden cambiarse más rápidamente, aunque muchas veces eso no ocurra.
 
Entonces, como estamos hablando de leyes, tendríamos que fijar las cifras de esos cuadros –tanto el de venta y locaciones como el de publicidad, que es similar al anterior- en términos de algún bien y, en la medida de lo posible, que tenga relación con el tema del que se trata. En este sentido, proponemos que se tome un precio aproximado de 700 dólares, que es el valor de la tonelada de papel importado de China, que es el principal origen de esas importaciones en la Argentina. 
 
Así, si tomamos como valor de referencia un dólar de 8,30 pesos, nos quedaría una tabla en términos de papel prensa importado, y no del más caro. Lo importante es que el cuadro tome como referencia el valor de la tonelada, ya que la actualización se haría en forma automática, ya sea porque se mueve el tipo de cambio o porque varía el precio del papel importado, que a su vez seguramente será utilizado para fijar el precio interno de ese insumo por parte de quienes lo producen en nuestro país.
 
No queremos que se repita el error de la cifra nominal, que es el que ha motivado tantas horas y litros de tinta, etcétera, ante tanta injusticia respecto de, por ejemplo, la cuestión de ganancias sobre los salarios. Los salarios pagan o no ganancias según quiera la presidenta de la República a través de un decreto, y no a través de una ley definitiva que fije los límites en términos móviles y no fijos, con una tasa de inflación que está entre el 25 y el 30 por ciento.
 
No queremos que se repita lo que pasa en las escalas de autónomos o de cuantapropistas, que se van haciendo cada vez más injustas a medida que los salarios suben, que la inflación sube o ambas cosas.
 
No queremos que se repita lo de bienes personales, que tiene una cifra fija, un piso a partir del cual se paga, y pasan los años, pero sigue siendo el mismo. Se considera rico supuestamente –se trata del impuesto a la riqueza- a quien tenga, por ejemplo, menos de un departamento chico en un barrio alejado y barato de la Capital. 
 
No queremos que se repitan esas cosas, como el impuesto del 35 por ciento a los automóviles de alta gama, que se valuaron en 170 mil pesos antes de impuestos, que paralizó la venta de automóviles nuevos y usados porque no se estableció una cifra variable, aunque fuera en moneda extranjera.
 
No queremos que se haga eso porque, entonces, el objetivo buscado, que es amparar y proteger en la competencia cotidiana a los medios más chicos y medianos, se va a dar vuelta. Después de un tiempo de inflación, de aumento de costos de estos medios y con esta cifra fija, los medios van a depender del Estado para mejorar su situación, que se quiere mejorar hoy.  Luego van a tener que hacer gestiones permanentemente para ver si consiguen un decreto de la señora presidenta, un DNU, o si vienen acá y empiezan el farragoso y largo trámite de una ley.
 
Entonces, ¿los queremos ayudar o someter? Honestamente, digo que no creo que se los quiera someter, no quiero que se discuta en esos términos, pero creo que se los va a someter a la cola para ver si consiguen o no lo que buscan, porque la ley va a estar mal hecha. 
 
¿Y por qué va a estar mal hecha? Porque así se hacen las leyes desde el oficialismo, que desconoce la existencia de inflación y, con ella, la movilidad de todos los costos.  Todo ello ocurre con un proyecto de ley que tiene buenas intenciones  y que es mejor que la ausencia de una normativa.
 
El segundo tema es casi obvio. No nos parecen suficientes, ni por asomo, las explicaciones ni del presidente de la Comisión de Presupuesto, el señor diputado Feletti, ni de la diputada por Córdoba que habló sobre el tema. ¿Por qué rechazamos su explicación?
 
Rechazamos la explicación de que no se hayan tomado en cuenta los medios digitales, porque el proyecto de ley llegó así y no se tuvo tiempo. Nosotros vamos a sancionar una norma muy injusta con los medios digitales. Si a un grupo de jóvenes se le ocurre hoy hacer un medio digital en alguna localidad del interior, utilizarían algún espacio de la web. Por supuesto que no crearían un medio gráfico, sino que utilizarían un medio digital.
 
Hay muchísimos medios digitales, de distintos tamaños y orígenes, que pintan realidades locales, universales, etcétera. Tienen una velocidad impresionante en el traspaso de la información, con un amplísimo acceso desde los distintos medios tecnológicos, como smartphones, computadoras en las casas y en lugares públicos; esto constituye la vida cotidiana del país, y cada vez hay más aparatos desde los cuales se puede acceder a esa información.
 
Estamos hablando de medios, de cultura,  de periodismo, de opinión, de protección, de poner en igualdad de condiciones frente a la ley y de que el sistema no someta a los medios chicos. Lo mismo puede decirse de los medios chicos del ámbito digital.
 
Este proyecto de ley parece haber sido hecho alrededor de 1980. Acá deberían estar Cafiero y Jaroslavsky, entre otros; no parece una ley de 2014. No es excusa decir: “Ya veremos qué vamos a hacer con los online”, porque, además, cuando se sancione definitivamente esta norma, los medios online van a quedar en desigualad de condiciones con los gráficos.
 
Es cierto que los medios gráficos siguen siendo importantísimos y que muchos argentinos los leemos, pero igual o más cierto es que se recurre cada vez más a los portales de cualquier tipo y a los portales más independientes y menos dependientes de las empresas muy grandes, que tienen portales y medios en papel.
 
Esa velocidad, ese acceso y esa acumulación enorme de información nacional e internacional, bien o mal usada, queda fuera de la rebaja del IVA, cuando podríamos hacer una iniciativa que después la AFIP, con el desarrollo de la informática, podría mejorar con sus rígidos y bastante fieles sistemas, según la reglamentación de la norma por parte del Poder Ejecutivo. Podría haber sido un proyecto que incorporara la frase “medios digitales”, que dejara las alícuotas y los montos previstos para aplicar a esos medios.
 
Si nos equivocáramos, lo haríamos con buena fe y, seguramente, encontraríamos por parte de los organismos como el que he mencionado la debida corrección posterior. Pero peor es hacer una norma solo para medios del presente y del pasado, y no una norma para el futuro.
 
Con esta iniciativa estamos mirando para atrás. Hoy hemos mirado para atrás con muchos proyectos que hemos votado, en algunos casos bien; en la mayoría, no.
 
Hoy hemos tenido un día que no tiene ninguna relación -o muy poca- con lo que pasa en la calle en la Argentina. Esta iniciativa tampoco tiene relación con la realidad, que es el acceso permanente a la red. Si mañana, a través de una ley tiránica, nos sacaran la red, sentiríamos un enorme déficit, casi como si nos sacaran la luz, porque ya se sabe cómo es la tecnología: una vez que accedemos a ella pasa a ser un derecho adquirido, una costumbre y, en algunos casos, un vicio.
 
De ninguna manera, entonces, se puede pensar que estamos hablando de algo del futuro. Estamos hablando de algo del presente, pero que cada vez va a estar  más desarrollado en el futuro.
 
Por lo tanto, presentando incógnitas desde el punto de vista de cuál es el tamaño exacto de un medio digital pequeño o muy pequeño, ¿se puede comparar con las cifras de ese tamaño en los medios clásicos, en los medios gráficos de papel? No lo sé, señora presidenta, tengo algunas dudas. Por eso creo que este proyecto nace con buenas intenciones, pero con un criterio obsoleto." (...)".
 
Y casi sobre la votación, el diputado nacional, gobernador y precandidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, volvió a la carga, según la versión taquigráfica de la sesión:
 
"(...) Sr. Solá.- Señor presidente: nosotros hemos planteado el agregado de una expresión: “medios digitales de información”.  Habría que agregarla en este artículo larguísimo, que es el núcleo del proyecto.  
 
Proponer que se vote en general y en particular en un solo acto es lo mismo que decir que no nos interesa nada la cuestión de los medios digitales. Entonces quien quisiera proponer un cambio como lo hemos hecho algunos de los legisladores no lo podrá hacer. Si no puede introducir alguna modificación y se está en desacuerdo con la ley, también está en desacuerdo con los medios gráficos.  (...)"
 
Pero hubo una 3ra. vez que Felipe Solá mencionó el tema durante la sesión, en nombre del Frente Renovador completo:
 
"(...) Sr. Solá.- Señor presidente: nuestro bloque se va a abstener en defensa de la injusticia que se va a cometer con los medios digitales chicos, que quedarán en desigualdad de condiciones frente a los medios de papel. (...)"

Anuncios

0 comentarios - Demasiados diputados analógicos (no entienden qué pasa en el