El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La Odisea - Parte V - El regalo de Eolo

Los griegos navegaron hasta que llegaron a las islas Eolias, donde vivía Eolo, rey y padre de los vientos. Había oído hablar del valor de Ulises, por lo que le recibió amablemente, y a su partida le entregó una bolsa de cuero que contenía todos los vientos desfavorables, los cuales Ulises tenía la libertad de retener prisioneros hasta que hubiera llegado sano y salvo a su casa.

La Odisea - Parte V - El regalo de Eolo


Los barcos de Ulises navegaban ahora día y noche sobre las olas azules. A la novena noche, las costas de Ítaca se llegaron a discernir por los ansiosos ojos a bordo, y todos hicieron sus preparativos para desembarcar a primera hora de la siguiente mañana. Por primera vez desde que había abandonado las costas Eolias, Ulises se permitió ahora el lujo de dormir; mientras estaba sumido en el olvido, sus marineros abrieron la bolsa de cuero, con la intención de robar una porción del tesoro de su señor, pues ellos pensaban que Eolo le había entregado una gran cantidad de oro.

Tan pronto como la bolsa fue abierta, los vientos desfavorables, cansados y apretados en su incómoda posición, salieron despedidos con una ráfaga y un rugido, y en pocos momentos provocaron una terrible tormenta, que arrancó los barcos de sus anclas, llevándoles muy dentro del mar.

Tras incontables sufrimientos, los griegos desembarcaron de nuevo en la isla Eolia, y Ulises buscó al rey, para rogar por su ayuda una vez más; pero esta vez el rey le recibió fríamente y le pidió que se marchara, pues su crueldad con Polifemo había despertado la ira de los dioses.

"¡Vete de aquí! ¡Abandona nuestra isla al instante,
pues eres el más despreciable de entre todos los hombres vivientes!
No puedo recibir o ayudar en su partida
a alguien que es odiado por los dioses benditos,
y tú eres odiado por los dioses. ¡Fuera!".

Homero.


Los griegos embarcaron entonces, afligidos; en vez de ser arrastrados por vientos favorables, se vieron obligados a remar contra viento y marea, y sólo tras muchos días llegaron hasta la tierra de los lestrigonianos, donde muchas pérdidas les esperaban. Éste era un pueblo de caníbales, que acostumbraban matar a todos los forasteros que visitaban sus costas para satisfacer sus horribles apetitos. Cuando vieron a los barcos entrar en su puerto, hundieron algunos de ellos, lanzándoles enormes rocas desde sus elevados acantilados, tras lo cual arponearon y devoraron a sus desdichadas tripulaciones.

Ulises, siempre cauto, había permanecido en las afueras del puerto y, cuando desde lejos pudo ver el horrible destino de sus compañeros, ordenó a sus hombres que arremetieran contra las olas con "sus remos sonoros", para poder escapar.

Más mitos y leyendas de culturas grecorromana, egipcia, nórdica, celta, oriental y americana en mi blog: http://thechestofdreams.blogspot.com/

Anuncios

0 comentarios - La Odisea - Parte V - El regalo de Eolo