El hombre de brea. (Cuento corto terror)

Anuncios

Les dejo este cuento de terror que escribí hace unos años, ojalá les guste.


El Hombre de Brea

Corre un engendro de brea en los pasillos de un lugar cualquiera con pasillos. Sus ojos –negros obviamente- se derritieron hace unas horas y están en sus rodillas; va a ser un problema si sus ojos de brea se pegaran en la alfombra y algún trasnochado los pisara.

Le queda poca oscuridad de donde robar nocturnos óleos ennegrecedores para sus monocromáticas partituras de gritos estomacales y vómitos sanguíneos. De todas maneras, aún le quedan horas (tal vez dos) y su alma en putrefacción intenta sobrevivir al amanecer, sabiendo que es imposible.

Sólo le queda una cosa que hacer. Se desliza en las cerraduras de habitaciones masculinas, femininas y mixtas; recolectando frenéticamente flores, ficus, potus, helechos y otras plantas domésticas (llenas en su oscuro secreto de vitalidad y ambición). No son para regalarlas a una “Señora Brea”, todo es parte de su obra magnífica.

Sabe que si consigue cinco potus, seis ficus, cuatro helechos y veintitrés flores podrá disponer estos edénicos adornos en una sola habitación. El resultado es un regalo propio de un dios: una muerte bella. La respiración de las verdes competirá con la de la víctima, suspiro a suspiro, ellas asfixiarán al durmiente y al despertarse todos lo encontrarán ya dispuesto para el funeral.

Escucho el chapoteo de sus pasos. Le queda una hora y media de vida al hombre de brea. La fugacidad de su existencia aspira a la eternidad en la obra de arte de la buena muerte. Cierro los ojos, tal vez me elija a mí.

1 comentario - El hombre de brea. (Cuento corto terror)