El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Plata al inodoro: Cosechadoras, cohetes, trenes y aviones de

Anuncios

FRAKASOS

Plata al inodoro: Cosechadoras, cohetes, trenes y aviones de Cristina


En marzo pasado, en Urgente24 recordamos que desde 2010 el Estado pone millones y millones en la fábrica de aviones Fadea, donde el principal proyecto, el Pampa III, estaba y sigue paralizado, además los otros planes de producción corren la misma suerte. Pasaron ya 3 años y ni 1 solo avión salió de Fadea. Pero ese no es el único caso de despilfarro de dineros públicos por parte del kirchnerismo en proyectos mal gestionados y fracasados. El más resonante ha sido el caso de las cosechadoras que se venderían a Angola, cuya fábrica finalmente quebró. El costoso tren de Puerto Madero casi no tiene pasajeros y estuvo paralizado por meses. Y este verano se conoció el caso del cohete Tronador, que apenas voló 2 metros y cayó al suelo partiéndose en dos.
12/08/2014|12:46


Plata al inodoro: Cosechadoras, cohetes, trenes y aviones de 
Plata al inodoro, el despilfarro en la 'Década Ganada'.


VALOR AGREGADO



Fracaso confirmado: Quebró la fábrica de las cosechadoras
Ni "Cosechadora" Urribarri sabe cuánto es la estafa
Bochorno del cohete de Cristina: Voló 2 metros y explotó
El Pampa no despega... pero los millones siguen volando

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).-  Mucho se ha cuestionado el despilfarro de dineros públicos por parte del kirchnerismo en casos como Aerolíneas Argentinas o el Fútbol para Todos, por citar dos casos además de los millones en subsidios de discutible destino. El primero es un caso de mala gestión, el otro se trata solo de empecinamiento y uso político: FPT podría pagarse con publicidad privada pero Cristina –como antes Néstor- no quiere y prefiere utilizarlo para publicidad de su gobierno exclusivamente.


Pero además hay ingentes fondos públicos que se dedicaron a proyectos fracasados, algunos de los cuales terminaron siendo investigados por la Justicia por el escandaloso uso de los recursos del Estado: este martes (12/08) recobró notoriedad pública el caso de la fábrica de aviones Fadea, que no entregó ni 1 solo avión en 3 años a pesar de los US$180 millones invertidos. Antes, quebró la fábrica de cosechadoras que Cristina prometió para Angola. En el verano, el muy promocionado cohete Tronador se elevó apenas 2 metros y se estrelló en la pista de lanzamiento y el tren de Puerto Madero, que recorre unas 16 cuadras, apenas lleva pasajeros.


Sobre Fadea, ya en marzo pasado en Urgente24 advertimos que desde 2010 el Estado ponía millones y millones en la fábrica de aviones, donde el principal proyecto, el Pampa III, está paralizado y los otros planes de producción corren la misma suerte. Los nuevos directivos realizan una exhaustiva auditoría por el presunto desvío de millones de dólares.


La estatización de la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), hace ya 4 años, había generado grandes expectativas en la industria local. Sin embargo, las esperanzas se fueron diluyendo tras las sucesivas presentaciones del “inminente” arranque de producción. Hoy, en los grandes galpones no hay señales de que los diferentes proyectos anunciados logren levantar vuelo.


El Gobierno puso US$180 millones en Fadea, aunque la cifra sería mucho mayor entre en sueldos, capital de trabajo y deudas.


Además de los 40 aviones IA-63 Pampa III para la Fuerza Aérea Argentina, en Fadea también debían construirse los helicópteros chinos CZ-11 (se cayó el acuerdo con los chinos), piezas para el KC-390 de Embraer (con demoras) y aviones de entrenamiento Grob.


En abril pasado, la Justicia decretó la quiebra de la fábrica de las cosechadoras que el Gobierno nacional presentó para ser exportadas a Angola pero que nunca funcionaron.


El juez Leonardo Portela de Concepción del Uruguay dispuso la quiebra de la empresa Grandes Máquinas Senor, radicada en el puerto uruguayense, que había recibido grandes préstamos del gobierno entrerriano y anunciaba la fabricación de cosechadoras, que nunca concretó.


Los empresarios Ricardo Senor, padre e hijo, y Sergio Scravaglieri, deben alrededor de siete millones de pesos al estado provincial, en total 10 millones sumando las deudas con otros proveedores.
El Fondo de Inversiones de Entre Ríos reclama $6.052.707 y la Afip $778 mil; mientras la Administradora Tributaria de Entre Ríos (Ater), pide $250.000.


En marzo se conoció que el Tronador II, el vector que se supone que va a poner en órbita satélites argentinos y que el Gobierno advirtió que no se trataba de “un tótem tecnológico” expuesto en Tecnópolis “sino de una de las piezas que mejor representa al futuro”, recorrió 2 metros y se estrelló durante la prueba de lanzamiento realizada en Punta Indio.


El proyecto pertenece a La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), una especia de NASA argentina. El portal de Tecnópolis explicaba así las expectativas del programa Tronador: “Una copia a tamaño real del vector (mal llamado cohete) Tronador II, emplazado frente a la entrada del pabellón, invita a viajar al espacio y conocer cómo la Agencia Espacial Argentina lleva adelante el Plan Espacial Nacional 2004-2015 con el objetivo de desarrollar y producir tecnología, información y conocimiento para el beneficio de la sociedad.”


El proyecto espacial del kirchnerismo, en el marco del cual lanzó el Tronador II, cuesta al estado unos 2.000 millones de pesos para conseguir la tecnología de llevar un satélite de hasta 250 kilos al espacio. Así, el costoso proyecto de la "década ganada" cuesta 10 mil dólares por kilo... en caso de que el proyecto prospere.


Por último, entre otros fracasos, está el tren de Puerto Madero, inaugurado por Néstor y Cristina Kirchner y que recorría 16 cuadras. El recorrido tiene un alto gasto en subsidios para operar comparado con los pocos pasajeros que utilizaban el servicio, paralizado en octubre de 2012. Nunca se conectó con otros medios de transporte, ni“alivió el tránsito”como prometieron las autoridades al inaugurarlo. Hasta se habló de un plan para extenderlo entre Retiro y La Boca.


El tranvía estaba gerenciado por Metrovías y Ferrovías, y sus formaciones fueron fabricadas por la empresa francesa Alstom, la misma que prometió, junto a Cristina Fernández, que la Argentina iba a tener un tren bala. Si bien podía alcanzar una velocidad de 80 kilómetros, iba casi a paso de hombre por la cantidad de cruces que tenía.


Cada formación le costó a la Nación 2 millones de euros, además de otros $ 50 millones para poner a punto su trazado y las vías.

Anuncios

1 comentario - Plata al inodoro: Cosechadoras, cohetes, trenes y aviones de

@luccilucciano +1
Gracias a cristina tenemos industria aeronáutica, ferroviaria, naval, de maquinaria agrícola, etc, gracias cristina, a los giles que la siguen, y mantienen el verso nacional. lakras