La provincia rebelde

Anuncios

Tarija, provincia Argentina


La provincia rebelde


La República de Bolivia, para llegar a su consolidación, debió pasar por una serie de vicisitudes sociales y políticas, entrampadas por la topografía, distancia y clima. El Tawantinsuyo (tawa igual cuatro; suyo = región), comprendía el Chinchasuyo que abarcaba el norte del Perú y Ecuador; Antisuyo llegaba al Este hasta la Cordillera de los Andes; Contisuyo abarcaba el oeste hasta el océano Pacífico y, el Collasuyo que comprendía el sur del Perú, el Alto Perú, parte de Chile y Argentina. Cada región se distinguía por su vestimenta, además contaba con su propia autoridad. Las clases sociales eran bien marcadas, modalidad que persistió y fue acentuada con la llegada de los españoles. El Alto Perú, con sus peculiaridades, no pudo unirse al Bajo Perú, como fue el deseo del Libertador Simón Bolívar, tampoco pudo adaptarse a la dependencia del Río de la Plata, en vista de ello, la nación Argentina viendo los conflictos que se agudizaban, el 9 de mayo de 1825, dicta una ley autorizando a las provincias del Alto Perú a que resuelvan lo que mejor convenga a sus destinos; Bolívar, contravino tal disposición, indicando que el Alto Perú debía sujetarse al bajo Perú. La clase dominante tenía sus propios planes, se impuso auspiciándose como casta gobernante; el 6 de agosto de 1825, se proclama su Independencia como República Bolívar, adoptó sus propios símbolos patrios y su moneda. Pero para los criollos pobres e indígenas, la situación fue igual o peor que antes. Buenos Aires, diligente en sus intereses geopolíticos, dispuso una legación en Potosí a cargo del Gral. Carlos María de Alvear y Dr. José Miguel Díaz Vélez, quienes salieron airosos en la cuestión de Tarija; se dispuso la dependencia de Tarija de Salta, a cuyo cargo estaría el teniente Ciriaco Díaz Vélez. El partido de Tarija, ciegamente insistía en pertenecer a la flamante república, las autoridades chapacas y pueblo en general, salvaron reiteradas negativas y condicionamientos a sus diputados; pero finalmente, el 26 de noviembre de 1826, mediante un gran cabildo y haciendo uso de la fuerza y de armas, decidió unirse a Bolivia. El año 1825, la opinión pública pugnaba por dos aspiraciones: La una por seguir perteneciendo a la Argentina y, la otra, representaba la mayoría, optaba por pertenecer a la nueva república del Alto Perú. En el primer bando estaba: El Dr. Pérez de Echalar, Cnl. Francisco de Uriondo, Cnl. Pedro Antonio Flores; en el segundo grupo estaba: El Gral. Bernardo Trigo, Cnl. Eustaquio Méndez, Dr. Manuel de Lea Plaza; señores Francisco Javier de Arce, Manuel José Araoz, Zacarías Saracho, Ruiloba, Agustín Mendieta, Ignacio Mealla, José María de Aguirre y otros. El 9 de marzo de 1825, Eustaquio Méndez, se dirige al excelentísimo Señor Comandante General de Vanguardia Don José Pérez de Urdininea, indicándole que el día 8 de marzo había vencido a los últimos realistas en la región.” El 9 de junio de 1825, se reúne el vecindario de Tarija y en comicios populares , proclamó solemnemente la reincorporación de la Provincia de Tarija al Alto Perú.. No obstante, los argentinos, tomaron Tarija, depusieron al general Bernardo Trigo y en su lugar nombraron al Dr. Mariano de Echazú. A pesar de todo, el 15 de julio de 1825, el Cabildo reunido en pleno, dirigió una nota al general Arenales, gobernador de Salta, reafirmando su voluntad de pertenecer al Alto Perú. Los propósitos de Carlos de Alvear y de José Miguel Díaz Vélez se ven cristalizados el 6 de noviembre de 1825, con la cesión de Tarija a las Provincias Unidas del Río de la Plata por órdenes del Libertador Simón Bolívar. Inmediatamente, el Congreso de Buenos Aires promulgaba la ley del 30 de noviembre de 1825 en la que declaraba a Tarija provincia Argentina. Don Mariano Gordaliza, es nombrado Gobernador por los argentinos, y las medidas que desplegó contra los partidarios de la anexión a Bolivia, exasperaron los ánimos, incluso, se descubrió el propósito de tomar preso al coronel Eustaquio Méndez y remitirlo a Salta. Los del partido boliviano acordaron trasmitir este rumor a los amigos y antiguos soldados de Méndez en el pueblo de San Lorenzo con cuya ayuda realizaron un pronunciamiento, siendo el jefe principal el General Bernardo Trigo. Con el Plan, los escuadrones de Méndez cayeron sobre la ciudad, en la mañana del 26 de agosto de 1826, junto al gentío que se reunió en la Plaza Mayor (hoy Luis de Fuentes), tomaron el Cabildo, bajaron la bandera celeste y blanco de la República Argentina y enarbolaron la verde y roja, primitiva bandera de Bolivia, desarmaron a las fuerzas argentinas, rescataron a Méndez, tomaron preso a al gobernador Mariano Gordaliza y proclamaron la reincorporación de la provincia de Tarija a la República de Bolivia, se reunieron esa misma tarde en comicios populares y suscribieron una solemne declaración, con copias al congreso y gobierno boliviano, y nombró gobernador de la provincia al general Bernardo Trigo. El pueblo eligió diputados al congreso nacional reunido en Chuquisaca, a dos respetables y patriotas tarijeños, los señores José Fernando de Aguirre y José María de Aguirre. El ex gobernador Gordaliza fue despachado a salta, escoltado por un piquete de caballería hasta la población de Yavi. El día 7 de septiembre de 1826 tuvo lugar en la ciudad otro de los comicios que ratificó la declaración del 26 de agosto, que aspiraba pertenecer a Bolivia. Pocos días después, el 17 de octubre, se reunió de nuevo el colegio electoral de la provincia con el objeto de nombrar a la presidencia de la república, de acuerdo a una ley del Congreso Constituyente. Tarija se mantuvo formando parte del territorio boliviano, luego se fue desmembrando, vinculando y creciendo lentamente. Los diputados tarijeños, llevaron a Chuquisaca con entusiasmo la adhesión a la nueva República de Bolivia, sin embargo, no fueron admitidos en el Congreso boliviano, donde muchos representantes creían que su admisión, resultaría un reconocimiento implícito de la anexión de Tarija a Bolivia, lo que significaría una inmediata ruptura de relaciones la república Argentina, ya que en esos momentos la delegación Argentina reclamaba la entrega de Tarija. En Buenos Aires acontecía todo lo contrario, los Diputados de Tarija fueron recibidos con entusiasmo, el gobierno Argentino otorgó diez becas para jóvenes tarijeños que quieran estudiar en colegios de Buenos Aires. Mientras que la gran mayoría del pueblo tarijeño persistía tenazmente en su propósito de seguir perteneciendo al Alto Perú. Entre tanto, el Congreso boliviano reunido en Chuquisaca, después de ardientes y prolongadas discusiones, resolvió la aceptación de los diputados tarijeños y su incorporación a la cámara, en su sesión del 23 de septiembre de 1826, fueron incorporados en el parlamento los señores José María de Aguirre y José Fernando de Aguirre. Hubo sin embargo, una nueva adhesión de Tarija a Bolivia realizada el 17 de octubre de 1826. De tal manera, Tarija quedó definitivamente incorporada a la nacionalidad boliviana, luego fue elevada a Departamento de la República de Bolivia por ley del 24 de septiembre de 1831. Lo que no se sabe, si el Congreso Argentino revocó alguna vez la Ley que hacía a Tarija Provincia Argentina. Mientras tanto, Tarija, “La muy leal y muy fiel”, respiró felicidad al sentirse en el seno de la nueva República, tal como lo hiera al rechazar la Cédula Real del 17 de febrero de 1807 que la anexaba a la Provincia de Salta. Bibliografía ARAOZ CAMPERO, Jorge, Monografía de Tarija, editorial universitaria, Tarija, 1979 MACHICADO, Mesa, Gisbert, Manual de Historia de Bolivia, Editorial Gisbert, La Paz, 1994. O´CONNOR d´ARLACH, Tomás, Bosquejo Histórico, editorial Ateneo, La Paz, 1932 PIZARRO, Luis. Origen de la Independencia de Tarija. Editorial Universitaria, Tarija, 1955 TRIGO, Bernardo, Tarija y sus valores humanos, Editorial Universitaria, Tarija, 1978 _______________________________ (*) René Aguilera Fierro, Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Tarija, autor de quince obras literarias, promotor y conductor radial de Programas culturales, catedrático universitario, Ingeniero Forestal, Consultor Ambiental y Periodista profesional

bolivia

rebelde

5 comentarios - La provincia rebelde

@Reptiguayo +3
Esforzate un poco más, yo se que sos capaz de bardear mejor. Tenés a lo del clásico, tenés a Artigas argentino, a Mujica guerrillero, a Forlán gay... si te ayudo más deja de ser mérito tuyo
@mathi110
ponete la bandera de tu pais vendepatria!!
@Reptiguayo
@mathi110 vendepatria por què?
@hectograf
@Reptiguayo Muuuuy fino, capo!
@flaco_hendrix -6
que feo vivir en dinogay
@GueorguiZhukov +1
De echo hoy en día es el mejor país de América del Sur para vivir. Feo es vivir en un país que es noticia mundial porque a un turista le intentan robar la mochila.
@juancosky-
gracias por el post
no conocia esto apenas he ido leyendo un poco pero cuando latinoamerica se independizo de españa hubo muchas peleas hasta que se formaron los paises ....fueron tiempos muy turbulentos
saludos
@SeruKin +1
Es forobardo pero aprendi algo, ademas en los tags dice bolivia, el que entra pensando en Uruguay se engaña solo +5