El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Buenos Aires, la ciudad del mundo con más librerías

Anuncios

Buenos Aires, la ciudad del mundo con más librerías por habitante

Según el estudio del Foro Mundial de Ciudades Culturales, se posiciona por encima de Hong Kong, Madrid y Shanghai. Se calcula que hay 25 locales cada 100 mil habitantes. Infobae recorre algunos de los sitios porteños más emblemáticos. Galería de fotos

Buenos Aires, la ciudad del mundo con más librerías

"Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído", decía el escritor argentino Jorge Luis Borges. Y es cierto, el conocimiento no ocupa espacio y jamás será en vano. Y al parecer los argentinos tienen una apasionante relación con los libros.

El último censo realizado en 2010 estima que Capital Federal cuenta con una población de 2.890.151. De ese total se deprende el siguiente dato: hay un promedio de 25 librerías por cada 100 mil habitantes.

El último estudio realizado por el Foro Mundial de Ciudades Culturales ubica a Buenos Aires como uno de los sitios con más librerías en sus calles y la posiciona por encima de ciudades como Berlín, Ámsterdam, Londres, Los Ángeles, Madrid, Moscú, New York, entre otras.

De esta forma el recorrido literario de las distintas calles que componen el mapa de la city porteña, cuenta con un total de 734 locales dedicados a la venta de libros. Según la Cámara Argentina del Libro en 2014 se registraron 28.010 títulos y se editaron alrededor de 129 millones de ejemplares, demostrando el aumento sostenidos en la producción de libros en el país.

buenos aires

ciudad del mundo

Infobae recorre algunas de las librerías que por su arquitectura, antigüedad o importancia dentro de la sociedad, se ganaron su lugar en la cultura argentina.

El Ateneo Gran Splendid
con mas librerias

Es considerada como una de las librerías más lindas del mundo por periódicos como The guardian. Y no es para menos, ya que posee una estructura digna de ser admirada.

Tal como expresa el escritor español Jorge Carrión en su ensayo "Librerías", el Ateneo Grand Splendid, conserva varios elementos arquitectónicos originales: su cúpula pintada al óleo, sus balcones, palcos, barandas y escenario con terrón granate, que sobrevivieron incluso a las remodelaciones del año 2000.

Fuentes del Ateneo explican que el lugar se inauguró produciendo libros y poniéndolos a disposición del público en 1912. Abrió sus puertas en septiembre de ese año, y su primera sede estuvo en la calle Victoria - hoy Hipólito Yrigoyen-, en pleno centro de Buenos Aires.

Su dueño era Pedro García, un inmigrante de origen español, nacido en Logroño, quien de algún modo quiso devolver el entrañable amparo que le hizo su país de adopción. Es por eso que se lo conoció como "el as de los libreros de América".

En 1917, la librería se traslada a la arteria porteña más transitada y elegante, instalándose en Florida 371. Luego, en 1932, la empresa abre una sucursal en Córdoba 2099, frente a la Facultad de Medicina. Luego, en 1938, se traslada a un suntuoso edificio ubicado en Florida 340, propiedad de uno de los primeros magnates de la industria del cine, Max Glucksmann, quien también era propietario de la sala del Grand Splendid, sitio donde El Ateneo se instalaría definitivamente.

"Eran habitués de la librería Manuel Mujica Láinez, Jorge Luis Borges, Eduardo Mallea, Horacio Quiroga, Victoria Ocampo, Julián Centeya, Conrado Nalé Roxlo, Leopoldo Marechal, Martha Lynch, Ezequiel Martínez Estrada, Roberto Giusti, María Elena Walsh, Juan Filloy y Héctor A. Murena, entre otros. Con el tiempo, la librería recibió a personajes tan disímiles, pero hermanados en la pasión por los libros, como el expresidente uruguayo José María Sanguinetti, Héctor Larrea, el poeta cubano Nicolás Guillén, Alejandro Apo e, incluso, Ray Bradbury", explican desde el Ateneo.

Librería Norte
por habitante

En sus inicios, por el año 1960, se encontraba en Pueyrredón y Santa Fe pero unos pocos años después, en 1967, se mudaría a su actual domicilio. Su dueño, Héctor Yanover, fue director de las bibliotecas municipales y director de la Biblioteca Nacional

En diálogo con Infobae Débora Yanover, actual dueña y encargada desde 2003, cuenta que el diseño de la librería es algo que se va 'metamorfoseando' y cambiando de acuerdo a los tiempos: "En un momento hicimos una reforma para modernizarla porque era todo muy viejo", dice.

Débora vivió rodeada de libros y fue protagonista de épocas duras de la historia argentina como la del proceso militar, en donde los libros de sociología y política no se encontraban siquiera en los estantes y en su lugar eran suplantados por temáticas orientadas a la cocina, los veleros o el tenis.

El fuerte de Librería Norte es la literatura "Nos gusta y es nuestra especialidad y por eso poetas de todo el país y de Latinoamérica también pasan por aquí. Eso es lo que más cuidamos y lo que más nos interesa. La literatura argentina ha tenido un gran auge en los últimos años. Antes era algo bastardeado. Hoy por ejemplo, hay muchos escritores que son buenísimos, así como también hay editoriales nuevas que publican autores argentinos y de literatura argentina y por suerte se venden muchísimo", asegura.

Los libros de actualidad política funcionan muy bien allí: se venden alrededor de mil ejemplares por semana, siendo los best seller del momento y los de contenido político los más elegidos.

Con respecto al valor del libro físico por sobre el electrónico Débora Yanover explica que el papel conserva su magia. "No se si los libros digitales le sacan lugar, creo que están más allá. Un ejemplo claro de eso son las librerías que se abren, al igual que las editoriales y las ediciones de distintos ejemplares, las cuales son cada vez más lindas".

Eterna Cadencia
Buenos Aires, la ciudad del mundo con más librerías

El lugar marca el estilo de esta librería. Con la estructura de un PH, cuartos altos y un patio que descomprime con aire puro, Eterna Cadencia se luce como uno de los sitios más bellos para la lectura.

Alrededor de 2004 su dueño Pablo Braun, comenzaba a idear la librería. "Un día empecé a buscar la casa, y me pareció que en esta zona se estaba formando un polo literario, entre las librerías que había en Palermo Soho, Viejo y Hollywood. Finalmente en septiembre de ese año me decidí por este lugar y todo empezó con una obra que estaba muy deteriorada pero finalmente abrimos en diciembre de 2005".

El patio es uno de los elementos que se pensaron como uno de los factores que se usarían para marcar la diferencia. Convertirlo en un pequeño bar en el cual un cliente de la librería pudiera sentarse a debatir sobre un determinado tema, tomar un libro o simplemente un café y relajarse contemplando la vista. "Desde un principio fue pensada con un bar. El que viene acá puede agarrar un libro mientras toma un café, esa es un poco la idea. Un lugar tranquilo donde puedas sentarte a leer o conversar con alguien y que también sirva como escenario para una presentación. Siempre lo pensé como un pequeño centro cultural".

En la parte principal de la librería está lo que llama más la atención: la narrativa. Ocupa más lugar y les ocupa más tiempo también. A pesar de eso hay una gran sección de filosofía, ensayos e historia, entre otros.

Con respecto a la importancia del libro, Pablo expresa que el ejemplar físico pertenece a su generación. "Me gusta el olor, verlo, tenerlo, ver como queda en mi biblioteca, me parece una cosa linda. Me gustaría que fuese un poco más compañero de la gente".

Libros del pasaje
buenos aires

Crecer rodeado de libros parece ser uno de los factores que impulsaron el sueño de una librería propia en muchos casos. Para María Oyhanarte, dueña de Librería del Pasaje, los libros tuvieron una gran influencia en su vida.

La librería se caracteriza por sus ambientes espaciosos y con techos altos, es decir, que bien podría ser como una típica casa del barrio de Palermo. "Ganamos mucho espacio porque tenemos bibliotecas muy altas. Después otra cosa que quisimos hacer desde el principio fueron las presentaciones. Entonces todo lo que hay en el medio que son carritos con ruedas que se corren y se ponen al fondo. Luego todo eso se llena de sillas y se utiliza como escenario", explica.

Dice María Oyhanarte: "Se cambió totalmente la estructura original. Antes había un jardín que hubo que cerrar y se aprovechó para hacer el bar. Sin dudas la arquitectura marca muchísimo la identidad del sitio. El principal problema que tuvimos fue la altura pero por eso se pensó en incorporar la escalera. Ahora si se quiere buscar un libro, hay que subirse y tomarlo. Eso está buenísimo".

En Libros del Pasaje lo que se lee fundamentalmente es literatura, ensayos, política y psicología. Pero aquel que concurre a este lugar es "un lector que sabe lo que quiere y no va en busca de la novedad. Es el que viene y husmea estante por estante definiéndose como un cliente lector", concluye María.

Anuncios

3 comentarios - Buenos Aires, la ciudad del mundo con más librerías

@XERMIXX +1
Al fin nos destacamos en algo bueno !!!
@agujacero -1
muchos libros y pocos que leen.
@Sawy3r +1
Entré con la intención de buscar el comentario negativo. Y lo encontré demasiado rápido para mi gusto.
Te sorprenderías la cantidad de gente que lee, no están abiertas al pedo.
@pupiponis -1
Y era de esperar, es lo único que los K no gestionan, crucen la general paz y el conurbano es el conurbano que menos librerías tienen en el mundo, y eso es gestión K