El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La motorada catalanista calentando los motores del odio

Anuncios

El pasado sábado día 27 de Junio fue convocada por la ANC, (al parecer máximo parapoder de la Cataluña nacionalista) la segunda motorada independentista.
El acto tuvo como punto de partida y de reunión el Circuito de Barcelona, llamado nacional de Catalunya en los medios nacionalistas( que lo son todos en Cataluña) .Desde que asumiera su Presidencia Josep Lluís Carod Rovira la presencia de símbolos independentistas se extremó así como el apoyo a todos los actos hostiles contra la nación, su bandera y su himno , así como la discriminación habitual hacia la lengua española pese a que sea la de la inmensa mayoría de los aficionados a las motos y de los habitantes de Cataluña.
Es de presumir que o bien el espacio, logística y servicios requeridos han sido pagados por la ANC ese vergonzoso sindicato vertical de la Generalitat al que nunca le faltan colaboradores ni subvenciones por parte de las administraciones públicas, o directamente ha sido cargado al erario público de forma encubierta, lo que no deja de ser lo mismo.
A la llamada de la ANC acudieron según la Vanguardia unos 4500 motoristas, unos mil trescientos asistentes menos que el año pasado.
Algunos pensarán que el soufflé soberanista se está deshinchando, no como los neumáticos de los participantes, que hicieron sus buenos trompos, derrapes y que contribuyeron a la armonía y al oasis catalán con sus marcas sobre el asfalto y el hedor a goma quemada allá por donde pasaron. Otros razonarán que estas bajas se deberán a factores más relacionados con las curas de desintoxicación y la retirada de puntos( del carnet y de contusiones varias)
Sin embargo, uno no puede frivolizar con las intenciones de esta motorada. El que haya sido programada antes de las hipotéticas elecciones autonómicas del 27 de Septiembre que el Presidente de la Generalitat no ha querido formalizar en un acto de calculado desprecio a la democracia y a la convivencia social no es casual. Es otro desfile , otro acto totalitario más, de evidente estética y naturaleza pseudofascista que marca otra etapa, si bien esta vez nimia, en la particular marcha sobre Roma que el separatismo catalán pretende camuflar como movilización social, ejemplo cívico, y valores superiores (como no podría ser de otra manera al venir del catalanismo siempre ensoberbecido por sus complejos y grandeza nunca materializada). Queda patente que este larguísimo convoy sólo tenía un objetivo por cumplir. Además del obvio que era llegar a la plaza para escuchar un concierto de Brams, ese supuesto grupo musical(¿?) tan ligado a Terra Lliure durante los años ochenta, y que tan bien conserva aún hoy en día la desarmante falta de talento , y los pedestres mensajes de aquella época. Aunque al fin y al cabo, los organizadores tampoco se preocuparon más, dado la naturaleza de su rebaño. Y terminaron con los discursos de rigor vociferados por sus lumbreras de rigor.
El recorrido que siguió esta caravana, explicita el mensaje de amedrentamiento e imposición perseguido por el nacionalismo catalán. Hablar de Montmeló, como inicio, una población de cinturón, deprimida social y económicamente y con una muy exigua minoría independentista y Glorias al final de la Avenida Meridiana, dan buena medida que el paso atronador de esta comitiva tenía una intencionalidad muy clara. La de intimidar y marcar territorio. La hipocresía, el cinismo, la corrupción política y mediática catalana intentarán ponerle otros nombres.
Apelarán a palabras cuya grandeza ensucian con su mezquindad y su ruindad, pero sus métodos de banda de delincuentes, incluso la estética de la motoristas pone fácil el símil, no es más que un repugnante tribalismo. Y con un fin, que no es propio de aldeanos, sino más bien de la caverna. Un agujero donde podrán tener su lengua única, su idiocia, su monopolio , su mercado y cultura reducida, empequeñecer el mundo para controlarlo y ejercer su supremacía sobre sus esclavos sin freno alguno, pues ya tendrán su “libertad” y la consecución de sus “derechos” que no son más que la conculcación de los del resto.
Esto se vislumbra fácilmente. Sea a través de la opacidad de sus urnas de cartón, del humo de los tubos de escape, del uso de sus fascios escolares adoctrinados en el odio y en una ignorancia ciega propia de otros siglos y latitudes innegablemente tercermundistas.
Y así se dejaron ver, notar y oír en la Catalunya más despreciada por el nacionalismo, aquella formada por una clase trabajadora, vasalla, la masa charnega que se desentiende del maná nacionalista, la que no habla en catalán, la que no se casa con sus primos, la que no es celosa de las tradiciones ni folclores neofeudales, la que da la espalda a las elecciones autonómicas en mayor proporción de todo el país. La misma que tiene como pecado original, el no haber nacido catalana, ni tener la sangre del emprendedor ni del glorioso pueblo catalán, pueblo elegido ,directamente enlazado con la noble estirpe fundacional alemana como dejó dicho el siniestro personaje que incomprensiblemente aún ostenta el título de Presidente autonómico.
Esta Cataluña de segunda, que se convierte de tercera cuando se habla de españoles de origen andaluz o extremeño y que pasa a convertirse en las cuevas de los colonos en las zonas en las cuales el nacionalismo obtiene pocos réditos electorales, es un reflejo de la deriva etnicista, clasista del nacionalismo, que con gran cinismo se llama a sí mismo pacífico y transversal. Pacífico es porque la paz le sirve (hasta el momento) para avanzar en sus objetivos, y transversal, lo es tanto como la autopistas atravesadas por la larguísima columna de vehículos.
Esta pretendida "manifestación" de moteros fue encabezada por una pareja de la guardia urbana motorizada, y por un grupo de Boixos nois a grupas de motos de gran cilindrada que al llegar a la Meridiana provocó un gran estruendo y una invasión de grandes banderas esteladas, azules, rojas todas ellas anticonstitucionales, incluso una griega, será la bandera helena, (una herencia de la Neopatria catalana tan querida por la mitología nacionalista franquista) colgadas de mástiles de hasta más de tres metros y medio de longitud.
Hicieron sonar y resonar los motores, los tubos de escape libres, sin dejar de pitar, con el original y analfabético tono de Independencía a la par que gritaron a viva voz lemas insultantes, superando holgadamente el límite de lo soportable, y de lo que la ley municipal (si es que los nuevos moradores del ayuntamiento conocen el significado de la palabra) contempla como aceptable en cuanto a medida de decibelios.
Mucha gente abandonó las calles ante tal actitud amenazante, en especial los jubilados de centros de mayores cercanos. Hubo comportamiento incívicos como insultos e infracciones al saltarse los semáforos en las calles aledañas por parte de la gregaria comitiva motorizada. Pero sobre todo hubo silencio, extrañeza, incredibilidad, y muchas más cabezas bajas que miradas curiosas.
Estos hechos se prolongaron durante más de 40 minutos. Una vez llegadas a Glorias, los lateros y ultramarinos, a la vez que algún prostíbulo hicieron una buena caja. Ellos pueden agradecer a la ANC sus labores de mediación y organización social.
Una prueba piloto para que la manifestación del 11 s en la avenida meridiana constituya una invasión de éxito asegurado, a lo que ayudarán los medios dando por bueno las cifras” oficiales” además de las imágenes proporcionadas por medios afines al régimen.
Que los organismos, entes y manadas del régimen separatista llenen una parte de la ciudad, de Cataluña a la que detestan, que raramente saben ubicar, ni les importa lo más mínimo da buena muestra de los valores y del cariz ideológico que los mueve.

Anuncios

Fuentes de Información - La motorada catalanista calentando los motores del odio

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

¿Te gustó lo que viste?

Inscríbete en el newsletter de Taringa! para recibir más artículos como este.

¡Gracias por suscribirte al newsletter!

Periódicamente recibirás en tu correo más artículos de Taringa!

0 comentarios - La motorada catalanista calentando los motores del odio