El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Guía total para proteger tus datos (Android, Windows, etc.)

Guía total para proteger tus datos (Android, Windows, etc.)

proteger
No se trata de una predicción descabellada ni salida de una obra de ciencia ficción, sino de la palabra de especialistas: en 2018, más de la mitad de la población mundial tendrá un smartphone. Se calcula que, para ese año, el número de personas con un teléfono inteligente ascenderá a 2.561 millones en todo el globo, un fenómeno inédito que permitirá una potencial conexión y comunicación entre hombres y mujeres como nunca antes sucedió en la historia. La Argentina no se quedará atrás, ya que los estudios muestran que se elevará aún más su alto índice de penetración tecnológica. Más aparatos inteligentes conectados también representan un volumen mayor de información personal volcada en dispositivos y redes, lo que aumenta la vulnerabilidad y las potenciales amenazas. ¿Estamos preparados para proteger nuestros datos en un mundo que se volvió digital? Si nos preocupamos por tener una buena cerradura en la puerta de casa y nos cuidamos de ser víctimas de delitos en la calle, es hora de tomar las mismas precauciones en la vida online y blindar nuestros dispositivos.
El 81% de los hogares argentinos cuenta con una computadora o una tablet y el 71% posee acceso a internet, acercándose al 77% que tiene teléfono fijo, un aparato que ya parece obsoleto. A pesar de las crisis, las trabas cambiarias y los problemas de importación, el país se encuentra en el cuarto puesto en ranking de cantidad de smartphones en todo el continente y según un estudio de la consultora eMarketer, para 2018 los usuarios de teléfonos inteligentes –es decir, aquellos que van más allá de hacer llamadas y recibir mensajes, permitiendo conectarse a unternet y realizar varias tareas– serán 17 millones, un 52,6% de la población total. En cuanto a Smart TV, tablets y consolas de videojuegos de última generación, el año pasado hubo récord de ventas y la tendencia está en alza. Y como todos estos dispositivos se conectan a Internet, Fibertel estima que este año habrá un aumento del 35% del consumo de datos en servicios de banda ancha hogareña gracias a un mayor uso de redes sociales, apps, navegación en portales móviles y comercio electrónico, todos escenarios de potenciales ciberdelitos.

COMO EVITAR QUE NOS ROBEN EL PERFIL
Cada vez más, nuestra vida pasa por las redes sociales. Allí están nuestras fotos, nuestros contactos, nuestras conversaciones y los datos sobre nuestras actividades, trabajo e incluso nuestra casa y  barrio. Es por eso que debemos extremar los cuidados. Un peligro creciente son los secuestros de perfiles. Ocurren cuando alguien más toma control de una cuenta y comienza a publicar haciéndose pasar por otro. Puede suceder si una persona descubre nuestra contraseña o, con mayor frecuencia, cuando toman el control programas automatizados conocidos como spambots. Los spambots entran en nuestras redes cuando clickeamos en links maliciosos, que instalan software en nuestra máquina o nos piden autorizar apps para supuestos juegos y concursos. Esos enlaces, en general, nos llegan de contactos conocidos que han sido infectados y que no tienen control de sus cuentas. Para distinguir un link genuino de uno infectado podemos valernos del sentido común: pensar si nuestro contacto pondría este tipo de contenido y evitar publicaciones con títulos como “Ella creía que estaba sola en su casa pero no vas a creer lo que le sucede…” y similares, que funcionan como anzuelos para acceder a sitios fuera de Facebook o Twitter. La forma más fácil de robustecer nuestra seguridad es habilitar la autenticación de dos factores, como verificación de inicio de sesión. Este sistema, que cada vez se vuelve más popular y está presente en otras apps como GMail, requiere dos pasos para verificar la identidad. El primero es un dato que uno conoce, como una contraseña, y el segundo, un dato que se brinda en ese momento en un dispositivo con el que se cuenta, por ejemplo un teléfono celular. 

QUE HACER PARA QUE NO NOS ESPIEN AL NAVEGAR
Si pensamos en nuestra computadora como una casa, el navegador es una suerte de ventana al mundo por internet: por  allí pueden ingresar  delincuentes. Una vez que un programa malicioso toma por asalto al navegador, se apodera de las áreas clave del sistema. El primer paso para estar seguros, a pesar de que puede ser molesto, es cumplir con todas las actualizaciones, ya que estos programas añaden información sobre sitios peligrosos y potenciales amenazas a diario. Una importante fuente de problemas es la instalación de  extensiones –pequeñas aplicaciones o complementos que permiten obtener funcionalidades adicionales y personalizadas– que en realidad son programas  fraudulentos infectados con virus. Para no caer en la trampa, no hay que hacerles caso a las páginas que nos piden instalar una extensión o plugin para ver un video o jugar: sólo hay que descargarlas de  tiendas oficiales del navegador. Además, desde hace tiempo, los navegadores recuerdan nuestra información de manera autónoma, lo que nos ahorra tiempo al completar formularios e ingresar a sitios con contraseñas. El problema es que cualquiera que se siente en nuestra computadora desbloqueada tendrá acceso a nuestras páginas y redes sociales, incluso las del banco o de la AFIP. Frente a esto, podemos optar  por pedir que no retenga ninguna contraseña o asegurar la información con una contraseña adicional . En Firefox esa función se llama “contraseña maestra” y en Chrome ,“usuario supervisado”.

COMO PROTEGER A LOS CHICOS
La seguridad en la web ya es un tema de familia. En tiempos de ciber-bullying, acoso y hostigamiento a través de redes sociales, los consejos para disfrutar de una vida segura en internet tienen que estar en las conversaciones cotidianas entre padres e hijos. Según un estudio global que Intel Security realizó este año, el 19 por ciento de los jóvenes conocerán o conocieron a una persona que contactaron previamente en línea, por lo que se vuelve necesario consensuar pautas de las actividades y comportamientos que se deben seguir en la red y fuera de ella. Los adolescentes y preadolescentes conocen el valor de la privacidad  –un 47 por ciento asegura que lo peor que puede sucederles es que otras personas obtengan acceso a su información personal digital, aunque compartir contraseñas con amigos y parejas es habitual– pero hay que brindarles herramientas para que puedan estar protegidos. Una buena manera es comentar en familia las noticias sobre ciber-bullying, acoso o estafas que salgan en diarios y  televisión. En el caso de los niños, tanto Android como iOS ofrecen perfiles de usuarios que pueden filtrar contenido para adultos e invisibilizar sitios no apto para menores. Pero no se trata de métodos perfectos: los más chicos necesitan estar supervisados cuando cuentan con un dispositivo conectado a internet. Además, hay que tener en cuenta que, al igual que cualquier otro dispositivo, es central que la computadora familiar cuente con un bloqueo por contraseña cada vez que se encienda o luego de unos minutos de inactividad. Es una forma de protegerla de ataques que podrían afectar las cuentas y contenidos de cualquier habitante de la casa. Debemos contar con un antivirus confiable y actualizado porque todos los días se descubren nuevas amenazas. La oferta de programas gratuitos es vasta pero en ocasiones esconden trampas o incluso virus. Los más populares y confiables son AVG, Avast y Bitdefender. De todos modos, siempre es bueno invertir y comprar opciones profesionales como McAfee, Symantec Norton Security o ESET. En todos los casos, los programas ofrecen un período de prueba gratuito para saber si  se trata del servicio que necesitamos. Las contraseñas son otro tema clave. Los expertos coinciden en que no existen las que sean perfectas, pero podemos trabajar para lograr fórmulas robustas y que les dejen pocas posibilidades de éxito a los delincuentes. Una buena opción debe tener al menos 8 caracteres, evitando siempre fechas de nacimiento, códigos postales, números de teléfono y el nombre de nuestra pareja o hijos. Hay que ir más allá e incorporar símbolos (como *, & ó ¿)y utilizar  letras minúsculas y mayúsculas. Es buen hábito cambiarlas cada tres o seis meses y nunca utilizar la misma en diferentes sitios ya que si alguien obtiene la de nuestra cuenta de Facebook, por caso, también tendría acceso a nuestro correo electrónico o homebanking.


COMO BLINDAR CELULARES Y TABLETS 
Si en este momento alguien tomara nuestro teléfono celular o nuestra tablet y se lo llevara, ¿a qué información accedería? Si no tenemos una contraseña de bloqueo ya sea un PIN, o un patrónes posible que automáticamente pueda ver el contenido de nuestro correo electrónico, recorrer nuestras fotos y videos e incluso realizar llamadas a nuestro nombre (si agendamos los contactos como Papá o Mamá nos arriesgamos, además, a un secuestro virtual).  Entonces, el primer paso para blindarlo es contar con un bloqueo en la pantalla robusto, es decir, con una contraseña que no sea fácil de descubrir. En el caso de un robo, además, existen aplicaciones para conocer la ubicación del equipo gracias a su GPS. Con esa información uno puede acercarse a una comisaría y radicar la denuncia. En el caso de Android, Google ofrece la app Android Device Manager mientras que Apple tiene Buscar mi iPhone y Windows Phone tiene Encuentra mi teléfono, todas gratuitas. También hay apps más específicas que ya vienen instaladas de fabricantes como Motorola, Samsung y LG, entre otros, y opciones como la app Prey, que enciende la cámara para tomar fotos y subirlas a la web y hace sonar una alarma. Si no podemos recuperarlo, con estas mismas aplicaciones podemos borrar nuestros datos a distancia. Debemos activar la función ni bien compramos el teléfono y, una vez que nos lo roban, ingresamos a una web desde donde formateamos su memoria y, en algunos casos, incluso lo inhabilitamos para su uso. Además, hay que informar a nuestra compañía telefónica el IMEI de nuestro equipo, una suerte de DNI del aparato, para que impida que vuelva a ser usado.


COMO MENSAJEAR SIN RIESGOS
Para muchos, WhatsApp reemplazó a los mensajes de texto e incluso a los correos electrónicos. Sin embargo, la popular aplicación presenta numerosos problemas a la hora de resguardar nuestra intimidad. La prestigiosa organización EFF (Electronic Frontier Foundation), por ejemplo, denunció que el programa –utilizado a diario por 800 millones de usuarios en todo el mundo– no ofrece las garantías necesarias para resguardar la información personal del usuario y de los mensajes enviados.
Hace algunas semanas, además, un español presentó una forma relativamente sencilla de robar nuestra cuenta, pero que requiere tener acceso a nuestro teléfono por varios minutos, algo que puede prevenirse con facilidad. Si bien desde WhatsApp aseguran que están trabajando en mejorar estos aspectos –incorporaron el cifrado de mensajes a fines de 2014– si queremos resguardar nuestros datos, lo mejor es utilizar opciones más confiables pero menos populares como Telegram o LINE. Según la consultora Carrier y Asociados, el 98 por ciento de usuarios de mensajería instantánea elige WhatsApp. En ella, usan la función de compartir imágenes, audio y video y, el 61 por ciento, arma grupos de distintas afinidades. Un 55 por ciento opta, como servicio adicional, Facebook Messenger, una aplicación que prefieren especialmente quienes se conectan a Internet desde la computadora. Los datos señalan, además, que un 85 por ciento reemplazó los mensajes de texto tradicionales por la mensajería instantánea.
COMPRAR Y VENDER EN FORMA SEGURA
Según datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), las ventas por Internet crecieron un 61,7 por ciento en nuestros país en 2014, superando en volumen de operaciones los 40 mil millones de pesos, una cifra que se estima crecerá este año un 58 por ciento. Si bien el 94 por cientode los compradores aseguraron haber tenido experiencias positivas, también es necesario blindarse a la hora de realizar transacciones en la web. 
La regla de oro es que no debe realizarse ningún pago online si la dirección del sitio no comienza con https o no muestra el ícono de un candado cerrado en el explorador. Si nos ofrece como plataforma de pago electrónico Mercado Pago, podemos quedarnos tranquilos, ya que este sistema gestiona la transacción de manera segura con un nombre de usuario y contraseña, sin necesidad de introducir la tarjeta de crédito cada vez que se realiza una compra. La información viaja por la red en forma encriptada y no se revela ningún dato financiero ni del cliente y tampoco del comercio. En cuanto a los portales de compra y venta digital, Mercado Libre lidera el rubro con más de 120 millones de usuarios registrados y utilizan Mercado Pago, pero siempre es importante tener en cuenta la reputación del vendedor antes de realizar cualquier operación. Alguien que ofrezca electrodomésticos o productos electrónicos usados por un bajo precio, pero que no registre transacciones anteriores, por ejemplo, no es de fiar. Lo mismo vale para las páginas de clasificados on line, como AlaMaula y OLX, en las que hay que estar atentos al perfil del vendedor, la descripción del producto y siempre concretar operaciones en sitios públicos.


QUE HACER PARA CUIDAR LA CUENTA DE E-MAIL
Algunas de las principales amenazas llegan a través de correos electrónicos. Por un lado, existen aquellos mails enviados por contactos reales que incluyen links que al ser clickeados descargan programas que roban fácilmente datos de la víctima sin su conocimiento. En estos casos, hay que desconfiar de cualquier mensaje que parezca sospechoso, sobre todo si sólo tiene un enlace.  Otro delito muy común se da cuando los usuarios reciben correos que parecen genuinos, pero que en realidad incluyen links diseñados para robar información crítica, como números de documento o tarjetas de créditos, claves de acceso a homebanking o contraseñas. Esta práctica se la conoce como phishing y es difícil de combatir porque los delincuentes perfeccionan día a día los métodos para que las páginas apócrifas sean idénticas a las de bancos o empresas reales. De hecho, Intel Security enfrentó a 19 mil personas de 144 países a una serie de mails y sólo el 3 por ciento detectó correctamente cuáles eran de phishing. Para evitar caer en la trampa, hay que desconfiar de misteriosos premios obtenidos en concursos de los que no recordamos haber participado o de remitentes desconocidos. Si el link parece genuino, podemos pasar el cursor sobre él para identificar falsificaciones obvias y hay que asegurarse, además, que nos lleve a la página web exacta que menciona. La URL del sitio tiene que ser la correcta y hay que mirar que no tenga imágenes de baja calidad o una redacción sospechosa. Según estadísticas mundiales, el país con más ataques de phishers es Brasil. Los datos del primer trimestre de 2015 indican que, en ese país, el 18,28 de los usuarios de emails fueron víctimas de estos engaños. En el ránking, les siguen India, con 17,73  por ciento y China, con 14,92 por ciento. La Argentina no figura en los primeros diez puestos. Aquí, el primer caso de fraude bancario por phishing se produjo en 2006.


ADEMAS...
CONTRASEÑAS INVENCIBLES:
Las aplicaciones LastPass o True Key toman nuestras contraseñas vigentes y las hacen más fuertes, las recuerdan en todos los dispositivos y permiten un acceso instantáneo sólo con un password maestro. Con True Key, además, se pueden agregar factores adicionales, como nuestra cara o nuestras huellas digitales. 

OJO AL VENDER DISPOSITIVOS:
Antes de vender o regalar nuestro smartphone, tablet o computadora, hay que borrar toda la información. Un experto podría recuperar archivos borrados recientemente. Es lo que le pasó a Silvina Luna, cuyo video íntimo en un viñedo fue tomado de una notebook que vendió un ex novio. Los dispositivos móviles ofrecen la opción de “restablecer a fábrica”, que deja a los equipos en su estado original.

COMO Y DONDE DENUNCIAR CIBERDELITOS
Si somos víctimas de un ciber-delito es importante no borrar o modificar cualquier información del equipo afectado y acercarse a la dependencia policial más cercana, donde están obligados a tomar la denuncia. La Policía Federal cuenta con una división que se denomina Delitos Tecnológicos, que puede ser contactada desde todo el país a través del teléfono (011) 4800-1120 o, por correo electrónico, en [email protected]
Frente al robo del celular, hay que recordar que desde hace tiempo los teléfonos asocian nuestra información y datos relevantes a una cuenta de correo, por lo que será fácil recuperar nuestros contactos y aplicaciones en un aparato nuevo. Y por las dudas siempre hay que cambiar todas nuestras contraseñas.}

guia

0 comentarios - Guía total para proteger tus datos (Android, Windows, etc.)