El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Muerte de Artigas en el Paraguay de Dr. Francia

EL SUPREMO Y EL CAUDILLO

Muerte de Artigas en el Paraguay de Dr. Francia


La relación entre el Supremo Dictador de la República del Paraguay, Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia y el Gral. José Gervasio Artigas, "Protector de los Pueblos Libres" y máximo prócer uruguayo pasó por diversos períodos, encontrando a ambos en distintas posiciones hasta septiembre del año 1820, cuando un Artigas derrotado y traicionado solicita permiso para ingresar al Paraguay, y convertirla en su morada final.

Uruguay


Desde que habían combatido contra los ingleses en Montevideo (enero de 1807), Artigas había mantenido afinidad y correspondencia con Fulgencio Yegros, quien en aquella oportunidad había sido "herido de muerte" de un tiro que le asestaron bajo la espalda, según refería su hermano Antonio Tomás Yegros.

En los albores de la independencia, a cada cual le tocó desempeñar papeles distintos en escenarios cambiantes. Fugencio Yegros había integrado la Junta Superior Gubernativa (lo que Artigas miraba con beneplácito) y luego de la proclamación de la República del Paraguay (octubre de 1813), el Consulado junto al Dr. Francia. Los pedidos de auxilio y correspondencia entre Artigas y el Paraguay serían constantes, y aunque no se tradujo en una alianza militar o en el envío de las solicitadas tropas paraguayas, el prócer oriental llegó a recibir un cargamento de tabaco y yerba enviado desde Asunción.

El escenario en el Río de la Plata y en las provincias interiores era cambiante. Unidos todos al principio contra los españoles, luego contra los portugueses, con el tiempo los regionalismos, las diferentes formas de concebir la soberanía y la sed imperiosa de poder empiezrían a aflorar. Fue así que en 1814 se produce el retiro de Artigas del servicio que venía prestando a la Junta de Buenos Aires.

Luego de aquel episodio, los intereses de paraguayos y orientales parecerían converger con más fuerza pues los enemigos de ambos son los mismos: portugueses y porteños. Sin embargo, más allá de que la concepción u objetivo político pudiesen ser similares, los caminos trazados por Francia y Artigas en los años 1814 y 1815 serían totalmente distintos.

paraguay
Fulgencio Yegros

EL PLAN PARA DERROTAR AL DICTADOR DEL PARAGUAY

artigas


Francia no tenía interés en involucrarse en las intrigas vecinas, mientras Artigas quería a toda costa arrastrar al Paraguay para conseguir su objetivo. En enero de 1815 Artigas se encontraba en el cenit de su vida política luego de derrotar a los porteños al mando de Dorrego en Guayabos, lo que le abrió las puertas de Montevideo. En el mismo período, Francia se consolidaba como Dictador Supremo en el Paraguay (sería confirmado a perpetuidad en 1816).

Luego de un intercambio epistolar entre ambos que disgustó a Artigas, éste se dispuso derrocar a Francia. Para ello urdió una conjura desde Santa Fe a través de un ciudadano paraguayo de nombre Francisco Antonio Aldao, a quiso encomendar la remisión de un pliego para Fulgencio Yegros. Debido a que Aldao se excusó de no conocer a Yegros, finalmente la envió a Manuel Atanasio Cabañas.

En la misiva, Artigas informaba a Cabañas que "iba a pasar a la República a tomarla" aclarando que "no ofendería a ningún paraguayo". Hablaba de poner en el poder a Cabañas y a Yegros, así como también mencionaba a Pedro Juan Cavallero.

El plan no prosperó, pero resulta difícil pensar que el Dr. Francia no tomó conocimiento del mismo, pese a que no ordenó represalia alguna en ese momento. Para entonces, la palabra de Artigas "era ley en todo el largo y ancho del antiguo Virreinato del Río de la Plata, con excepción del Paraguay y la ciudad de Buenos Aires".

En ese contexto, y al ver esfumada su idea de derrocar a Francia, Artigas se convierte en uno de los primeros "bloqueadores" del Paraguay pues el 9 de septiembre de 1815 emite un Reglamento que regulaba el comercio e imponiendo un tributo del 25% (veinticinco por ciento) sobre los productos de ultramar, 4% (cuatro por ciento) los frutos de América (lo que incluía la yerba y el tabaco del Paraguay).

Pero controlar el derecho a navegación de los buques en base al cumplimiento de estas normas era bloquear al Paraguay, al que solamente se accedía después de pasar por las bocas del Uruguay y remontando el Paraná. En definitiva, el territorio de la "Confederación Oriental" era territorio de bloqueo económico para sus enemigos políticos. Además, ordenó al Gobernador de Corrientes la absoluta prohibición de introducir ganado al Paraguay.

Francia tenía muy claro en quién se originaban la escasez y el alto precio del ganado: "con la confusión que causa Artigas, que todo lo revuelve", diría.



EL CAUDILLO PIDE ASILO AL TIRANO DEL PARAGUAY

protector de los pueblos libres


Vistas las cuestiones en este contexto, y considerando otras desinteligencias que se generarían en los años siguientes, podemos comprender los sobrados motivos que tuvo el Dr. Francia para negarse de recibir en audiencia al derrotado caudillo oriental Artigas en 1820 cuando la solicita desde el Convento de La Merced en Asunción.

Aún así, el Dr. Francia le concedería asilo el 25 de diciembre, ordenando que “habiéndose dispuesto que D. José Artigas pase a morar en la Villa de San Isidro;” en Curuguaty, a 85 leguas de Asunción, “el Tesorero de Guerra lo proveerá competentemente de los efectos que puedan ser útiles para su decente vestuario...”. Se dispuso pagarle una pensión mensual de 32 pesos (el equivalente al sueldo de un Ministro), y se le envió cada mes una onza de oro sellado, durante diez años, hasta que él mismo se mantuvo con su trabajo de agricultura y ganadería en una chacra situada a diez cuadras de la villa; cuya región era un vasto emporio de yerbatales.

En mayo de 1821 el Dr. Francia justificaría el asilo otorgado a Artigas manifestando que:
"Era un acto no sólo de humanidad, sino aún honroso para la República, el conceder asilo a un jefe desgraciado que se entregaba…”

dr francia

EL ASILO DE ARTIGAS EN EL PARAGUAY

revoluciones americanas


Nos relata don Carlos Antonio López, en 1850: “Pidió asilo al gobierno diciendo que si no le concedía iría a meterse en los montes. Su esperanza fue bien correspondida, él vino destituido de todo medio y auxilio, y el Gobierno le hizo dar una asistencia regular durante su residencia en el suprimido convento de Mercedes, y después lo hizo llevar a vivir en la villa de San Isidro”.

Muerte de Artigas en el Paraguay de Dr. Francia
Don Carlos A. Lopez Primer Presidente Constitucional del Paraguay


También leamos un breve párrafo que escribió José María Artigas, el hijo que acompañó a su padre durante tres meses en el exilio: “Mientras permaneció en el convento de la Merced, Francia le pasaba diariamente para la mesa. Y de mañana y tarde, todos los días, le visitaban el Prior y un ayudante del Dictador con el objeto de saber su estado y de si necesitaba algo”.

Y el 27-12-1820 el mismo José Gervasio Artigas escribió lo siguiente al Dictador: “(…) En esta virtud, y como conozco ya debidamente que la generosidad suprema de VE se halla empeñada en multiplicar los obsequios a mi persona y favorecer a un individuo desnudo del todo de méritos para con VE, no queda por cierto un lugar a mi disimulo para omitir una demostración como la presente, que refiera a VE mis finos agradecimientos y avive la ansia de mis deseos con que cada momento anhelo a conocer y tratar a aquel bienhechor, en cuya suprema nobleza de bondad puedo sin otra cosa sólo contemplarme digno de alguna conmiseración”.

En el Paraguay, don José Gervasio, vivió tranquilamente hasta el fin de sus días, un 23 de setiembre de 1850, a los 86 años; los que no vivieron tranquilamente fueron algunos de sus soldados que cometieron hechos vandálicos y fueron fusilados.

Uruguay



Ahora la pregunta desde la ignorancia; ¿ existirá algún homenaje al Dr. Francia en el Uruguay al convertirse este en el Protector del Protector de los pueblos libres?



FUENTES;
"El Caudillo y el Dictador" de Ana Ribeiro
Francia Vol. 1, 2 y 3. Ed. Tiempo de Historia Colección Doroteo Bareiro, ANA
"Cartas sobre el Paraguay" de J. P. Robertson Wisner de Morgenstern en Boglich
Artículo de Eduardo Nakayama
“El doctor Francia visto y oído por sus contemporáneos”, de José Antonio Vázquez, Eudeba, 1975

0 comentarios - Muerte de Artigas en el Paraguay de Dr. Francia