El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El Libro de los Sueños y el Destino

Este es el libro de mis sueños personales, escrito con el propósito de vislumbrar y encontrar mi destino de conocer la parte inconsciente de mí mismo, la esencia misma de mi ser y así poder vivir la vida que yo quiero, pero al mismo tiempo quiero que las personas que leerán esto, también se animen a hacer su “libro de los sueños y el destino” para un propósito especial el cual detallare a lo largo de este escrito. Todo empezó hace unos años, cuando era un adolescente, casi un niño aun, estaba en una etapa de descubrir el mundo, el amor, la vida, recuerdo haber estado enamorado de una niña de ojos muy bonitos jeje y al mismo tiempo conociéndome a mí mismo en busca de mis pasiones y definiendo mi personalidad, también me gustaba mucho el nintendo y playstation, montar skate, siempre fui un saltarín y corredor, me trepaba por los techos, corría en el campo y saltaba desde lugares muy altos, era un niño muy vigoroso, pero también algo tímido jajá ¡Que buenos recuerdos!. Por aquel entonces, en mi interior había muchas interrogantes, sobre la vida, el sentido de estar vivo y cosas semejantes. Fui criado en una cultura donde la tradición religiosa es el cristianismo. Desde pequeño siempre me inculcaron un respeto hacia el Dios cristiano y pues en aquel entonces no era muy dado a la lectura y mi visión del mundo en general era muy pobre y muy cargada de prejuicios. Así yo recuerdo que quise realizarme como persona y empecé a leer la biblia, porque en ese entonces creía que encontrar el sentido de la vida y la felicidad, solo podía ser encontrada en “Dios”.


CHOQUE DE COSMOVISIONES

Ahora que han pasado algunos años desde entonces, me doy cuenta que esa palabra “DIOS” es muy complicada y subjetiva, como veremos con más detalle más adelante. Ahora sigamos con el relato. Paralelamente a toda mi vida normal yo seguía leyendo la biblia por mi cuenta, recuerdo haber leído desde Génesis hasta Deuteronomio y al leer toda la ley judía pensaba que tenía que cumplir esas cosas para estar bien delante de Dios, para ser feliz, etc. Por otro lado, lo que había notado desde pequeño es que la religión siempre prohibía las cosas divertidas como ir a una fiesta o beber licor y cosas por el estilo, siempre vi a la religión como algo aburrido, pero al mismo tiempo había un respeto hacia “Dios” e iba a la misa diciéndome a mí mismo: “ Tengo que cumplir con Dios”, aunque me parecía aburrido, pero al menos así ya era una persona buena u obediente, según un prejuicio que tenía en mi mente.
No sé si fue el destino, si es que existe, pero la vida me llevo a una iglesia cristiana donde conocí a muy buenos amigos y en especial uno “Cejas” jajá, si estás leyendo esto hermano síguele porque se pondrá más interesante, bueno continuemos pase la segunda mitad de mi escuela secundaria en esta iglesia, haciendo locuras con mis amigos, aprendiendo cosas, haciendo travesuras, jugando con la música y experimentando cosas nuevas. Sin embargo, yo no note algo, y estoy seguro que Cejas también, estábamos creciendo en una tradición religiosa de ambiente dogmático, para los que no saben que es el dogmatismo lo diré en palabras sencillas: Son las personas de mente cerrada que crean una regla o un concepto o una actitud frente a algo y lo asumen como una verdad absoluta y cualquiera que no se adhiera a esta “verdad” está en un error o simplemente está equivocado.
Los dogmas que nos presentaron produjeron en mi un choque de cosmovisiones y gradualmente fueron calando en mi interior, para no aburrirlos el resumen era que todos los hombres hemos nacido bajo pecado y nos espera el infierno y la única manera de evitarlo era reconociendo que Jesús era Dios y que él murió por nosotros y después de eso tener una relación con Dios, yendo a la iglesia y sometiéndonos a otras reglas hechas dogmas como asistir fielmente, dar el diezmo, alejarse de la música que no sea religiosa, de las fiestas, no tener novia o novio que no sea de la iglesia, etc. Obviamente esto era una vida muy estricta, por lo que muchas veces no hacía caso de esas reglas y también todos mis amigos, pero al no cumplirlas nos sentíamos mal, nos daba miedo el infierno, y no podíamos vivir plenamente, es por eso que no fue, sino hasta los 16 casi 17 años cuando fue mi primer beso, con una niña de ojos claros y pelo negro, pues me tarde mucho en comparación de mis amigos jajá, pero las cosas fueron tormentosas debido a los dogmas y ese episodio quedo atrás.

DESCUBRIENDO UN UNIVERSO DE CONOCIMIENTOS

Ahora entraba a la Universidad y pues me enfrentaba a un universo de conocimientos, la ciencia hablaba de la teoría de la evolución, el Big Bing, muchos filósofos descartaban a Dios, etc. Esto entraba en conflicto con lo que yo creía, pero en la iglesia nos enseñaron que todo el mundo está bajo el domiño del diablo y hay una especie de conspiración mundial contra el Dios cristiano, pero yo no quise quedarme simplemente como alguien que repite las cosas, pues si lo que yo creía era cierto, entonces debía demostrarlo y empecé a investigar y me topé con el llamado “creacionismo”
Leí mucho creacionismo, donde se defendía la literalidad de la biblia, decían que el mundo tiene 6000 años de antigüedad, que la teoría de la evolución es falsa, etc y pues por la posición teológica en la que me encontraba, estos escritos me parecían muy coherentes y lógicos y sentía que estaba descubriendo la verdad, me sentía como un súper agente secreto jajá. Al mismo tiempo me apasionó la ciencia y algo de la filosofía, pero en ese entonces mucho más en la ciencia. A veces me infiltraba en cursos de filosofía, recuerdo haber leído un libro llamado “el mundo de Sofía” fue como una introducción a mi pensamiento filosófico, aparte también me colaba a clases de cosmología en mi universidad, leía libros de científicos deístas como Paul Davies, al mismo tiempo estudiaba las leyes de newton, las cosmologías del universo, desde Aristóteles, Ptolomeo y Copérnico, la relatividad general y especial de Einstein, y algunos indicios de mecánica cuántica. No conozco a profundidad todos estos temas, pero si tengo una pequeña base y entiendo la trama que los envuelve y pues me gusto eso de la ciencia y en cierta forma podía entender la pasión que aquellos grandes científicos tenían por el descubrimiento de estas cosas.
Hasta este punto tenía algo en claro, la ciencia no podía ni demostrar ni negar la existencia de Dios, sino que simplemente se limitaba a describir el funcionamiento del universo libre de paradojas, eso era lo que hacía el Big Bang y la controversia era que la biblia tomada literalmente nos dice que el universo tiene 6000 años de antigüedad, mientras que la ciencia nos dice que millones, esta cuestión permaneció abierta para mi hasta unos años después, pues también había una corriente del cristianismo que era más abierta a la crítica moderna y pues no le preste mucha atención en ese entonces. Yo me concentre en el origen del Universo, investigue la teoría del infinito, desde el matemático Gilbert a George cantor, y supuestamente la segunda ley de termodinámica y el teorema de Vilenkin Borde y Guth mostraban que el universo no es eterno y tuvo un origen, para mí esto apoyaba mis creencias y los tomaba como argumentos irrebatibles. Hasta escribí un artículo sobre esto, titulado “EN BUSCA DE LA VERDAD” y pues sentía que había encontrado la “Verdad” había conquistado la razón y fue muy arrogante de mi parte, pero la vida es para aprender y si que me tenía una sorpresa muy grande.

UN ENCUENTRO MAGICO

Al margen de mi vida religiosa, yo desarrolle una profunda conexión con el universo y la naturaleza, desde que tenía 13 años. Recuerdo que estaba mal una noche de octubre, era el cumpleaños de mi abuelo y toda la familia estaba reunida, y pues aquella noche hubo una tormenta tan fuerte que corto la electricidad a causa de los rayos, el techo de mi casa sonaba muy fuerte parecía que se caía el cielo, estaba aterrado a causa de los relámpagos y el sonido y me sentía abrumado ante ese universo tan potente, luego de unas horas la tormenta acabo y era casi la media noche, y la luz aun no volvía a la cuidad y yo salí a la calle y me encontré con un escenario que me cambio la vida, la calle estaba llena de agua, era un rio ¡Parecía Venecia! y toda la ciudad estaba en la oscuridad y ese particular ambiente lleno de calma después de la tormenta le daban una sensación mágica y al ver el cielo, este estaba totalmente despejado pero con una gran Luna llena, cuya luz reflejaba en las calles de agua de la ciudad y desaparecía parcialmente la oscuridad que había. En ese entonces yo fui tocado por la belleza del mundo, sentía que me vibraba el cuerpo de emoción era algo mágico algo místico experimente la trascendencia.
Desde aquel día siempre busque tener ese tipo de experiencias, cuando ingrese a la universidad me compre una motocicleta y en vacaciones siempre la usaba para ir a lugares alejados, donde había una vista increíble, donde podía ver una puesta de sol, y el cielo anaranjado en medio frondosos árboles, o cerca de un rio y escuchar su sonido o respirar el aire del campo y escuchar los grillos al anochecer, me conmovía al ver el infinito espacio cuajado de estrellas, aprendí las constelaciones, el nombre de las estrellas y muchas cosas de astronomía, La luna me parecía mística, misteriosa y muy romántica. Siempre sentía que el universo me acariciaba el alma y yo tenía una conexión especial con él.
EL AMOR Y LA ADVERSIDAD
Sigamos con el relato, yo creía haber conquistado la razón con mis creencias religiosas y con ayuda de mis investigaciones; además, a todo esto yo integraba mi experiencia mística con el universo, la cual me daba una especie de soporte emocional. Sin embargo, había un aspecto de mi vida en el cual yo no era muy experimentado, y era nada más y nada menos que el amor, antes de esto como dije más arriba tuve mi primer beso a los 16 y luego de un tiempo salía con otra chica, pero esto para mí solo fueron cosas de adolescentes, no me las tome en serio. Ahora había conocido a otra chica y esta vez fue algo que me llego al corazón y lo tome más en serio, la verdad fue un sentimiento muy bonito en su momento, pero este sentimiento hizo un choque con la mentalidad en la que había crecido, el ambiente de los dogmas religiosos que les mencione más arriba, estos estaban muy enraizados en mi corazón y el sentimiento por aquella chica también entro en mi corazón y pues este choque produjo una híper reflexión en mi mente y profundos trastornos emocionales. Por un lado mi sistema de creencias y los dogmas que yo tomaba como una verdad absoluta, me decían que no puedo estar con alguien que no sea de la misma tradición religiosa que yo, y por otro estaba el sentimiento por esta chica que era algo muy lindo. Y pues no podía conciliar eso en mi mente ¿Cómo era que algo que me hacía sentir tan bien podía ser pecado o malo ante Dios? ¿Cómo era que el amor era pecado en ciertas condiciones? ¿No se suponía que el amor era algo que trascendía culturas, barreras, religiones, razas, etc.? Estas cosas me produjeron un trastorno de ansiedad, el cual era algo nuevo para mí, nunca creí que me iba a pasar eso; además, mi conocimiento sobre la mente y el alma humana era muy pobre, en ese entonces solo me interesaba la ciencia y la filosofía, pero solo como un mero conocimiento teórico, la única cosa que me daba algo para el alma era mi experiencia mística con el universo.
Dados los prejuicios que existían en mi tradición religiosa acerca de los medicamentos antidepresivos y ansiolíticos, había una completa satanización de estos e incluso personas que no pertenecían a mi tradición religiosa parecían compartir esta opinión. Y dado el estado de paranoia en el que me encontraba debido al trastorno de ansiedad, pues yo decidí no tomar esos medicamentos y trate de curarme haciendo ejercicio físico, medicina natural, oración, etc. Al ver que no había resultados el trastorno se empezó a agravar e incluso mi paranoia aumento y, pues me aislé completamente del mundo, durante semanas no salía de mi habitación, sino solo para comer, casi no conversaba con nadie, sino solo con mis amigos cercanos. En especial tu “Cejas” ¿recuerdas Que estábamos mal hace un par de años, bueno yo más que tú y hablábamos horas por teléfono? jajá. También tenía ataques de pánico, que eran horribles, sentía que iba a morir y me aterraba la idea, el corazón me latía a mil por hora, el cerebro me botaba como electricidad y mi cuerpo se movía involuntariamente, muchas veces sentí que me desvanecía, muchas veces desee la muerte por el dolor físico enorme que pasaba, tres meses no pude dormir casi nada, tal vez si hubiera continuado así, habría desarrollado esquizofrenia. Durante todo este tiempo profundice leyendo cosas religiosas, y mi mente estaba al borde de la locura, pensaba que una entrega total a Dios iba a borrar todos mis dolores, pero todo este esfuerzo no dio el resultado que esperaba. Así que cerca de los tres meses de sufrir este trastorno volví a la ciudad done nací, a estar con mi familia, yo planeaba llegar y dejarme morir, porque ya no me quedaba fuerza para nada, cuando llegue a simple vista parecía estar normal, pero apenas podía caminar y no sabían la profundidad de cosas que había dentro de mí. Sin embargo, tenía a la mano unos medicamentos antidepresivos muy caros y decidí tomarlos diciendo ¿Qué pierdo intentando? Y los tomé y al cabo de una semana empecé a sentir los efectos. Por primera vez después de tres meses de inmenso dolor pude conciliar unas horas el sueño, aunque el primer mes siempre despertaba en las madrugadas por un ataque de pánico, los cuales fueron desapareciendo a medida que tomaba los medicamentos. Había descubierto algo, ¡Me hacían bien! Y durante los siguientes 3 meses la pase durmiendo recuperando fuerzas, haciendo ejercicio, pero algo había cambiado en mí. Había desarrollado una desconfianza muy grande hacia mi tradición religiosa y hacia las personas que me habían dado aquellos consejos y dogmas que me habían causado tanto dolor.
FORJANDO UN CAMINO
Pasaba el tiempo y las cosas no eran las mismas, ahora era una persona más desconfiada, aunque seguía yendo a la iglesia, pero me había vuelto un poco más crítico con los dogmas y el legalismo que tanto daño me había hecho. En la misma tradición religiosa del cristianismo, hay muchos subgrupos que van desde los fundamentalistas hasta los liberales, ahora yo era un liberal, más abierto a la crítica moderna. Sin embargo, aún quedaban prejuicios en mi mente, como que para encontrar la felicidad y el sentido de la vida es necesario vivir una vida asceta, sin placeres y de entrega total a Dios. Tenía esta idea por la cultura y la misma iglesia, pero al mismo tiempo lo veía como algo aburrido e ilógico no podía entender como alguien podría ser feliz viviendo de esa manera y estas ideas revoloteaban en mi mente siempre.
Así que decidí salir del capullo en el que me encontraba y buscar respuestas en todas partes. Así empecé a leer otras corrientes espirituales como el Islam, El Budismo, el Hinduismo, para saber de qué trataban, pues no las conocía solo había escuchado hablar de ellos, pero de las mentes prejuiciosas de la religión cristiana. Al mismo tiempo empecé a investigar la historia de la religión cristiana y leí a muchos autores ateos como Nietzche, Dawkins, Spinoza, Comte-Sponville. Sus críticas parecían dar en el blanco, pues deconstruían todos los argumentos a favor de la existencia de Dios y señalaban lo perjudicial que era la religión y eso me parecía coherente, pues eso lo había vivido en carne propia. Todo esto me llevo a una etapa de confusión y me distancie bastante del cristianismo, aun creía en Dios, pero ya era alguien bastante liberal, solo iba de vez en cuando a la iglesia, porque me surgían las siguientes cuestiones:
Si el cristianismo es la Verdad absoluta, entonces ¿el 70 % o incluso más de las personas del planeta están equivocados? ¿solo en la tradición religiosa en la que yo nací posee la verdad? ¿No es injusto que Dios solo revele la verdad a una parte del planeta y al resto los deje sin revelación y sin acceso a la felicidad? ¿Qué paso con todos en América antes de que los europeos nos impongan el cristianismo? ¿Acaso todos se fueron al infierno por no haber escuchado al Dios cristiano? Y me es posible multiplicar los ejemplos.
Fue entonces que vi la arrogancia de mi tradición religiosa, y también mi arrogancia, porque durante mucho tiempo consideré que solo mi grupo poseía la Verdad, que el resto de religiones o corrientes de sabiduría eran solo pobres intentos humanos para tratar de alcanzar a Dios, y a veces incluso de inspiración diabólica y no era capaz de ver los errores e incongruencias de mi misma religión y pensamiento. Sin embargo, la cosa no acababa ahí, aun me faltaba mucho por conocer e investigar, y me puse a dudar de todo e investigue de todas partes, historia de las religiones, me abrí a la crítica moderna, a la arqueología, la historia, descubrí que muchas cosas que dice la biblia no son históricas y son solo mitologías y muchas historias son casi copias literales de otras culturas, por ejemplo, el mito del diluvio universal, es casi una copia del poema del Supersabio de la epopeya de Gilgamesh. Investigue como se formó el libro “Biblia” la influencia teológica que tiene de otras religiones como el Zoroastrismo, la influencia griega y el neoplatonismo, etc.

Yo seguía asistiendo de vez en cuando a la iglesia, pero yo ya no lo encontraba edificante para mí, sino más bien como algo perjudicial. Leer la biblia me chocaba y las enseñanzas me parecían tontas y me hacían recordar aquel episodio horrible de mi vida, aun no me recuperaba por completo, a veces me volvían pequeños rezagos de esa enfermedad que fue la que partió en dos mi vida. Y decidí no ir más a la Iglesia. Empecé a dudar de la existencia de Dios, y decidí forjarme un camino, pero con todo lo que había investigado, no sabía si creer o no en Jesús, Yave, Ala, Brahmán, Visnú, o en un cielo o un infierno, o la reencarnación, la Biblia, El Corán, los Avestas y entre otros pues note que son conceptos formados en el tiempo producto de influencias de otras religiones, hechos en determinados contextos políticos y sociales. Era una mezcla de todos contra todos, y por ello dude de la existencia de Dios y me aleje de toda la religión, en cierta forma me hacía bien me sentía libre, veía aquellas cosas como una ilusión que pueden ayudarte en cierta forma, pero en el fondo son solo eso ilusiones.

UN BALSAMO PARA EL ALMA

Así seguía mi vida y en este camino empecé a valorar y ver la belleza de las pequeñas cosas del mundo. Me conmovía el hecho de tener amigos, me causaba ternura ver a mi familia a los animales y de enamorarme otra vez. La cuestión de Dios seguía abierta en mi mente hasta que un día paseando por la librería encontré un libro llamado “DIOS” que ahora se lo preste a Louuuu, niñita si estas leyendo esto ya sabes que ese libro es especial para mi, porque me permitió entender muchas cosas. Como que el concepto de Dios es un concepto muy saturado, cada persona en diferente lugar y época tiene su propia definición de Dios, pero que la esencia misma de Dios no puede ser conocida por los humanos, no puede ser definida, porque Dios es inefable. Como alguien dijo por ahí “SI LOGRAS DEFINIR A DIOS, ENTONCES NO ES DIOS” Dios trasciende todas las categorías de pensamiento, es inútil preguntarse ¿es uno o muchos o bueno o malo o si existe o no existe?, porque estas son categorías del pensamiento y Dios trasciende todas las categorías del pensamiento, Desde entonces entendí cuan sabio era no nombrar a Dios, porque nombrar es poseer y la historia y la vida me ha mostrado que las religiones tratan de poseer a Dios. En el nombre de Jesucristo y de Ala los cristianos y musulmanes se matan entre ellos, hoy en la actualidad las religiones dividen desprecian a los demás y no puede haber verdadero amor con todos nuestros semejantes mientras vivíamos en una religión dogmática. Sin embargo, resulta algo incomodo tener un Dios que es incognoscible, pero he aquí un misterio
Dios posee todas las características es trascendente y está más allà de todo, pero a la vez es inmanente y esta en todas partes, es el Ain Sof de la cábala judía, el Tao del budismo, Brahmán de los Hindues, el Logos de Heraclito, la Deidad de Spinoza, el alma del mundo de Plotino, es lo que sostiene al universo, es aquella experiencia mística que me sucede a menudo cuando estoy contemplando el universo, esta es la parte impersonal de Dios oculta y misteriosa de Dios, pero al mismo tiempo también es personal, algo que podemos experimentar un Dios que podemos encontrar en nuestro interior, en nuestro corazón, en la esencia de nuestro ser, porque Dios es inmanente y conforma la esencia de nuestro ser. Como dice la celebre frase del oráculo de Delfos: “ Conócete a ti mismo y conocerás el universo y los dioses” y creo que hay muchas formas de conocernos a nosotros mismos y conocer la naturaleza humana. A veces practico la meditación Zen del budismo zen donde observo mis pensamiento, sueños y contemplo mi ser. Toda esta aventura que he tenido en la vida me ha llevado a experimentar muchas cosas, desde una entrega total a Dios, el amor y la adversidad, la duda y el ateísmo, forjándome un camino y un bálsamo para mi alma, tengo la sensación de haber vivido muchos años o vidas a pesar de que aun soy muy joven. Y me he dado cuenta que la sabiduría no es algo a lo que se accede de una vez y para siempre, es algo gradual, y se aprende a lo largo de la vida y creo que yo intente saltarme el camino y ser un sabio sin antes aprender cosas, pero tengo que vivir y llegar a la vejez para entonces ser un verdadero sabio. Ahora entiendo las palabras de Aristóteles cuando dijo que uno no es un verdadero filósofo, sino hasta los 45 años jaja ignoro muchas cosas de la vida, no he vivido lo suficiente, aun soy muy joven con la cabeza llena de hormonas y no he experimentado muchas cosas y quiero ir con calma sin complicarme la vida y tengo también muchos sueños, aun me encanta vivir esas experiencias místicas en el universo, me interesa la fotografía y poder captar la belleza del mundo en una cámara, me encanta la música con una letra profunda, es el lenguaje del alma, a veces me hacen llorar como un niño pequeño, creo que hay un misterio en el mundo y me conmueve demasiado eso, al ver a un bebe y cargarlo o ver un animalito pequeño, o escribir mirando un atardecer, me encanta ver goku y jugar nintendo y ver películas y hacer bromas con mis amigos, me gustaría enamorarme otra vez y tener alguien con quien ver las estrellas o el atardecer, y hablar por horas y ver películas y viajar por lugares mágicos disfrutando de este universo tan hermoso. Quizá escribamos un cuento algún dìa, porque la vida es bella

Al final creo no importa tanto la creencia en un Dios o religión, porque el amor es lo único real, lo único que nos une y trasciende todo. Hace poco me encontraba leyendo un libro de Joseph Campbell un mitólogo que nos habla del gran poder del mito para acercarnos a esa trascendencia a ese misterio, y pues las religiones están basadas en mitos. Por ejemplo nuestra tradición religiosa tiene el mito de la creación del génesis, la caída del hombre y su redención, etc. Cosas que la historia y la ciencia han echado por tierra; sin embargo, aunque no sean históricas tienen un efecto sobre nosotros, porque su propósito es enseñarnos algo espiritual, es algo simbólico, es el poder del mito que habla Campbell y así todas las religiones tienen sus mitos y, pues veamos a las religiones no como fines, sino como medios para caminar en ese misterio. Además, Campbell nos habla de un profundo análisis de la esencia de la mente y alma humana basados en estudios de Freud y Jung, pero el resumen es que cada uno puede crear su mito personal, y ¿Cómo crear un mito personal? La respuesta es conociéndote a ti mismo y la esencia de tu ser (sorprendentemente esto converge con lo que mencione arriba sobre la frase del oráculo de Delfos) y ¿Cómo me conozco a mí mismo? Pues es algo que recién estoy descubriendo. No tengo una idea clara todavía, pero se me ocurrió escribir este libro de los sueños y el destino donde expreso todo lo que hay dentro de mi, creo que fue una forma de desfogar todo lo que había en mi mente y ahora puedo reflexionar acerca de ello, y me gustaría que los que lean esto, ósea a ustedes amigos que les mande, también se animen a hacer su libro y si es que quieren lo comparten, pues creo que es una forma de conocernos mucho mejor de conocer mejor la naturaleza humana, y puede haber una mayor comprensión entre nosotros y que nuestra relación mejore. Aún sigo un poco mal con todo lo que he pasado en la vida, hay muchas heridas en el alma que hay que sanar, y no me daré por vencido y seguiré el camino

Anuncios

2 comentarios - El Libro de los Sueños y el Destino

OVRYO
El monje sueña que es Buda, el Buda sueña que es monje.