El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Un porrito cada tanto

Un porrito cada tanto

Dolores Fonzi: hijos, TV, amor y un porrito cada tanto
Entrevista.Actriz revelación del cine argentino 2015, vuelve a la televisión diaria después de 13 años. Enamorada de Santiago Mitre, todavía le huye al casamiento. Y reafirma su postura a favor del consumo de marihuana.

persona

Se lo hizo hace poco más de dos meses en el brazo izquierdo y llama mucho la atención. Es el tatuaje de un ancla adornada por rosas rojas. “Es medio de pirata. Me copa. Impresiona por lo grande, ¿no?”, pregunta Dolores Fonzi, mientras lo relojea fascinada: “Este ancla es el resultado de promesas internas, del haber llegado a una madurez, del anclar en la vida y en la Argentina. Tiene un gran significado”, confiesa.

mujer

La actriz estuvo en pareja con el mexicano Gael García Bernal, con quién tuvo dos hijos: Lázaro (6) y Libertad (4). Durante los primeros años y por los compromisos del actor, Dolores se la pasó de avión en avión y de país en país. Vivió en México y en España. De hecho, su primer hijo nació en Madrid. Pero ya separada, volvió a echar raíces en su país. Se compró una casa antigua, con patio, en Coghlan, cerca de las vías del tren. “Estoy recién mudada, súper feliz. A los chicos, que se entretienen siguiendo a las hormigas del jardín, por ejemplo, ni los veo. Les encanta la naturaleza y el aire libre. Estamos felices”, cuenta.

La alegría también tiene que ver con lo laboral. El 2015 fue un año de mucho trabajo y reconocimiento. Se estrenaron La patota y Truman, dos películas exitosas y súper premiadas de las que fue protagonista. Y a la vez, volvió a grabar una tira diaria después de trece años, cuando hizo El tiempo no para. Sin dudarlo, dice, aceptó ser parte de La Leona, la nueva tira de Telefé, y explica el por qué: “Como que ahora por fin hay un orden en mi vida. Los niños crecieron y yo estoy pudiendo hacer más lo que quiero. Ellos están más independientes y yo tengo más tiempo para mí. Y eso hace que pueda dedicarme a proyectos como fueron La patota o Truman, por ejemplo. Si me hubieran aparecido estas ofertas de trabajo con ellos más chiquitos, no hubiese ido a filmar a España sola como lo tuve que hacer. Digamos que estamos todos disfrutando más de todo”.

foto

¿No te cansó grabar todos los días varias horas?

Para nada. La pasé bárbaro cuando todo el mundo se queja. Disfruto de cada proceso en el momento que lo vivo y eso tiene que ver con la madurez.

Es como que te reencontrarte con vos.

Sí, antes yo estaba dedicada a la maternidad y era una elección.

¿Relegaste mucho por ser mamá?

Y sí, estuve a pleno con eso como seis años. Pero lo hice feliz. Ahora mis hijos ya tienen sus amigos, sus actividades. Me ha pasado de llegar temprano de grabar y esperarlos porque ellos estaban en sus actividades. Lázaro va a fútbol y Libertad, a natación. Ya son independientes y tienen una vida social, sus cosas, y eso es hermoso. Y cuando vuelven cenamos todos y es como un súper plan en familia. O hacemos cosas especiales los fines de semana. A la vez me di cuenta de que los niños no necesitan tenerte todo el tiempo. Eso era algo que creía yo, era culpa...

¿Mamá culposa?

Sí, necesitaba estar lo máximo que podía con ellos. Y ahora me doy cuenta de que ellos no necesitan estar tanto tiempo conmigo. Entonces como que me liberaron y yo me liberé, y hay algo que funciona distinto desde hace un año y medio cuando me fui sola a filmar a España como te conté.

¿Cómo se portan tus hijos?

Son bastante prudentes, educados, no dicen malas palabras...

¿Sos de poner límites y horarios?

Recontra pongo límites, disciplina total. Los chicos no están fuera de mi casa después de la ocho de la noche. Y antes se bañaban a las seis, cenaban a las siete y media y a más tardar a las nueve de la noche ya estaban durmiendo.

¿Siempre fuiste así de organizada?

Desde que nacieron. Y ahora le sumé la puntualidad. Soy la persona más puntual del mundo porque en diez minutos se puede pudrir todo cuando se trata de niños.

Hace unos años me contaste que el varón era medio actor. ¿Sigue así?

Sí, los dos son re expresivos.

¿Futuros actores, quizás?

(Risas) No los quiero condicionar. Por ahora juegan y se divierte. Lázaro mira súper héroes, es fan de Linterna verde y de Iron Man. Y Libertad mira mucho el canal Animal planet, se copan con documentales de leones.

¿Cómo es ser mamá de una mujer y un varón?

Es muy diferente. El varón es re mamero y la nena también, pero es más cómplice y compañera. A la vez me pelea también. Se llevan muy bien con el papá también.

Y vos, ¿tenés buena relación con Gael, tu ex?

Sí, increíble y está buenísimo que así sea. El es divino y yo soy re fácil y buena. Todo lo que pensamos y hacemos es en bienestar de los niños. No entra una situación personal que complique las cosas. Gael va y viene como siempre.

¿Qué es lo más te cuesta de ser mamá y ama de casa?

¿Costarme? Nada. Me fascina todo. De hecho, yo misma voy al supermercado y elijo los tomates, por ejemplo. Soy muy controladora.

¿Cocinás?

Cuando puedo, sí. El año pasado con el tema de grabar la tira, no tuve mucho tiempo. Me gusta cocinar cuando estoy tranqui, tomarme un vino y preparar algo.

¿Comés de todo?

Sí, me cuido con las comidas, nada de chatarra y mis hijos tampoco: mucha proteína y vegetales. Obvio, cada tanto me clavo una hamburguesa o una torta. Y me encantan los chickenitos. Ahora, después de tres años, volví a hacer gimnasia. La idea es entrenar dos veces por semana, pero estoy medio abandónica. Y más ahora que estoy dedicada a full a mi nueva casa.

Un poco de historia. Dolores nació por cesárea el 19 de julio de 1978 y pasó su primera infancia en Adrogué. “Era una nena buena y lloraba poco”, recuerda. Su mamá se llama María, trabajó en la Corte Suprema y hoy está jubilada. Su papá, Juan, es ingeniero agrónomo. Ellos se separaron cuando Dolores tenía 7 años. “Pero no fue una separación conflictiva. Mis padres siempre se llevaron bien”, subraya. Tiene dos hermanos menores: Tomás, que es actor como ella, y Diego, que es músico.

¿Cómo era ese trío de niños?

Como yo era la más grande, me hacía la madre de mis hermanos. Igual nos re peleábamos, de igual a igual. Era malcriada por ser la única nena. Y a la vez por ser la mayor , me exigían que marcara el rumbo. La verdad es que tuve una infancia feliz.

¿Hacías travesuras?

No, era re buena de chica y fácil como mis hermanos. Mis papás son amorosos también. El otro día, justamente, nos reunimos todos en mi nuevo hogar para almorzar y la pasamos genial.

Volviendo al pasado, ¿conservás amigos del colegio?

No, les tengo cariño a muchas de mis compañeras, sobre todo a las mujeres. Fui al colegio San Patricio, en Adrogué, y me mudé muy joven. A los 19 me vine para Capital, entonces se diluyó un poco la relación. A mi grupo de ahora, los conocí a los veinte años y terminaron siendo mis amigos de siempre. Algunos son actores y otros, no.

En algunas notas hiciste referencia a tu simpatía con la marihuana, algo que compartís en reuniones con amigos...

Sí, yo estoy a favor de la despenalización. No es que fumo todo el tiempo. Lo hago cuando quiero y como quiero. No estoy todo el día fumando. Aprovecho cuando tengo un recreíto, como mucha gente.

Veinte años como actriz. Estudió actuación en lo de Carlos Gandolfo y a los 17 años, hizo su primera aparición televisiva en La nena. Siempre le salió fácil actuar y le gustaron los personajes comprometidos. Hizo de una desquiciada en Verano del 98; debutó a los 18, en cine, con un papel de prostituta en el filme Plata quemada , y de lesbiana en Esperando al Mesías. Ademásfue una mujer histérica en El señor Bergman y Dios, en una obra del Teatro San Martín. Tiempo después produjo y protagonizó la miniserie Soy tu fan. Más cerca, brilló en series como En terapia y Graduados.

Pero el año pasado dio el batacazo como protagonista de La patota, remake de la película que hizo Mirtha Legrand, en 1960. Allí hizo de Paulina, una abogada muy reconocida en Buenos Aires que elige volver a su ciudad natal para dedicarse a la actividad social. A la segunda semana, es interceptada y violada por una patota. “Fue un trabajo de mucho esfuerzo, de mucha entrega. Increíble”, comenta hoy Dolores. Por esa actuación ganó 5 premios: Mejor actriz en el Sanfic (Chile) , en los Premios Sur, en los Fénix, en el Festival de Biarritz y en el de Torino. A su vez, la versión de Santiago Mitre, recibió varios galardones en el Festival de Cannes, como el premio principal de la semana de la Crítica y otros tantos en el de San Sebastián.

Dolores también fue parte de Truman, otro de los filmes exitosos del 2015, donde le tocó interpretar a una amiga del personaje de Darín. “Adoro trabajar con Ricardo. Yo filmé con él El Aura hace diez años y nos hicimos amigos. Es un actorazo, un compañero muy divertido, muy fácil y muy divino. Javier Cámara, también actúa . La pasé genial.” Truman tiene seis nominaciones para los premios Goya, que serán entregados el 6 de febrero en Madrid. Y ahora arranca La Leona, donde hacés de hermana de la protagonista.

¿Te gusta el personaje?

Me encanta. Me llamo Eugenia Leone y hago de hermana menor de María, que es el papel de Nancy. En la novela nos llevamos muy mal. Mi personaje es muy ambiciosa, pragmática y demasiado realista. Estuvo muy bueno el año de grabación. La pasé bárbaro y se formó un lindo equipo. Nancy me parece de las actrices más divinas. Es muy generosa y muy abierta a las propuestas, nunca lleva agua para su molino. Es inteligente y sabe que lo mejor para la novela es que todos estemos contentos. Ella la produce junto con (Pablo) Echarri y Martín Seefeld.

El amor después del amor. El cielo se vuelve más gris y confirmando el mal pronóstico, empieza el granizo en la terraza de un hotel en San Isidro, lugar de encuentro. Después de refugiarnos en uno de los livings, Dolores mira su teléfono para chequear adónde están sus hijos y si están bien. Ya, más tranquila, sorprende: pone una imagen en pantalla de su celular y la deja ver: “ ¿No es un potro mi novio?”, pregunta.

Parece que estás muy enamorada...

Sí, estoy enamorada.

¿Todo empezó mientras filmaban?

Claro. Es un genio, de los mejores directores que hay.

¿Qué te gusta de Santiago Mitre?

Mil cosas, pero no las voy a decir para que no me lo roben (Risas).

¿Vos te casaste con Gael?

No, soy soltera. Lindo ¿no?

Y, ¿te dan ganas de hacerlo?

No sé, no me casé nunca. No es un tema pendiente. Nunca dije: “Me quiero casar”. Pero a la vez, qué sé yo. No es algo que me inquiete por ahora.

¿Quizás falte amor todavía?

No tiene que ver con eso, tiene que ver con para qué, si igual podés vivir lo mismo. Es un tema medio burocrático.

¿Se llevan bien con tu novio?

Bárbaro.

¿Hay planes de que te vuelva a dirigir?

Sí, La patota fue la primera peli que filmé con él, espero que no sea la última. El también hizo El estudiante, y le fue increíble. Ahora etá escribiendo un par de cosas. Veremos.

En el mientras tanto, Dolores ya tiene tres guiones para estudiar: “Voy a filmar Vergel de Kris Niklison; El futuro que viene, la opera prima de Constanza Novik, guionista de Soy tu fan, y una película en México, que se está por confirmar. Y en la segunda mitad del año tengo muchas ganas de hacer teatro. Sumado a que estaré en la pantalla de Telefé todo el año”.

En lo personal, también tiene mucho de qué ocuparse. “Quiero arreglar la cocina y los baños de mi casa nueva. Los chicos van a vacacionar con el papá un tiempo, luego estarán conmigo y después vendrá el colegio, que va a quedar a la vuelta de casa y estoy chocha. Lázaro arranca primer grado”, se entusiasma.

¿Te dan ganas de tener otro hijo?
No lo tengo pensado. Estoy bien así. Ya tengo la parejita.

0 comentarios - Un porrito cada tanto