El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Un gol en contra ( Futbol por internet)

El sistema de transmisión de los partidos por TV se topa ante un rival amenazante: los sitios de Internet que los reproducen en vivo, sin autorización legal, tienen una gran masa de consumidores, que crece en todo el mundo; según Julio Grondona, los intereses de los clubes y la televisión de nuestro país no se ven afectados

Si la aparición de los sitios de descarga de música sin costo a través de Internet generó un agujero negro en el corazón de la industria discográfica, el crecimiento de sitios como justintv o rojadirecta.com está provocando un dolor de cabeza a los ejecutivos de las cadenas de televisión. Estos sitios, que no exigen el pago de abonos, ni de suscripciones por parte de los usuarios, reproducen los mismos contenidos deportivos que se ofrecen por televisión y que representan uno de los mayores activos del fútbol profesional.

Entre 2006 y 2008, Rojadirecta, por citar sólo un caso, recibió demandas de parte de Artear, de la Argentina; Audiovisual Sports, de Estados Unidos; Televisa, de México, y el Grupo Prisa, de España. También la UEFA presentó, en 2006, demandas contra un número de estos portales. Pero ni los gigantes mediáticos ni la poderosa asociación europea han conseguido que dejaran de funcionar.

"Estamos intentando negociar con estos personajes de alguna manera porque es inevitable que sigan creciendo", aseguró Nicolás Leoz, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol. Los propios jugadores que le deben sus ingentes salarios al fructífero lazo de las asociaciones con la televisión son consumidores de ese servicio, tal como lo confiaron a LA NACION Carlos Matheu, desde Italia; Clemente Rodríguez, desde Rusia; José Luis Chilavert, desde Paraguay, y Omar Zarif, que juega en Rosario Central.

"Esto nos preocupa. Nosotros estamos abocados al negocio del cable y vamos a protegerlo con todas las armas que tengamos a disposición", aseguró Augusto Frola, representante de legales de Televisión Satelital Codificada (TSC), la empresa dueña de los derechos comerciales de los partidos de Primera División hasta 2014, y TyC Sports.

A pesar de que, según un estudio de la consultora Gallup, sólo el 2% de los argentinos que consumieron deportes durante 2008 lo hicieron a través de Internet (entre los jóvenes la proporción sube al 5 por ciento), la cifra va en crecimiento. Dos millones de británicos que siguieron la Copa del Mundo de Alemania 2006 a través de Internet y 102 millones de chinos que escogieron ese medio para seguir los Juegos Olímpicos de 2008 abonan esa hipótesis.

En el ámbito local, Julio Grondona afirmó a LA NACION que "estos portales no afectan los intereses de los clubes ni de la televisión, porque afortunadamente hoy en día no se pueden ver los partidos gratis con calidad óptima". Pero esa confianza no es compartida por todos. Héctor Domínguez, ex presidente de Gimnasia y Esgrima La Plata y funcionario de AFA, no ocultó su preocupación ante la revista Noticias cuando aseguró que, desde ese organismo, se analizaban medidas técnicas para impedir que los usuarios subieran los partidos a la Red.

También Juan Angel Napout, presidente de la Confederación Paraguaya, se mostró alerta: "Tenemos que unir esfuerzos y luchar contra la difusión ilegal de los contenidos deportivos. Perder esta batalla sería un perjuicio demasiado grande. El fútbol tiene un costo muy alto y sin las cuotas de la televisión sería imposible continuar con este esquema".

¿Cuál es la posición de la FIFA? "El fútbol es de los aficionados", dijo su presidente, Joseph Blatter, en 2007, cuando presentó su proyecto de transmisión del Mundial Sub-20 a través del portal fifa.com. Con este sistema, "no sólo ayudamos a promover este hermoso deporte, sino que también demostramos que estamos a la vanguardia de la tecnología y la innovación", dijo en aquella ocasión. Sin embargo, la suya no era una afirmación afortunada.

Por un lado, numerosos portales llevaban transmitiendo partidos sin costo desde hacía años. Y, por otro, los contenidos que ofrecía la FIFA tenían un rango de difusión acotado. A pesar de que ese Mundial significó la consagración del Kun Agüero, Mauro Zárate y Ever Banega, los usuarios argentinos no tuvieron la misma suerte que los de Moldavia, Luxemburgo o Chipre, aun cuando ninguna de esas selecciones se había clasificado para la Copa.

En el reporte que la FIFA elaboró como análisis de esa competencia, se informa que el campeonato fue seguido por 500 millones de telespectadores y por 1,2 millones de concurrentes a los estadios. Pero no menciona los resultados de la transmisión por Internet.

La venta de los derechos de retransmisión de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010 representó el 60% de los ingresos de la FIFA durante 2007. El poderoso Milan depende en más del 50% de su presupuesto de su acuerdo con la televisión. Y Manchester United, que fue durante siete temporadas consecutivas el club más rico del mundo, tiene como principal fuente de ingresos el dinero proveniente de la pantalla chica. En 2006, Real Madrid cerró un acuerdo con la compañía Mediapro por 1100 millones de euros por la cesión de sus derechos durante siete temporadas.

En total, según se desprendió del reporte de Finanzas de la FIFA para 2007, todo el circuito de capitales de esa casa depende en un 85% de los ingresos provenientes de la televisión sumados a los de la comercialización de productos con su marca.

En la Argentina, donde el campeonato se llama Torneo CableVisión AFA Apertura/Clausura, los acuerdos con las empresas Trisa (poseedora de los derechos para transmitir los partidos de clasificación para el Mundial y amistosos de la selección), TSC y TyC Sports financian cerca del 70% de los costos del fútbol local. El desembolso para un usuario que no cuenta con el servicio de cable en su casa y que quiere ver los partidos desde su sillón supera los 2000 pesos durante el primer año.

En Europa, esa situación es similar. Los abonos de televisión por cable para ver fútbol en vivo "resultan inaccesibles para una gran franja de consumidores", según denuncia el informe presentado ante el Paramento Europeo, en 2006, por el eurodiputado belga Ivo Belet.

Pero, además de la ventaja económica, la retransmisión ofrecida por rojadirecta.com o justintv brinda una ventaja geográfica inapreciable. Si la televisión logró expandir el fútbol de una manera impensada en su momento, Internet ha logrado lo imposible: hacer que un partido de consumo local, como Lanús vs. Gimnasia La Plata, sea accesible desde la Argentina, Venezuela o Siberia.

La UEFA, la FIFA, la red Globo de Brasil, Manchester United, Liverpool, Bayern Munich y casi todos los clubes de la primera división alemana cuentan con plataformas online desde las que ofrecen, mediante un sistema de abono, transmisiones de los partidos, conferencias de prensa, entrenamientos y novedades relacionadas con la actividad de los clubes, así como acceso al Mundial y a competencias europeas. La amplitud de su oferta, la calidad de las transmisiones y mejoras en el precio de los abonos serán las claves para tentar a los usuarios a que escojan esas plataformas por sobre las que no pagan regalías al deporte.

En la Argentina, en cambio, la realidad es diferente. "Todavía no hay una política definida con respecto a que seamos nosotros quienes emitamos los contenidos por Internet. Hay demasiados intereses políticos en juego. Está el cable, la AFA, TyC Sports; es muy complicado", aseguró Augusto Frola.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1104921

0 comentarios - Un gol en contra ( Futbol por internet)